Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Lo judo en Kafka Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Lo judo en Kafka

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-07 15:42:21
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 3188

Lo judío en Kafka

Los puentes del judaísmo
Por: Gustavo Perednik

Al contrario de otros autores en los que analizamos inclinaciones judaicas o su relación con lo judío, Franz Kafka nos confronta con un gran dilema. Por un lado, somos conscientes de cuán importante fue su judeidad en su vida; por el otro, la palabra judío no figura ni una sola vez en su rica narrativa.

 
Cuando abordamos la obra de un escritor con el objeto de reconocer los puentes que lo vinculan con el judaísmo, en general tenemos dos alternativas. O bien revisar qué papel desempeñan en su obra la tradición y el pensamiento judíos, o bien fijarnos cuál es su actitud para con los personajes judíos. El primer método es más habitual en autores como o Joyce o Borges; el segundo, en Shakespeare o Dickens.

Franz Kafka nos confronta con un gran dilema. Por un lado, somos conscientes de cuán importante fue su judeidad en su vida; por el otro, la palabra judío no figura ni una sola vez en su rica narrativa.
El autor de El castillo es víctima de su éxito: su prosa es frecuentemente leída a la busca de arquetipos preconcebidos. Nos asomamos a ella sabedores de que Rusia representa la existencia distante y solitaria, escribir una carta es el modo de catarsis y de inserción social, o mirar a través de la ventana es el recurso habitual para denotar aislamiento.

En ese contexto simbolista, es amplia la exégesis que descubrió motivos judaicos en una buena parte de su obra. El pionero de esta corriente fue su amigo más intimo, el escritor Max Brod, quien lo conoció en 1902 y pudo concretar los planes de aliá a Israel que en el caso de Kafka fueron malogrados por la tuberculosis. Brod descubrió la valía del estilo misterioso, publicó póstumamente las grandes novelas de Kafka, y estableció una hermenéutica de la narrativa kafkiana como una búsqueda judaica que aspira a la salvación divina.

Fue en la revista Arkadia de Brod donde apareció originalmente el cuento kafkiano seminal, La condena , y con él el abordaje de Kafka como si fuera un filósofo o un profeta. Desde entonces, se ha escrito mucho para descifrar "la filosofía kafkiana", en una vastedad que sólo se reserva para la literatura sacra, y llegando a contradecir a Brod desde el otro extremo, el del nihilismo más arrollador.

El motivo que se ha interpretado más insistentemente es el de la oposición entre generaciones, que ha asegurado para Kafka linaje en la literatura expresionista o en Dostoievsky (en La condena pueden reconocerse facetas de Crimen y castigo ). Esa oposición generacional se ha elevado a veces a implicancias cósmicas, entendiendo el conflicto padre-hijo como la lucha entre Dios y la humanidad. Desde una perspectiva más existencial, Thorlby ve en la figura paterna, la relación personal de Kafka para con el hecho temible e inescrutable de estar vivo.

La alegoría nacional señala que el destino del hijo representa en Kafka el de la república de Weimar, y el padre, el del Reich. Por su parte, el enfoque marxista (que llegó tardíamente a aceptar el valor de Kafka) enfatizó la interrelación casa-oficina y fijó la causa de la omnipresente alienación de Kafka en el sistema económico imperante.

LAS NOVIAS JUDIAS DE KAFKA

Con todo, la faceta que más interpretaciones inspiró fue la identidad judía del autor. El medio de alemanes y checos en una época de ardiente nacionalismo, habría generado en Kafka el sentido de la alienación que es la quintaesencia de su obra. Luis León Herrera opina que en Kafka el hombre simboliza al judío, y la condición de desarraigo de sus personajes sigue el arquetipo del judío errante.

La judeidad de Kafka tuvo variadas expresiones. Estudió hebreo y la literatura sionista, y se interesó ávidamente por el teatro ídish (entre 1910 y 1912, asistía a las representaciones de una compañía del Este en el Café Savoy de Praga, uno de cuyos actores, Isaac Loewy, fue su gran amigo). Kafka planeó vivir en Eretz Israel, y la gran mayoría de sus amistades fueron judías, incluidas sus novias. La primera de ellas fue Felice Bauer, a quien Kafka conoció en casa de los Brod, y estuvieron dos veces comprometidos antes de la ruptura en 1917. Las siguientes fueron: Julie Wohryzek, hija del custodio de la sinagoga; la periodista Milena Jésenska, la única no-judía quien fuera destinataria de las proverbiales Cartas, y la enfermera Dora Dymant, quien lo acompañó hasta su muerte en 1924. (En Los amores de Franz Kafka editado por Glazer en 1986, se mencionan algunas mujeres más, una de las cuales, Grete Bloch, tuvo el único hijo de Kafka, a quien éste nunca conoció y murió en la infancia).

Jean Jofen fue demasiado lejos en la "judaización" y por ejemplo interpreta que en el comienzo de La condena , el protagonista cierra una carta en alusión a que en Iom Kipur "el juicio se sella". Llega al extremo de explicar con guematria kabalística por qué Kafka escribió Carta al padre a los treinta y seis años de edad.

Por su parte Guillermo de la Torre explica que las obras de Kafka son "la prefiguración del hombre acosado, preso en una maquinaria invencible de prohibiciones, persecuciones, barreras burocráticas. Kafka intuyó con lucidez escalofriante los extremos a que quedaría reducida la condición humana". Herrera lo rubrica y, consciente de que las hermanas, prometidas y amigos de Kafka fueron ulteriormente inmolados por los alemanes, prefigura el Holocausto en obras como El proceso yLa colonia penitenciaria .

Ernesto Sábato definió "la cultura literaria de judíos como Kafka" pero en contrapartida, Jorge Luis Borges no señala a ningún judío entre Los precursores de Kafka (sus seis son: un antiguo heleno, Zenón de Citio; un chino medieval, Han Yu, y cuatro europeos -dos del siglo XIX: Soren Kierkegaard y Robert Browning; y dos del XX: León Bloy y Lord Edward Dunsany).

APENAS UN ARTISTA

Hay varias formas de atenuar la interpretación judaica de Kafka que inició Brod. En principio, su alienación de Kafka no se nutre exclusivamente de la judeidad. Es un germanoparlante en una ciudad checa, un hombre lleno de dudas y de una ardiente sed de fe entre librepensadores, un escritor nato y obsesivo entre gente de intereses comerciales, un joven enfermo entre los sanos, un amante tímido y neurasténico entre relaciones que exigen lo erótico.

Además, Kafka se vio a sí mismo como un artista y no como un ideólogo, ni siquiera implícito. Sus héroes viven acechados por códigos no verbalizados de los que, a excepción de ellos mismos, toda la gente está al tanto, aunque desinteresada. Los protagonistas son un reflejo del escritor. Jóvenes vacilantes, solitarios, ansiosos, en apariencia inocentes de todo pecado. Tratan de ser muy morales pero se ven enredados en la incertidumbre y la falta de esperanza, por culpa de reglas sociales que no comprenden.

Podemos entenderlos como un individuo en lucha contra poderes ubicuos, inaprehensibles, anónimos, que a pesar de determinar sus pasos, al mismo tiempo se oponen a esa marcha. Una persona que va siendo envuelta en una atmósfera misteriosa de temible inseguridad, debido a una ilógica secuencia de eventos, que sin embargo son muy simples.

El contraste de Kafka con la literatura tradicional radica en que en ésta las aparentes incongruencias de conducta y las contingencias confusas, se aclaran ulteriormente en un final que trae entendimiento y orden (a veces tanto en un sentido lógico como en uno moral). La singularidad de Kafka es que la parábola queda abierta aun después del final y por ello apabulla.

Podríamos ver en ello un mensaje filosófico o un mensaje judaico. O podemos contentarnos con lo que Kafka mismo escribe en su diario (21/8/1913): "No soy más que literatura y no puedo ni quiero ser otra cosa".

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí