Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-08-05 13:26:57
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2128

Tishá Be'av: el día de la memoria, no de la venganza

Las clases de Sharona
Por: Sharonah Fredericko
Marcelo Kisilevski

Si algo ha caracterizado a la conmemoración Tisha Be'Av (9 del mes hebreo de Av) a lo largo de los siglos, es la grandeza de la memoria colectiva, un aporte judío a la civilización moderna, que nos debe llenar de orgullo, y no la venganza en base a interpretaciones antojadizas de la historia, hechas por motivaciones políticas actuales. Desde el Primer Templo a Expo-Sevilla '92, de la mano de Sharona.

Sharona, esto de que todas las desgracias del pueblo judío tuvieron lugar en Tisha Be’Av, el 9 del mes de Av, como la destrucción de los dos Templos de Jerusalem, la expulsión de los judíos de España y de varios otros lados, y demás... ¿Es todo una construcción posterior de la tradición o hay algo cierto detrás?

-Me gusta mucho tu pregunta porque apunta a la perspectiva desde la que uno ve las cosas. Si vamos a ser fatalistas, incluso cabalistas, diremos que Dios fijó aquel día para ser el día de las desgracias del pueblo judío. Lo que no podemos olvidar es que todos los tiranos del mundo saben también leer la historia, y que frecuentemente un tirano que sigue a uno anterior puede llegar a elegir el mismo día para enfatizar el sojuzgamiento de un pueblo. Si ese pueblo ya marca un día como el día de su derrota, qué mejor para el siguiente conquistador que utilizar ese mismo día para volver a derrotar. Es una excelente táctica política-psicológica.

Pero contestemos tu pregunta. La destrucción del Primer Templo no ocurrió el 9 de Av; es una tradición posterior a la Biblia. Es como leer el Libro de los Libros al revés: no podemos decir con seguridad las fuerzas del tirano babilónico Nabucodonosor cayeran sobre Israel en el 9 de Av. La tradición de fijarlo en esa fecha nace con la destrucción del Segundo Templo, como si en la época rabínica, los sabios hubieran decidido engarzar una lista de tragedias para crear un sentido de coherencia a nuestra tan caótica historia.

Por otro lado, no es de extrañar que esas tropas hubieran invadido en agosto, porque tradicionalmente en el Medio Oriente las guerras estallan en las épocas del "sharav", que en traducción al español antiguo, que ningún lector va a conocer, el "ábrego", el viento cálido que viene del desierto del sur, en Arabia Saudita. La última persona que debe haber conocido esa palabra en América debe haber sido Juan Solís... Y no sólo los babilónicos solían pelear en aquella época, también los asirios y los egipcios. Algunos han argumentado que esto se debe a lo irritante del clima. Puede ser, no lo sé, pero estoy diciendo que no se trata de un fenómeno desconocido.

Ahora bien, la destrucción que sabemos que ocurrió el 9 de Av fue la destrucción del Segundo Templo. Y lo sabemos porque tanto los romanos como el gran historiador judío Flavio Josefo lo consignaron así.

A partir de allí, los judíos hemos conmemorado cada año el 9 de Av con señales de luto, de congoja, y añoranza por el Templo destruido. Y posteriormente, la misma fecha pasó a señalar también la destrucción del Primer Templo. Se convirtió en un día de desgracia múltiple.

-¿Qué podemos decir, siguiendo esa línea, de la expulsión de los judíos de España, el tema que más te afecta?

-Sí, que Dios me perdone, pero yo hago duelo cada 9 de Av, más que por la destrucción de los Templos, por la expulsión de España en 1492. De nuevo, si yo fuera cabalista y mística, diría que no es ningún accidente que la expulsión se hubiera producido el 2 de agosto, que fue el día dado como plazo final para que los judíos abandonaran el país (el edicto de expulsión fue el 30 de marzo). Se diría que Dios había elegido el 2 de agosto, que ese año era la víspera de 9 de Av, para incrementar aún más el sentido de la desgracia del pueblo judío.

Yo tengo tres problemas con eso. Primero, eso es decir que Dios apoyó la expulsión y estaría de parte de la Inquisición, y por ende quisiera que fuéramos todos católicos, y por lo tanto podemos suspender toda esta charla que supuestamente era de interés para la juventud judía.

Segundo, no se olviden que la reina Isabel y el rey Fernando sabían muy bien que el día 9 de Av estaba señalado como el día de desgracia colectiva para el pueblo. Los judíos habían vivido en España por 1.300 años como mínimo. Hay historiadores que conjeturan que también estuvimos allí durante la época visigoda. Ello significaría que habríamos vivido en España por casi 2.000 años. Las festividades de los judíos eran muy conocidas en todos lados, en especial para la gente de la Iglesia, que ponía tanto afán en convertirnos. El 9 de Av era tan conocido para el cristiano como el 25 de diciembre lo es para nosotros. Los Reyes Católicos, pues, eligieron adrede ese día para recalcarle al pueblo judío que su Dios los estaba abandonando, con lo cual sembraba la duda acerca de si no habría que convertirse al cristianismo: otra vez Dios nos castiga, tal vez desee que nos convirtamos... Entonces, allí no se trató de un decreto mágico, sino por una lectura bien maquiavélica de la historia hecha por Isabel y Fernando.

Y tercero, otro hecho, consignado por dos grandes historiadores españoles, Claudio Sánchez Albornoz y Américo de Castro, quienes probaron que Fernando mismo era de estirpe judía. Ello enfatiza más el hecho de que Fernando sabía muy bien el significado de esa fecha. E Isabel lo mismo, no olvidemos que hasta el preciso día de la expulsión su consejero más personal era don Isaac Abrabanel, quien muy equivocada y estúpidamente decidió apoyar a la reina pensando que de ese modo no expulsaría a los judíos.

Es una lectura maquiavélica de la historia. Por ejemplo: yo sé que los cristianos festejan el advenimiento del Mesías el 25 de diciembre. Tengo ganas de montar una puesta en escena de la segunda venida del Mesías, para que el mundo cristiano me reconozca como tal. Qué coincidencia si justo me sale hacerlo el 25 de diciembre. Eso se llama sincretismo religioso: elijo un día que ya está señalado en la trayectoria religiosa de un pueblo, y obviamente ese pueblo va a estar más dispuesto a recibir ese mensaje. Se utilizó también en México, donde los conquistadores construyeron todas las iglesias sobre las ruinas de los sitios de oración aztecas.

-¿Inscribirías la construcción del Domo de la Roca en el lugar de nuestro Templo en este mismo contexto?

-¡No, nada que ver! Ahí te voy a dar una noticia, si será buena o mala, queda a criterio de cada lector. ¿Tú sabes por qué el califa Omar eligió justo ese lugar? Porque a nosotros los judíos nos importó un bledo. El califa Omar era bastante tolerante con los judíos, no nos olvidemos que fue él quien permitió que entraran legalmente en la ciudad después de casi 600 años de prohibición romana. Omar tenía un consejero judío convertido al Islam por propia voluntad -recordemos que en aquella época no se llevaba a cabo Jihad contra los judíos-, que se llamaba Ibn Taibe, conocido como el sabio que señaló ese lugar como el sitio más apropiado para la construcción del Domo de la Roca, que no es una mezquita sino un lugar de oración privado. Por lo tanto, la culpa en todo caso fue nuestra, no de Omar, y no tiene nada que ver con 9 de Av, al menos por el momento.

-¿Se pueden mencionar también a tragedias modernas como el Holocausto en el contexto del 9 de Av?

-Hay quienes lo hacen, conmemoran el Holocausto en esa fecha, y a mí me parece muy equivocado. Creo que David Ben Gurión hizo muy bien en señalar otro día aparte para la conmemoración del Holocausto. Porque creo que realmente la Shoá es incomparable con cualquier otra cosa. Todas las fechas nacionales, como el Día del Holocausto, el Día de la Recordación (de los caídos de Tzahal) y obviamente el Día de la Independencia fueron fijados en fechas aparte por la administración de Ben Gurión. Y me parece muy sabio que así sea, porque de otro modo se perdería el peso específico de las otras tres grandes tragedias que sí marca Tisha Be’Av.

-Tisha Be’Av pareciera ser una fecha de paradojas en la historia del pueblo judío. Por un lado, la destrucción del Segundo Templo marca también el comienzo del exilio judío. Y cuando se produce la expulsión de la mayor judería del mundo de la Edad Media, la de España, y emigran forzosamente a países como Marruecos, Turquía, Brasil, e incluso Tierra Santa... ¡Se van a sentir exiliados de España, incluso aquellos que teóricamente están "regresando" a Sión!

-Sí, definitivamente, los judíos se sentían en España como en su casa, la nueva Jerusalem y todo eso. Elevas un punto muy bueno, porque en general la historiografía sionista se atasca aquí. La visión nítidamente sionista de la historia -y conste que soy sionista pero no idiota- diría que siempre lloramos por la destrucción de nuestro centro geográfico y espiritual que era Jerusalem y el Templo, y cuanto más nos acercáramos al regreso a Sión, mejor sería para nosotros. De acuerdo con esta visión, no podríamos nunca sentirnos exiliados de ningún otro lugar que no fuera Israel.

¿Y qué pasa en España? Vemos que dentro de la Diáspora el judío llegó a construir una civilización que era propiamente suya y que formaba parte intrínseca de la península ibérica, que era también conocida como Sefarad, aunque hasta hoy en día los españoles no lo reconocen, así como parte de España era también el andaluz y el musulmán. Y por eso los judíos se sintieron sumamente ofendidos por el hecho de que España se hubiera siquiera atrevido a exilar a Sefarad. Esta llegó a ser otra patria. Aunque los sionistas me maten, esto es así. Y más todavía que Ashkenaz, porque el judío ashkenazí nunca pudo sentirse bien allí porque la Iglesia siempre les estaba arruinando la vida. En cambio, los judíos sí pudimos sentirnos muy bien en Sefarad. Primero, al principio, porque teníamos a los paganos, que jamás nos molestaron, a excepción de los romanos; y luego tuvimos a los musulmanes que, con un par de excepciones, en general nos trataron excelentemente. Por eso, Sefarad fue "patria", por más que los más grandes sionistas como mi adorado Borojov, se estén dando vueltas en la tumba en este momento. Sefarad fue patria tanto como lo fue la Jerusalem del Segundo Templo.

-¿Qué podemos aprender de Tisha Be’Av en nuestra época?

-Dos situaciones se nos aparecen como muy relevantes con motivo de esta fecha. Hablábamos del traslado forzoso de una población entera, que es lo que España hizo, tanto con los árabes como con los judíos, y muy despiadadamente con ambos pueblos. Y también hablábamos de la destrucción del centro geográfico. Todos habrán escuchado sobre Kosovo, y de los albanokosovares siendo expulsados de sus casas y asesinados, sus casas y sus lugares santos destruidos. Ello nos puede dar una idea de lo que pudo haber sido aquella expulsión de 1492 o aquellas destrucciones en Jerusalem.

Aquí quiero mencionar algo importante. Estas crueldades sucedían y suceden en nuestra época con demasiada frecuencia. Pero en el judaísmo existe algo que creo que es motivo de orgullo, y es la conciencia histórica colectiva. Ello significa que el judío no pasaba estos acontecimientos por alto diciendo: "Bueno, ya pasó". Los demás pueblos no remarcaban estos eventos porque pasaban siempre. El judío señaló siempre la singularidad de estos eventos que, a pesar de ser cotidianos debían ser señalados como algo horrible. Y nuestra actitud moderna, que fue la de reaccionar en Kosovo, y no decir "Bueno, qué se le va a hacer, están expulsando en Kosovo a otro pueblo más". Las distintas reacciones de Israel, tanto en los campamentos de refugiados como en los actos realizados aquí, son la actitud correcta, la de decir "No, señores, estas cosas no pueden suceder".

-Y hay que señalar que esto fue así ya desde la época bíblica y pre-cristiana, en la que es el pueblo judío el que inaugura el ejercicio de la memoria, en un contexto en que los pueblos del mundo conocido no lo hacían así, a pesar de que ocurrían cosas terribles diariamente...

-Sí, así es. Si tú lees hoy en día la visión del gran historiador español -aunque su visión sea por mí muy difícil de aceptar- Albornoz, verás que éste dice (y muchos historiadores israelíes, por lamerles las botas a los españoles lo dicen también) que no hay que señalar desproporcionadamente a la Inquisición, porque en esa época hubieron miles de expulsiones, ¿qué había de diferencial en la de los judíos? Con motivo del 500° aniversario del descubrimiento de América, que fue en el mismo año, 1492, se hizo Expo-Sevilla, y se marcó como una fecha de alegría, una cosa nefasta. El debate fue mundial, y muchos intelectuales israelíes se plegaron a la postura de Albornoz. Entre ellos una historiadora de la Universidad de Tel Aviv, Miri Eliav Peldon, que sostuvo que no había que cargar tanto las tintas contra la Inquisición y la expulsión de los judíos, pues se produjo en un contexto de muchas expulsiones en toda Europa.

Ahí los judíos debemos decir que no, que eso no es conciencia moderna. Allí yo prefiero la postura del profesor Israel Yuval, de la Universidad Hebrea de Jerusalem, que de hecho es especialista en la historia de Ashkenaz. El sí señala la expulsión de España como un acontecimiento singular, justamente por la sensación del judío sefardí de pertenencia a España. En una hermosa nota publicada en mayo de este año, en el que distingue entre los "refugiados" sefardíes y los "emigrantes" ashkenazíes, acentuando el hecho de que el ashkenazí no sentía que abandonaba su hogar.

Cito a Israel Yuval, cuando dice que si esos acontecimientos eran recordados como algo traumático, era precisamente porque eran inusitados y horribles, no cotidianos. Alejémonos, dice, por un lado, de la visión fatalista de que todos perseguían a los judíos. Pero por otro, cuando esto sí ocurría, sea cual fuere la dimensión del acontecimiento, moralmente era horrendo. Esa, creo, es la actitud más atinada para adoptar con respecto a Tisha Be’Av: no la de convertirla en un escenario para la paranoia respecto del "goi", el no judío, el supuesto eterno perseguidor del pueblo judío, sino para la recordación y el dolor, guardando las proporciones, como la tragedia de haber perdido algo que fue lindo y que fue rico.

-Y no intentando imponer interpretaciones trasnochadas de la historia por motivos políticos actuales...

-De eso te quería hablar. Hoy en día en Israel existe un grupo fanático, Ateret Kohanim, que no quiero llamarlos de derecha, porque hay mucha gente cuerda en la derecha que no tiene nada que ver con esto. Ateret Kohanim significa "la gloria de los sacerdotes". Tendremos que estar muy atentos este año, y más ahora que Ehud Barak del Laborismo ha sido elegido como Primer Ministro, y la cuestión de Jerusalem estará a la orden del día. Ellos señalan Tisha Be’Av como el día del eterno perseguidor anti-judío. Cada año en esta fecha, ellos intentan subir, en contraposición total con la ley halájica, al Monte del Templo para rezar, reafirmando el derecho del pueblo judío a construir el Tercer Templo en nuestros días. De acuerdo con la Halajá (la ley religiosa) eso está rígidamente prohibido: ningún judío tiene derecho a ascender al Monte del Templo hasta que Dios no envíe al Mesías. Entonces, si está en manos de Dios, que siga estando en manos de Dios. Ateret Kohanim, de hecho, toma Tisha Be’Av y lo tergiversa adrede para canalizar su extremismo político, con la idea de destruir el Domo de la Roca y construir allí un nuevo Templo. Además es una tergiversación histórica, porque no fueron los árabes los que destruyeron el Templo, sino los romanos. Y cuando Omar llegó al Monte del Templo, no encontró más que un basural gobernado por los griegos bizantinos. Desde su perspectiva, la construcción del Domo de la Roca fue con la intención de enaltecer un lugar que los griegos habían desecrado, y no un acto antijudío. Cuando los de Ateret Kohanim suben al Monte del Templo, lo que intentan inculcar es que los árabes son los enemigos como lo fueron los romanos. A mí me molesta ver a Tisha Be’Av convertido en ocasión de provocación anti-palestina cuando no tiene nada que ver. Es una lástima, porque si algo ha caracterizado a Tisha Be’Av a lo largo de los siglos no ha sido la venganza, sino la grandeza de la memoria

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine  



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí