Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / TLC Mxico-Israel Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

TLC Mxico-Israel

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-03-12 19:28:07
Administrar:
Calificacin: *****
Ver 1 comentario y 1 calificación
Comentar este artículo
Visitas: 23579

TLC con Israel

Un acuerdo desperdiciado

Mientras decenas de compañías israelíes penetran en nuestro país silenciosamente en rubros tales como agroindustria, telecomunicaciones, software y hardware, sobre todo para brincar al mercado de EU, los empresarios mexicanos no han sabido aprovechar el tratado comercial binacional, cuyo potencial de crecimiento es enorme.

A dos años y medio de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio Israel-México (TLCIM), empresarios mexicanos aseguran que es un “acuerdo de papel”, que quedará en la historia como una medalla más de nuestro país, para presumir que es la única nación en el mundo con más de diez convenios comerciales firmados y nada más.

El sector exportador nacional sostiene que no hay nada qué venderles ni comprarles a los israelíes. Carlos Rojas, presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce), resume el intercambio comercial entre ambas partes: “En pocas palabras, no he visto un incremento notable en el comercio que valiera la pena realmente mencionar; no llega siquiera al uno por ciento del comercio total de México. Ahí está, al igual que muchos otros acuerdos. Creo que es sólo un tratado de papel, para tener un récord mundial de ser el país con más convenios comerciales. Es el claro ejemplo de que la teoría de la diversificación de mercados es un mito”.

Las pruebas que ofrece el dirigente es el saldo negativo para México en su balanza comercial con Israel, un déficit de 171.2 millones de dólares en 2002. El año pasado las empresas mexicanas apenas vendieron 20 millones de dólares contra 190 millones de dólares de productos israelíes.

Con excepción de casos muy exitosos de exportación como La Costeña, Herdez, Grupo Modelo, Chrysler, Pemex Exploración y Producción, entre una veintena de compañías, sólo el Grupo Pulsar se aventuró a invertir directamente en Israel, con producción de semillas mejoradas.

Por ejemplo, México triangula exportaciones de su cerveza Corona vía Bruselas, con la oficina de representación que tiene el Grupo Modelo y vende directamente Neón, de Chrysler, y Beetle de Volskwagen, ya que son automóviles no producidos en Estados Unidos o Europa.

Salvo esos casos de éxito, la presencia de pequeñas y medianas empresas nacionales en el mercado israelí es prácticamente nula, con todo y la necesidad que hay entre los consumidores de ese país de productos alimenticios del campo y procesados, textiles, calzado, automotriz, muebles y artesanías, entre más de un centenar de artículos manufacturados.

Israel, con una superficie de 24 mil kilómetros cuadrados (del tamaño del estado San Luis Potosí), carece de recursos naturales.

El consejero comercial de la embajada israelí en México, Isaac Castiel, se muestra sorprendido de que en un mercado de seis millones de habitantes, con ingreso per cápita superior a 20 mil dólares anuales, de los cuales siete mil corresponden a gasto por importaciones, México apenas participe con 20 centavos de dólar.

“Consumidores de primer nivel, que importan de España, Portugal, Francia, Estados Unidos, Chile, Argentina”, subraya el funcionario.

Mientras los productores mexicanos continúan centrados en el mercado de Estados Unidos, con 85 por ciento del total de nuestras exportaciones, Israel avanza silenciosamente en la economía de nuestro país y para sus empresarios el TLCIM sí ha sido un éxito.

De 1995 a 2002 las ventas israelíes aumentaron 471 por ciento, al pasar de 33.3 millones a 190.3 millones de dólares; del 1 de julio de 2001, entrada en vigor del tratado a diciembre del año pasado aumentaron 53 por ciento. México, por el contrario, aumentó su comercio en 207 por ciento (de 6.4 a 19.9 millones de dólares) y 16.5 por ciento en los mismos lapsos.

Si bien Israel no tiene recursos naturales ni una industria manufacturera como la nuestra, ha desarrollado alta tecnología de telecomunicaciones, agroindustria, equipo médico, seguridad, software y hardware.

Castiel reconoce que a su país no le interesa el consumidor mexicano común y corriente al que, efectivamente, no hay nada qué venderle, pero sí los grandes compradores para el desarrollo de infraestructura. Entre sus clientes están Telmex, Iusacel, Pegaso, Unefon, Alestra, Avantel, IMSS, ISSSTE, Pemex y el Ejército. No les interesa vendernos radios ni grabadoras ni teléfonos. Hay que resaltar que es el segundo país en el mundo que cotiza en el Nasdaq, con más de cien empresas activas en ese gran mercado tecnológico.

Con la mira muy bien puesta hacia el comercio estadunidense, se han establecido inversionistas israelíes en el sector agroindustrial mexicano; con alianzas estratégicas están desarrollando en México tecnología de invernaderos, sistemas de riego, semillas y fertilizantes, al grado que exportan pepino, pimiento morrón y tomates a Estados Unidos, cultivados en Baja California, Sonora y Sinaloa.

Oportunidades

Organismos empresariales y la Secretaría de Economía rechazan que el TLC con Israel sea de papel. Aunque las cifras son desfavorables para México, se sostienen en la declaración oficial: “Una ventana de oportunidades que hay que aprovechar”.

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria México-Israel, Mayer Zaga, rechaza la apatía de la comunidad exportadora nacional para vender a Israel y atribuye el poco dinamismo de las cifras de comercio exterior a la desaceleración internacional.

Incluso, justifica que el éxito de la cerveza Corona entre los consumidores israelíes no se ve reflejado en las exportaciones porque se contabiliza a través de la oficina de Bruselas del Grupo Modelo.

Actualmente este organismo promueve facilidades para obtener la llamada certificación Kosher, una especie de sello de alta calidad de higiene que exige el gobierno israelí en productos alimenticios y cárnicos.

“Hay varias empresas certificadas como La Costeña, Herdez, Jugos del Valle, algunas pequeñas que venden productos elaborados a base de maíz, y se podría exportar tortilla empaquetada”, comentó.

Gerardo Trasloheros, director de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, dice que el TLC no es de papel.

Los empresarios mexicanos esperan el sí del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) para realizar una misión comercial a Israel en julio próximo. Los israelíes aumentaron el número de empresas activas en nuestro país de diez (en 1995) a más de 200 el año pasado; en los últimos cuatro años no han parado las misiones comerciales, este mes llegará una delegación del sector telecomunicaciones y tecnologías de información y en mayo vendrá otra comitiva, en la que se espera avanzar en la conclusión del Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI), aprovechando la reunión de la Comisión del TLCIM.

“Es algo que nosotros queremos insistirle a Israel. Es muy importante terminar el APPRI pues creemos que sería un elemento para consolidar la relación comercial, en cuanto a seguridad para la inversión. Entonces podrá haber un mayor crecimiento de los capitales israelíes en México y de mexicanos en Israel”, señala Gerardo Trasloheros.

La guerra que viene

Empresarios y autoridades de México e Israel descartan que el posible ataque a Irak afecte al Tratado entre las naciones, que este año cumplen 50 años de relación diplomática bilateral.

La embajada israelí asegura que “México fue un gran amigo”, al ser el único país que en la década de los setenta le vendió petróleo “en cantidades importantes, en la época en que ninguna otra nación nos quería exportar”.

Y añade: “Cuando empezó la Intifada, hace 24 meses, recibí llamadas de preocupación, preguntando si las empresas seguían operando. Yo respondí que claro, los aeropuertos, las aduanas están abiertas”.

Fuertes medidas de seguridad, restricciones o peligro en las embarcaciones es rechazado por Gerardo Trasloheros. En su opinión, la guerra con Irak será “muy focalizada” y no hay que magnificar el conflicto armado.

De no ser por un efecto económico recesivo mundial —que sí tendría un impacto económico negativo— y de prolongarse la guerra, ambos funcionarios se muestran confiados de que los embarques mexicanos a Israel están fuera de peligro. Comentarios que comparte con optimismo Mayer Zaga, de la Cámara de Comercio e Industria México-Israel.


Bibliografía

Tomado de Revista Milenio.
Rocío Esquivel.




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

***** ana_miriam 14/10/2003 4:03 PM
Muy bueno

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (1 comentarios)
Terrible *****
(5.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí