Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Da de Jerusalem Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Da de Jerusalem

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-06 11:32:32
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 3714

Día de Jerusalem

Las clases de Sharona
Por: Sharonah Fredericko

Hoy en día no hay muchos que nieguen la importancia tanto política como espiritual de Jerusalem para por lo menos dos religiones, la judía y la musulmana. Los cristianos, luego de las cruzadas, han renunciado en general a la Jerusalem terrenal y hoy la lucha es entre primos: árabes y judíos. Se acerca el final del proceso de paz, y con él, la solución definitiva al problema de Jerusalem. ¿O será tan sólo un nuevo cambio de status en el eterno vaivén jerosolimitano?
 

-Sharona, nos estamos acercando a lo que parece ser la batalla final por Jerusalem, ahora que estamos frente a la última fase del proceso de paz con los palestinos. Pareciera ser que Jerusalem va a volver a cambiar de manos y que allí se va a definir el límite entre Israel y el estado palestino. ¿Qué será de nuestra ciudad?

-El hecho, Marcelo, es que no ha habido una sola generación, por los últimos 2.500 años, que no estuviera convencida que en su época se llevaría a cabo la batalla definitiva. Y cada generación en Jerusalem, ya sea judía, babilónica, musulmana, cristiana, estuvo convencida que la batalla que había librado y ganado por la posesión de la ciudad había sido la definitiva, y que Jerusalem sería suya por la eternidad. Te doy un ejemplo. En el año 1099, cuando llegaron los cruzados, y perpetraron una masacre famosa por lo cruenta, diezmando a la población judía y musulmana, los cruzados estaban totalmente convencidos que esa había sido la batalla definitiva por Jerusalem, y que la ciudad sería cruzada, católica apostólica romana por siempre jamás. Y toda la Europa católica de la Alta Edad Media, la época gótica, veía a Jerusalem como devuelta para siempre a manos cristianas. El Papa Urbano II estaba persuadido de que él había por fin derrotado al "infiel" para siempre. Pero así son las cosas, pasó menos de un siglo, y en 1187 entraron las tropas de Saladino en Jerusalem fue devuelta, también "definitivamente" a las tropas libertadoras musulmanas. Digo a propósito libertadoras, porque para los judíos Saladino nos liberó del yugo cruzado. Y los musulmanes y los judíos en las postrimerías del siglo XII estaban totalmente seguros de que Dios había devuelto a Jerusalem –Al Quds de acuerdo con el nombre en árabe- a manos musulmanas para siempre. Es más: los judíos que vivían en ese momento en Jerusalem, como el poeta Iehuda Al Jarizi, creían que eventualmente en el Día del Juicio Jerusalem sería devuelta a los judíos, pero hasta ese día, todos los judíos estaban convencidos de que era lo correcto que Jerusalem estuviera en manos musulmanas. De modo que ellos también se veían a sí mismos como la generación que había vivido la batalla definitiva por la ciudad.

-Pero entonces llegarían los próximos dueños de casa, los mamelucos…

-Muy bien, en el siglo XIII, los mamelucos, descendientes de esclavos militares provenientes de Asia, de Mongolia y de Kircásea. Ellos asumieron el poder en Egipto y luego en Jerusalem. Estos eran musulmanes conversos, y como tales bastante fanáticos. Ellos también estaban convencidos que Jerusalem había sido entregada para siempre a manos de los asiáticos musulmanes y que eso era el mandato divino. En algún momento llegó Gengis Khan, también en el siglo XIII, y los mongoles paganos también se veían a sí mismos como los dueños eternos de Jerusalem. Pero la perdieron, y en el siglo XVI llegaron los turcos, y el sultán Salim II, que llevó a cabo la conquista en 1517, estaba segurísimo que Alá había entregado la ciudad a manos del Imperio Otomano. Pero una vez pasados 400 años exactamente, en 1917, entró el general Allenby, un inglés protestante, sumamente creyente. Siempre suele olvidarse de cuán creyentes son los ingleses. Porque cuando Allenby entró a Jerusalem la prensa de la época atestigua la profundidad del sentimiento protestante cristiano respecto del acontecimiento de la entrada de Allenby en Jerusalem. La prensa inglesa describió la entrada de Allenby como un evento apocalíptico para el mundo protestante. Y Dios sabe que los ingleses estaban convencidos de que gobernarían en Jerusalem, como en el resto del Medio Oriente, por lo menos la misma cantidad de tiempo que lo llevaban haciendo en la India, es decir más de 200 años. Y si leemos las memorias de los grandes estadistas, como Winston Churchill o Rampsey McDonald, su antecesor, veremos que estaban convencidos de que Dios les había otorgado el mandato en Jerusalem. Sobre todo porque los ingleses habían fundado su propia iglesia en el siglo XVI, con Enrique VIII. Por eso ellos también se veían un poco como pueblo elegido. Así que el hecho de haber conquistado la Ciudad Santa para ellos no era un acontecimiento meramente estratégico, sino también teológico.

-Los ingleses, fuerzas de la luz, y los turcos otomanos las fuerzas de la oscuridad…

-Totalmente, y ello llega a su punto culminante justamente en Jerusalem, pues el inglés se veía a sí mismo como el representante de Occidente, que veía en el otomano o en el turco el símbolo de la oscuridad, del despotismo del Oriente. Obviamente, al liberar a Jerusalem, se va a ver como Santiago en su caballo blanco, ángel redentor de Jerusalem. Es fascinante ver la cantidad de construcción de la época inglesa con contenido teológico. Para el inglés era muy importante dejar sus huellas religiosas en esta ciudad. Mucha gente ha hablado del carácter estratégico de la conquista inglesa. También es cierto. Pero los intereses religiosos jugaron un papel enorme. La iglesia protestante de pronto se hizo ver en Jerusalem gracias a los ingleses, y ello no era puramente estratégico.

-¿Cuál o cuáles serían los criterios para decidir quién tiene razón? Lo cierto es que las argumentaciones de todas las partes terminan siendo axiomáticas: tengo razón porque tengo razón, o porque Dios así lo quiere, pero sabiendo en el fondo que mi argumento teológico no es más fuerte que el del adversario.

-Sí, y nadie está dispuesto a hacer pedazos el estereotipo mítico de su propio vínculo. Pero vamos a tratar de hacerlo aquí. Primero vamos a dejar algo claro. No estoy disminuyendo para nada la importancia del vínculo histórico judío, que es el más antiguo de las tres religiones, ni, por ende, menospreciando los vínculos de las otras dos. Pero ahora vamos a hablar históricamente. No voy a meterme acá con Elohim, ni con Alá, ni con Jesús.

-Exacto, porque un criterio sería quién estuvo primero, otro a quién le prometió Dios, y un tercero, quién fue más tiempo soberano de la ciudad…

-Yo por eso no me meto en el tema de la promesa divina, porque eso es un asunto de fe. Por eso sólo me meto con la historia.

Jerusalem empezó a existir como ciudad hace aproximadamente 5.000 años con el nombre de Salem. Aquí hago una aclaración que seguramente a los fanáticos judíos no les va a gustar escuchar. Jerusalem no era una ciudad judía al principio, y la propia Biblia lo prueba. Jerusalem era Salem, y era una ciudad canaanita. Y ahora un dardo a nuestros primos palestinos: tampoco era una ciudad palestina, es una idiotez decir que los canaanitas eran palestinos. No lo eran, como tampoco eran judíos.

Los judíos llegamos a Jerusalem, si tomamos a la Biblia como texto histórico, hace aproximadamente 4.000 años, y nos establecimos aquí entre otros pueblos semitas que, repito, no eran los palestinos. El vínculo histórico del pueblo de Israel con la ciudad comienza cuando Abraham el patriarca decide romper con un pasado histórico muy interesante y muy espeluznante. En el momento en que Abraham en el monte Moriáh decide acabar con los sacrificios humanos, que es como yo veo el episodio del sacrificio truncado de Itzjak, y sustituir a su hijo con un becerro, lo que es visto como la concresión del pacto entre Dios y el pueblo de Israel, allí comienza a desarrollarse el vínculo espiritual de ese pueblo con Jerusalem.

Pero el vínculo político viene después. Hace aproximadamente 3.000 años, en el 1000 aec, el rey David, de la tribu de Judea, entró en la ciudad jebusita –repito: jebusita, no palestina ni judía- de Ieru-Salem.

-Nombre que, entiendo, no quiere decir ciudad de paz.

-No, lamento decepcionar a los románticos. Ieru-Salem es una combinación que viene del acádico, que significa "Ieru": se levantará; "Salem": una entidad. Hay alguna influencia del acádico en el hebreo, de hecho, porque la palabra "shalem" quiere decir entero. Jamás significó ciudad de la paz, eso fue una mitologización de la Edad Media.

Dejemos la moral de lado: David no era ni mejor ni peor que cualquier otro conquistador de la época, él era un guerrero con todo lo que eso implica. Pero también es cierto que a diferencia de muchos otros conquistadores el dejó que el pueblo conquistado siguiera viviendo en la ciudad. Nuevamente: los jebusitas no eran los palestinos, sino un pueblo pagano; no hablaban árabe, no eran árabes. Pero luego del dardo a los palestinos, también otro para los judíos: pues no es menos cierto que nuestro vínculo político con la ciudad fue por medio de la conquista. Pero eso tampoco significa que los jebusitas eran una pobre gente. Terminemos con el maniqueísmo, el "yo fui víctima, fui conquistado": cada uno en su momento, incluidos los judíos y también los jebusitas y todos los que vinieron después, fueron conquistadores execrables. Ya todos mis lectores saben que para mí la historia es toda una gran tragedia. Pero justamente por eso, no hay que romantizar ni demonizar demasiado.

David establece allí su capital, con una población mixta: israelita y jebusita, que se va a terminar por fundir con la primera. Los judíos van a mantener su presencia allí por unos 500 años, hasta que llega el Imperio Babilónico y destroza tal presencia. No pasa medio siglo, y los persas destrozan a Babilonia y permiten a los judíos volver. Pero no te olvides que la mayoría de los judíos no quería volver. Otro punto para desromantizar el vínculo del pueblo judío con Jerusalem. Y no lo estoy inventando, está todo en la propia Biblia. Hasta tal punto las familias judías de Babilonia no querían volver, que hubo que legislar que todo décimo hijo de cada familia volvería para reconstruir el Templo de Jerusalem. Tal como es ridículo sostener que la idea de Jerusalem no era importante para los judíos, porque como idea era importante a partir de la llegada de Abraham, es igualmente tonto insistir en que la realidad física de Jerusalem siempre fue lo más importante para el judío.

Muy bien. Los judíos se reestablecen allí, construyen el Segundo Templo, y gozan de 500 años dudosos de semi-soberanía y autonomía.

-¿Por qué te sonreís cuando decís "autonomía"?

-Porque los palestinos y los judíos compartimos mucho. Lo que compartimos es que nadie quiere ser autónomo bajo la soberanía de otro. Nosotros no queríamos ser pueblo "Dhemi", semi-protegido, autónomo, bajo la égida árabe, y obviamente los palestinos no están muy contentos con el arreglo posible de ser autónomos en Jerusalem.

En el año 70 ec, los romanos muy despiadadamente destrozaron el Segundo Templo y terminaron con la soberanía judía. Los romanos fueron horrendamente crueles con los judíos aquí, aunque también lo eran con los demás pueblos del imperio. Eso no relativiza el sufrimiento de los judíos, sólo que hay que verlo en el contexto histórico. Cosa que no exculpa a los romanos: los condeno aún más. Sólo estoy aclarando que lo que hicieron los romanos con los judíos, destruir su templo, lo hicieron también con los restantes pueblos que conquistaron, porque para ellos era importante destruir el templo del pueblo conquistado. ¿Por qué? Porque cuando te derroto no sólo te estoy derrotando a ti, sino que estoy comprobando la debilidad de tu dios, y la fortaleza del mío. En cambio, cuando Alejandro Magno había conquistado Jerusalem en el 333 aec no lo tuvo que hacer, pues era partidario de otra visión, no era importante para él demostrar ninguna superioridad teológica.

Pues bien, luego del exilio romano, los judíos siguieron manteniendo su vínculo con Jerusalem colocándola como su eje cultural y espiritual.

-¿Qué pasa con el vínculo de los musulmanes?

-Ahí ya estoy escuchando, antes que nada, el grito de los judíos de la derecha: "¡Pero Sharona, el nombre de Jerusalem no está escrito ni una sola vez en el Corán!" ¿Sabes cuál es mi respuesta? "¿Y qué?" Vamos a tratar aquí con la realidad y no con "Dos orillas tiene el Jordán" u otros ensueños. Para el musulmán, a partir del séptimo siglo, con el nacimiento de la fe islámica, Jerusalem ocupó un lugar central. No nos gusta admitirlo, porque Jerusalem es nuestro centro, y tampoco estoy muy contenta con idioteces como la que dijo el mufti de Jerusalem, en el sentido de que los judíos no tienen vínculo alguno con la Ciudad Vieja. Pero es igualmente tonto decir que Jerusalem no ha sido importante en la historia, yo diría, palestina, más que musulmana. Y eso es peor para el judío. ¿Por qué? El árabe que vivió aquí, al aceptar el Islam, aceptó un Islam que enfatizaba al principio más a Jerusalem más que a La Meca y Medina. No te olvides que antes que Mahoma cambiara la orientación de las plegarias, el musulmán rezaba mirando hacia Jerusalem. Y fue precisamente Mahoma, después de su riña con los judíos de Medina, que cambió la orientación hacia La Meca. Porque Mahoma, después de su primer enamoramiento con el judaísmo, se desenamoró cuando los judíos no lo aceptaron como profeta. Fue parte de su resentimiento, algo que los musulmanes no quieren aceptar históricamente. Tenemos nuestra píldora para tragar, pero ellos tienen la suya. Eso no lo inventé yo, lo dicen los libros filosóficos del Islam del octavo y noveno siglo. Es decir que aun si no es verdad, y que fue una teoría de los dos siglos posteriores, lo importante es que el musulmán lo veía así.

-Recuérdanos entonces cuál es el valor teológico de Jerusalem para el Islam…

-Muy bien. En el capítulo XVII del Corán… Sí, ya escucho la voz de ultratumba de Jabotinsky, diciéndome: "¡Pero Sharona, el nombre de Jerusalem no se menciona una sola vez en el Corán!" Sí, está bien, Jabo, pero de todos modos, ¿qué leemos en el capítulo XVII? Allí está escrito que Mahoma ascendió al cielo desde un lugar que bien traducido del árabe sería "desde la mezquita más lejana", tratando de pronunciar bien: "El Mesdjid El Aqsa". Eso es todavía antes de la construcción de la mezquita de El Aqsa en Jerusalem. Los primeros musulmanes debatieron muy apasionadamente acerca de la ubicación de este lugar no nombrado desde el cual Mahoma ascendió al cielo, y por el cual Mahoma regresó a la tierra, porque ese episodio no habla de su muerte, sino de su viaje de ida y vuelta.

Lo más cómico fue que los sabios todavía no se habían decidido, cuando llegó el califa, el primer príncipe musulmán heredero de Mahoma, Omar, a Jerusalem en el año 638 ec. Omar tenía como asesor a un judío convertido. Este le aconsejó que construyera él las bases de dos mezquitas sobre el lugar del Monte del Templo, porque de acuerdo con el asesor converso, era desde allí que Mahoma había ascendido al cielo.

Podemos ver en este episodio algo muy interesante a nivel histórico y cultural. Tú puedes ver aquí a un judío desenfatizando la envergadura de un lugar judío para los demás judíos por haber abrazado él otra religión. O bien puedes ver otra cosa, que en el caso de Omar yo creo que es más probable. Omar valoraba mucho a los judíos, y a pesar de imponerles ciertas limitaciones, porque obviamente él quería que vivieran bajo la égida musulmana, y que les pagaran impuestos a las autoridades musulmanas y demás, él también los protegió. Por eso la segunda posibilidad, que para mí es la más probable, es que Omar quería recalcar el vínculo islámico con el judaísmo, y por eso construyó allí las mezquitas.

Ya oigo, como todas las voces que oigo en mi cabeza, también a teólogos musulmanes que me están gritando que no es así, sino que así Alá lo señaló. No. Yo creo en Dios, pero no creo que Dios haga tantas tonterías como decimos que hace.

-Recordemos que estamos hablando de dos mezquitas muy conocidas: el Domo de la Roca, la de la cúpula dorada, y la mezquita de El Aqsa, en árabe "El Mesdjid El Aqsa", que es la cita del capítulo XVII del Corán, "la mezquita más lejana". Por la primera subió Mahoma al cielo, por la segunda bajó. ¿Y qué había en el lugar cuando Omar llegó allí?

-Absolutamente nada. Era un basural, utilizado como tal por los bizantinos que habían gobernado hasta el momento. Recordemos que no había Segundo Templo, éste ya había sido destrozado por los romanos. Los musulmanes no destruyeron ningún lugar judío reemplazándolo por otro musulmán, a no confundirse. Ese lugar tan importante para nosotros, donde está lo que conocemos como el Muro de los Lamentos, fue convertido en muladar por los cristianos griegos, no por los musulmanes.

Otra aclaración: la Cúpula Dorada fue construida por Abed El Maleq a fines del siglo VII, después de la muerte de Omar. Y El Aqsa fue construida en el siglo VIII. Omar decidió sólo su ubicación, pero no se metió con la construcción.

¿Cuándo es que Jerusalem se convierte en la tercera ciudad en importancia para el Islam? Aquí está la gran ironía: fue sólo con las cruzadas, en el siglo XII, y la gran ironía es que estábamos bien de la mano con los musulmanes. Allí Jerusalem fue el centro álgido de la batalla entre Oriente y Occidente. Y nosotros los judíos estábamos con el Oriente, sí señor. Luchamos con las tropas de Saladino en contra de los cruzados que nos habían hecho cizco, y justamente la victoria de Saladino en 1187, fue vista por los judíos como una gran liberación. Obviamente estamos hablando de la época de antes del nacionalismo. Justamente cuando el judío y el árabe vivieron juntos bajo parámetros religiosos no hubo problema. Sólo en las postrimerías del siglo XIX, cuando tanto los judíos como los árabes cayeron bajo los encantos del nacionalismo de moda en Europa, ahí surge el problema. Y el nacionalismo es un problema de los laicos, no de los religiosos.

-Muy bien, pero ahora es el turno de los cristianos. ¿Cómo entran en este juego?

-Mira, Marcelo, la última vez que los cristianos sintieron un vínculo físico con Jerusalem fue en las Cruzadas, y hay que decir que no fueron muy humanos que digamos. Cuando sintieron un vínculo físico con la ciudad, y el Papa Urbano II llamó a liberarla de los infieles, se destacaron por una brutalidad desenfrenada y masacres ilimitadas, tanto de judíos como de musulmanes e incluso de la población cristiana griego-ortodoxa. La época de los cruzados en Jerusalem, desde 1099 hasta 1187 fue una época de derramamiento de sangre y opresión sin par. Ahora bien, cuando los cruzados fueron definitivamente eliminados en el siglo XIII, porque aun después de la victoria de Saladino quedaron algunos reductos, ahí el cristianismo católico perdió mucho de su vínculo con la ciudad, y yo diría que para bien. Porque la trayectoria que tuvo la Iglesia Católica aquí no fue sólo lamentable, sino horrenda. Y fue mucho peor que lo peor que han hecho tanto judíos como musulmanes.

Dicho esto, hay que señalar que la médula del conflicto hoy no es con los cristianos. Los cristianos justamente se han quedado con la noción de Jerusalem como idea espiritual. El Papa viene a Jerusalem para disculparse por los pecados del pasado. Aquí debo decir que el Papa hizo lo que podía hacer, y aprecio mucho que Juan Pablo II haya sentido la necesidad de disculparse. Pero lo cierto es que los cristianos ya no luchan por la posesión de la ciudad. Quieren que sus sitios santos sean respetados, y lo son. Luego de las cruzadas, la idea de Jerusalem como el lugar del calvario y la muerte de Jesús no es tanto para construir como para recordar y conmemorar, quedándose con esa imagen celestial y divina. La lucha por Jerusalem se ha convertido en una lucha nacional religiosa y eso ya es cosa entre familias: entre nosotros y nuestros primos, judíos y musulmanes, los hijos de Itzjak e Ismael. Arabes y judíos se han fijado siempre en lo terrenal, más que en lo celestial. Y tú sabes bien que Jerusalem en lo terrenal es una ciudad cochina y leprosa, y también fascinante, pero cochina y leprosa.

-¿Quién tiene razón entonces? ¿Cuál es la solución para el problema de Jerusalem?

-Un musulmán te puede decir: "Marcelo, ustedes los judíos no tienen derecho sobre Jerusalem porque vuestro rey David fue un hijo de mala madre que entró y masacró a los jebusitas que son mis antepasados". Y tú les puedes decir que se vayan a freir churros, porque ustedes se despertaron a la importancia de Jerusalem recién en el séptimo siglo, casi dos mil años después de haber estado nosotros allí, haberla construido y amado, haber sido expulsados y haberla anhelado por siglos y rezar mirando hacia ella. ¿Sabes qué, Marcelo? Ustedes de esa discusión no van a salir jamás. Sencillamente porque no hay criterios "correctos" para definir quién tiene más derechos sobre Jerusalem.

Es imprescindible que cada lado vea la realidad del vínculo del otro con la ciudad. Los musulmanes ya no pueden venir con la tontería de que "el judío puede rezar en Jerusalem, pero no tiene vínculo nacional con la ciudad". Perdón señor mufti, no sé lo que ha tomado usted, aunque le esté prohibido beber, pero nuestro vínculo con la ciudad es exageradamente nacional. Justamente la realidad de nuestro vínculo comienza con la conquista de David. Así que Jerusalem para nosotros siempre ha sido capital de nuestra nación, y por ende para el palestino es difícil aceptar que la importancia de Jerusalem para el judío es nítidamente política.

Es igualmente difícil para nosotros los judíos ver que para los palestinos Jerusalem representa el punto cumbre de su conflicto con los cruzados, con el Occidente, y nosotros preferimos ignorar que para el palestino Jerusalem tiene un significado político crucial, porque el palestino se ve como libertador de Jerusalem frente al Occidente.

El problema es que nosotros siempre queremos volver a la época bíblica, mientras que los musulmanes siempre quieren volver al siglo XII. No podemos. Entonces, lo que yo voy a sugerir, es que en Jerusalem, sin dañar la soberanía de Jerusalem como capital de Israel, y para satisfacer también las aspiraciones palestinas que creo que son tan legítimas como las nuestras –y que los palestinos las acepten-, no veo con horror la posibilidad, no de dividir la ciudad, estoy totalmente en contra de ello, sino de establecer una municipalidad techo mixta, y compartir la soberanía.

Lo cual significa que Jerusalem seguirá siendo la capital indivisible de Israel. Y lo digo sin disculparme. Cuando los jordanos tuvieron a Jerusalem en sus manos, no respetaron los sitios sagrados judíos, así que no puedo decir que si allí gobernara nuevamente un país árabe yo estaría conforme con la situación. Pero dicho esto también entiendo las reclamaciones de los palestinos en el este de la ciudad, donde no han recibido el mismo nivel de servicios sociales ni inversión en infraestructura que la parte occidental y judía.

Entonces, Jerusalem puede seguir siendo la capital indivisible de Israel y, también , su parte oriental, no separada de la occidental, puede ser la capital del estado palestino. Y la Ciudad Vieja tendrá que ser compartida por ambos, porque es santa para todos. No podemos empezar a poner murallas, hay un par de sitios sagrados para el judaísmo en el barrio musulmán y viceversa, lugares musulmanes en el barrio judío, y los sitios cristianos están esparcidos por doquier.

No estoy a favor de la internacionalización, que sería como admitir que somos unos niños, y no demasiado grandes como para asumir la responsabilidad. Pero lo que sí creo es que cualquier solución que no sea la administración compartida de la ciudad, y que no pase por un acuerdo, conducirá a un derramamiento de sangre ilimitado, porque como vemos muy bien, ni los judíos ni los musulmanes están dispuestos a ceder. Capital compartida, es así como lo veo.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí