Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Judos y Palestinos : el genio de la lmpara del odio racial mutuo ha sido puesto en libertad Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Judos y Palestinos : el genio de la lmpara del odio racial mutuo ha sido puesto en libertad

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-06 11:25:52
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 3398

Judíos y Palestinos : el genio de la lámpara del odio racial mutuo ha sido puesto en libertad

Las clases de Sharona
Por: Sharonah Fredericko
Marcelo Kisilevski

Para nuestra profe de historia, la culpa de la actual guerra de desgaste entre israelíes y palestinos se reparte bien a ambos lados de la Línea Verde. Para ella, lo que ocurre se debe al desenfreno de las derechas nacionalistas de ambos bandos. Por una vez escéptica, aunque no menos pacifista, Fredricko cree que la solución, esta vez, debe ser impuesta desde afuera.

 
-Los derechistas que desde hace dos meses vienen diciendo, en especial a los izquierdistas: "¿Y? ¿Se dieron cuenta finalmente que nosotros teníamos razón? ¿Vieron que todo ocurrió como nosotros les advertimos, y que con los árabes no se puede hablar? ¿Qué más tenía que pasar para que abrieran los ojos?" Como buena izquierdista, ¿qué les contestás?

-Sí, el famoso "yo te lo advertí". Está bien, pero antes de contestar recuerdo a mis lectores que vivo en la línea de frontera, en Pisgat Zeev, un barrio limítrofe en Jerusalem, junto a un campo de refugiados palestinos que se llama Anata, y cerca de la Universidad Hebrea. Además no tengo coche, así que viajo en autobuses que en cualquier momento pueden estallar, si el Hamás cumple sus simpáticas amenazas. Creo que tú me estás pidiendo una justificación para aquellos que quieren seguir siendo de la izquierda moderada.

Y realmente te la voy a dar, porque lo que estás viendo es el fruto de dos nacionalismos frustrados y fanáticos. La única alternativa a esta violencia sigue siendo la paz. Cuando viene alguien de la ultraderecha y me dice que todo esto comprueba que la derecha tuvo razón, yo le digo que es todo lo contrario: comprueba lo que yo siempre dije, que la guerra es inaguantable, invivible, y el resultado de ambas derechas, tanto la palestina como la judía. Lo que me entristece mucho es que los moderados de los dos lados carecen de la fuerza suficiente para controlar a los elementos fanáticos. Así que sí puedo seguir siendo de la izquierda inteligente, porque sigo rechazando el nacionalismo fanático del Hamás con su versión distorsionada del nacionalismo palestino, mezclado con religión inquisitorial en versión musulmana, como la derecha nacionalista judía, que decidió injertar asentamientos en tierra ajena, rodeados de población hostil palestina, sosteniendo que los palestinos iban a conformarse con pequeños pedacitos de tierra, como lagunas aisladas. Me da mucha pena que tanto palestinos como judíos hayan elegido una versión de nacionalismo tan fanatizada.

-¿A quién adjudicás la culpa de los actuales disturbios?

-A ambos lados por igual. Voy a decir por qué. Primero sacamos a Ariel Sharón (líder del Likud, que visitó el Monte del Templo a principios de octubre), porque Sharón es un tonto que obviamente quería cometer una provocación. Ya sabemos que Sharón se regocija con el derramamiento de sangre, como se regocijó en la Guerra del Líbano cuando condujo a las tropas israelíes más al norte del río Litani. Al visitar el Monte del Templo, Sharón quería producir una matanza.

Pero como bien dijo el periodista israelí Tom Seguev en una carta abierta a Yaser Arafat publicada por el The New York Times el 5 de octubre: (cita no textual) "Señor presidente, usted sabía muy bien que Sharón lo quería provocar. Usted sabía bien que Sharón quería que ustedes perdieran por la violencia lo que casi habrían logrado por la paz. Es decir, Sharón lo sedujo para bailar un tango, y usted empezó a bailar."

Así que no digo que Sharón tiene la culpa. Sharón, igual que gente como Abu Djihad y como Arafat, es un politiquero asqueroso. La culpa la comparten tanto la política palestina irredentista, de no querer aceptar una presencia judía permanente en el Medio Oriente, como la política israelí ciega y tonta de negar a los palestinos su derecho a un estado independiente al darles una tierra escaqueada, como los escaques de un tablero de ajedrez: pedacitos de tierra rodeados de asentamientos. Eso era una tontería, no un estado. Israel debiera haber tendido hacia una independencia palestina seria, y decirles, y lo digo con absoluta seriedad: "Palestinitos, ahora son independientes, arréglense solos".

Pero los israelíes quisimos seguir con el paternalismo, que nos proporcionaba, además, mano de obra barata, lo que se conjugaba directamente con las aspiraciones nasseristas de los árabes fanáticos y de los fundamentalistas musulmanes cuyo sueño final es la instauración de un Irán en todo el Medio Oriente.

Lo que sostengo es que no hay ningún líder, ni judío ni palestino, capaz de frenar esta guerra. Porque esto es una guerra no declarada, una guerra de desgaste. Pero que no se olviden mis lectores, que la Guerra del Desgaste entre Israel y Egipto (1969-71) duró tres años. Una guerra no tiene que ser declarada para tener resultados espeluznantes en términos de vidas humanas. Y ya hay muchos judíos y muchos árabes que han pagado esta culpa con sus vidas.

Ni Barak ni Arafat son capaces de frenar el asunto, pues ninguno de los dos es estadista. Arafat es un mafioso, y Barak –y lo digo con pena- es igual o peor que Netaniahu, un oportunista barato que hace alianzas con quien sea. Si en lugar de formar una coalición temporaria pero tonta con el partido religioso sefardí Shas, hubiera formado una por la paz y para la paz, tampoco estaríamos donde estamos.

-Pero querer hacer una coalición temporaria con Shas en lugar de una permanente –gobierno de unidad nacional o emergencia nacional- con Sharón y el Likud, ¿no es una apuesta por la paz?

-No. Debería haber hecho coalición con Shinui, con Meretz y con los partidos árabes, y así hubiéramos tenido un gobierno realmente comprometido con la paz. Pero lo que ocurre es que Ehud Barak y Biniamín Netaniahu son indiferenciables. Es más, Barak amplió los asentamientos más que Netaniahu. Están hechos del mismo molde. Y voy a dar otro palo a los míos de la izquierda: si el primer ministro hoy en día fuera Netaniahu, la izquierda estaría movilizada y despotricando. Pero dado que Barak es –oficialmente- de la izquierda, la izquierda calla, cuando sus acciones son iguales o peores que las de Netaniahu. Casi te voy a decir que estoy extrañando a Bibi, Dios mío. Recuerdo un sketch de los "Jartzufim", el programa de sátira política con marionetas. Bibi Netaniahu aparece allí cantando "Shir LaShalom", la Canción a la Paz, e intentando entrar en la banda de la izquierda. Las marionetas de Iosi Sarid (líder de Meretz) y Shulamit Aloni (ex líder del mismo partido) no lo dejan, entonces Bibi llora y dice: "¿Por qué, por qué no me dejan cantar con ustedes? Yo hice la paz mejor que ustedes, y entregué más tierras que ustedes". Seamos sinceros: esto es cierto. Bibi devolvió Hebrón, y comenzó la retirada de una parte del 13% al que se comprometió en Wye Plantation. Barak no devolvió un solo centímetro de territorio y encima ensanchó los asentamientos existentes más que el gobierno anterior. No es que esté llamando al regreso de Netaniahu, madre mía, vean a qué punto hemos llegado, pero los hechos son los hechos. El problema es que cuando Barak amplía los asentamientos Iosi Sarid se calla; cuando los amplía Netaniahu, Sarid grita.

-¿Pero no tiene razón en algún modo la derecha en denunciar el salvajismo de los palestinos? El linchamiento de los dos soldados de la reserva en Ramallah tocó las fibras más íntimas de los israelíes como de cualquier ser humano…

-Sí, como lo es la muerte de niños palestinos por balas israelíes…

-Es cierto, pero incluso líderes europeos, como la reina de Suecia, comienzan a hacer escuchar sus críticas contra el uso de niños en las guerras y en las manifestaciones violentas.

-Sí, pero tú bien sabes que Israel utiliza esas excusas, a veces, para disculpar acciones indefendibles de nuestra parte.

-Yo, si tengo un hijo, al último lugar que lo dejo llegar es a donde hay violencia, aun si tengo que dejarlo encerrado en casa.

-No fue eso lo que ocurrió en el caso de Mujamad Al-Dura, el niño de 12 años. Su padre lo llevaba de la mano intentando esquivar los tumultos, luego de chequear la compra de una camioneta. El niño murió como víctima inocente, por más que su madre haya dicho a la prensa palestina que estaba luchando en la Intifada, para que la memoria de su hijo sea la de un mártir que luchó contra los israelíes. En el caso de Mujamad esto no fue así.

Vuelvo a insistir como israelí que, repito, puede morir en un autobús volado en pedazos por el Hamás: Israel debe dejar de usar como coartada el hecho de que los palestinos usan a sus niños, porque Israel también ha matado a niños inocentes.

Y dicho esto, los palestinos no se la llevan de arriba: ellos han mostrado que su nivel moral es más salvaje -y repito la palabra: "salvaje"- que los de cualquier otro país menos uno, que es Ruanda. A mí los palestinos me han comprobado que necesitan urgentemente que intervengan los Estados Unidos para controlarlos a ellos. Me da mucha pena decir esto, que va a ofender a mis colegas intelectuales palestinos. Yo quiero que tengan su estado, es su derecho. Pero han comprobado que no tienen la altura moral como para tener un estado nacional occidental.

Y dicho esto, si en Israel existe tal altura moral, también está muy amenazada. Casi estoy a favor de que vuelvan los británicos…

-Sí, pero antes que vuelvan te pregunto: ¿no creés que darles un estado a los palestinos, con el nivel moral que han demostrado, no es un peligro para la seguridad de Israel? Les dimos lugares santos, como la Tumba de Iosef en Nablus y la hicieron papilla, y lo mismo con muchos otros lugares que se comprometieron a cuidar…

-Sí, pero Nablus era tierra de ellos hasta que la usurpamos en 1967.

-Pero no destruimos ningún lugar sagrado musulmán, al contrario.

-Sí, ahí los palestinos se comportaron como hijos de su madre. Pero también lo hicimos los israelíes cuando en la guerra de 1948 destruimos un pueblo árabe llamado Damur, al lado de Haifa, sin asumir jamás la responsabilidad. Y ahora nos preguntamos por qué los nietos de los refugiados de Damur nos quieren matar.

Marcelo, nuestro nivel moral es igualmente espeluznante. Voy a decir algo muy fuerte: Israel comete muchos actos salvajes, pero generalmente los disfraza con una retórica europea. Los palestinos, en cambio, son abiertamente salvajes: no conocen la retórica europea. Nuestra superioridad es intelectual, no moral.

-Bueno, hablás como si el nivel moral de Europa fuera realmente "moral".

-Tienes razón, Europa es la cosa más baja que hay a nivel moral, tú ya sabes lo que pienso yo de Europa y por eso me tomo esas licencias.

Hasta aquí he dado duro a los judíos, así que ahora permíteme que cargue contra los palestinos. Pues me han comprobado una vez más que tienen amnesia histórica. Voy a aportar una vivencia personal. Hace seis meses presencié una manifestación muy fea en la Universidad Hebrea de Jerusalem, de judíos contra árabes y de árabes contra judíos. La población palestina se había organizado para conmemorar lo que se llama en árabe la Naqba, el Día del Desastre. Ese es su eufemismo para el día en que fue declarado el Estado de Israel. Yo discutí ese día con un amigo palestino después de eso. Salaj, le dije, tú sabes que cuando actúas así no lo estás hiriendo a Sharón, me estás hiriendo a mí, a los judíos que quieren la paz. Porque Sharón se ríe de ustedes, está feliz de la vida cuando ve que los palestinos siguen utilizando la misma retórica fanática de Gamal Abed El Nasser.

Yo entiendo el dolor del pueblo palestino, pero ellos tienen que entender mi dolor. Y yo soy judía sefardí, que nadie se olvide, por favor. Y los judíos sefardíes fueron expulsados de la Ciudad Vieja de Jerusalem por los árabes en 1947, así que como judía sefardí también podría hablar del Día del Desastre.

La partición de Palestina no puede ser llamada "desastre". Que de allí haya surgido una tragedia mutua, el no reconocimiento recíproco entre judíos y palestinos, es otra cosa. Pero que los palestinos sigan utilizando un término, la Naqba, que lo acuñó el doctor Ajmed Shukairi, nasserista a muerte y fundador de la OLP en 1964, realmente eso me dio asco. Y cuando mi amigo Salaj me dijo que yo tenía que entender la memoria colectiva palestina, yo le dije que los judíos también teníamos una memoria colectiva. Y es más, yo como sefardí tengo una memoria colectiva que muchas veces los ashkenazíes no la comparten. Y cuando mis amigos ashkenazíes de la izquierda me preguntan por qué me es tan importante el derecho judío a la Ciudad Vieja, yo hablo de las cuatro sinagogas sefardíes. Amigos de Iosi Sarid me preguntan entonces: "¿Cómo? ¿Vas allí a rezar?" Y yo digo que sí. No se olviden: soy marxista judía creyente… ¿no? Y los palestinos no están reconociendo que había presencia judía en la Ciudad Vieja, ni que si bien hubo "desastre" palestino, no fue menos desastre lo que los árabes hicieron a todas las comunidades judías de Jerusalem. Entonces, lo que yo digo, es que en lugar de alzar las banderas gritando "Naqba", "Desastre", y compitiendo por el monopolio del dolor, habría que sentarse a hablar.

-Ahora sí te voy que amplíes tus sueños de dominación imperialista pasiva, es decir tus deseos metafóricos de que vuelvan los británicos. ¿Cuál creés que es la solución para esta violencia?

-Lo que veo es que ni judíos ni árabes tienen hoy la capacidad de hablar y resolver un conflicto que fue sembrado por los británicos. De hecho yo siempre pensé que mi ex patria, perdón que lo diga, Estados Unidos, tendría que garantizar la paz en el Medio Oriente, especialmente una vez que Estados Unidos dejó de ser fascista, con un presidente tan fuerte como Billy. Pero ahora estoy más que convencida. Porque judíos y árabes han caído otra vez en la zanja del nacionalismo de la pre-guerra. En los albores del siglo XXI, es como si ambas partes hubieran vuelto al tiempo entre las dos guerras mundiales.

Hemos soltado al genio de la lámpara del odio racial que cada lado siempre tuvo para con el otro, y que cada lado siempre negó tener. Por ejemplo, los palestinos siempre negaron estar luchando contra los judíos, y sostuvieron que la lucha era en contra del sionismo. ¡Pamplinas! La lucha es anti-judía, antisemita. Y la lucha judía es anti-palestina. Me parece una tragedia, porque el sionismo no tiene que ser anti-palestino, y el nacionalismo palestino no tiene que ser anti-judío. Pero ambos pueblos interpretaron su propio nacionalismo como negación de la existencia del otro.

Lo que digo ahora es que Estados Unidos no sólo tiene que garantizar la paz: la tiene que imponer. Me parece muy triste que volvamos a la época de la reina Victoria, pero así es.

-¿Pero cómo lo ves concretamente?

-Estados Unidos acaba de autorizar una ayuda de emergencia a Israel por 800 millones de dólares. Israel no puede vivir sin la ayuda norteamericana. Tampoco los palestinos pueden vivir sin mamar de la teta yanqui, porque carecen de la más mínima infraestructura. Pues bien: Estados Unidos debe acabar con la subvención del Medio Oriente, y verás muy pronto cómo ambos lados acaban por arrodillarse. O sea, la solución es marxista: la clave, una vez más, está en lo económico. Entonces, tanto palestinos como judíos tendrían que volver a hacer las cuentas. Antes de mandar más shlijim a todo el mundo para que venga otra oleada de olim (inmigrantes), Israel tiene que dejarse de tonterías y arreglar su problema con los palestinos. Y los palestinos, que se creen Che Guevara, y en lugar de luchar como guerrilleros luchan como terroristas, en lugar de regodearse con su retórica de liberación, deberían dedicarse mejor a construir la infraestructura económica para su estado, pues si quieren su estado, no pueden depender económicamente de Israel.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí