Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Los criptodrinos Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Los criptodrinos

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-08 14:52:37
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2019

Las 'nuevas' 12 tribus de Israel

Una aproximación a la sociedad israelí del siglo XXI
Por: Andy Faur

Lejos del sueño de los fundadores del sionismo y del Estado de Israel, la sociedad israelí se va convirtiendo en un mosaico multicultural sin aspiraciones de amalgamarse. Estas son las piezas más importantes del rompecabezas israelí contemporáneo.

Advertencia al lector: este es sólo un intento de acercamiento sociológico- periodístico a una problemática compleja y profunda y que sirve para encarar nuevos enfoques y visiones sobre el mosaico de identidades que componen el conglomerado étnico denominado sociedad israelí contemporánea.

Si bien el trasfondo de este artículo tiene cierto enfoque académico, el mismo no está basado en investigaciones teóricas o empíricas y sí sobre artículos, opiniones y el sentido común de un observador crítico de la realidad que lo rodea.

El título es provocador y tiene como objetivo despertar en el lector el interés y la atención sobre este intrincado tema.

Desde los comienzos de nuestro nóvel Estado de Israel (y también antes), el mito del Nuevo Judío, el hebreo, el nuevo hombre, fue el paradigma dominante de la construcción del nuevo modelo vanguardista de sociedad.

Este modelo fue en el que creyeron los fundadores del estado y alrededor del cual se desarrolló toda una superestructura ideológica, social, cultural, económica, de absorción de inmigrantes, de estado y de sociedad. Un modelo de crisol de razas, que formaría y modelaría a los llegados al país de acuerdo con el ideal al que se quería lograr: el sabra (judío nacido en Israel), el jalutz (pionero), el kibutznik , el jaial (soldado hebreo), etc. Borrar las diferencias que traían los judíos desde sus lugares de origen, hacer un mix cultural y lograr el nuevo producto.

Este modelo e ideología fueron los dominantes durante varias décadas previas al establecimiento del estado y durante los primeros 25 años de existencia del mismo, ya que de acuerdo con los entendidos en el tema, a partir de la victoria-derrota de la guerra de Iom Kipur en octubre de 1973, comienza la decadencia del modelo idealizado, no sólo del estado protector, sino también el del soldado invencible, del partido dominante y demás organizaciones y estructuras que lo sostenían: Histadrut HaOvdim (central gremial), Kupat Jolim Klalit (seguro médico público) como ejemplos.

La sociedad en ese momento encara una mirada crítica e introspectiva hacia su interior y ve que muchos de sus espacios (ideológicos, sociales, religiosos, culturales y étnicos) están vacíos y, como dicen los psicólogos, empieza la búsqueda de un sentido de pertenencia, de un grupo acorde, de un marco que me dé identidad propia y a la vez me diferencie de los otros: justamente lo contrario al modelo totalizador y homogeneizante del que hablamos anteriormente.

Este fue el breve prefacio para adentrarnos directamente en el tema específico que nos ocupa: la multiculturalismo étnica en Israel en el presente siglo, al que algunos llaman posmoderno...

Es importante aclarar que Israel es también vanguardia en materia de multiculturalismo y posmodernismo, ya que los intelectuales occidentales empezaron a ocuparse del tema a partir de los años '80, en cuanto que nosotros lo venimos desarrollando desde los '70.

Al grano: ¿a qué me refiero cuando digo las Nuevas 12 Tribus de Israel ? Me refiero a la sectorialización marcada y demarcada de distintos grupos dentro de la sociedad israelí, cada uno con sus propios códigos y características, como así también con una agenda política, social, cultural, religiosa y económica propia y, en parte, distinta a la de los demás.

Vamos primero a clasificar a nuestras tribus. Como verá el lector sagaz, esta clasificación es puramente esquemática y no del todo globalizadora. Está hecha a los efectos de simplificar los contenidos del artículo y deja lugar para su ampliación y desarrollo posterior.

  1. Sefardíes/Orientales.
  2. Laicos (seculares).
  3. No judíos (minorías).
  4. Inmigrantes de la ex Unión Soviética.
  5. Inmigrantes de Etiopía.
  6. Jaredim (religiosos ultraortodoxos).
  7. Colonos de los territorios.
  8. Trabajadores extranjeros.
  9. Religiosos ortodoxos-sionistas.
  10. El sector agrícola: kibutzim y moshavim.
  11. Habitantes de las ciudades periféricas (en desarrollo).
  12. Inmigrantes de América Latina/Argentina.

Los distintos grupos no están ordenados de acuerdo a ningún criterio en especial, sino en forma totalmente aleatoria.

Si bien cada uno de estos grupos  tiene sus características particulares, es importante recalcar, que entre los mismos hay cruces y coincidencias entre los pertenecientes a los mismos, o sea, una misma persona puede pertenecer a más de un grupo simultáneamente.

1 - Los sefardíes/orientales

Son aquellas personas llegadas de los países árabes de Asia y el Norte de Africa y que arribaron a Israel, en su mayoría, entre los años 1948 y 1952.

Ellos fueron los que más sufrieron en carne propia el intento de homogeneización cultural y se lo apropiaron como parte de su derecho de piso como inmigrantes durante casi toda su vida. No así sus hijos, nacidos ya en el estado en pleno proceso de desarrollo y que se rebelaron contra las creencias y formas de vida de sus padres y tomaron otro camino de identificación étnica. Recordemos tan sólo el surgimiento del grupo de los Panteras Negras a principios de los '70, como movimiento de protesta anti establishment , liderado y conformado en su mayoría por jóvenes sefardíes nacidos en Israel.

A partir de los años '70, encontraron en el partido Likud su refugio político y desde entonces la mayoría de ellos le son fieles. Para generalizar, podemos decir que la mayoría de los componentes de esta tribu vive en ciudades en desarrollo o en moshavim (poblados agrícolas semi-colectivos) esparcidos por el país.

2 - Laicos

Es quizás el grupo más complicado de definir y ubicar en términos étnicos.

En su inmensa mayoría de origen ashkenazí y ubicados geográficamente en la costa mediterránea del país. Como se los suele llamar en Israel son la elite dominante de la sociedad. Los que ocupan las posiciones claves dentro del conglomerado social.

En general son ellos mismos o sus hijos los que crearon la base social, económica, cultural, política e intelectual del país.

En general, tiran hacia la moderación, son liberales, instruidos y progresistas, en cuanto su tendencia política es de centro, centro-izquierda. Tienen su refugio político en partidos como Avodá o Meretz y ahora en el nuevo mesías agnóstico que viene a liberarlos de los ataques continuos e indiscriminados de los sectores ultraortodoxos y a poner la carga social y colectiva en su lugar... Iosef (Tommy) Lapid, el líder del partido Shinui, el partido que dice representar a los laicos y a la clase media.

Sería un partido W.A.S.P. ( White Anglo Saxon Protestant ) a la israelí...

Este partido, el tercero en tamaño del país, vino a llenar un vacío de voz política que ningún otro partido supo expresar con la vehemencia y vociferación de Shinui. Este partido se caracteriza, sobre todo, por su postura anti-cohersión religiosa y su defensa de la clase media como sostén de la sociedad toda. A la luz de su éxito, parece que su mensaje era esperado por amplios sectores de la sociedad.

De alguna manera se puede inferir que, por primera vez en la historia, estos sectores que representaban el israelismo paradigmático , se transformaron también en un grupo sectorial, con sus derechos y obligaciones a la par de los demás. Esta hipótesis, fue la que me dio el pie para escribir esta nota.

3 - No judíos (minorías):

Representan el 20% de la población israelí  y conforman un grupo étnico diverso y múltiple. Dado que el objetivo de este artículo no es profundizar sobre este grupo en particular, voy a generalizar en forma bastante grosera, sobre sus características principales.

Son más de 1,2 millones de personas, que si bien son parte integral de nuestra sociedad, la mayor parte del tiempo viven al margen de ella. Este sector incluye árabes musulmanes, árabes cristianos, beduinos, druzos, circacianos y otros grupos más pequeños de no judíos.

Viven en ciudades, aldeas y poblados separados, excepto algunas pocas excepciones de ciudades mixtas (como los casos de Jerusalem, Haifa, Acco y Ramla-Lod, en donde son minoría) hablan, estudian y se expresan en árabe, y viven según su calendario tradicional.

Tienen expresión política en el Parlamento israelí a través de una decena de representantes partidarios, que reflejan las distintas ideologías internas: islámicos fundamentalistas, musulmanes moderados, laicos, burgueses, proletarios, los que están a favor de una autonomía nacional cultural, los que están a favor de un estado laico binacional, etc.

Fuera de la problemática propia de una minoría, sufren también de los problemas socio-económicos del país. Los principales indicadores de pobreza y desocupación se manifiestan en los poblados árabes. Hay que agregar también que, dada la forma de vida tradicional, tienen un crecimiento vegetativo altísimo, duplicando el de los judíos en Israel. Este 20% esta totalmente sub-representado en todos los aspectos de la vida israelí, ya sea por culpa de la estructura social, ya por una propia dinámica interna y su tendencia al aislamiento.

4 – Olim (inmigrantes) de la ex Unión Soviética

Cuentan alrededor de un millón de almas, un 20% de la población judía del país. En su gran mayoría llegaron en los últimos 15 años y lentamente se van adaptando al nuevo estilo de vida mesoriental.

Al haber llegado una cantidad tan impresionante de gente en un período tan corto de tiempo (pocos países en el mundo la podrían absorber), obligó a cambiar muchas pautas de comportamiento. La comunidad de origen soviético ya presente en Israel se organizó internamente para recibir a los llegados en su propio idioma: tienen diarios en idioma ruso, negocios de alimentos y, ahora, incluso su propio canal de televisión.

Existe en Israel un partido político que los representa formalmente en el Parlamento israelí, pero dados los magros resultados conseguidos en las últimas elecciones (2 escaños), parecería ser que la tendencia de este grupo apunta más hacia la integración y la diversificación (por lo menos en el aspecto político). El partido político que los representaba, Israel Baaliá, se unificó y diluyó dentro del partido de gobierno, el Likud.

Como vimos, todo esto está bastante lejos del antiguo modelo homogeneizador y más bien aporta a fortalecer el fenómeno del multiculturalismo social y la diferenciación étnica.

Este grupo está disperso por todos los puntos del país y ocupa posiciones en todos los sectores de la economía nacional, a pesar de que gran cantidad de ellos se desempeña en el área de los servicios en puestos de mediana y baja jerarquías.

5 - Inmigrantes de Etiopía

Otro grupo sumamente interesante. La mayoría de ellos llegaron en las famosas operaciones Moshé y Shlomó entre los años 1984 y 1991 respectivamente, y siguen llegando hasta la actualidad, pero en cantidades más pequeñas.

Hoy suman alrededor de 80.000 personas dispersas en todos los rincones del país, en particular en ciudades en desarrollo o en barrios bajos de las grandes ciudades.

Población con infinidad de problemas socio-culturales de integración, y en general, fuera del círculo socio-cultural israelí. Al principio el Rabinato Central de Israel no los quiso reconocer como judíos, hasta que se llegó a un acuerdo que terminó el problema.

Su principal problema, fuera de los altísimos índices de desocupación, delincuencia y marginalidad entre sus acólitos, es el tema de la reunificación familiar en Israel de aquellos familiares y cercanos que no son o no están reconocidos como judíos por la Ley del Retorno, los Falashmura.

Tuvieron un representante en el Parlamento en el anterior período, pero no son un público muy apetecido por los partidos políticos, por su bajo aporte electoral.

6 - Jaredim (Ultraortodoxia)

Grupo interesante si los hay y, a diferencia de lo que creía el modelo totalizador, que vaticinó su inminente desaparición, son cada vez más y tienen cada vez más poder e influencia sobre el resto de la sociedad. ¡¡¡Pru urvú!!! (Creced y multiplicaos.) Al día de hoy, se estima que representan el 10% de la población judía del país.

Es importante destacar que entre ellos hay infinidad de grupos y sectas diferenciados, y que los voy a nombrar a los efectos del conocimiento del lector neófito en el tema.

Ashkenazíes: entre ellos hay dos grandes sectores, los jasidim y los lituanos. Entre los jasidim, la organización que los reúne es Agudat Israel, que aúna a distintas jatzerot o cortes (gupos que se conforman alrededor de un rabino o Admor ); entre las principales cortes podemos citar a Gur, Vishnitz, Belz, Sanz, Braslav, Sadigura, etc.

Los Lituanos tienen una corte unificada, detrás del anciano e indiscutido líder, el Rabino Eliezer Shaj (ya fallecido) junto al Rav Eliashiv y la organización que guía la ideología y política de ambos grupos juntos es la Moetzet Gdolei Hatorá / Consejo de Sabios de la Torá, conformado por los rabinos y  líderes de los distintos sectores.

Su representación política es el partido (pequeño) llamado Iahadut Hatorá /Judaísmo de la Torá, que aúna a Agudat Israel (jasidim) y a Deguel Hatorá  (lituanos).

Aparte de éstos, y como un fenómeno nuevo del paisaje israelí, surgieron en los  años '80 los jaredim sefardim, escindidos de la rama ashkenazí (estudiaron en sus mismas ieshivot , casas de estudios rabínicos) y que formaron su propia corte alrededor de su carismático líder, el rabino Ovadia Yosef. Este tiene también influencia espiritual sobre sus instituciones religiosas, educativas y sobre su partido político propio, Shas, un fenómeno electoral de las últimas dos décadas.

Estos grupos, que viven en general aislados del resto de la sociedad, se concentran en las ciudades de Jerusalem y Bnei Brak; casualmente las ciudades más pobres de Israel: la presencia de estos grupos influye decisivamente sobre los indicadores de pobreza. También están presentes en otras ciudades y pueblos dispersos por el país.

En el fondo, quieren que la ley que rija los destinos del país sea la Halajá (ley religiosa basada en la Torá y el Talmud) y todos los ámbitos de la vida del país, sean regidos por el rito y la religión judías.

Existe otro tipo de grupos más pequeños y extremistas en su ideología, reunidos en lo que se denomina la Edá Hajaredit (comunidad ultraortodoxa), fuertemente antisionistas y que no participan en las instituciones del Estado, ni reciben servicios del mismo. Entre los principales podemos citar a Neturei Karta, la jasidut de Satmer, la jasidut Toldot Aharón y otros pequeños grupos. En general se concentran en Jerusalem, pero sus centros principales están en algunas ciudades de Europa (Londres, Bélgica) y en barrios de Nueva York.

7- Colonos de los territorios (Mitnajalim)

Este grupo empezó a conformarse en los albores del año '67, con la llegada del Rabino Levinguer a Sebastia (antiguo asentamiento judío en Samaria) y se fue desarrollando y creciendo hasta conformar una población cercana a las 200.000 personas dispersas en distintas colonias de Judea, Samaria y la Franja de Gaza.

Aquí también hay que discriminar entre distintos tipos de poblaciones, su lugar de vivienda y su ubicación.

Para hacer una clasificación gruesa, están las colonizaciones ideológicas de las zonas de la franja de Gaza, Hebrón, Ramallah, Jenín o Nablus, cuyos habitantes viven bajo la creencia mesiánica de la Eretz Israel íntegra. Por otro lado, las colonizaciones más moderadas y cercanas a la Línea Verde, como Maalé Adumim, Gush Etzión o Ariel, cuyos habitantes buscan una forma de vida determinada o más confort y calidad de vida a precios más bajos.

La preocupación constante de todos ellos es la situación de la seguridad y, en última instancia y ante la posibilidad de la creación de un futuro Estado Palestino, cuál va a ser su destino.

8 - Trabajadores extranjeros

Suman una población de 250.000 personas aproximadamente, aunque no hay datos certeros y oficiales del número exacto. Provienen de todas partes del orbe: Rumania, Rusia, Tailandia, Filipinas, Polonia, Ecuador, Colombia, Chile, Senegal, Ghana, y otra infinidad de países del llamado Tercer Mundo.

Se trata de un fenómeno relativamente nuevo en el paisaje israelí, que comienza en los años '80, como forma de paliar la falta de trabajadores (palestinos en su mayoría) en los sectores de la agricultura, la construcción y otros sectores menores de la economía, y como consecuencia del cierre continuo de los territorios en la primera Intifada.

Este fenómeno se fue expandiendo hasta llegar a las dimensiones actuales. Viven en todas partes del país, pero su lugar principal de concentración es alrededor de la antigua Estación Central de ómnibus de Tel Aviv, donde podemos apreciar un submundo cultural, social y educativo de lo más apasionante (preocupante para mucha gente...).

Aproximadamente la mitad de los que conforman este grupo, se encuentra en forma ilegal en el país, ya que sus permisos de trabajo y residencia expiraron, pero prefirieron quedarse y trabajar ilegalmente (a pesar de los riesgos) antes que volver a sus países de origen y, quizá, comenzar una nueva vida en el país de la leche y la miel. Problemática muy compleja para la policía y el gobierno de Israel, que se ven en dificultades para enfrentar el delicado tema.

Otro aspecto, que no desarrollaremos en el presente artículo, es la dimensión de los derechos del trabajador y los Derechos Humanos de los que gozan (o no, como es en la mayoría de los casos) estas personas.

9 - Religiosos Ortodoxos Sionistas.

Grupo interesante, en su mayoría ashkenazim, dispersos en todos los rincones del país, ciudades, kibutzim y colonias de los territorios. Son personas religiosas devotas, pero que integran en su vida diaria las formas culturales modernas y occidentales.

Dicen ser el camino intermedio en el judaísmo y la sociedad israelí, los que hacen de puente entre la mayoría laica tradicionalista y la minoría ultraortodoxa. Su tendencia política y social tiende hacia la derecha del mapa político y hasta la extrema derecha. Tienden a buscar marcos y organismos diferenciados del resto de la sociedad: red escolar propia (la red pública religiosa), movimiento juvenil Benei Akiva, marcos educativos militares como lo son las Ieshivot Hesder , como así también el partido político Mafdal, tendiente a la derecha dura que propugna la idea de la Eretz Israel íntegra.

Hoy en día también buscan y construyen barrios propios dentro de las ciudades, como forma de mantener y asegurar su forma  de vida e ideología.

10 - El sector agrícola: kibutznikim y moshavnikim

En sus comienzos, fueron el paradigma y el modelo del Nuevo Judío: jóvenes, trabajadores de la tierra, soldados valientes e imbuidos de un fuerte amor al país, a la tierra y al trabajo agrícola.

Fueron la fuente e inspiración de los principales ideólogos y forjadores del estado en nacimiento y muchos de estos mismos fueron kibutznikim de origen.

Con el tiempo, el ideal del trabajo de la tierra fue perdiendo espacio en pos de otros sectores de la economía, como la industria y los servicios. En las últimas dos décadas, como consecuencia de malas administraciones y negocios fallidos (tanto internos como externos), la mayoría de estas comunidades se encuentran en la bancarrota y algunas hasta quebraron.

La paradoja más significativa de este sector, es que históricamente fue el que cargó con todos los problemas y tribulaciones del recién nacido estado y se encargó del resto de los sectores de la sociedad, mientras que hoy está luchando por su supervivencia y se halla frente a cambios muy profundos en sus formas de vida y en la economía, acompañados por el desdén y la indiferencia del resto de sus compatriotas.

11- Habitantes de las Ciudades en Desarrollo

Ubicados en pequeñas ciudades dispersas por el país, pero principalmente en el sur de nuestro país. Las ubicadas en el norte del país, son en su mayoría las que lindan con la frontera, ya sea con el Líbano o con el norte de Samaria.

Estas aldeas fueron concebidas como forma de absorción de los sectores que no estaban dirigidos a los kibutzim y para desviar el flujo humano de las grandes y desarrolladas ciudades del centro del país (los recién llegados de los países árabes o del Norte de Africa) y con la idea de que desarrollarían estas ciudades hasta convertirlas en lugares prósperos.

Como fue dicho, la  amplia mayoría de sus moradores pertenecen a los sectores sefardíes de la sociedad, aunque en el último tiempo, se suma una buena cantidad de llegados de los países de la ex Unión Soviética.

La gran mayoría de estas ciudades nunca se desarrollaron, sobre todo las sureñas, y dejaron a sus habitantes postergados y en situación de vida bastante precaria. Los índices de desocupación en estos lugares son los más elevados del país.

En general, tienen su refugio político en el partido Likud, pero son un bocado apetecido por los sectores ultraortodoxos misioneros que, como Shas, basan su método de acción en el patronazgo y la ayuda social, y encuentran en estos lugares campo fértil para sus actividades y propuestas.

Como se puede inferir, estas ciudades también tienen su agenda y prioridades propias, con una problemática intrínseca compleja y difícil de resolver. Muchos de ellos se refieren al nosotros y ellos en el sentido de sus ciudades y las del centro del país.

12 - Inmigrantes de América Latina/Argentina

Y por último, el grupo que todavía no llega a ser una tribu pero, según mi criterio, se encuentra en plena etapa de consolidación: los  latinoamericanos/argentinos.

Este grupo pequeño, conformado por unas 100.000 personas al día de hoy, de las cuales un 75% aproximadamente son argentinos, históricamente tuvo la tendencia de integrarse rápida y eficazmente a la nueva sociedad, tanto en el sentido cultural como económica y socialmente.

En el pasado, cuando la aliá (inmigración a Israel) era motivada por razones ideológicas, los recién llegados hacían los máximos esfuerzos por mezclarse con el medio circundante. Este pensamiento se ponía de manifiesto, en muchos casos, en el cambio de nombre y, en los casos más extremos, en dejar de hablar el idioma materno e intentar copiar el acento local de la mejor manera posible. Qué tiempos aquellos...

El mundo cambió, los ideales cambiaron, y las nuevas olas de inmigrantes no están motivadas por razones ideológicas puras, sino que se producen como resultado de la necesidad y las graves crisis por las que pasan los países de origen.

Según mi modesta opinión, son varios los factores que fomentan y potencian la continuidad y la ligazón a la cultura y al idioma que trajeron de sus respectivos lugares. La gran cantidad de inmigrantes que están llegando de esas zonas se suma a la concentración geográfica que están experimentando, en particular en la zona de la costa y los alrededores de Tel Aviv. Además, al llegar a Israel los inmigrantes latinos se encuentran con la simpatía y el agrado que despiertan el castellano y las culturas latinas en Israel, gracias a los nuevos canales de telenovelas, como el Canal Viva, multiplicación de restaurantes de comidas típicas o las discotecas con noches de baile latino. Florecen así los cursos de castellano, se expanden los estudios españoles y latinoamericanos en las universidades, etc. El fenómeno no se reduce a Israel, es parte de una "expansión latina" en todo el mundo, pero aquí "prende" muy bien.

Es de destacar que se trata un fenómeno bastante reciente, ya que la anterior tendencia de los israelíes era hacia el menosprecio de dichas culturas y la tendencia de los llegados del mundo latino era hacia el olvido y la separación de sus raíces.

Para sintetizar, tenemos tres factores principales que apoyan esta idea de sectorización de los latinoamericanos: las grandes cantidades de inmigrantes que llegan en períodos cortos de tiempo, concentración geográfica y la aceptación y la empatía del medio externo hacia dicha cultura.

Si vemos las tendencias y perspectivas futuras, léase situación de los países de Latinoamérica, a los que en el último tiempo se les agrega Venezuela, podemos inferir que este es un fenómeno en pleno proceso de expansión y crecimiento.

CONCLUSION EN NUMEROS

Para clarificar y esquematizar el tema, veámoslo en números:

  • Población total de Israel: 6,6 millones de habitantes (datos del 2002):
  • Judíos en Israel: 5,2 millones.
  • Aproximadamente 50 % sefardim y 50 % ashkenazim.
  • Olim de la Ex Unión Soviética: 1 millón, aproximadamente un 20% de la población judía.
  • Ultraortodoxos: aproximadamente un 10% de la población judía.
  • Colonos de los territorios: 200.000 personas.
  • Minorías: 1,2 millones (20 % de la población total del país).
  • De los cuales un millón son musulmanes, que constituyen un 15% de la población total y 85 % de las minorías.
  • No reconocidos como judíos ni como minorías: 200.000 personas.
  • Trabajadores extranjeros: 250.000.No están incluidos dentro de la categoría de ciudadanos del país.

Las preguntas que nos quedan por contestar son:

  • ¿Qué pasará con el estado judío, sionista y democrático que fue el eje fundacional de la idea sionista de la creación de un estado para el pueblo judío?
  • ¿Hacia dónde apunta esta nueva sociedad israelí que se está conformando?
  • ¿Cuáles serán sus características étnicas y culturales?
  • Y para finalizar: ¿cuál será el futuro de este mosaico multicultural de identidades, tan lejano al modelo soñado por los visionarios de nuestro estado?

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí