Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / La Cabra Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

La Cabra

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: artx_kerbel
Fecha de creación: 2005-06-30 03:04:18
Administrar:
Calificacin: *****
Ver 1 comentario y 1 calificación
Comentar este artículo
Visitas: 4181

LA CABRA

"UncuentoSIONISTA"

Por Sh. I. Agnon

Había una vez en Polonia un viejo que sufría del corazón. Acudió al medico, que le ordeno beber leche de cabra. Fue y compro una cabra y la introdujo en su corral. No transcurrió mucho tiempo y la cabra desapareció. Salio a buscarla y no la encontró en el patio y tampoco en el huerto, sobre el techo del templo ni junto a la fuente en la montaña y tampoco en el bosque.

La cabra permaneció fuera varios días y volvió por si misma. Sus ubres estaban llenas de leche de un gusto paradisíaco, y así sucedió muchas veces. La cabra desaparecía, salían a buscarla pero no la encontraban. Y al volver sus ubres estaban llenas de una leche más dulce que la miel. Una vez dijo el viejo a su hijo: "Hijo mío, querría saber a donde va la cabra y de donde trae esa leche tan dulce a mi paladar y tan sana para mis huesos".

Díjole su hijo: "Padre, eso tiene solución". Fue el hijo y trajo una cuerda que ato al rabo de la cabra. Díjole el padre: ¿Que haces hijo mío? "Pues le ato y si siento que desea partir tomo la cuerda y voy tras ella." Movió el viejo su cabeza afirmativamente y dijo: "Tu inteligencia me alegra el corazón". Y sucedió que al percatarse de que la cabra deseaba partir, tomo el muchacho la cuerda entre sus manos y no la soltó. Y así fue tras de la cabra y después de mucho caminar llego a una cueva.

La cabra penetro en ella y el muchacho con la cuerda en la mano detrás. Así caminaron una hora o dos, o tal vez un día o dos, ya que debido a la novedad no se sentía el tiempo que transcurría. Agitaba la cabra su rabo y balaba. Finalmente salieron de la cueva. Vio montanas elevadas cubiertas de árboles frutales, y una fuente de agua cristalina apareció ante el. El viento le traía fragancias y perfumes. La cabra trepo a un algarrobo y comenzó a comer sus dulces frutos llenos de miel.

El muchacho se dirigió a los moradores del lugar diciéndoles: "¡Eh amigos! ¿Donde estoy, y cual es el nombre de este lugar?" Dijéronle: "Estas en la Tierra de Israel, cerca de Tzfat". Inmediatamente se lleno su corazón de amor y beso la tierra, luego levanto su rostro al cielo y dijo: "Bendito sea Dios que me trajo a Eretz Israel". Díjose el muchacho: "Hasta que alumbre un nuevo día y se dispersen las sombras, descansare aquí, bajo este árbol; luego volveré a mi hogar y traeré a Eretz Israel a mi padre y a mi madre.

Pero ese día era erev shabat. Estaba aun descansando cuando escucho: Venid, salgamos a recibir a la reina del sábado.

Vio el muchacho hombres envueltos en blancas túnicas como ángeles. Todas las casas estaban alumbradas por múltiples velas. Entendió que era sábado y era imposible emprender ahora el regreso. Arranco un tallito, lo mojo en tinta y escribió sobre un pedazo de papel una carta a su padre: He llegado felizmente a Eretz Israel y desde la ciudad santa de Tzfat, que me embriaga con su santidad, te escribo. No preguntes como he llegado aquí. Toma la cuerda atada al rabo de la cabra y ve tras ella. Así llegaras seguro a Eretz Israel.

Enrollo el muchacho el mensaje y lo coloco en la oreja de la cabra. Díjose a si mismo: cuando ella llegue, mi padre le acariciara la cabeza y ella moverá sus orejas; inmediatamente caerá el mensaje, padre lo leerá, tomara la cuerda e ira con ella a Israel.

Volvió la cabra a casa del viejo, pero no movió sus orejas y el mensaje no cayo. Al ver a la cabra volver sin el hijo, comenzó el viejo a llorar amargamente. Hijo mío, ¿donde estas? Hijo mío, ¡quien daría mi muerte en lugar de la tuya! Y cada vez que veía a la cabra decía: Ay del padre que desterró a su hijo, ay de esta que lo alejo del mundo. Y no se calmo el viejo hasta que llamo al matarife a que sacrifique a la cabra. Vino el matarife y al degollarla cayó el mensaje. Reconoció el viejo la escritura de su hijo, leyó y comenzó a golpearse la cabeza exclamando: --Desgraciado de mi, desgraciado del hombre que perdió su suerte por sus propias manos, desgraciado el hombre que retribuyó el mal por el bien. Apenóse mucho tiempo por la cabra y no podía consolarse: -Ay de mi, hubiera podido llegar a Eretz Israel de un solo salto, pero ahora acabare mis días en este galut.

Desde entonces esta oculta la entrada a la caverna y no existe mas el camino corto a Eretz Israel... ¿Y el muchacho? Si aun vive, seguro florece fresco y tranquilo en el mundo de la vida.




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

***** artx_kerbel 30/6/2005 3:06 AM
Pueden checar la peul "La Cabra", basada en este excelente cuento...

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (1 comentarios)
Terrible *****
(5.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí