Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Hacia un nuevo orden mundial Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Hacia un nuevo orden mundial

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-10-19 10:23:49
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 3900

Hacia un nuevo orden mundial

Política judía en la Diáspora
Por: Andy Faur

El post-modernismo ha alcanzado también a las comunidades de la Diáspora, lo que ha influido directamente en sus respectivos juegos políticos internos. De la hegemonía de los partidos ideológicos pasamos a agrupaciones ad-hoc alrededor de personajes que defienden intereses particulares, más ligados al poder personal y económico que al alto concepto de "destino del pueblo judío".

La denominada "política judía" está atravesando en los últimos años por cambios profundos y trascendentes, que repercuten de forma directa e inmediata en la relación entre los judíos de Israel y los de la Diáspora por un lado, y entre los de la Diáspora misma, por el otro.

En términos actuales, digamos que somos parte del tan mentado "fin de las ideologías". Hasta hace unos años los movimientos políticos que marcaban el rumbo en lo que se refería a la "Realpolitik judía" (toma de decisiones en cuanto a los destinos de las comunidades, la relación con Israel y la relación con otros judíos) eran los llamados "movimientos ideológicos", o sea partidos políticos o movimientos identificados y/o alineados con algún partido político israelí o con un movimiento ideológico (por lo general identificado como sionista) a nivel mundial.

En estos casos, el escenario de discusión y debate era el plano "ideológico-político", es decir el enfrentamiento de ideas y concepciones de mundo sobre una base común y aceptada, en donde las diferencias venían manifestadas por la visión del mundo particular que tenía cada uno de estos movimientos (todo esto dicho en términos generales y prácticos a los efectos del análisis).

Así como somos testigos presenciales del "post-modernismo" y del "post-sionismo", aparece también en escena el "post-partidismo", o sea la pérdida de relevancia en cuanto peso e influencia de los partidos sionistas clásicos relacionados entre sí por lazos de amor-odio, por su incondicional apoyo al Estado de Israel y por sus plataformas ideológicas.

Se produce, en este proceso, la aparición de nuevos movimientos y organizaciones, que revisten características de nuevo cuño. Entre ellas, la de presentar un tinte más localista-kehilatí que mundial, su identificación con Israel, pero con "responsabilidad limitada" y, lo más sobresaliente, con motivaciones e intereses más sectoriales, personales y económicos que "puramente ideológicos" como entonces.

Esto significa que las relaciones ya no se mueven sobre una misma base común, sino sobre bases particulares que provocan una ruptura en los antiguos lazos que unían a las diásporas dispersas, tornando así el diálogo más difícil y complicado. A modo de ejemplo basta con la nueva-vieja crisis alrededor de la Ley del Retorno y su influencia en la relación Israel-Diáspora. En la crisis en torno a la ley de conversión religiosa, quienes han reemplazado a los partidos y agrupaciones tradicionales-ideológicas en el diálogo Israel-Diáspora son los movimientos religiosos: los ortodoxos en Israel contra los movimientos religiosos liberales en la Diáspora, en especial en Estados Unidos. Dado que los movimientos reformista y conservador no están "alineados" con Israel, y por no ser "incondicionales" del estado judío, están dotados de un mayor margen de maniobra para la confrontación, que podría llevar a una resolución del conflicto satisfactoria desde el punto de vista del pueblo judío en su conjunto o, eventualmente, a una ruptura. Esta última eventualidad constituye, de hecho, su mayor fuerza negociadora.

El mundo judío se mueve hoy en dirección hacia un "nuevo orden mundial" en la agenda política: en la actualidad las decisiones no se toman en pequeñas oficinas de cerebros grises que manejan los hilos de las kehilot (comunidades) de acuerdo a su particular concepción del mundo, sino de acuerdo a decisiones más relacionadas con intereses sectoriales y/o personales, en iluminadas y amplias oficinas de grandes donantes o personas influyentes de la kehilá, sin que éstos tengan en consideración los vaivenes e intereses de los partidos políticos de Israel y sus opiniones. Este cambio, profundo y doloroso, se manifiesta en forma clara y contundente en el nuevo y reorganizado movimiento sionista: las decisiones ya no son tomadas por los representantes de los "partidos ideológicos", que han sido relegados a pequeños espacios de poca importancia e influencia, sino por los representantes de los grandes donantes, o grupos de poder e influencia. La manifestación más clara de este proceso es el redimencionamiento de la Agencia Judía a expensas de la reducción -tanto económica como política- de la Organización Sionista Mundial, proceso digitado desde lujosos despachos neoyorquinos y ejecutado por sus representantes en la nueva estructura.

Este nuevo orden en la agenda política trae aparejado un nuevo y positivo fenómeno colateral. Se trata de una especie de frente-fusión entre las "viejas fuerzas" y las "nuevas fuerzas", que representen en forma equilibrada las distintas concepciones y opiniones. Es que la forma de hacer política, tanto a nivel comunitario local como en el plano internacional-israelí, ha cambiado, aunque las viejas posturas sigan existiendo y contando con apoyo en las bases. El camino, hoy en día, pasa por crear nuevas bases de entendimiento que conjuguen a dichas ideologías tradicionales con las modernas fuerzas emergentes.

Así, ya no sorprende hallar en cualquier comunidad dada, asociaciones aparentemente exóticas entre socialistas y banqueros, así como alianzas entre sectores laicos y movimientos religiosos (conservadores o reformistas). Creo que se trata de un proceso extraño pero positivo, por ser ésta es la única forma de seguir trabajando en conjunto, en un mismo plano de diálogo y entendimiento, frente a la ruptura y el aislamiento, por el mismo objetivo: la continuidad judía y la grandeza del Estado de Israel.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

  yolaus 29/11/2003 6:07 PM
es mi primer lectura sobre un tema del desarrollo de
las comunidades judias en la dispora y me ayudo mucho a entender como se toman decisiones en su
conduccin.

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (1 comentarios)

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí