Artículo
Jinuj.net / Artículos de Consulta / Los judíos y las moscas Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Los judíos y las moscas

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: jatul
Fecha de creación: 2003-07-05 05:45:44
Administrar:
Calificacin: *****
Ver 3 comentarios y 3 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 4784
CONFERENCIA EN LA UNESCO, PARIS

Los judos y las moscas.

Por Pilar Rahola

"Hay tres cosas que Al no debera haber creado: los persas,los judos y las moscas".

Leda as, la frase que Saddam Hussein obligaba a repetir a los nios de Iraq, suena a grotesca y, por supuesto, a brbara. En nuestra civilizada y arrogante Europa nunca diramos algo as: nosotros no tenemos nada contra los persas, ni contra las moscas. Dir ms: las moscas son pesadas pero han acabado siendo entraables. Y, por supuesto, los persas nos caen bien.
De manera que podemos respirar tranquilos: con Saddam Hussein solo nos une el odio a los judos.
Habr sido ese odio el que ha llevado a tantos manifestantes a quemar banderas con la estrella de David, mientras gritaban consignas a favor de Saddam? Ser la judeofobia el lugar simblico comn donde rabes y europeos nos encontramos, nos reconocemos y nos gustamos?
Y, es esa misma judeofobia la que convierte a un dspota corrupto y violento como Arafat, en un resistente romntico? La que transforma el nihilismo terrorista palestino, en una especie de nueva pica liberadora?
Sostengo, hoy y aqu, para desgracia de nuestro dual continente, capaz de crear para el mundo las bases de la democracia, y, al mismo tiempo, crear las termitas ms activas que la intentaron destruir, el estalinismo y el fascismo, sostengo que estamos volviendo hacia nuestros propios demonios: hoy por hoy, sobre las bases del viejo antisemitismo exterminador que conform nuestro pensamiento colectivo ms profundo, estamos construyendo un nuevo, activo y perverso antisemitismo.
"Un antisemitismo sin judos", que dira Pual Lendva. El fenmeno se est elaborando en paralelo con dos actitudes complementarias, las dos igualmente suicidas, el antiamericanismo, y la indiferencia ante la aparicin y consolidacin de un nuevo totalitarismo, el integrismo islmico.
Tres son, pues, las flechas que disparan hacia una misma direccin preocupante: la conformacin de un pensamiento nico europeo, capaz de movilizar las calles y las conciencias de Europa, y que se fundamenta en pilares destructivos.
Lo ms grave, desde mi punto de vista y desde mi propia militancia progresista, es que este pensamiento nico es de izquierdas.
De izquierdas es el nuevo antisemitismo europeo, disfrazado de antisionismo; de izquierdas es el panarabismo romntico que lleva a la minimizacin del terrorismo; y compartido con determinada derecha, de izquierdas es el feroz antiamericanismo que estamos padeciendo.
Si estamos de acuerdo en que la izquierda es quien configura las ideas con prestigio de nuestra sociedad, y que son los intelectuales de izquierda los que son reconocidos como defensores del progreso, entonces estaremos de acuerdo en que tenemos un grave problema. Hablemos de ello, del nuevo antisemitismo y de las dos patas peludas que acompaan al monstruo.
Los nuevos antisemitas no se reconocen como tales.
El antisemitismo es una expresin clsica de la extrema derecha, y, por tanto, la izquierda la aborrece y la niega. El paraguas del antisionismo, sin embargo, o directamente del antiisraelismo, son mucho ms cmodos de llevar, paran bien la lluvia de la crtica y permiten un disfraz intelectualmente digerible.
De Martin Luther King es esta frase pronunciada en 1967, en su "Carta a un amigo antisionista": "Los tiempos han convertido en impopular la manifestacin abierta del odio a los judos. Siendo ste el caso, el antisemita busca nuevas formas y foros en donde poder instalar su veneno. Ahora lo esconde tras una nueva mscara. Ahora no odia a los judos, solo es antisionista!"
36 aos despus, la frase es ms vigente que nunca, de manera que el antisionismo y la demonizacin feroz de Israel se han convertido en una obligacin moral del pensamiento de izquierdas.
Como si en el catecismo no escrito de la izquierda existiera un dogma inquebrantable: o eres antisionista, o no eres de izquierdas. Yo misma, en mi pas, soy expulsada del paraso de la izquierda, por parte de algunos gurs del dogma, cada vez que no practico el tiro intelectual al judo.
Perdn, al sionista.
Perdn, al israel.
O no es todo lo mismo en la gramtica antisemita?
El resultado es el que estamos viendo. En su plasmacin ms tangible, la dolorosa agresin que estn sufriendo comunidades judas en diversos pases. Desde vetos personalizados -podra explicar duras situaciones en Espaa- hasta violencia fsica, como la que padecieron los judos pacifistas en la ya famosa manifestacin de Pars. Pero lo ms profundo del nuevo antisemitismo se sita en el corazn de Tierra Santa y tiene a Israel como objetivo de tiro al plato. Israel es, hoy por hoy, una autntica obsesin de la izquierda europea y el ejemplo ms relevante de los tics fascistas que la izquierda puede presentar.
Estas son mis acusaciones:
Manipulacin informativa, criminalizacin de la legitimidad del estado de Israel, minimizacin de las vctimas judas, banalizacin de la Sho, e indiferencia -cuando no aplauso- ante los estragos terroristas del integrismo.
Primero: Acuso a la izquierda de matar a la informacin a golpes de propaganda.
La manipulacin informativa de lo que ocurre en Oriente Prximo es tan burda y excesiva que pasar a los anales del periodismo como ejemplo de intoxicacin de masas. Cuntos principios del periodismo se quiebran en la informacin que la mayora de "medias" europeos estn dando? no control de las fuentes, tergiversacin y manipulacin de datos, burla al principio de objetividad, indiferencia ante lo que tendra que ser el anhelo de todo informador: la verdad.
Ya s que me dirn que la objetividad no existe, y menos en el periodismo. Pero, entre la objetividad pura y la subjetividad militante, hay un largo trecho que el periodismo serio podra recorrer. Y que, respecto a Oriente Prximo, no recorre. La gramtica de este nuevo periodismo conforma el da a da de la prensa influyente de la Europa Occidental, y es tan poderosa que no se salva de ella ni la muy mitificada BBC.
Una gramtica con reglas precisas:
a.. No existen terroristas, sino milicianos;
b.. Nunca existen vctimas judas;
c.. Toda accin palestina es buena por naturaleza y, por supuesto, defensiva;
d.. Toda accin israel es sospechosa de criminalidad;
e.. No existen los verdugos palestinos;
f.. No existe la ingerencia internacional;
g.. No existe la corrupcin de Arafat; por no existir, no existe ni su pasado violento; y, evidentemente,
h.. No existe la democracia israel.
El atentado diario que la informacin sufre en manos de la propaganda, con total impunidad, ni es casual, ni es espontneo. Acuso, pues, a parte de la prensa europea de manipular, mentir y cambiar las pautas de la informacin en Oriente Prximo.
Su neutralidad es, sin duda, una neutralidad pro-palestina.
Segundo: Acuso a la izquierda de banalizar la Sho, tema ste que no es, en absoluto, menor.
Quedar escrito, en los murales de la vergenza europea, la actitud de numerosos colectivos activistas, perfectamente visualizables en las manifestaciones pacifistas de estos das, y de muchos intelectuales de izquierdas, que han utilizado la tragedia del holocausto como arma arrojadiza contra Israel. El punto culminante de este desprecio profundamente cruel -lanzar contra las vctimas de la Sho su propio martirio, es una forma de volver a matarlas- han sido las declaraciones de Saramago en Jenn.
Al respecto, digo lo siguiente: Saramago ha sido el ejemplo ms relevante de una afirmacin inapelable, uno puede escribir como los ngeles y pensar como los demonios.
En 1884 Auguste Bebel ya llam a esto "el socialismo de los imbciles".
Pero no es solo una imbecilidad. El azar, tan extraamente potico a veces, hace que est escribiendo este prrafo justo ahora, cuando an estoy bajo el impacto del Museo del Holocausto de Washington, que acabo de visitar. Como dice ese gran constructor de la memoria que es Claude Lanzmann, la Sho es "la muerte del alma humana".
Ante su recuerdo, ningn ciudadano del mundo puede ser indiferente. Pero, sobre todo, ningn europeo puede ser ajeno. Europa cre ese pensamiento nico totalitario del cristianismo que convirti todo un pueblo en deicida (Por cierto, despus de oir las sandeces de Mel Gibson, supongo que no irn a verle nunca ms al cine).
Europa fue la Inquisicin espaola, fue Lutero asegurando que los judos eran "una plaga en el corazn de la Tierra". Europa fue la demonizacin, la persecucin, la culpabilizacin y la muerte de lo mejor de su propio cuerpo, su alma juda.
Europa fue el Vaticano y sus colaboraciones con los nazis.
Auschwitz no es una contingencia trgica de la historia. Una especie de perverso error. Auschwitz es la estacin final de un largo proceso de destruccin. Por ello no es exagerado asegurar que, siendo Europa tan profundamente juda, con la Sho se destruy a s misma. Lo que queda hoy de Europa son los restos del naufragio. Un continente que, secuestrado por sus propios demonios, perdi la dignidad. Por eso banalizar la Sho es algo tan brutal y perverso. Hacerlo, adems, desde la izquierda, la que tendra que ser la vgia ms rotunda de la justicia y la libertad, es un acto de traicin. De traicin a la memoria trgica de Europa.
Es el sntoma de un nuevo antisemitismo? Sin ninguna duda: minimizando el holocausto, se reduce la dimensin de la tragedia, se relativiza la culpa europea y lo judo vuelve a ser sospechoso, poderoso y peligroso. Ya no existe la vctima juda, existe el soldado israel que mata nios en Beln, metfora moderna del judo medieval que beba la sangre de nios cristianos. Esa relacin entre el judo medieval malvado y el malvado soldado israel resulta placentera para la culpa europea. La izquierda establece esa relacin incluso inconscientemente, de manera que podemos decir que la ortodoxia cristiana y la izquierda ortodoxa tambin cohabitan felizmente en el territorio inhspito del antisemitismo.
Acuso, pues, a la izquierda de traicin a la memoria trgica de Europa.
Tercero: Acuso a la izquierda de minimizar, justificar e incluso elogiar un nuevo totalitarismo que amenaza seriamente a la libertad: el nihilismo terrorista islmico.
Los ejemplos son escandalosos: indiferencia ante atentados graves como la bomba de AMIA en Argentina, o el atentado contra las Torres Gemelas, considerado, por parte de la izquierda, casi como responsabilidad americana a causa de su poltica exterior. Por supuesto, con culpa juda incorporada. La exaltacin del terrorismo palestino como frmula de lucha legtima, hasta el punto de considerar aceptable la inculcacin, en la sociedad palestina, y globalmente, en muchas de las sociedades islmicas, de una cultura fatalista del odio y la muerte, cultura que es, sin duda, totalitaria.
El buen amigo Marcos Aguinis llama a ello "un retroceso de la izquierda hacia la antimodernidad". Mientras perdona las bombas de Hams o se manifiesta por las calles contra la intervencin americana en Iraq, esa misma izquierda nunca se ha manifestado contra el integrismo que mat ms de 4.000 personas en Nueva York, o contra el que ya lleva un milln de muertos en su guerra en Sudn. Tampoco he visto nunca una ONG que quiera enviar escudos humanos a las cafeteras de Tel Aviv.
Hay una solidaridad selectiva, derivada de un maniqueismo perverso que convierte a los terroristas en vctimas, y a las vctimas en culpables.
El integrismo islmico es el heredero natural de los grandes totalitarismos de la humanidad, el nazismo y el estalinismo.
Como ellos es, fundacionalmente, antisemita, y, como ellos, presenta un cuerpo doctrinal basado en el terror, la anulacin de todo principio de libertad y el expansionismo sangriento. Tambin, como ellos, acta ante la indiferencia y/o la complicidad europeas.
Acuso, pues, a la izquierda de traicionar a la democracia perdonando al nihilismo terrorista.
Nada nuevo, sin embargo, bajo el sol de una izquierda que se ha ido enamorando de muchos de los dictadores que ha dado la historia, Stalin, Pol Pot, Fidel, ahora Arafat.
Hurfana de picas propias, desconcertada con su maleta de sueos rotos, la izquierda mira hacia el mundo rabe buscando las resonancias de Lawrence de Arabia. Y se enamora de las guerras totales, de los cantos tribales de la revolucin, quizs convencidos que entre el "revolucin o muerte" del Che y el "viva la muerte" de Hams no hay mucha diferencia.
Buscan a Lawrence de Arabia y, para desgracia de todos, an no ha descubierto que, con quien se ha encontrado, ha sido con Bin Laden.
Y con Arafat, otro viejo autoritario, corrupto y sangriento.
Incluso, pues, a la izquierda de no considerar a las vctimas del terrorismo, de no entender la amenaza que representa el nihilismo, de traicionar, con su ceguera, a la democracia. La acuso de llorar, solo, con el ojo izquierdo. Un ojo izquierdo que, hoy por hoy, es deliberadamente antisemita.
Pongo el bonito ejemplo del Forum de Porto Alegre o de Durban?
Los residuos de las revoluciones frustradas del mundo hicieron all su lindo aquelarre. El objeto de deseo? Por supuesto, los judos. Y es que la culpa juda siempre vende bien en los mercados de la demagogia.
Hoy es, pues, Europa ms antisemita que antes? Lo es en Francia?
Hoy Europa y Francia estn reinventando el antisemitismo. Lo reiventan algunos populismos de derecha con fuerte base catlica, y lo reinventa la izquierda, dndole brillo y prestigio a lo que antes era pura retrica de
extrema derecha. Ese nuevo antisemitismo trabaja adecuadamente el olvido y banaliza la Sho sabiendo que el olvido siempre es una opcin. De hecho, olvidarse es tener buena memoria.
Sin duda, la izquierda europea tiene una muy buena mala memoria. Y, con el olvido bien asentado en la ideologa, olvida tambin las causas de la creacin del estado de Israel, convierte su legitimidad en sospechosa y criminaliza sus actos.
Israel es, quizs, uno de los estados cuya creacin tiene ms base moral de cuntos estados existen.
Sin embargo, es el nico estado del mundo que cada da tiene que pedir perdn por existir.
Sin ninguna duda, pues, acuso a la izquierda de poner en cuestin la legitimidad del Estado de Israel.
De ah que sus actos sean considerados, por naturaleza, culpables. No tiene que ver, con ello, la actitud ciega del Parlamento Europeo, indiferente al uso que la ANP hace del dinero pblico europeo? Cmo es posible, me pregunto en nombre de la democracia, que sea dinero europeo el que financie las escuelas del odio donde los nios palestinos son adoctrinados en el fatalismo suicida? Siendo indiferentes somos, inequvocamente, responsables de secuestrar la tolerancia y la modernidad, y de permitir que se encadene en una espiral de odio, impotencia y venganza, a generaciones enteras de palestinos. Lo permitimos, lo financiamos y hasta lo justificamos. Lo cual nos retrotrae nuevamente a la historia. Recuerdan a Hermann Broch?: la indiferencia, esa forma de violencia.
ESTE ES EL NUEVO ANTISEMITISMO:
a.. El que no se horroriza de que el "Mein Kampf" de Hitler o los abominables "Protocolos de los sabios de Sin" sean best-sellers en el mundo rabe.
b.. El que repite los viejos tpicos demonizadores de los judos, especialmente desde planteamientos intelectuales.
c.. El que se enamora de la pica totalitaria del terrorismo palestino y, llevado de un antiamericanismo patolgico, se inhibe ante el peligro del integrismo islmico.
d.. El que ha encontrado, en la excusa de Israel, un nuevo paraguas donde canalizar un viejo demonio.
Acabo, pues, con esta conviccin. El rompecabezas del antisemitismo se est armando de nuevo.
Estas son las piezas:
a.. Primera pieza: el subconsciente europeo, resistente a las lecciones de la historia e inmune a las vacunas que intentan matar definitivamente el virus antisemita. Europa se ha librado de su piel juda, pero no lo ha hecho de su viejo odio.
b.. Segunda pieza: un neo-catolicismo populista, ms o menos extremo, que tambin se asienta en una base judeofoba.
c.. Tercera pieza: un pensamiento de izquierdas que, sin haber hecho las paces con su pasado totalitario, se enamora de nuevas picas tambin totalitarias. Asienta, as, las bases del antisemitismo ms peligroso, porque la izquierda le da prestigio, le da cobertura intelectual y o arma ideolgicamente
d.. Cuarta pieza: el antiamericanismo europeo, derivado del doble complejo que arrastra Europa. Un gran complejo de superioridad, no en vano es la cuna de la modernidad; y un enorme complejo de inferioridad, puesto que es incapaz de resolver ni una sola de sus propias tragedias. Por supuesto, el antiamericanismo es, por definicin, antisionista.
e.. Quinta pieza: el integrismo islmico, ideologa totalitaria y nihilista, claramente enemiga de la modernidad, y cuya base fundacional es el antisemitismo. Cabe decir que el hecho de que 1.200 millones de musulmanes vivan en tiranas teocrticas, no facilita para nada la lucha contra la judeofobia.
Territorio comn, pues, de ms de un dogmatismo maniqueo, la judeofobia actual encuentra nuevos camuflajes, crece y se asienta. Hoy, aqu, ante la Unesco, amparada por ese ejemplo de heroicidad, tenacidad y dignidad que es el Centro Simon Wiesenthal, acuso a la izquierda europea, mi izquierda, de ser la cobertura intelectual del nuevo antisemitismo que existe en Europa.
UNA IZQUIERDA QUE SE TRAICIONA A S MISMA, TRAICIONANDO A LA DEMOCRACIA.
Nuevamente en Europa ser judo empieza a ser difcil. Y eso que la Europa ms europea que ha existido nunca ha sido la Europa juda. Nuestra tendencia al suicidio es, desgraciadamente, patolgica. Lo denuncio porque soy europea. Y, como tal, me siento juda ante el antisemitismo, nica posicin moral que redime a un europeo de su pasado de vergenza.
Gracias por invitarme.
Shalom.
PILAR RAHOLA



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

***** jatul 30/9/2003 6:26 PM
Excelente.....

***** jmussett 20/10/2003 11:52 AM
Es verdaderamente impresionante y de temer como muy sigilosamente se esta incrementando el izquierdismo antisemita en muchos paises. A veces preocupa porque sino se corrige el rumbo tendremos el peligro de volver a un fascismo hitleriano con los peligros que esto representa

***** normg. 31/8/2006 8:29 PM
En Europa, no solo ahi, dias atras vi en un foro de opinion, en U.S.A., como un sujeto decia que el 9-11, fue culpa de Israel, un plan fraguado, basicamente no fueron quien todo el mundo sabe que fue, lo peor hay gente que cree esas sandeces, bueno ni para que decir de otros articulos, increible, cuando la gente buscara la Paz.

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (3 comentarios)
Terrible *****
(5.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí