Artículo
Jinuj.net / Artículos de Consulta / Las espantosas -y ciertas- profecías de Nostradamus (que además era judío) Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Las espantosas -y ciertas- profecías de Nostradamus (que además era judío)

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-05 15:46:08
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 6849

Las espantosas -y ciertas- profecías de Nostradamus (que además era judío)

Las clases de Sharona
Por: Sharonah Fredericko
Marcelo Kisilevski

Es evidente que la clarividencia es un invento de los charlatanes, pero que la hay, la hay. Nostradamus, un profeta demonizado por la Iglesia y rechazado por el establishment judío de su época, supo predecir los más terribles eventos de los últimos cinco siglos, desde la muerte de su rey hasta el Holocausto. Y como todo buen profeta hebreo, instaba al arrepentimiento y las buenas acciones, que podrían mitigar la severidad del veredicto. Una nota para el horror.


-Sharona, ¿no se le fue la mano al mundo con todo el tema del eclipse y el cuento de Nostradamus?

-Mi querido Marcelo, el eclipse fue vaticinado hace casi quinientos años, y ocurrió en el mismo día y a la mismísima hora que Nostradamus lo predijo...

-Pero eso se puede sacar por cálculos matemáticos y astronómicos. Se puede decir que era un astrónomo muy capaz...

-Sólo los extraordinarios astrónomos mayas lograron esta hazaña. Pero más allá de eso no puedes menoscabar el logro de alguien que hace unos 450 años pudo predecir algo con una exactitud deslumbrante, cuando además no era astrónomo sino médico.

-¿Te digo la verdad? Si no fuera por el eclipse no tengo idea siquiera de quién es Nostradamus. Y mucho menos que era judío.

-Pues bien, empecemos por lo peor entonces. No sólo era judío, sino encima sefardí. Era un judío de origen provenzal, ambos abuelos suyos eran judíos muy religiosos y practicantes de la tradición sefardí. Su familia fue convertida a la fuerza a fines del siglo XV por presión de la Iglesia Católica francesa, cuando Provenza fue anexada por Francia. Hasta entonces formaba parte de la zona de Cataluña, y luego cayó bajo la égida, ya sea de la Iglesia Católica o de la Inquisición española. Nostradamus nació en 1503 y murió en 1566 en Francia.

Sus padres lo criaron como católico. Su nombre completo era Michel de Notre Dame, porque vivía a la sombra de la iglesia de Notre Dame. Después de la muerte de su esposa y de sus hijos en una de las pestes negras que asolaron a Europa, volvió a la tradición judía. Incluso, cuando tome contacto con los cabalistas en Italia va a cambiar su nombre al hebreo Mijael. Su fama principal es como profeta, todos hablan de sus profecías, que incluyen la muerte de los hermanos Kennedy, el ascenso de Hitler y varias cosas que te van a dar pesadillas para varias noches.

Pero su primera fama partió ante todo de sus logros como médico. A pesar de haber salvado a mucha gente durante la peste negra, desgraciadamente no pudo salvar a su esposa y a sus hijos, lo que lo sumergió en una congoja muy profunda. Partió entonces de Francia hacia Italia, donde se reunió con sefardíes cabalistas, los de la generación de Abarbanel, que se habían ido de España luego de la Inquisición. Ahí, podemos decir, Nostradamus volvió a su judaísmo. No como cualquier familia de criptojudíos, que sabía muy bien que era judía y regresaba a sus viejas prácticas. Nostradamus abrazó el judaísmo y también la cábala, la rama mística.

Nostradamus era lo que podríamos decir un psíquico. Y al volver a Francia, en muy poco tiempo se convirtió en miembro de la corte del rey Enrique II por el poder de sus profecías. La mayoría de las profecías no eran muy tranquilizadoras que digamos.

La primera, precisamente, no le hizo cosechar muchos amigos en la corte real. El vaticinó la muerte del rey de Francia Enrique II. Dijo que moriría en un torneo real a una edad muy joven. Esa no es una profecía que declaras al rey si quieres hallar favor a sus ojos, y menos aún dentro de la corte. Poco tiempo después Enrique II murió en un torneo en la corte real. Esto se puede ver de dos maneras. O bien Nostradamus estaba envuelto en alguna conjura, tesis sostenida por sus enemigos antisemitas, o se trató de una profecía verdadera.

-Supongo que también habrá tenido problemas con los rabinos de la época...

-Efectivamente. De acuerdo con la Halajá, la época de las profecías se acabó hace más de 2000 años. Y realmente después de la época bíblica ninguna persona ha sido capaz -a excepción de una profetiza que se llamó Julda, en la época del Segundo Templo- de recibir profecía clásica por parte de Dios. Pues bien, Nostradamus vivió mucho después de la época bíblica, más de 1.600 años después. Y repasando sus profecías, empezando por la muerte del rey Enrique II, encontramos una exactitud espantosa.

La reina Caterina de Medicis, la casa real de Italia, respetaba muchísimo a Nostradamus, y ella, que era católica, lo protegía. La Inquisición en Francia no era lo que era en España. No perseguía judíos y, en general, los judíos vivían más o menos abiertamente en Francia. Caterina de Medicis fue la que evitó que Nostradamus pasara a ser blanco de atentados antisemitas después de la muerte de Enrique II. Tenemos que agradecerle a Caterina de Medicis, porque si no fuera por ella no conoceríamos a Nostradamus. Gracias a su protección y a su mecenazgo, Nostradamus llegó a escribir el libro "Las Centurias", su libro clásico de profecías.

Este libro está escrito de un modo muy particular. Está escrito en latín y en "cuatrens" una palabra acuñada específicamente para definir al tipo de estrofas que escribía Nostradamus: estrofas de cuatro versos, seguidos cada uno por un estribillo que apremiaba a la gente diciendo que cualquier profecía, por más desastrosa que fuere, podía ser anulada por el libre albedrío del ser humano. Esto es muy interesante, porque recuerda algo de la tradición judía. El Día del Perdón, cuando le pedimos a Dios que anule, cambie o mitigue la severidad del veredicto, decimos que "caridad y buenas acciones" pueden lograr ese efecto de anular el decreto más terrible.

-¿Crees realmente en las profecías de Nostradamus?

-Yo, con todo lo racionalista que soy, creo que Nostradamus era un profeta de veras, del modo más espeluznante, y lo vamos a ver cuando veamos las profecías una por una. Tú no quisieras tener los poderes de clarividencia que él tenía porque no sabrías como dormir de noche. Veía el futuro de la humanidad. No es fácil para mí decirlo porque no soy del bando de los cabalistas para nada.

-Dame ejemplos. Si no lo escucho no lo creo.

-Muy bien, entonces vamos a ver las profecías una por una. "Las Centurias" es de hecho un mamotreto enorme que ha sido traducido a todos los idiomas del mundo, así que nuestros lectores pueden ir a consultarlo en español.

Para empezar él profetizó el gran fuego de Londres de 1666. Dijo que toda la ciudad de Londres sería arrasada por un fuego que cambiaría también el orden social. En 1666...

-Exactamente un siglo después de su muerte...

-Así es, así que ya nadie lo podía acusar de estar conspirando para prender el fueguito. Exactamente en ese año Londres fue arrasada por lo que se dio en llamar "the great fire of London", el gran fuego de Londres. Ese fue uno de los acontecimientos más señeros de la historia inglesa, y como consecuencia, se produjo también la revolución puritana en Inglaterra, que cambió la faz de la sociedad inglesa de modo total. Sería muy difícil llamar a esto una coincidencia. Esta fue una de sus profecías más notorias.

Saltemos hacia el siglo XVIII. El dijo que en 1789 el rey de Francia perdería su cabeza, la reina también. Habría una conmoción de todo el pueblo, se produciría un reino de terror que duraría cuatro años. Nombraba también a los revolucionarios por sus nombres: Dantón, Robespierre. Y describía muy bien los procesos de la revolución, empezando con los degollamientos masivos, siguiendo con el derrocamiento del poder real, la instauración del poder del pueblo, el deterioro de este poder y la restauración en el siglo XIX.

No hay que olvidarse que Nostradamus era francés. Su libro fue más leído en Francia y luego pasó a ser folclore popular entre los sefardíes, pero nuestros rabinos no permitían que se lo leyera. Pero era como "Las mil noches y una noche": las autoridades musulmanas tampoco permitían que se leyera, y los árabes lo leían igual. Lo de la Revolución Francesa fue una profecía completa que se cumplió al pie de la letra en el mismo año en que lo predijo.

Para el siglo XIX él profetizó el ascenso al poder de un tirano bajito y chaparrito en 1800 que llegaría a las puertas del reino del zar en Rusia y ahí sería derrotado. Napoleón subió al poder en Francia a principios del siglo XIX, y luego de una campaña sumamente victoriosa e insigne en todos los países de Europa, llegó a Rusia donde fue derrotado.

¿Coincidencia? Tal vez, pero las coincidencias se empiezan a acumular. De nuevo: no soy del bando místico, pero sí creo que hay personas -pocas- que son clarividentes y voy a agregar un dato, para que mis lectores no crean que ingresé en el partido Shas. La policía de mi "aldea", Nueva York, utiliza gente que son psíquicos para ubicar cadáveres o rehenes. Eso no es leyenda, sino un hecho desde hace 70 años. Hay personas dotadas de una visión más grande. Lo que pasa es que son pocos, y no son los mentecatos que venden sus servicios con una bola de cristal.

Nostradamus era uno de esos pocos. Estaba muy consciente de su don y no estaba muy cómodo con él; por el contrario sufrió mucho por su causa, porque ver la historia de la humanidad, tal como la misma fue, no debe ser algo muy placentero. El también utilizaba la deducción a base de lo que veía en su propia época. Las conquistas en el nuevo mundo, las inquisiciones, las guerras fratricidas entre católicos y protestantes. La humanidad no era un gran regalo, y Nostradamus no era optimista con respecto al futuro ni tenía que serlo. Pero como buen judío creía que el libre albedrío podría revocar el peor de los designios.

-Entonces eso le da la excusa para los errores también: toda profecía que no se cumple es por el libre albedrío de los hombres. Muy conveniente...

-Definitivamente se podría decir. Pero también se puede decir que sencillamente se equivocó. No estamos diciendo aquí que se trataba de un dios, sino que Nostradamus estaba dotado de un don psíquico, que acertó horriblemente bien en ciertas cosas. Pero dado que era un ser humano, no un mesías, se equivocó en muchas otras. Están también los que quieren ver en Nostradamus un santo, lo que me parece también exagerado, porque él mismo no se veía así. Ellos van a decir que las profecías están escritas en un lenguaje tan recóndito que sólo cuando logremos descifrarlas entenderemos mejor y veremos que sí se cumplieron. Yo diría pues, que Nostradamus acertó en algunas de las cosas más importantes y en otras se equivocó. Eso para mí no quita el poder de clarividencia que tuvo.

-Avancemos un poco más, ya estoy preparado para lo peor.

-Mejor, porque aquí llegamos al siglo XX y la cosa se pone espantosamente fea. De todo el libro de "Las Centurias", las cuaternas más famosas tratan de la profecía acerca del príncipe austríaco de nombre Hister. Así lo llama Nostradamus. No es Hitler pero le pasa raspando. ¿Qué profetizó Nostradamus, y por qué es ésta la profecía más famosa? El hecho es que después de la Segunda Guerra Mundial estalló obviamente un interés mundial por las profecías de Nostradamus que hasta entonces en nuestro siglo no se había dado.

Nostradamus profetizó, y no en idioma simbólico sino literalmente, que en 1932 -da el año, se equivocó por uno, pero no es nada- subiría al trono del "Tercer Imperio Romano", que era el modo en la Edad Media de llamar al imperio alemán, un tirano de nombre Hister, que asolaría a su propio pueblo, arrasaría a todos los demás, y mataría a 6 millones de judíos. Ese es el número que da. Sí, ahora te quedas mal. Porque aquí Nostradamus no se fue por las ramas, esta fue su profecía exacta, y creo que aquí otra vez el racionalista más empedernido, como yo, que me considero rambamista, tendrá que admitir que Nostradamus era un psíquico monumental, como los que utiliza la policía de Nueva York -cuyo horrible poder no quisieras tener-, pero mucho más poderoso.

-¿Qué otros detalles dio sobre la Segunda Guerra?

-Muchos. Habló de una nube de hongo que cubriría la tierra del Oriente después de la caída del tirano Hister. Podrías decir que se trata de una nube cualquiera, a mí sí me parece una buena profecía de Hiroshima, y decía que esa no sería la última vez que se vería la nube. Aquí la cosa se pone realmente fea, pero no te preocupes, porque nos quedan cuatro meses más.

-...

-Tranquilízate, te voy a prestar todos mis amuletos sefardíes, ya te veo colgándolos por toda tu casa... El decía que después de la "guerra de todas las naciones" existirían tres grandes bloques. El bloque del "Imperio del Occidente" que nacería en "las tierras descubiertas por Colón", no hace falta ser adivino como lo era él para saber de qué país está hablando; el "Imperio de los Zares" (Rusia) y el "Imperio Chino". El hablaba de tres potencias que guerrearían entre sí.

El también dibujaba paralelos con situaciones de antagonismos en su época: el Imperio Español, el más cruel, al que Nostradamus como judío odiaba más que nada, porque era el imperio que quemaba judíos; el imperio inglés, al que odiaba menos porque no quemaban judíos, y los franceses, con los que obviamente tenía que llevarse bien porque estaba comiendo de su mano.

El decía que en el siglo XX, en la década de los ’60, veinte años después de la caída de "Hister", una dinastía irlandesa subiría al Imperio del Occidente. Ya, otra vez, cálmate, te dije que te ibas a poner mal.

-Sigue, sigue, estaré bien.

-Está bien, tú lo pediste. El decía que habrían cuatro hermanos irlandeses. Uno moriría en la guerra contra Hister. Pues bien, el hermano mayor de J. F. Kennedy murió en la Segunda Guerra Mundial. Dijo que el segundo moriría por un disparo "de arcabuz" en la cabeza. Los arcabuces eran las armas de fuego de la época. Y que moriría en la zona norteña de México. El dijo en la zona norte del "Imperio de Hernán Cortez". ¿Dónde murió Kennedy? En Dallas, Texas. Y sabemos que Texas es tierra ocupada, robada a México. Y dijo que ocurriría en 1962, otra vez se equivocó por un año. Como se dice en inglés, y discúlpame, "big deal!".

Con el tercer hermano vemos la profecía más interesante y lo que más nos atañe, aquí en Israel, y aquí en Jerusalem. Ya que el tercer hermano moriría en 1968 -aquí no se equivocó- por alguien venido de Jerusalem con turbante verde. ¿Quién mató a Bobby Kennedy? Sirhan Birhash Sirhan, un palestino extremista de la zona que vemos por esta ventana, en el este de Jerusalem. Mató a Bobby Kennedy el 5 de junio, aniversario de la Guerra de los Seis Días, a causa de su simpatía con Israel.

Por último, Nostradamus dijo que el cuarto hermano irlandés moriría pacíficamente en su cama. Teddy Kennedy es el único hermano de entre los cuatro que por ahora está vivo.

Obviamente después del doble asesinato, de John y de Bobby, en EE.UU. otra vez resurgió la locura de las profecías de Nostradamus.

-¿Qué pasa después? ¿Ya llegamos al fin de siglo y al eclipse?

-Sí, pero agárrate de la silla si no te quieres caer. Primero predijo que el 11 de agosto iba a haber el eclipse, exactamente el día y la hora en que ocurrió. Y luego, en diciembre de 1999, el pronostica el comienzo de la "tercera guerra de todas las naciones". Comenzará el 31 de diciembre de 1999. Dijo que será el principio de 300 años de guerra.

Pero también modificó la profecía, se vuelve simbólico y hay dos maneras de tomarla. El decía que exactamente un mes después del eclipse, el 11 de septiembre, se acabaría el mundo tal como lo conocemos y nacería un nuevo mundo, que será mejor. ¿Tú sabes lo que ocurre el 11 de septiembre de 1999? Es el primer día de Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío. Eso no hay que tomarlo por magia, porque Nostradamus como judío hubiera podido calcular Rosh Hashaná para los próximos 2000 años. Pero es interesante que para él como judío fue importante fijar el comienzo del nuevo mundo en Rosh Hashaná.

Y aquí vemos otro aspecto de la personalidad de Nostradamus. Ante todo él era producto de su época, tiempos de Inquisición, y odiaba a la Iglesia. El aquí niega tajantemente el advenimiento de Jesús. El año 2000 para el católico es el año del segundo advenimiento de Jesús, porque la Iglesia lo calcula por milenios. Los clérigos ya se habían equivocado en el año 1000, cuando todos en Europa dejaron de arar las tierras y abandonaron todo porque tenía que llegar Jesús y ya no habría necesidad de trabajar. No vino, y en el 1001 la gente volvió a sus trabajos. Por lo menos tuvieron un año de vacaciones... Parece que para el año 2000 va a pasar lo mismo.

-A menos que se acabe el mundo...

-Sí, o a menos que venga Jesús, con lo cual también se acabaría nuestra columna en Hagshamá, pues de cualquier modo no tendremos que trabajar más. Para Nostradamus, como hijo de conversos, con todo el resentimiento que eso le suscitaba, con la Inquisición y las presiones de la Iglesia Católica, le era importante pronosticar algo que no tuviera nada que ver con la perspectiva clerical. El segundo advenimiento de Jesús no juega ningún papel en las profecías de Nostradamus, y por eso los católicos creyentes lo rechazaron. Mientras tanto los judíos fuimos igualmente estúpidos y lo rechazamos diciendo que la época de las profecías se había acabado porque así lo dijo la Halajá.

Podemos decir que Rosh Hashaná es el comienzo de una nueva era mundial. Lo puedes tomar espiritualmente, porque este siglo, que ha sido un horror, mejor que termine de una vez. El siglo que nació con la Primera Guerra Mundial y terminó con Kosovo, no es una joya de siglo precisamente, por decirlo con delicadeza.

O bien lo puedes tomar en su sentido literal, y entonces el 31 de diciembre estallará una guerra entre el reino del Oriente, China, y el reino de los zares, Rusia. El decía que la tensión surgiría en la frontera con Manchuria, entre Rusia y China; y que el reino del Occidente, o sea mi ex patria (con excepción del Spanish Harlem, mi barrio, que es zona ocupada), tomará partido por los rusos.

Es sumamente interesante. Si te fijas en los alineamientos de poder geopolítico actuales, en los que EE.UU. teme mucho a China, a la que ve como una potencia super antidemocrática, que también es una incógnita, pues nadie sabe para qué lado dispara, entonces verás que es concebible que EE.UU. apoye a Rusia. Al menos no es descabellado. Si eso sucede estamos realmente fritos, porque ahí Nostradamus vaticinó 300 años de guerra constante, que envolverá la Tierra, habrá nubes de hongo por doquier y todo, decía Nostradamus, por la codicia y la maldad del hombre.

Es que él vivía en una época de gran codicia, con cosas tan horribles en su época, la conquista de América, la Inquisición y la guerra fratricida en Francia, con miles de cadáveres alfombrando las calles, como el Holocausto en la nuestra. Y el no veía que la humanidad fuera a cambiar para mejor. Como hijo de conversos, veía que cuando en Italia se hablaba de Renacimiento, en España se hablaba de Contrarreforma, de expulsiones, de matanzas, masacres por doquier en el Nuevo Mundo; los ingleses y los franceses no fueron mucho mejores en este sentido. Así que él sí veía un deterioro. ¿Y el siglo XX fue mejor que el XVI? ¡Vamos, el siglo XX es para llorar!

El decía que esta guerra de nubes de hongo duraría 300 años. Se salvarían ciertos lugares: Jerusalem, el "Imperio de los Incas y todo lo que hay al sur" (mis latinoamericanos están a salvo), y el Oriente. Ergo, Europa se acaba. Nostradamus no menciona lo que va a pasar con el Imperio del Occidente, EE.UU., deja la incógnita, pero con Europa sí tuvo chinche.

El decía que después de 300 años nacería una nueva raza humana que no sería parecida a la anterior. Eso lo puedes entender de la peor forma: como mutantes después de una conflagración atómica, y que Rusia, China y EE.UU. se van a hacer realmente papilla; o lo puedes ver de modo optimista: que el mundo entrará en la era de Acuario, y que estos años son una metáfora de una lucha interna y purificadora del hombre consigo mismo.

-¿Allí se acaban las profecías? ¿Con el comienzo de una nueva era?

-Sí, y él lo deja como interrogante, como diciendo que de el ser humano depende si habrá o no habrá guerra. Aquí te quiero traer un dicho sefardí que me parece muy interesante, y creo que Nostradamus, como partía de esta tradición, lo habrá escuchado o tal vez habrá pensado así. En el libro de Génesis leemos que Dios prometió a Noé que nunca más destruiría el mundo, y por eso colocó el arco iris en el cielo, como señal de su pacto. Pero el ser humano sí puede destruir el mundo. Nostradamus no tenía miedo de que Dios destrozara al mundo, estaba seguro que Dios cumpliría con su parte del pacto. Pero no estaba para nada seguro de que el ser humano cumpliría con lo mismo.

Al mismo tiempo, creía que el ser humano podía mejorar, y nunca se cansó de pedir a la humanidad que cambiara.

Luego de la muerte de Enrique II, su sucesor Carlos II fue muy tolerante con los judíos, y convirtió a Nostradamus en asesor oficial de la corte. Era la primera vez desde la época de oro de los musulmanes y los judíos en España que un judío ascendía a tal honor. Eso es una prueba de que la gente de la época lo tomó muy en serio. Nostradamus murió en 1566 siendo famoso, él sí gozó de reconocimiento en vida. Y luego siguió siendo un personaje de estudio en círculos judíos y cristianos no oficiales. Recuerda que los cristianos no lo querían porque no hablaba de Jesús, y los judíos no lo querían porque supuestamente ya no podía haber profecías...

-Y además tampoco hace referencia alguna a la era mesiánica desde una óptica judía...

-Para nada. Nostradamus te deja en duda, y desde ese punto de vista es absolutamente moderno, porque no te da la certeza que es típica de la Edad Media. El espíritu moderno de Nostradamus es de inquietud, búsqueda constante y mucha incertidumbre. Pero también de libertad para fraguar tu destino. En eso era, también, absolutamente judío: todo esto es una porquería, lo puedes cambiar, ¡actúa!, y entonces incluso la peor de las profecías quedará sin efecto. Hasta ahora no hemos actuado mucho, así que, queridos lectores, no sean demasiado optimistas para el año 2000.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine  



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí