Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2003-01-25 15:54:36
Administrar:
Calificacin: ****-
Ver 2 comentarios y 2 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 3883

El kibutz, ¿vestigio del pasado?

Sharonah Frederick
La Vanguardia - 19/01/2003


ESTE SÍMBOLO DEL igualitarismo socialista, ¿se habrá transformado en burla de sus propios principios?

En la cumbre de su auge productivo en los 60, el kibutz constituyó apenas el 3% de la economía israelí, y el porcentaje ha disminuido a poco más del 2% en el presente. Hoy en día, Takam, la unión kibutziana del movimiento laborista, y Artzi, de índole más izquierdista, han unido sus fuerzas para evitar su derrumbamiento. Sin embargo, ambos se mantienen gracias a la subvención gubernamental. En 1972 Jean Paul Sartre alabó al kibutz como atalaya del socialismo en el mar de regímenes feudales de Medio Oriente. Él creyó que la granja colectiva, fruto del pensamiento ideológico marxista-sionista de los albores del siglo XX, señalaba el camino del porvenir. Pero en el 2003, más del 60% de los jóvenes nacidos en el kibutz lo abandonan antes de cumplir los 30. Nuevas familias llegan, pero la continuidad se ha convertido en un desafío.

Otro reto que escuece más son los cultivos, pues la declarada meta del kibutz fue fomentar la autosuficiencia agrícola. Irónicamente, dos difíciles milenios en la diáspora judía han transformado al pastor-agricultor de la Biblia en un ser irremediablemente urbano. En el kibutz Lotan, en el sur del país, obreros procedentes de Tailandia realizan labores como la cosecha: tareas que son desprestigiadas por la población local. La presencia de jornaleros tailandeses hace surgir una cuestión moral. Mientras agrupaciones israelíes (Natan, Adam, etcétera) de derechos humanos velan por las condiciones de los trabajadores asiáticos, preguntamos: ¿se habrá transformado el kibutz, símbolo del igualitarismo socialista y emancipación judía, en burla de sus propios principios?

La industrialización y el mundo de las telecomunicaciones desempeñan los papeles más influyentes en la economía israelí. Por ende, muchos “kibbutzim” han construido sus propias fábricas. Epilady, el aparato depilatorio femenino de renombre mundial, salió de los talleres de un kibutz en la década de los 80. El kibutz Mizra, ubicado cerca del monte Gilboa, donde murió el primer rey israelita, Saúl, ha desarrollado su propia industria alimenticia: Carnes Mizra, incluyendo el jamón (a pesar de la prohibición religiosa, tanto judía como musulmana, contra la carne de puerco). Fervientemente laico, pero rodeado de paisajes bíblicos, Mizra atrae peregrinos judíos y cristianos, impulsando el turismo como ingreso adicional.

La propiedad privada tampoco es maldición entre los kibutzianos: muchos, como el kibutz Har El, en los alrededores de Jerusalén, alquilan pisos a estudiantes y a profesionales solteros, beneficiándose tantos unos como otros. La supervivencia del kibutz no está asegurada. Su renovación está supeditada a su habilidad de flexibilizarse. Se debe abrir los estrechos parámetros de membresía para acoger a gente más allá de la típica familia de clase media ashkenasí. Con pocas excepciones, judíos yemeníes (una de las comunidades más antiguas del país) no formaron parte del tejido social del kibutz..., tampoco lo ha sido la mayoría del país: judíos de origen norteafricano. Recientemente, los inmigrantes rusos se han mostrado reacios a la posibilidad de incorporarse en el kibutz. Entidades colectivas no atraen a los que padecieron la torpe burocracia estalinista.

El futuro del kibutz, entonces, dependerá de la voluntad de sus integrantes a implementar nuevas estrategias que les permitan traspasar la periferia para ofrecer lo que exigen muchos: una alternativa a la brecha socioeconómica, cada vez más grande, que aqueja Israel.

S. FREDRICK, antropóloga




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

***** arik 7/5/2005 6:51 PM
Es muy buen articulo y creo que el kibutz fue una respuesta a una realidad en su momento , pero que no debe perder actualidad, por lo que historicamante fue y por la utilidad que hoy en dia aun puede seguir siendo.
He estado dos veces en Israel y en una de ellas me aloje en un kibutz y fue una bendicin.

***-- buscador8 27/4/2005 11:18 AM
El abandono de la idea socialista no significa que sea malo el socialismo, sino que los jovenes prefieren seguir la ideologia dominante, que es un fracaso terrible: Cientos de millones de muertos produce el capitalismo.. y desigualdades clamorosas. Pero esto no lo dicen los medios de comunicacion.

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (2 comentarios)
Terrible ****-
(4.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí