Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Tu BiShvat Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Tu BiShvat

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-08-14 15:46:30
Administrar:
Calificacin: ****-
Ver 1 comentario y 1 calificación
Comentar este artículo
Visitas: 3273

Tu Bishvat

INDICE

I. Esencia de la fiesta.

    I.1 Las principales costumbres de la fiesta.

      I.1.1 Comer fruta.

      I.1.2 Ceremonias especiales.

      I.1.3 Plantar árboles.

        Midrash Levítico Rabbá 25

        Midrash Tanjuma, Kedoshim

        Talmud de Babilonia, Taanit 23

II. La historia del verdor de Erets Israel.

III. Entre el hombre y su compañero.

IV. Los símbolos de la fiesta.

Seder de Tu Bishvat

Introducción

Tikún de Tu Bishvat.

Frutos del mundo de la acción.

Frutos del mundo de la formación.

Frutos del mundo de la creación.

Copa de conclusión.

Sobre la hierba y los árboles en el midrash.

Tu Bishvat

El año nuevo de los árboles (15 de shevat)

Son cuatro los comienzos del año. El primero de Nisán es el comienzo del año para los reyes y para las fiestas. El primero de Elul es el comienzo del año para el diezmo del ganado. R. Eliezer y R. Simeón opinan, en cambio, que es el primero de Tisri. El primero de Tisri es el comienzo del año en relación (al cómputo) de los años, a los años de la remisión, a los años del jubileo, a la plantación (de árboles) y a los vegetales. El primero de Shevat es el primero del año en relación a los árboles, según la opinión de la escuela de Shamay, la Escuela de Hilel, sin embargo, opina que es el quince del mismo mes. (Mishná, tratado Rosh ha-Shaná, cap. 1, ley 1) La fiesta del 15 de Shevat no se menciona en la Biblia. La Mishná discute este tema: ¿Cuando se debe celebrar la fiesta del año nuevo de los árboles? Entendemos que no se trata de establecer la fiesta sino de determinar el correcto calendario para los árboles frutales. Había un desacuerdo entre la escuela de Shamay y la de Hilel (las dos escuelas más importantes de la Mishná) para establecer la fecha del año nuevo de los árboles. La escuela de Shamay sostenía que era el primer día del mes de Shevat, mientras que los discípulos de Hilel pensaban que la fecha del 15 del mes Shevat era más plausible. La tradición sigue la escuela de Hilel.

Obviamente este desacuerdo no se basaba en la capacidad de decidir sobre la fiesta o escoger una fecha para plantar árboles. El año nuevo de los árboles era necesario para hacer posible el cumplimiento del precepto del diezmo de los frutos. La Torá ordena a cada judío la entrega del diezmo de los frutos de los árboles que posee y darlos a los sacerdotes y los levitas que estaban en el Templo, así como a los pobres. Está prohibido calcular el diezmo de un año teniendo en cuenta la producción de otro año. Por esta razón era necesario determinar la fecha del año nuevo de los árboles.

Nuestros sabios, que eran versados en temas de agricultura, llegaron a la conclusión que el 15 de Shevat es la fecha límite en que la lluvia del pasado año de regar los árboles y éstos se benefician de las nuevas lluvias. De aquí nació la leyenda de que en este día una corte celestial juzga a los árboles y pronuncia las sentencias, como en Rosh ha-shaná, cuando se decide el destino de os hombres.

I La esencia de la fiesta:

Tu Bishvat es la fiesta en que se muestra de forma más patente la relación del pueblo judío con la tierra de Israel. Es la fiesta en la que todos experimentamos nuestro amor por la tierra y por los mandamientos que hacen referencia a la tierra. Es la fiesta de la renovación de la naturaleza y de la agricultura; la fiesta del amor por los árboles que nos recuerdan nuestras lejanas raíces como pueblo en la tierra de Israel.

Esta fiesta nació en la tierra de Israel, donde se desarrollaron sus costumbres y tradiciones. Cuando el pueblo de Israel volvió a entrar en el país, después de un largo exilio, tomaron consigo sus costumbres, incluyendo la fiesta de Tu Bishvat.

Cada año, cuando llegan estas fechas, los hogares judíos preparan sus mesas para la fiesta con frutas legendarias: uvas y nueces, higos y dátiles, olivas, granadas, y los granos que constituían las "siete especies" de la tierra. Junto con estos frutos que iluminaban los rincones oscuros del exilio, la luz del cielo de Israel podía entrar en cada hogar.

La dulzura de los frutos aliviaba la amargura de la vida en el exilio y recordaba al pueblo judío, allá donde estuviera, que la tierra de Israel esperaba a sus hijos.

En estos días de renovación, cuando el pueblo ha vuelto a su tierra, esta fiesta también ha encontrado una nueva expresión. No mucho después de la fecha en que fueron probados los frutos de la Tierra de Israel, este mismo día se transformó en el día dedicado a plantar árboles, como dice la Torá: y cuando entres en esta tierra, plantarás árboles frutales. (Lv 19,23)

I.1 Las principales costumbres de la fiesta:

I.1.1-. Comer fruta:

Una de las costumbres más importantes de la fiesta es comer esos frutos que dieron fama a Israel, como leemos en el versículo:

Porqué el Eterno, tu Dios, te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel. (Dt 8, 7-8)

Los primeros frutos de estas especies eran llevados como ofrenda a los sacerdotes en el Templo. A continuación damos las siete especies que se convirtieron en el símbolo de la tierra de Israel: trigo, cebada, el racimo de uvas, higos, la granada, el olivo y la palma de dátiles.

Por esta razón se hace un esfuerzo para conseguir estos frutos para ponerlos en la mesa, pero también se pueden comer otros frutos asociados con la tierra y sus productos, especialmente: almendras, cítricos y manzanas.

I.1.2-. Ceremonias especiales:

La ciudad de Safed, en la alta Galilea, tuvo un papel importante en el hecho de determinar las tradiciones que se asocian con Tu Bishvat. En el siglo XVI, después de la expulsión de los judíos de la Península (1492 - 1496), Safed se convirtió en un reconocido centro cabalístico. Los cabalistas de Tsafed, el más famoso de los cuales fue R. Yitsjak Luria Askenazi (también conocido como Arizal), interpretó la Torá y sus preceptos a través de sus métodos de estudio. Dieron a la fiesta nuevos significados y crearon nuevos rituales para la observancia de "las ceremonias nocturnas de la alegría por los árboles", que recordaban, de alguna forma, el séder de Pascua. Los miembros de la familia se sientan alrededor de la mesa, en la que se han dispuesto un mantel blanco y gran cantidad de flores y frutos, así como botellas de vino blanco y tinto. La ceremonia de Tu Bishvat incluye lecturas de la Torá, Talmud y incluso del Zohar (uno de los más importantes libros cabalísticos) relacionadas con los frutos; se dicen bendiciones especiales para las flores y los árboles.

También se beben cuatro copas de vino: La primera copa - vino blanco que representa el sueño de la naturaleza. La segunda copa - vino blanco mezclado con un pequeña cantidad de vino tinto para el despertar de la naturaleza. La tercera copa - vino tinto mezclado con un poco de vino blanco, que representa la lucha entre el sol y las lluvias, la victoria del calor sobre el frío. El rojo simboliza la explosión de color de los campos floridos. La cuarta copa - vino tinto que representa el esplendor del sol y del verano.

Después de beber las cuatro copas, la ceremonia continúa comiendo los frutos de los árboles.

I.1.3-. Plantar árboles:

En las fuentes podemos leer:

I.1.3.A-. Y cuando entres en esta tierra, plantarás árboles frutales... (Lv 19,23)

El Santo, bendito sea, inmediatamente después de la creación del mundo se ocupó de plantar árboles. Por esto fue escrito: Y el Señor Dios plantó un jardín en el Edén. Por eso, cuando entres en la tierra de Israel, en lo primero que te vas a ocupar será en plantar árboles. (Midrash Levítico Rabá 25) Preguntas:

1. El midrash se centra en la expresión Seguirás al Eterno, tu Dios. ¿Qué conclusiones saca el midrash de estas palabras?

2. "Seguir al Eterno" significa seguir su camino, imitar los actos de Dios. ¿Qué acción particular hecha por Dios se espera que imite el hombre?

3. ¿Podemos decir que el hombre ayuda a Dios en la creación del mundo?

I.1.3.B-. Y cuando entres en esta tierra, plantarás árboles frutales... (Lv 19,23)

El Santo, bendito sea, dijo a los judíos: Aunque vierais que (la tierra) está llena de cosas buenas, no debéis decir: "Me estableceré aquí, pero no plantaré." No debes ser negligente en plantar.... Cuando entres en la tierra, encontrarás árboles plantados por otra gente. Pero tú debes plantar árboles para tu descendencia. Y no digas: "Soy demasiado viejo, ¿cuánto más voy a vivir? Por qué debo preocuparme por los otros si mañana puedo morir?" En ningún caso una persona puede evadir su obligación, aunque plante árboles cuando es anciano, para añadir a lo que ya había sido plantado.

(Midrash Tanjuma, Kedoshim)

1. ¿En que estado encontró el pueblo judío la tierra de Israel, cuando entraron?

2. ¿Contra qué nos previene el midrash?

3. ¿Qué es lo que nos recomienda el midrash que hagamos y por qué?

4. ¿Cuál es la naturaleza de la responsabilidad puesta por el midrash sobre cada persona ?

5. ¿Por qué una persona tiene que tener en cuenta las futuras generaciones?

I.1.3.C-. Un midrash sobre la responsabilidad social de cada individuo

Una vez, Honi Ha maguil, estaba caminando por un camino y vio a un hombre que plantaba un algarrobo. Le preguntó: "¿Cuanto tiempo tardará en dar frutos este árbol?" "Setenta años" respondió el hombre. Entonces volvió a preguntar: "¿Estás seguro que vivirás setenta años más para disfrutar de los frutos de este árbol?" Le volvió a responder:"Cuando llegué a este mundo encontré un algarrobo que mis padres plantaron para mí, y ahora yo planto uno para mis hijos."

Honi se sentó a un lado del camino para comer, pero se sentía cansado y se durmió. Una gran piedra lo cubrió y lo mantuvo escondido de los ojos de la gente. Durmió durante setenta años. Cuando despertó, vió a un hombre que recogía los frutos de ese árbol.

Le preguntó:"¿Quién plantó ese árbol?" "Mi padre" respondió.

Entonces se dijo para sí mismo: "Entonces tengo que haber dormido durante setenta años." Vió que su burra había traído al mundo muchos retoños. Honi Ha maguil volvió a casa. Una vez ahí preguntó:"¿Dónde está el hijo de Honi Hamaguil?" Les respondieron: "Su hijo ya no vive, pero su nieto sí." Él dijo: "Yo soy Honi Hamaguil", pero nadie le creyó.

Fue a la escuela talmúdica y oyó a los sabios que decían: "Esta prueba es tan clara para nosotros como que lo era en los días de Honi Ha maguil, que, cuando venía a la escuela, podía aclarar todas las dificultades de comprensión de los sabios."

Les dijo: "Yo soy Honi Hamaguil", pero nadie le creyó y nadie le mostró el respeto que se le debía. Él se desesperó, oró con todo su corazón pidiendo misericordia y murió.

Rabba dijo, a razón de esto: "O hay comunicación o hay muerte."

(Talmud de Babilonia, Taanit 23)

II La historia del verdor de Erets Israel

En los tiempos antiguos la tierra de Israel estaba cubierta de bosques. Durante el tiempo en que los judíos estuvieron en el exilio, los nuevos habitantes de la tierra cortaron los árboles y el suelo se volvió seco y desértico. Solo al final del siglo XIX, con el inicio del sionismo, los judíos empezaron a volver a la tierra de sus antepasados. Los representantes del movimiento sionista consideraron la reforestación como un deber sagrado, el símbolo de la llegada de la era de renovación. Con escasos recursos para afrontar esa ingente tarea, esos entusiastas empezaron a limpiar los montes de piedras y a plantar bosques. En las áreas en las que se daba la malaria se plantaron eucaliptos. La primera ceremonia de plantación de árboles que se hizo en tiempos modernos tuvo lugar en el moshav de Yesod Ha Maalá, situado en la Galilea, en 1884. En el día de hoy se han plantado centenares de árboles, incluyendo 770 árboles de cítricos.

En 1908, la Unión de Profesores declaró Tu Bishvat como el día dedicado a la plantación de árboles. La ciudad de Tel Aviv todavía no había sido fundada, así que los estudiantes de las escuelas judías de Yaffo plantaron árboles en las zonas agrícolas de Mikvé Israel, no muy lejos de Yaffo. En 1913 cerca de 15 centenares de estudiantes de Jerusalén fueron al asentamiento de Motza, cerca de la entrada de la ciudad, donde cumplieron el precepto de plantar árboles. Durante la primera guerra mundial (1914 - 1918) la población judía vivía en un constante peligro. Los habitantes de Tel Aviv abandonaron la ciudad y la tradición se detuvo durante un tiempo, hasta la llegada del mandato británico. Desde ese momento continúa sin interrupción.

Desde la fundación del estado de Israel, toda la reforestación ha sido transferida al Keren Kayemet le Israel y se han plantado cientos de árboles. El Keren Kayemet es la fundación más importante del movimiento sionista y ha sido la responsable de la adquisición de tierra para asentamientos y reforestación desde 1905.

En 1949, durante Tu Bishvat, la ciudad de Jerusalén fue rodeada por "el bosque de los defensores" en memoria de aquellos que murieron en la guerra de independencia. El primer árbol del bosque fue plantado por el Primer Ministro de aquel momento, David ben Gurión. Ese día también fue el primer día en que la Keneset (parlamento israelí) empezó a funcionar, y por eso la Keneset celebra su aniversario el 15 de Shevat. III Entre el hombre y su compañero.

El hombre es como un árbol del campo.

Cuando síties alguna ciudad, peleando contra ella muchos días para tomarla, no destruirás sus árboles metiendo hacha en ellos, porque de ellos podrás comer; y no los talarás, porque el árbol del campo no es hombre para venir contra ti en el sitio. Mas el árbol que sepas que no lleva fruto, podrás destruirlo y talarlo, para construir baluarte contra la ciudad que te hace la guerra, hasta sojuzgarla.

(Deuteronomio 20,19-20)

Este pasaje nos explica la esencia de la relación entre el pueblo judío y los árboles, de forma particular con los árboles frutales. Incluso en las situaciones más extremas -tales como la guerra o el cerco- es necesario distinguir entre los árboles que dan fruto y los que no. Cualquier árbol que dé fruto comestible no puede ser destruído, porque el hombre es como un árbol del campo; en otras palabras: la existencia humana depende de los árboles y está ligada a ellos. La Ley Oral contiene muchas explicaciones sobre este dicho, que puede ser interpretado de dos formas principalmente:

1-. La relación de un hombre con otro es como su actitud para con los árboles.

"Se ha enseñado: Un árbol que desecha sus frutos es marcado con color rojo y cargado de piedras..." (Talmud de Babilonia, Shabat 67) Explicación: Nuestros sabios, basándose en la palabras "el hombre es como el árbol del campo", interpretaron las relaciones humanas en los términos de su actitud para con los árboles. Cuando una persona está enferma, pide; la persona recibe medicación. En el tratado Shabat, nuestros sabios indican que un árbol enfermo debe ser cuidado y hay que pedir por su recuperación. El Talmud dice: cuando un árbol no puede retener su fruto y lo dispersa antes de que esté maduro, se deben hacer dos cosas. Primero debe se lo debe pintar de rojo; en segundo lugar su ramas deben ser torcidas con piedras, para romperlas, ya que pierde el fruto a causa del exceso de peso. El Talmud pregunta con sorpresa: ¿por qué razón se debe pintar de rojo? La respuesta es: la pintura no es una cura sino un aviso para los demás advirtiendo que el árbol está enfermo, de forma que cuando ellos lo vean, lo incluyan en sus oraciones.

2-. Las características de los árboles pueden servir como modelo para el comportamiento humano.

Cualquiera que tenga más sabiduría que hechos es como un árbol con muchas ramas pero con pocas raíces, y el viento puede arrancarlo del suelo... Cualquiera que tenga más hechos que sabiduría es como un árbol con más raíces que ramas, y ningún viento podrá desarraigarlo de su lugar. (Mishná, Avot 3,17) La forma en que nos relacionamos con los árboles nos enseña cómo tenemos que relacionarnos unos con otros. Es posible también utilizar los árboles como un modelo de las relaciones humanas. Un árbol crece simultáneamente en dos direcciones: hace penetrar más sus raíces en la tierra mientras en la parte superior produce frutos.

¿Qué es lo que busca en la parte superior? Luz, mientras que en la parte inferior busca agua. Un árbol que puede hacer estas dos acciones simultáneamente es un árbol vivo y su vida será bendecida. Si un hombre es como un árbol del campo -en la cábala se le llama "árbol invertido", ya que tiene raíces y ramas, pero sus raíces están arriba y sus ramas abajo - y si sus raíces y ramas son fuertes, entonces tendrá la vida eterna.

"Os daré un ejemplo. Esto se parece a un hombre que vagaba por el desierto, hambriento, exhausto, sediento. He aquí que se encontró con un árbol de dulces frutos y espeso follaje, bajo el cual había un manantial de agua. Comió de su fruto, bebió agua y descansó a la sombra. Cuando llegó el momento de marchar pensó: "Oh árbol, ¿cómo podría agradecértelo? Si dijera "que tu fruto sea dulce" ya lo es - ¿Puedo decir "que te hagas hermoso?" Lo eres - ¿o "que tus raíces encuentren agua?" Ya la han encontrado. Solo puedo decir "Que todo lo que venga de ti se parezca a tí."

(Talmud de Babilonia, Taanit 5)

Esta parábola tiene muchos detalles que podemos explorar:

1. ¿A quién simboliza este árbol?

2. ¿Qué representan sus frutos?

3. ¿Qué representa su forma?

4. ¿Qué simboliza la fuente de agua?

5. ¿En qué condiciones encuentra el hombre este árbol?

IV Los símbolos de la fiesta

Porqué el Eterno, tu Dios, te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel. (Dt 8, 7-8)

Estas plantas tienen un status especial ya que simbolizan la Tierra de Israel y al pueblo judío. Nuestros sabios explicaron muchas parábolas sobre los frutos de estos árboles. Cada uno de ellos era, a los ojos de los sabios, un símbolo de varias de las características humanas y causa de la glorificación del pueblo judío, de la tierra de Israel o de la Torá.

Vamos a revisar algunas de las parábolas acerca de las siete especies. Trigo Cebada Vino. Rabí Shimón ben Lakish solía decir: El pueblo es como un racimo de uva. Los brotes son los señores de la tierra; los granos de uva- los sabios y las hojas - la gente scomún. Por eso es necesairo que los granosoren por la salud de las hojas, ya que sin ellas, las uvas no serían dulces.

(Talmud de Babilonia, Julin 92)

Higos

"El que cuida de la higuera disfrutará sus frutos" ¿Por qué se compara la Torá con una higuera? Todo fruto tiene una parte desechable. En el caso del dátil, es el hueso; en la uva, las pepitas; en la granada, la piel - Solo el higo se come entero.

(Yalkut Shemoní, Yejoshua 1)

Granada

Como un trozo de granada es tu frente. Rabí Simón ben Lakish solía decir: Tu gente, incluso la gente más normal del pueblo, está repleta por los preceptos, como una granada. Los granados florecen, estos son los niños que estudian la Torá y se sientan en filas ante sus maestros, como los granos de la granada.

(Cantar de los Cantares Rabba 6,17)

El olivo

Como el aceite que adquiere sus mejores cualidades sólo al ser prensado, así también el pueblo de Israel solo se arrepiente a través del sufrimiento. De la misma forma que el aceite da luz al mundo, así Israel iluminará al mundo.

(Cantar de los cantares Rabbá 1)

La palma de dátiles.

El justo florecerá como la palmera, como el cedro del Líbano crecerá. De la misma forma que no se desperdicia nada de la palmera de dátil, cuyas ramas se usan para la oración, cuyos dátiles son comidos como frutos, cuyo tronco sirve como soporte, cuyas fibras son usadas como cuerda, las hebras para redes y las ramas para los techos - así el pueblo judío comprende sólo individuos dignos: algunos conocen la Biblia, otros la Mishná y otro el Talmud; algunos conocen la Haggadá, algunos los preceptos y otros - el amor.

(Génesis Rabbá 41)

SEDER DE TU BISHVAT

Los árboles vieron que les fue dado a los hombres un Rosh ha-Shaná. Entonces fueron y dijeron: "Está en escrito en la Ley Porque el hombre es como el árbol del campo. El hombre se parece al árbol y el árbol al hombre. Ya que el hombre tiene un año nuevo es justo que el árbol también lo tenga. Viendo que los árboles tenían razón les respondieron diciéndoles: "¿En qué mes queréis que sea vuestro año nuevo?" Respondieron los árboles. "Ya que necesitamos el agua, que sea en el mes de Shevat, en el signo de Aries, y que no sea en otro mes que Shevat ya que en ese mes recibió Israel el precepto Y cuando entres en la tierra plantarás árboles frutales." Así se instituyó el primer de día de Shevat, pero los árboles dijeron: "No hay fiesta ni alegría en el mes de Shevat, sino únicamente el Rosh Jodesh de cada mes. ¿No tendrá Shevat un día especial?" Concluyeron, como la casa de Hilel, que lo festejarían el 15 (t"u) de Shevat hasta el día de hoy.

Y plantaréis todo árbol frutal

Y cuando entréis en la tierra plantaréis todo árbol frutal

(Lv 19, 23)

Cuando la gallina cuida a sus pequeños los recoge y guarda bajo sus alas, les da calor y les protege, y cuando crecen - si uno de ellos le pide volver a esconderse bajo sus alas le picotea la cabeza y le dice: "Escarba en tu propia basura." Igualmente, cuando Israel estaba en el desierto durante 40 años caía el maná, se habrían manantiales y bajaban codornices, las nubes de gloria los rodeaban y la columna de humo iba delante de ellos. Cuando entró Israel en la tierra Moisés les dijo: "Que cada uno de vosotros coja su azadón y salga a plantar sus propios plantíos."

(Lv R 25,5)

Dijo el Santo -bendito sea- a Israel: "Aunque la encontréis llena de todo bien no digáis. 'Nos asentaremos y no plantaremos.' sinó que tendréis cuidado de plantar, porqué está escrito Y plantaréis de todo árbol para comer. Del mismo modo que entraréis y encontraréis cosas plantadas por otros, también vosotros tenéis que plantar para vuestros hijos.

(Tanjuma, Kedoshim)

Son cuatro los comienzos del año. El primero de Nisán es el comienzo del año para los reyes y para las fiestas. El primero de Elul es el comienzo del año para el diezmo del ganado. R. Eliezer y R. Simeón opinan, en cambio, que es el primero de Tishrí. El primero de Tishrí es el comienzo del año en relación (al cómputo) de los años, a los años de la remisión, a los años del jubileo, a la plantación (de árboles) y a los vegetales. El primero de Sevat es el primero del año en relación a los árboles, según la opinión de la escuela de Samay, la Escuela de Hilel, sin embargo, opina que es el quince del mismo mes.

(Mishná, Rosh ha-Shaná 1,1)

¿El año nuevo de los árboles a qué se debe? Dijo R. Eleazar, que habló en nombre de R. Asaya: Es conveniente, pues caen la mayoría de lluvias del año.

(TB, Rosh ha-Shaná 14a)

Es conveniente pues cae la mayoría de lluvias del año- porqué ya han pasado la mayoría de días de lluvia y es el tiempo de la estación de las lluvias, la savia fluye a los árboles y los frutos empiezan a madurar desde ese momento

(Comentario de Rashi a TB Rosh ha-Shaná 14a)

Hasta aquí llega la vida de las aguas del año que ha pasado y aquí empieza la vida de las aguas del año que viene.

(TJ, Rosh ha-Shaná1,2)

TIKUN DE TU BISHVAT

En el siglo XVI la gente de la aliá cabalista, que provenían de España y Portugal, instituyeron en Erets Israel un tikún para el 15 de Shevat (Tu bishvat). Los cabalistas, al frente de los cuales estaba el Ari (Askenazi Rabí Yitsjak), instituyeron el Tu bishvat como un día en el que se comen frutos como signo de que el hombre comparte la alegría de los árboles cargados de fruta. Este tikún fue recibido con mucha simpatía por parte de la comunidad sefardí de la tierra de Israel y de los paises vecinos y de allí pasó también a las comunidades askenazíes. Los cabalistas también decretaron encender luces para Tu bishvat como seder de la noche de la alegría de los árboles.

    ¿En qué se diferencia el Séder de la noche de Tu Bishvat del Séder de la noche de Pésaj?

    Que en la noche de Pésaj comemos matsá - y esta noche todo es fruta.

    Que en la noche de Pésaj bebemos vino de cualquier color - y esta noche vino blanco y tinto.

    Que en la noche de Pésaj contamos acerca de la salida de Egipto - y en esta noche hablamos de las alabanzas de la fruta de nuestra tierra.

Rabí Najmán de Breslav solía decir: Sepas que todos y cada uno de los pastores tiene una melodía especial para cada pasto y para el lugar en el que pastorea pues todos los pastos tiene su canción y de la canción de cada pasto surge la melodía del pastor.

Ojalá fuera capaz de escuchar el sonido de las canciones y las alabanzas de los pastores, Cómo todos y cada uno de los pastores canta al Nombre Bendito sin incertidumbre alguna y sin ningún pensamiento extraño, a pesar de que no esperan recompensa alguna.

Qué bello es escuchar su canción y qué bueno es servir entre ellos a Dios con temor.

FRUTAS Y VINO

Los frutos que comemos en Tu bishvat son como los tres estadios de la creación del mundo. Las cuatro copas de vino que bebemos en Tu bishvat son como las cuatro estaciones del año.

FRUTOS DEL MUNDO DE LA ACCIÓN

Los frutos del mundo de la acción son los que Estos necesitan protección externa. La cáscara se tira y el contenido se come; como por ejemplo: Naranjas, nueces, almendras, etc...

Barúj atá Adonay, eloeinu mélej a olám boré pri a ets.

Bendito eres Tú, Señor, Dios nuestro, Rey del universo creador del fruto del árbol.

1ª Copa de vino con vino blanco.

Estoy preparado y dispuesto a cumplir el precepto de la primera copa de Tu Bishvat, copa de vino blanco que simboliza el invierno y que está llena de fuerza. Este blanco es el de la nieve en las laderas del Hermón y esta blancura es la que se posa en las plantas de la hierba que pastan los animales en invierno.

Barúj atá Adonay, eloéinu, mélej a olám boré pri a gafén.

Bendito eres Tú, Eterno, Dios nuestro, Rey del universo creador del fruto de la vid.

En alabanza de los frutos del mundo de la acción.

Nuez

Rabí Berajía decía: Igual que una nuez tiene cuatro cuartos y un espacio libre en el centro, cuando Israel estaba acampado en el desierto tenía cuatro estandartes, cuatro campamentos y la tienda de la asamblea en medio, como está escrito: Entonces colocarán la tienda de la asamblea en medio de los campamentos.

(Shir ha Shirim Rabbá, 6)

Los buenos estudiantes se parecen a un montón de nueces, pues fue dicho: Rabí Tarfón - ¿Qué pasa con un montón de nueces? Que cuando un hombre quita una de ellas el resto se reunen y caen. Así fueron los alumnos a Rabí Tarfón y le preguntaron acerca de la Torá, el midrash, la halajá y la hagadá. Todo junto es como un montón de nueces que se amontonan unas sobre otras.

(Talmud de Babilonia, Guitín 67a; Abot de R. Natán, cp. 18)

Rabí Eleazar solía decir: Cualquier persona cuya sabiduría es mayor que sus acciones ¿a qué se parece? A un árbol que tiene muchas ramas y pocas raíces. Cuando sopla el viento es desarraigado. Pero todo aquel cuyas obras son mayores que su sabiduría, ¿a qué se parece? A un árbol con pocas ramas y muchas raíces, que incluso si soplan los vientos del mundo contra él, no lo mueven de lugar, pues está escrito: Será como un árbol plantado junto a corrientes de agua.

(Mishná, Pirke Avot 3,17)

FRUTOS DEL MUNDO DE LA FORMACIÓN

Los frutos del nivel intermedio, el nivel del mundo de la formación: Estos necesitan protección interna. La carne se come y el heuso se tira; como por ejemplo: las olivas, los dátiles, etc...

Barúj atá Adonay, eloeinu, mélej a olám boré pri a ets.

Bendito eres Tú, Señor, Dios nuestro, Rey del universo creador del fruto del árbol.

Segunda copa de vino - Vino blanco con un poco de vino tinto.

Estoy preparado y dispuesto a cumplir con el precepto de la segunda copa de Tu Bishvat, una copa con mucho vino blanco y un poco de vino tinto que simboliza el despertar de la primavera, el final del frío invierno.

Barúj atá Adonay, eloeinu mélej a olám boré pri a gafén Bendito eres Tú, Eterno, Dios nuestro, Rey del universo, creador del fruto de la vid

En alabanza de las frutas del mundo de la formación

Olivas

¿En qué se parece Israel a una aceituna? En que la aceituna no saca su aceite si no es prensada. De la misma forma, Israel no vuelve a su Bienhechor si no es por medio de pruebas. Las hojas del olivo no se mustian ni en los días de calor ni en los de lluvia. Igualmente Israel no tiene descanso ni en ese mundo ni en el mundo futuro.

(Talmud de Babilonia, Menajot 53b)

Hay una explicación en el midrash de por qué el olivo es el más famoso de los árboles. Es la historia del arca de Noé, la paloma y la ramita de olivo. Está escrito Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca. Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra. ¿Por qué de entre todos los árboles del mundo llevaba la paloma precisamente olivo? Para enseñarte que si en el mundo quedaban olivos, los hombres y las otras criaturas podrían vivir en él. Y si no hubiera olivos en el mundo no habría sustento ni para los hombres ni para las bestias. Y ¿por qué llevó hojas de olivo? Por qué se había acabado la destrucción y la muerte de todas las cosas que había en el mundo. Y dijeron los sabios que incluso las piedras de los molinos fueron destruídas al ser cubiertas y barridas por las aguas del diluvio. Y no hace falta decir que los árboles se desarraigaron y murieron hasta el último de ellos. Sin embargo, el monte de los olivos es la montaña ungida de Jerusalén, que está en el centro del mundo y es la cima del mundo, a donde no llegaron las aguas. Por eso quedaron en su cima los olivos. Y de la montaña de los olivos, en cuya cima ungida siempre crecerán los olivos, de allí trajo la paloma rama de olivo.

FRUTOS DEL MUNDO DE LA CREACIÓN

El grado más alto de los frutos - los frutos del mundo de la creación simbolizan el mundo que no tiene desperdicio y que no se extingue. Estos frutos se comen por completo, por ejemplo: higos, uvas, etc...

Barúj atá Adonay eloeinu mélej a olám boré pri a ets.

Bendito eres Tú, Dios nuestro, Rey del universo, creador del fruto de la vid

Tercera copa de vino - vino tinto con un poco de vino blanco.

Estoy preparado y dispuesto a cumplir con el precepto de la tercera copa de Tu Bishvat - con mucho vino tinto y un poco de vino blanco- copa que simboliza la lucha entre los rigores de la naturaleza, los días de calor que aumentan contra los días de frío.

Barúj atá Adonay, eloeinu, mélej a olám boré pri a gafén.

Bendito eres Tú, Dios nuestro, Rey del universo, creador del fruto de la vid.

En honor de los frutos de la creación

La higuera

¿Por qué se compara la Torá a la higuera? Porqué mientras que los otros frutos, como los del olivo, la vid o el dátil se recogen todos a la vez, los de la higuera se van cogiendo poco a poco. Lo mismo ocurre con la Torá. Se va aprendiendo un poco hoy y otro poquito mañana, ya que no puede aprenderse toda en un año o dos.

(Números Rabbá 21)

Es como una higuera, delgada por el tallo y amplia por la copa. Por eso Jerusalén se expande en todas direcciones y los exiliados irán y morarán en ella, para cumplir lo que se ha dicho: Porqué crecerá a la derecha y a la izquierda (Is 54,3)

(Cantar de los cantares 7,10)

Los higos frescos

(cuento árabe)

Un rey fue a la guerra con sus tropas. En el camino se encontró con un hombre viejo que estaba plantando higueras. Le preguntó el rey: "¿Cuántos años tienes, abuelo?" Respondió el anciano: "Tengo cien años, esplendor de tu reino." Le dijo el rey: "Y dado que eres tan viejo, cuando te mueras ¿quién va a disfrutar de tus higueras?" Respondió el anciano: "Señor, rey mío. Yo las planto. Con suerte también yo comeré de las higueras que he plantado, y si no, lo harán mis hijos, de la misma forma que yo comí de las higueras que plantó mi padre.

El rey estuvo en la guerra durante tres años y volvió a su ciudad. Cuando volvía por el mismo camino, vió al hombre viejo, éste se le acercó y le dió una pequeña bolsa llena de espléndidos higos.

"Señor, rey mío -dijo el anciano- yo soy aquel viejo que visteis hace tres años plantando higueras en este lugar. He aquí que Dios me ha concedido poder comer del fruto de aquellas higueras, y también podéroslas dar como regalo a mi rey."

El rey probó alguno de esos espléndidos higos y le gustaron mucho. Luego ordenó a sus sirvientes: "Tomad el saco y llenadlo de monedas de oro. Es un regalo para ese amable anciano."

El anciano cogió la cesta llena de dinero y se fue a su casa y contó lo sucedido a sus hijos. A todo esto, su vecina oyó el relato y se lo explicó a su marido diciendo: "¡Sal y mira! Hay hombres que hacen cosas y prosperan, mientras tú te quedas sentado en casa, sin nada que hacer. He aquí que nuestro anciano vecino ha regalado al rey un pequeño cesto lleno de higos y el rey se lo ha devuelto lleno de dinero. Ve rápido y coge tú también una gran bandeja y llénala de manzanas, limones y granadas. Se la llevas al rey y él te la llenará de oro.

Fue, entonces, el hombre y llevó ante la presencia del rey una gran bandeja llena de espléndidos higos maduros. Una vez ahí le dijo: "Señor, rey mio, he oído que os gustan los higos y he aquí que os traigo estas delicadas primicias." Miró el rey el rostro de ese hombre, luego la gran bandeja y comprendió por qué había venido hasta él. Se giró hacia sus sirvientes y les dijo: "Coged los frutos de este hombre y lanzádselos a la cara."

Los sirvientes del rey hicieron correr a ese hombre durante una legua y uno a uno le fueron lanzando los higos, echándolo al final.

El hombre de vuelta a casa, a medida que reía y reía más, le fue cambiando el humor. Su mujer le pregunto: "¿Y dónde le ves la gracia?"

Le respondió el marido: "Mi buena suerte me ha sonreído porqué llevé al rey higos y no hizo lo que dijiste. Imagina que mala y amarga hubiera sido mi parte si los servidores del rey me hubieran lanzado los limones y las granadas en mi cara. Y si los higos ya estaban maduros y blandos, no solo no me dolieron sino que además pude ir probando aquellos que caían en mi boca."

Algarrobo

Desde que el algarrobo es una planta joven hasta que da fruto pasan setenta años (Talmud de Babilonia Berajot 8a) Honi, el maguil, iba por un camino cuando vió a un hombre que estaba plantando un algarrobo. Le dijo: "Cuantos años tardará en dar fruto este árbol?" El otro le contestó: "Setenta años." Le dijo: "Y tú esperas realmente vivir setenta años más y comer de él?" Le respondió el hombre: "Yo ya encontré un mundo con algarrobos, que mis padres habían plantado para mi - Así, ahora yo planto para mis hijos.

(Talmud de Babilonia, Taanit 23a)

Vid

¿Por qué se compara a Israel con una vid? Porqué como la vida, cuando sus propietarios quieren mejorarla, la desarraigan y la plantan en otro sitio, aun así la vid continúa floreciendo. De la misma forma cuando, Dios quiso dar a conocer la fama de Israel por todo el mundo, los sacó de Egipto y los llevó al desierto donde empezaron a mejorar y donde recibieron la Torá.

(Exodo Rabbá 44)

Rabí Shimón ben Lakish solía decir: El pueblo es como un racimo de uva. Los brotes son los señores de la tierra; los granos de uva- los sabios y las hojas - la gente scomún. Por eso es necesairo que los granosoren por la salud de las hojas, ya que sin ellas, las uvas no serían dulces.

(Talmud de Babilonia, Julin 92a)

Cuarta y última copa de vino - vino tinto

Estoy preparado y dispuesto a cumplir con el precepto de la cuarta copa de Tu Bishvat -copa de vino tinto- copa de la primavera en su esplendor, copa de las flores rojas y coloridas, copa de fuegos y destellos, copa de las flores de la granada.

Barúj atá Adonay, eloinu mélej a olám, boré pri a gafén.

Bendito eres Tú, Eterno, Dios nuestro, Rey del universo creador del fruto de la vid.

Bendición por los alimentos

Bendito eres tú, Eterno, Dios nuestro, Rey del universo por la vid y por el fruto de la vid, por el árbol y por el fruto del árbol.

Y por los frutos de los campos, y por la tierra agradable, buena y espaciosa que nos fue grata y que diste en heredad a nuestros antepasados para que se alimentaran de sus frutos y se saciaran de sus bienes. Apiádate, Señor, Dios nuestro, de Israel, tu pueblo, y de Jerusalén, tu ciudad, y de Sión, Santuario de tu Gloria, y de tu altar y de tu Templo. Y reconstruye Jerusalén, la ciudad santa, prontamente en nuestros días, y condúcenos dentro de ella y regocíjanos con su reconstrucción; y nos alimentaremos de sus frutos y nos saciaremos de sus bienes, y te bendeciremos por ella en santidad y pureza.

Porqué Tú, Señor, eres bondadoso y bienhechor para todos. Y te agradecemos por la tierra y por el fruto de la vid y por los frutos. Bendito eres tú, Señor por la tierra, por el fruto de la vid y por los frutos.

En el momento en que el Santo, bendito sea- creó al primer hombre, lo cogió y lo puso ante todos los árboles del jardín del Edén y le dijo: "Mira mi obra, ¡qué bella y delicada es! Y todo lo que he creado lo he hecho para ti. Ten cuidado de no estropear mi mundo, porque si lo haces, debes saber que no habrá nadie para arreglarlo después de ti.

(Cohelet Rabbá 9)

SOBRE LA HIERBA Y LOS ARBOLES EN EL MIDRASH

En el momento en que se corta un árbol -el que da fruto- su voz corre de una punta a la otra del mundo, pero nadie puede oír su voz

(Pirké de Rabí Eliezer, 34)

Rabí Yehudá solía decir: El que sale en los días de Nisán y ve los árboles que florecen dice: Bendito el que no olvidó nada en este mundo y puso en él buenas criaturas y árboles buenos para que los seres humanos se alegren.

(Génesis Rabbá 43)

Rabí Tanjuma dijo: Había una vez una palmera en Hammethan que no daba fruto. La cuidaron pero continuaba sin dar fruto. Un jardinero les dijo: "La palmera ve a otra palmera en Jericó y se siente lejos de ella. Entonces le trajo un trozo de esa palma, se la injertó y finalmente dio fruto.

(Números Rabbá 64)

Traducción de J. Gendra y M. Frau. El pasaje de Mishná Rosh ha Shaná 1,1 ha sido extraído de la traducción de la Mishná hecha por C. del Valle (ed. Nacional). el texto del Tikún corresponde al publicado por Beit Shemuel (Jerusalén; sin año).

Bibliografía

Tomado de Jinuj



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

****- jgendra 28/3/2003 0:55 PM
El material para este cuadernillo fue elaborado en conjunto con el R. Dr. Edgar Nof (Haifa) y utilizado en Bet Shemuel en Jerusalen. jgendra

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (1 comentarios)
Terrible ****-
(4.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí