Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Tikun para la noche de Shavuot Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Tikun para la noche de Shavuot

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-08-14 15:53:43
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2895

Tikun para la noche de Shavuot

    Los primeros sabios no solían dormir durante esta noche, sino que se ocupaban en el estudio de la Torá. Rabí Simón solía decir esto, cuando sus amigos entraban en su casa en esta noche: "Vamos a vestir a la novia con joyas, para que mañana pueda presentarse en la casa del rey con sus ornamentos y las joyas que le corresponden".

    (Zohar, Emor 98)

    En la fiesta de Shavuot es costumbre pasar la noche estudiando la Torá... y el orden de estudio de esta noche ya acarrea, por sí mismo, una recompensa. Sabemos, gracias a los libros, que esta costumbre está muy difundida. Esta práctica está muy extendida tanto en Israel como en la diáspora.

    (Libro de las dos tablas de la Ley, Tratado Shavuot)

Siete expresiones componen el nombre de esta fiesta y son como siguen: el día quincuagésimo, la fiesta de la siega, la fiesta del don de la Ley, la fiesta de las semanas, el día de las primicias, asamblea y congregación. El acróstico es Jukat Shivaá. Estas palabras también expresan la esencia de la fiesta, a saber: JUKAT-la recepción de la Ley, con sus mandamientos, sus preceptos y sus juicios. SHIVAÁ - el cómputo de siete semanas que preceden a la fiesta.

EL DÍA QUINCUAGÉSIMO

Este nombre lo encontramos en la Torá: Hasta el día siguiente del Séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano al Eterno (Lv 23,16). El valor de este número está en relación con el versículo que dice: Serviréis a Dios sobre este monte (Ex 3,12). En la palabra taavdún (serviréis) la letra nun, que en guematría significa 50, está añadida y vemos en ella un significado según el cual al final de los cincuenta días sirvió el pueblo de Israel al Eterno en la montaña del Sinaí y recibió la Torá.

LA FIESTA DE LA COSECHA

Fiesta de la cosecha (Ex 23,16); las primicias de la siega del trigo (Ex 34,22). La cosecha del trigo se lleva a cabo en esta época. Antiguamente se ofrecía una parte como ofrenda al Templo. Durante el tiempo de la cosecha llega el fin de la estación primaveral y empieza el verano. El campesino recoge el fruto de su trabajo y da gracias a Dios mediante la ofrenda por todo el bien que le ha sido concedido. Shavuot es la fiesta de las semanas, en la que damos gracias al Dios bendito por la semanas y por la cosecha que ha preservado para nosotros... y es la fiesta de la cosecha, una alabanza por la buena cosecha.

FIESTA DEL DON DE LA TORÁ

En la Torá no está especificado en qué día fue hecho el don de la Ley a Israel. Este nombre le fue puesto a la fiesta por nuestros Sabios -de bendita memoria- y se encuentra en todas las fuentes, en los talmudim y en abundantes midrashim: "En el sexto día se ofrece el diezmo de Israel. R.Yosi dice: en el séptimo" (TB Shabat 86). "La asamblea: el día en que fue dada la Ley" (TB Pesajím 68). "R. Atar bar Janina decía: Este día fue el sexto del mes de Siván". (TB Sota 12a)

      Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos y guardadlos para ponerlos por obra. El Señor, nuestro Dios, hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres hizo el Señor este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos. Cara a cara habló el Señor con desde medio del fuego. Yo me encontraba entonces entre El y vosotros, para comunicaros sus mandamientos, porqué teníais miedo de ese fuego y no subisteis a la montaña.

      (Deuteronomio 5, 1-5)

    "En el tercer mes de la salida de Egipto de los hijos de Israel: (Ex 19,1) Dijo el Santo - bendito sea- a Israel: Hijos míos! Leed este pasaje cada año, Yo lo consideraré como si ahora mismo hubierais estado delante de la montaña del Sinaí y recibierais la Torá ¿Cuándo? En el tercer mes de la salida de los hijos de Israel".

    (Pesikta de Rav Kahana, pesikta 12)

    ¿Por qué razón se hizo el don de la Torá en el tercer mes? Porque todas las cosas de la Torá están compuestas de tres. La Torá escrita se subdivide en tres: Ley, Profetas y Escritos; la Torá oral en tres: Midrash, halajá y haggadá. Aquellos que estaban entre Dios e Israel fueron tres: Moisés, Aarón y los maestros. El pueblo de Israel es de tres tipos: Sacerdotes, levitas e israelitas; Y los tres son hijos de tres padres: Abraham, Isaac y Jacob. Y en el tercer mes, después de tres días del término, el Santo -bendito sea- dio la Torá con sus propias manos a Israel en el desierto de Sin, en la montaña del Sinaí, que también se escribe con tres letras (SNY).

    (Ginsburg: Haggadot judías)

Rabí Leví Isaac de Berdichev solía decir:"El hombre, en beneficio de su obra merece escuchar en cada fiesta de Shavuot, la fiesta del don de la Torá, la voz gloriosa que grita: Yo soy el Eterno, tu Dios..."

Rabí Nahman Mendel de Kotsek solía decir: "La fiesta de Shavuot es llamada `el tiempo del don de la Torá´ y no `el tiempo de la recepción de la Torá´. ¿Por qué la Torá utiliza la palabra don y no la palabra recepción? Porqué la donación de la Torá fue hecha para todos los hijos de Israel por igual, cada uno de ellos recibió una porción igual. En cambio, la recepción de la Torá es una cosa que debe hacer cada hombre por sí mismo y por esta razón cada hombre recibe la Torá de acuerdo a su juicio, según su capacidad y según sus posibilidades de estudiarla y consagrar un tiempo a su estudio".

    Dijo Rab Abahu, en nombre de Rabí Yojanán: "Cuando el Santo -bendito sea- dio la Torá ningún pajarillo silbó, ningún ave voló, ningún buey mugió, ni ninguno de los ofanim extendió sus alas; y los serafines no dijeron: Santo, Santo... El mar no hacía ningún ruido, las criaturas no hablaron, sino que todo el mundo estuvo en silencio absoluto, cuando se oyó una voz que decía: Yo soy el Eterno, vuestro Dios

    Yo soy el Eterno, vuestro Dios: ¿Por qué razón no figuran estas palabras al inicio de la Torá? ¿A qué se parece esto? A uno que entró en una ciudad y dijo a la gente: "¿Queréis que reine sobre vosotros?" Le contestaron: "¿Acaso has hecho alguna cosa por nosotros por la cual merezcas reinar sobre nosotros?" ¿Qué hizo? Construyó una muralla para ellos, hizo que el agua llegara a la ciudad e hizo guerras en su favor. Les volvió a decir: "¿Acaso ahora reinaré?" Le contestaron: "Sí ciertamente." Lo mismo sucedió con el Omnipresente. Hizo salir a Israel de Egipto, separó el mar por ellos, hizo caer el maná, hizo la guerra contra Amalek. Entonces dijo a la gente: "¿Queréis que reine sobre vosotros?" Le contestaron: "Sí, ciertamente."

    (Mejilta, Yitró 5)

    Dijo Rabí Meir: Cuando Israel estaba ante la montaña del Sinaí para recibir la Torá, el Santo -bendito sea- dijo: "¿En verdad debo daros la Torá? Traedme buenas garantías que la guardaréis y Yo os la daré." Le contestaron: "Señor del universo, nuestros ancestros serán nuestra garantía." ¿A qué se parece esto? Al caso de un hombre que fue a pedir un préstamo al rey, pero el rey le dijo: "Traeme un garante y yo te haré el préstamo." El hombre se fue y le trajo una garantía. El rey le dijo: "Este aval necesita a otro que lo avale." Así, pues, el hombre volvió a irse y le trajo un segundo aval. El rey volvió a decir: "Esta garantía necesita otra garantía." Cuando el hombre le trajo un tercer aval, el rey le dijo: "Debes saber que te hago este préstamo gracias a este aval." Asímismo, cuando Israel se dispuso a recibir la Torá, Dios les dijo: Os daré mi Torá, pero antes traedme buenas garantías de que la guardaréis; entonces os la daré. (Cantar de los Cantares Rabbah 1)

    Dijo Resh Lakish: ¿Qué significa Y fue la tarde y la mañana, el día sexto? ¿Por qué me encuentro una letra hei (ha shishí) añadida? Esto nos enseña que el Santo -bendito sea- habló a la obra de la creación y le dijo: Si Israel recibe la Torá, vosotros os mantendréis tal y como sois, pero si no es así, yo os volveré al desorden (tohu va bohu).

    (TB Shabat 88a)

    Dijo Rabí Yehoshúa ben Leví: Cuando Moisés subió a las alturas, los ángeles del servicio dijeron al Santo -bendito sea-:"Rey del universo ¿Qué hace un mortal entre nosotros?" Les contestó: "Ha venido para recibir la Torá." Le preguntaron: "¿Qué escondido propósito tenías para que después de 974 generaciones desde la creación del mundo ahora quieras dar la Torá a un ser humano? Eterno, Dios nuestro, qué grande es tu nombre en toda la tierra, que pusiste tus alabanzas en el cielo... ¿qué es el hombre para que le visites?" El Santo -bendito sea- dijo entonces a Moisés: "¡Respóndeles tú!" Éste le dijo: Rey del universo, ¿qué está escrito en la Torá que Tú me das? Yo soy el Eterno, tu Dios, que te hizo salir de la tierra de Egipto." Les dijo: "¿Acaso habéis bajado vosotros a Egipto? ¿Acaso habéis sido vosotros esclavos del Faraón? ¿Por qué debería ser para vosotros? También está escrito No tendrás otros dioses ¿Acaso vivís vosotros entre pueblos que cometan idolatría? ¿Qué más encontramos escrito? No sacrificarás ¿Acaso vosotros tenéis ofrendas y sacrificios? ¿Qué más podemos encontrar escrito? Recordarás el día Sábado para santificarlo. Vosotros no hacéis ningún tipo de trabajo ¿por qué habrías de tener necesidad de un día de reposo? ¿Qué más dice? No matarás, no cometerás adulterio, no robarás ¿O es que vosotros tenéis celos? ¿Tenéis malas inclinaciones? Inmediatamente los ángeles alabaron al santo -bendito sea- tal como se dice: ¡Oh Eterno, cuán grande es tu nombre en toda la tierra!

    (TB Shabat 99a)

FIESTA DE LAS SEMANAS

Como en el caso de "el día quincuagésimo", también este nombre se basa en el cómputo del omer que dura siete semanas, al final de las cuales llega la fiesta de Shavuot.

      Siete semanas contarás; desde que comenzare a meterse la hoz en las mieses comenzarás a contar las siete semanas. Y harás la fiesta solemne de las semanas al Señor, tu Dios; de la abundancia voluntaria de tu mano será lo que dieres, según el Señor, tu Dios, te hubiere bendecido. Y te alegrarás delante del Señor, tu Dios, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita que habitare en tus ciudades y el extranjero, el huérfano y la viuda que estuvieren en medio de ti, en el lugar que el Señor, tu Dios, hubiere escogido para poner allí su nombre.

      (Deuteronomio 16, 9-11)

EL DIA DE LAS PRIMICIAS

Y en el día de las primicias (Nm 28,27) En este día, nuestros padres acostumbraban a llevar el fruto de su tierra a la casa del Señor y también la nueva ofrenda. De igual forma se llamaban a los dos panes que se acostumbraba llevar al Templo: "primicias".

    ¿Cómo se separan las primicias? Si uno desciende a su campo y ve que un higo o un racimo o una granada han comenzado a madurar, los ata con un junco y dice: "Estas son las primicias." R. Simeón dice: No obstante ha de volver a declarar las primicias una vez los frutos son arrancados del suelo.¿De qué manera se llevaban las primicias a Jerusalén? Todos los pequeños pueblos de una circunscripción se reunían en la capital de esa circunscripción, pasaban la noche en la plaza de la capital del distrito, sin entrar en sus casas. Muy de mañana el encargado decía: "Levantaos y subamos a Sión, a la casa del Señor, nuestro Dios."

    (Mishná, Bikurim 3,1-2)

    Es un precepto positivo llevar las primicias al Templo. Esta costumbre no era solamente para cuando existía el Templo, ni tan sólo en la tierra de Israel, tal como se dice: Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa del Señor tu Dios. (Ex 23,19). No se llevan más que primicias de las siete especies que se mencionan en el elogio de la tierra y que son: el trigo, el centeno, la uva, los higos, las granadas, las aceitunas y los dátiles. Y si uno lleva cosas fuera de estas siete especies, éstas no se santifican. No se traen dátiles de montaña ni los frutos del valle, ni aceitunas que no sean escogidas -sino dátiles del valle escogidos y frutos de la montaña escogidos. Y si se traen frutos no selectos, tales como dátiles de montaña, higos silvestres y podridos y uva polvorienta o con ceniza - no se santifican.

    (Rambam, Mishné Torá, Zeraím, 2)

ASAMBLEA

Nuestros sabios, de bendita memoria, en los escritos de la Mishná, el Talmud y el Midrash llamaron a la fiesta "Asamblea", dado que veían en la fiesta de Shavuot el final del tiempo de Pésaj, de la misma manera que en Shmini Atseret concluye la fiesta de Sukot. Shmini Atseret llega al cabo de siete días después de la primera fiesta de Sukot. De forma parecida, la fiesta de Shavuot llega en la séptima semana después del principio de la fiesta de Pésaj.

    En cuatro momentos el universo es sometido a juicio: en la fiesta de la Pascua, por razón del trigo; en la fiesta de las semanas, por razón del fruto de los árboles; en año nuevo todos los seres que han venido al mundo pasan delante de Él como un ejército, ya que está escrito: Él ha creado todos los corazones y conoce a fondo todas sus obras (Sl 33,15); en la fiesta de los tabernáculos los hombres son juzgados por razón del agua.

    (Mishná, Rosh ha-Shaná 1, 2)

    Una enseñanza: Dijo Rabí Yehudá, en nombre de Rabí Akiba: ¿Cuál es la razón por la que la Torá dice: Traed los dos panes de la Asamblea? Porqué el tiempo de la Asamblea es el tiempo del fruto de los árboles. Dice el Santo -bendito sea-: "Traed delante de mí los dos panes de la Asamblea para que los frutos de los árboles sean benditos para vosotros."

    (TB Rosh ha-Shaná 16a)

EL DIA DE LA CONGREGACIÓN

El tiempo exacto de la donación de la Torá no se especifica en la Torá aunque el suceso es referido en particular en los libros de Éxodo y de Deuternomio. El libro del Deuteronomio hace referencia al día de la donación de la Torá añadiéndole un nombre que es el "Día de la congregación". Este nombre enfatiza la unidad del pueblo y la dimensión comunitaria de la recepción de la Torá como una congregación en la que "Todos son garantes los unos de los otros."

      Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que el Señor hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua; y me dio el Señor las dos tablas escritas con el dedo de Dios; y en ellas estaba escrito según todas las palabras que os habló el Señor en el monte, de en medio del fuego, el día de la asamblea. Sucedió al fin de los cuarenta días y cuarenta noches, que el Señor me dio las dos tablas de piedra, las tablas del pacto.

      (Deuteronomio 9, 9-11)

LOS PROSÉLITOS

En toda relación entre el trabajo del suelo de la tierra de Israel y la donación de la Torá, así como también en la relación entre la Torá y el pueblo de Israel, existe la idea de recordar en esta fiesta a todos aquellos que escogieron venir y vivir en la tierra y compartir las cosas buenas y las malas con el pueblo de Israel: los prosélitos.

    Los prosélitos son tan amados por la Escritura que en todo momento son comparados con Israel.

    (Números Rabbá 5,2)

    Y vendrán los levitas... y los prosélitos. Dijo Moisés al Santo -bendito sea-: "¿Esteprosélito es como un levita delante de Ti?". Le respondió: Grande es aquel que se convierte por amor a mi nombre. Es como una cierva que creció en el desierto y ella sola se unió a la grey. El pastor la solía alimentar, la cuidaba y era la más amada de las de su rebaño. Les contestó el pastor: "Cuantos esfuerzos he tenido que hacer por mi rebaño. Las he hecho salir a pastorear por la mañana y las he reunido al atardecer hasta que han crecido, y esta que ha crecido en el desierto y en los bosques y que ha venido sola a mi rebaño, ¿no debo amarla?". Así dice el Santo -bendito sea-: ¡Cuanto he llegado a sufrir por Israel! Los hice salir de la tierra de Egipto, me revelé ante ellos, les hice bajar el maná del cielo, los conduje en paz, les hice subir montañas y los rodeé con una nube de gloria hasta que recibieron la Torá, pero he aquí que éste ha venido por propia voluntad - Por esto tiene el mismo peso que Israel e incluso que los levitas. (Yalkut Shemoní, Bo, 12)

    Salmo 128

(Canto de ascenso gradual)

Bienaventurado todo aquel que teme al Eterno y anda en sus caminos:

Cuando comas del trabajo de tus manos, serás feliz, y te irá bien.

Tu mujer será como una vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos serán como brotes de olivo alrededor de tu mesa.

Así será bendecido el hombre que teme al Eterno. ¡El Eterno te bendiga desde Sión! Que veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida.

Que veas a los hijos de tus hijos. ¡La paz sea sobre Israel!

Bibliografía

Tomado de Jinuj



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí