Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Postales del mundo Neonazi, con vistas a 'Chile 2000' Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Postales del mundo Neonazi, con vistas a 'Chile 2000'

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-05 13:29:54
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 5159

Postales del mundo Neonazi, con vistas a 'Chile 2000'

Las clases de Sharona

Por: Sharonah   Fredericko
Marcelo   Kisilevski

Abril es el mes en el que se conmemora el Día del Holocausto, en el día del Levantamiento del Gueto de Varsovia. También es el natalicio de Hitler, y para esa fecha, exactamente dentro de un año, los neonazis del mundo, con sus narices bien en alto, pretenden realizar un congreso internacional nacional-socialista en Chile. Sharona pasa revista esta vez a las últimas novedades del mundo neonazi, que es como echar una ojeada a la lista de invitados de honor al congreso que organiza la gente del neonazi chileno Miguel Serrano. Entre los nuevos miembros del nefasto club, se cuenta la primera mujer y, créase o no, el primer judío...


-Sharona, te quiero preguntar acerca de los últimos acontecimientos en el neonazismo en el mundo. Sé que tenemos novedades, algunas de ellas muy "simpáticas", con nuevos personajes que aparecen, entre ellos una mujer, ¡y un judío!

-Exactamente, antes habíamos hablado solamente de neonazis anglosajones, alemanes y españoles criollos. Ahora tenemos también a los nuestros, tenemos efectivamente a un judío y tenemos a una mujer. As í que para consolarnos, diremos que vamos "evolucionando": se acaban en el neonazismo las barreras contra las mujeres y contra los judíos. Que no se diga que el neonazismo es discriminatorio, Dios nos libre. En fin.

Pero hablando en serio, voy a hacer un repaso esquemático por los nuevos personajes nefastos del neonazismo, para enfocarnos luego en Sudamérica.

Antes que nada tengo que hablar del judío. Ya sé que suena chocante, pero como todas nuestras clases son chocantes, los lectores nos disculparán... Se trata de un chico de unos 22 años, que se llama David Cole. Es un chico judío que nunca terminó la secundaria, dejó la escuela a los 15 años, estuvo internado en un manicomio por 6 meses a los 17. No tiene vocación ni profesión, ha vivido como vagabundo y desamparado en la calle, fue básicamente adoptado por el gran revisionista de Northwestern University en EE.UU., el profesor Earl Butz.

Ahora uno podría preguntarse ¿por qué justamente adoptar un judío? Porque precisamente un judío sirve más a sus propósitos que cualquier otra cosa. Además, David Cole es religioso. Y nada sirve más a un nazi, que se dedica a negar el Holocausto, que un judío, que encima es religioso.

David Cole ha rodado una película titulada "La gran mentira de Auschwitz", en la que él pasea por todo Auschwitz, por todo el campo de exterminio, cada rincón, con su kipá (solideo), sus peot (aladares), con su estrella de David y todo, negando el Holocausto, explicando por qué los judíos, incluyéndose a sí mismo, llegaron a difundir la supuesta gran mentira.

Eso es un nuevo viraje en la negación de la Shoá. Los negadores siempre buscan la legitimidad. No te olvides que el negador del Holocausto siempre está recordándonos que él no es antisemita, sino que solamente está presentando una versión alternativa de la verdad. De hecho, eso es lo que se llama matar a la víctima dos veces. Primero pone en tela de juicio toda la matanza del Holocausto, lo que de por sí es una obscenidad, y segundo, por ilaci ón, deja la impresión de que los judíos, los homosexuales y todos los demás, son unos mentirosos de porquería, que de todos modos sería mejor, quizás, si los elimináramos.

David Cole, entonces, es el sueño de cada revisionista. Un chico desequilibrado, marginado, que goza por primera vez de aprobación en la sociedad, se convierte en la mascota de los revisionistas yanquis.

-Muy bien, pues: tenemos a un judío. ¿Qué hay de la otra minoría, las mujeres?

-En efecto, ha aparecido una mujer en la escena neonazi mundial, cosa de volver más espeso el caldo. Se trata de una mujer australiana, llamada Pauline Hansen. Lidera una agrupación ultrarracista en Australia que se llama "The Nation First", "La nación primero", y es una de las defensoras más grandes del famoso revisionista inglés David Irving. Irving ha negado que hayan existido cámaras de gas, afirmando que éstas no eran más que instalaciones para el despiojamiento de los presos de guerra. Pauline Hansen es la que logró arreglar la entrada de David Irving a Australia, cuando casi cualquier otro país le negaba visa.

Ahora bien: el ingreso de una mujer a este mundillo es algo nuevo, porque en general, en las agrupaciones neofascistas la mujer ha ocupado los asientos traseros. Justamente esta mujer, Pauline Hansen, atrae a muchos sectores de la sociedad australiana anglosajona que está muy disconforme, antes que nada con los aborígenes. Sienten para con los aborígenes australianos lo que sentían los españoles criollos para con los indígenas, que en su visión tienen aún la osadía de existir. Hay que recordar que también hay muchas otras minorías en Australia: portugueses, griegos, judíos, húngaros, mucha gente que no encaja en el cuadro anglosajón. Hansen se dirige a la gente rural blanca y anglosajona, receta adecuada para la base del neonazismo, y les insta a que se unan para salvar a Australia de la invasión extranjera, incluyendo cualquier inmigración judía o no judía, y a los aborígenes.

Por lo tanto el cuadro neonazi se pone más peligroso porque hoy en día está ampliando sus fronteras.

-¿Hasta qué punto esta gente está enlazada con sus pares latinoamericanos?

-Pues bien, yo sabía que David Irving tenía muchos contactos con las agrupaciones neonazis de la Argentina, pero yo pensé que Brasil quedaba fuera de su órbita, hasta que encontré en Yad Vashem, el Museo del Holocausto aquí en Jerusalem, un libro del neonazi Pedro Castán, con una dedicatoria de agradecimiento "Para mi amigo David Irving". Y si entramos en el sitio de David Irving en Internet, http://www.fpp.co.uk , (a todos los lectores: entren y molesten, por favor), veremos que el tipo trabaja en todos los idiomas, incluyendo el español, y está íntimamente ligado a los preparativos para el congreso neonazi en Sudamérica.

-Se podría decir que el nuevo centro del neonazismo en Sudamérica, aunque más no sea coyuntural, y a raíz del congreso que organizan para el año que viene, es Chile. ¿Quiénes son los que van a asistir a ese congreso?

-Sí, para ver el nuevo cuadro en Sudamérica tenemos que mencionar a un país que no había entrado hasta ahora que es Venezuela. El líder neonazi de ese país va a ser uno de los invitados más destacados en Chile. Este chico se llama Leroy Luzardo, es hijo de un oligarca venezolano muy importante, miembro de la poderosa familia Luzardo, una de las familias terratenientes más importantes del país. Leroy Luzardo, a diferencia de los revisionistas, que andan con impecable saco y corbata, anda todo el tiempo luciendo el brazalete con la cruz gamada, con medallas nazis, con la cruz de hierro, incluso nudillos de hierro, o sea toda la simbología nazi. Es un chico muy extravagante y estrafalario en su apariencia. Hoy en día, Leroy Luzardo se ha unido con un sector de clase media en Venezuela, con hombres de negocios que no lucen su mismo estilo extravagante, y ha logrado, para nuestra desgracia, fusionar tres sectores hasta ahora distanciados e incluso a veces antagonistas. Uno es el de los revisionistas hombres de negocios al estilo David Irving...

-Los "yuppies" nazis...

-Exactamente. Otro es el sector de los cabezas rapadas, que son los soldados de la calle, los grupos de choque. Y el tercero son los pseudo-estudiantes universitarios, que diseminan información neonazi en el contexto de las universidades venezolanas. Leroy Luzardo es bastante peligroso, porque ha logrado lo que David Irving jamás había logrado hacer en Inglaterra. Te voy a dar un ejemplo. En Londres existe un boliche que se llama "The Orange Tree", "El Naranjo". Su primer piso está reservado para las minorías, judíos, paquistan íes, negros, jamaiquinos. El segundo piso -ahora los lectores se caerán sentados- es alquilado por el National Front, el Frente Nacional, que es la famosa agrupación fascista de Inglaterra. Obviamente, David Irving es un huésped frecuente del segundo piso. Muchas veces, periodistas ingleses han seguido a Irving para exponer sus afiliaciones y sus vinculaciones con los cabezas rapadas, lo que el siempre negaba. Una vez lo lograron, cuando la BBC lo siguió a Londres. Pero lo cierto es que David Irving jamás pudo verdaderamente fusionar a todos esos movimientos como sí lo hizo Leroy Luzardo en Venezuela.

Hoy en día Luzardo representa, no sólo para Venezuela, sino también para Colombia, otro país que no se había mencionado tanto por su población mayoritaria de color, a una clase que abarca el 10% de la población, de origen criollo y muy inclinada a simpatizar con los nazis.

Leroy Luzardo, pues, va a llegar con bombos y platillos al congreso neonazi en Chile.

-Muy bien. Tenemos uno. ¿Quién más?

-El segundo es el español Pedro Varela. El en sí mismo es una historia aparte. Pedro Varela es un catalán, ironías de la historia: que seas un pueblo sufrido no significa que seas más iluminado. Pues bien, Pedro Varela fundó a mediados de los años '80 la primera agrupación neonazi después de Franco. La agrupación es conocida como Cedade, que es una sigla y no me preguntes lo que significa porque, fuera de sus miembros, nadie lo sabe. Como una de sus actividades principales, Varela enviaba a sus seguidores a golpear a travestis y homosexuales en el Parque de la Ciudadela en Barcelona. Luego siguió con ataques concertados contra inmigrantes de color en España. Para terminar, comenzó a profanar tumbas judías.

A principios de los años '90, la policía lo apresó. Con la elección de José María Aznar como primer ministro, gran parte de las reglamentaciones antifascistas fueron relajadas, y en octubre de 1998, hace apenas 6 meses, Pedro Varela reapareció en grande, liderando una enorme manifestación pro-nazi en Barcelona. O sea que, después de 10 años, Varela no solamente está todavía con nosotros, sino que está más con nosotros que antes, porque se siente invulnerable.

Pedro Varela será el segundo invitado de honor en el congreso en Chile, y el gobierno español actual no le está trabando su viaje de ningún modo.

-Tal vez para compensar el pedido de extradición de Pinochet a Inglaterra...

-Podría ser, aunque yo pienso que eso es más porque José María Aznar en su juventud estaba asociado con los franquistas, y por eso no se espanta tanto por las actividades de Pedro Varela. Pero esa es sólo mi opinión.

Pedro Varela, que goza ahora de libre tr ánsito, está en estrecho contacto con Leroy Luzardo...

-¿Qué podemos comentar de Chile, el país donde se va a realizar el congreso?

-A finales de los años '40 el sur de ese país era conocida como refugio de nazis.

-Colonia Dignidad...

-Sí, pero no sólo eso. En la primera época peronista, entre 1945 y 1955, Simón Wiesenthal documentó muy bien el establecimiento de colonias de científicos nazis en el sur de Chile, de lugares de experimentación cerrados y sellados a cualquier paso, incluyendo al paso del ciudadano chileno. También está documentado, y te lo puede contar cualquier ciudadano chileno promedio, que cerca de Colonia Dignidad uno comienza a ver banderas nazis colgadas descaradamente en las calles. Es decir que los confines del sur de Chile son un albergue para los neonazis.

-¿Y quién es Miguel Serrano?

-Miguel Serrano está movilizándose desde los años '60. Tiene una filosofía chilena nazi, con la cual intentó seducir, en un principio, aunque suene extraño, a los indígenas. Los indígenas lo mandaron a fre ír churros. La filosofía para ello era que, supuestamente, los indígenas de Chile no eran como los de otros países, que eran inferiores, sino que por el hecho de ser chilenos ya tenían parte en la raza superior. Inventó incluso una mitología araucana. Los indios, como te digo, lo mandaron a un lugar bien lejos...

-Perdón, pero quizás no todos; ahora me explico por qué he visto en fotos de periódicos sobre el tema del congreso neonazi, a militantes que no se ajustan a la imagen blanquita y criolla, sino más bien a la indígena o, cuanto menos, mestiza...

-Precisamente, son mestizos, y ése es un fenómeno que no vas a ver en ningún otro país. Es también un fenómeno bien interesante, vemos cómo el cuadro neonazi se empieza a complicar. Los indígenas en Latinoamérica siempre han sido víctimas de las agrupaciones neonazis. En la Argentina más que nada, también en México. En Chile, el indígena puro sí va a ser víctima de los neonazis. Miguel Serrano ha elucubrado una ideología muy enrevesada, en la cual un chileno, aunque tenga extracción indígena, ya es otro ser que, por ser chileno, es un super-hombre, parte de una raza superior. El elemento chileno en esa configuración niega tanto el elemento indígena puro como el elemento español, fraguando un nuevo hombre. Obviamente estamos en el terreno de la mitología.

-Eso es por un contexto poblacional chileno, con más fusión étnica, quizás, que en la Argentina o, donde ésta es menos consensual...

-Sí, los neonazis argentinos son más clásicos. Ellos lo tienen más claro y no se complican: un indígena es una bosta y un mestizo -el "cabecita negra"- también, así como el judío es una bosta; hay razas inferiores y razas superiores: el neonazi argentino es criollo y blanco, nada más. Cualquier insinuación de ojos sesgados u piel morena te convierte en un bicho despreciable.

Alejandro Biondini, fundador de Alerta Nacional, tiene un hijo, Walter Biondini, de 22 años, que ahora lidera el movimiento. Este ha abierto hace poco un kiosco que va a ser muy conocido para cualquiera de nuestros lectores en Buenos Aires, en el Parque Rivadavia. Es un super-kiosco neonazi de libros. Esto también es un acontecimiento nuevo en la Argentina. Antes se tenía que vender el material neonazi solapadamente, en kioscos aparentemente normales, con alguna copia de Mein Kampf escondida entre las hojas de otras revistas. Ahora existe nuevamente, como en otros tiempos, un kiosco dedicado exclusiva y abiertamente a la venta de libros nazis. Aquí cabe el cuestionamiento: Argentina tiene una ley antidiscriminatoria que prohibe la venta de dicho material. Sin embargo no ha habido ni una sola acción.

-¿No hubo ninguna denuncia, de la DAIA, por ejemplo?

-No, pero yo estoy segura que quienes nos leen en la Argentina están conscientes de este kiosco, porque yo misma me enteré por un alumno mío proveniente de la Argentina hace 3 meses. Este es un motivo para preocuparnos.

También lo es la reapertura de la prensa neonazi en Porto Alegre, en el sur del Brasil. Sergio Castán, el amigo brasileño de David Irving, que de acuerdo con lo que sabemos es un casi ingeniero que estudió tres años en una universidad yanqui y nunca completó el título, es oriundo de Porto Alegre. Sergio Castán también va al congreso neonazi en Chile. Pero va con otro nombre, porque Sergio Castán es un enigma total. Ahora entramos en el terreno de la locura dentro de lo loco que es de por sí el neonazismo. Sergio Castán usó durante 20 años otra identidad, la de un supuesto ex oficial de las SS, llamado Sigfried Elwanger. Este señor nunca existió. En 1996, la policía de Porto Alegre encarceló a Sergio Castán, y en la nota que lo reportaba en la revista brasileña Veja apareció con el nombre de Sergio Elwanger Castán. Sigfried Elwanger figuraba como dueño de una editorial revisionista llamada "Revisao Editores". Al investigar descubrieron que en realidad se trataba de Sergio Castán. La policía lo encarcela porque Brasil sí posee una ley antidiscriminatoria que prohibe la producción y distribución de material racista.

Dentro de la lista de publicaciones de Revisao Editores figura un título muy particular, "La masacre de Katín". No sé si nuestros lectores lo van a reconocer. Esta es una clave para reconocer a una obra neonazi. Se trató de una masacre de soldados alemanes a manos de tropas polacas. Y cada vez que los neonazis quieren blanquear el nombre de los nazis y ensuciar el de los aliados, sacan a la luz el episodio de la masacre de Katín.

Castán también publicaba libros escritos por un ex militar brasileño de nombre Olivera, ex miembro de la junta militar de Brasil, que negaba la existencia del Holocausto. Este editor ha sido encarcelado varias veces, pero la ley brasileña es bastante endeble y otra vez Castán está al aire libre. Hace un año, todos sus libros fueron expuestos en la Feria del Libro en Porto Alegre de 1998, en un stand propio, sin perturbación alguna de la policía ni de nadie. Esta es otra novedad negativa en el mundillo neonazi.

Pues bien, por lo tanto, Sergio Castán y Sigfried Elwanger irán "juntos", sin traba alguna, al congreso neonazi en Chile.

-¿Hasta qué punto deberíamos estar preocupados por el congreso neonazi que se va a realizar en el 2000 en Chile, sin que por ahora haya señales de que se pueda frenar?

-Yo creo que debemos estar bastante preocupados por dos motivos. Primero por la inacción de la mayoría de la comunidad judía en Chile, que desafortunadamente fue demasiado pinochetista y todavía está optando por una política de "quedar bien" con las autoridades. Hay que señalar la buena excepción, que es la gente de la revista Der Ruf , que rechazan esta línea y entienden que no hay que confiar tanto en las autoridades. Este mensaje, a esta altura de la historia debería ser harto evidente.

Hay un motivo más, y peor. Si esta reunión fuera una tertulia de un puñado de locos al estilo de David Irving y el extravagante de Leroy Luzardo, no me molestaría. Me molesta mucho el apoyo que dan por acción u omisión los grupos de periferia racistas, que son mucho más grandes y que cuentan con millones de miembros. Doy como ejemplo el caso del Ku Klux Klan en los EE.UU., la famosa organización racista fundada a mediados del siglo 19, que ha perpetrado una serie de brutales atentados contra negros, judíos e hispanos, y que cuenta hoy en día con un millón y medio de miembros en la nómina, a los que habría que sumarles a los círculos simpatizantes no inscriptos.

También hay que sumar a la organización de Jean Marie Le Pen en Francia, que ha ganado en las últimas elecciones un 10% del electorado. Ese es el gran motivo de preocupación, pues Francia tuvo uno de los más altos índices de colaboración con los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Ellos también apoyan tácitamente la reunión, y por ellos sí debemos preocuparnos.

-¿Y en Latinoamérica?

-Aquí yo creo que el asunto es más severo aún. Todas las agrupaciones pinochetistas de Chile, todos los círculos argentinos simpatizantes con los militares, que aún llaman a la época del régimen "la época de la subversión", la clase oligárquica en Venezuela, en Colombia, incluso la de México, que no titubea ni dos minutos en emplear métodos homicidas como lo hacen en Chiapas. Toda la clase oligárquica sudamericana, que no asistirá al congreso, porque no estaría bien visto, apoya a los lunáticos al estilo de Miguel Serrano, Alejandro Biondini y Leroy Luzardo. Para decirlo simbólicamente: no me preocupa Leroy Luzardo, sino su familia.

-¿Crees que el gobierno chileno está en condiciones de impedir el congreso?

-Definitivamente lo está. Lo que juega es su cobardía. El gobierno chileno ha sido muy reacio a juzgar crímenes de fascismo. Para muestra, baste con la ridícula declaración del ministro de RR.EE. chileno, que dijo que iban a impedir el ingreso a Chile de gente con abierta filiación neonazi. Obviamente, ningún revisionista va a admitir que tiene algo que ver con los neonazis. Por lo tanto David Irving va a entrar como quiera, Leroy Luzardo se va a quitar la esvástica para pasar por la aduana chilena, y Biondini vestirá su mejor traje y corbata y dirá que viene en viaje de negocios. La sola declaración es una virtual luz verde a cualquier racista que quiera ingresar. La débil actitud del gobierno chileno va a garantizar el éxito del proyecto.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine  



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí