Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Poner las barbas en remojo Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Poner las barbas en remojo

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-29 14:23:25
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 4446

Poner las barbas en remojo

"Sobre gustos no hay nada escrito".  Así dice la gente.  Los gustos de la gente van modificándose de acuerdo a la moda.  Por ejemplo:  los cortes de cabello.  Muchos debemos estar agradecidos que el cabello crezca nuevamente después que se lo ha cortado.  Tantos cortes de cabello que elegimos en el pasado, nos parecen ridículos frente a nuevos estilos que se proponen.  En alguna época se solía poner cantidades de gomina sobre el cabello para que esté muy duro y brilloso.  Más tarde hubo tiempos cuando se dejaba crecer el flequillo, las patillas o las melenas como los cantantes en boga.  Existenotros, a quienes les gusta raparse toda o parte de la cabeza.  Otros estiloshacen de su cabellera una semejanza al arco-iris, algunos con un toqueespecial fosforescente para que llame más la atención.  Creo que no agoté lavariedad de cortes masculinos, ni que hablar de las múltiples costumbres dela mujeres... Existe una industria enorme que ofrece una variada gama de productos dada laexigencia social de lucir más interesante el cabello en los hombres, y másaun, en las mujeres. Todos aprendimos a ir a la peluquería desde niños.  Algunos fuimos perdiendoparte de nuestro pelo con el tiempo, a pesar de insistentes intentos porconservarlo.  Otros no pudieron evitar que se vaya tornando cada vez másgris poniendo en evidencia los años que trataron de ocultar.  Sin embargo,no se puede negar que para la mayoría de las personas, especialmente las quededican mucho tiempo frente al espejo, su cabello es objeto de suma, quizásdesproporcionada, preocupación. ¿Qué hay detrás de todo esto?  ¿Existe algún significado especial en lamanera de cómo se corta  y se peina el cabello? ¿es una simple carta depresentación ante la sociedad para tener una presencia agradable, expresarideas políticas y sociales o es un elemento de seducción?  

En la Torá encontramos repetidas menciones acerca del uso del cabello.  Acontinuación intentaremos analizarlas una por una para poder aprender enconclusión, las enseñanzas halájicas y morales que se deducen de ellas. Una mención relevante está en Bamidbar 19 ó y habla del Nazir, la personaque hizo un voto sagrado por cierto período de tiempo.  Una de las leyes quedebe observar el Nazir, es la de no cortarse el pelo durante el plazo en quesu promesa está vigente. Una vez que transcurrió el lapso consagrado, deberárasurar todo el pelo de su cuerpo y llevar a cabo la ceremonia que acaba coneste régimen auto-impuesto.  ¿Qué objetivo tiene esta abstención y por quéal final se rapa todo el pelo? R.Sh.R. Hirsch sz"l considera que dado que el pelo sirve de protección alcuerpo, recluyendo sectores de la piel para ampararla de elementos extraños,podemos ver en el pelo en general un factor aislante.  En nuestro caso, alpermitir que el cabello crezca de modo ilimitado, el Nazir manifiesta sudeseo de aislarse de la sociedad temporariamente para encontrarse con elCreador y con si mismo.  Una vez que culminó con su promesa, se afeita ynuevamente está abierto hacia la interacción con la comunidad.  Del mismomodo, el Metzorá (leproso "ritual" castigado a manos Di-vinas por suconducta anti-social) debe vivir retraído fuera de la ciudad y dejarsecrecer el cabello abandonado y apartándose hasta que concluya su cuarentena.  

En cambio, los Leviim (levitas) debieron rasurarse todo el cabello en el díade su consagración a su nueva función (Parshat Baha'alotjá), cuando entrarona su servicio ritual "al servicio de la comunidad" para ejercer en el BetHaMikdash, y, en un sentido más amplio, al convertirse en la tribu cuyosintegrantes serían los maestros de la nación (razón por la cual no habríande  recibir parcelas en la tierra de Israel).  

El dejarse crecer el pelo y la barba, expresa también un duelo, tal comoaprendemos por deducción tras la muerte de los hijos de Aharón (aunque ellosmismos estaban exceptuados en aquel momento de esta ley) tal como reza elversículo:  "Rosheijem al tifra'u" (vosotros no dejaréis crecer vuestro pelo- Parshat Shminí).  De este episodio se desprenden ciertas leyes de dueloque se deben observar cuando una persona, D"s libre, pierde un pariente desangre.  

Posiblemente, todo lo que acabamos de afirmar, tenga un cariz remoto parala vida que llevamos, pues hoy los Leviim no actúan en la envergadura que lohacían en el Bet HaMikdash, ni tenemos alguien que sea Nazir o Metzorá.  Noobstante, las citas que siguen, sí tienen relevancia mayor en nuestroproceder cotidiano.  

En Parshat Nasó leemos, asimismo, sobre la Sotá, una mujer sospechada deadulterio.  En el curso de la ceremonia de esclarecimiento, la Torá indicaque el Cohen actuante debe descubrir el cabello de la mujer en cuestión, delo cual se  desprende la advertencia a las "mujeres judías (casadas) quedeben cubrir su cabello" (Talmud Ketuvot 72.) al estar en público en señalde recato, pues "el  cabello de la mujer es Ervá", o sea atracción seductorahacia los hombres.  La trascendencia que se le da hoy en día al aspecto delcabello, bien demuestra lo cierto de las palabras de los Sabios.  

Sin entrar en el detalle de las implicancias de esta ley, sepamos que esparte íntegra de la Torá, y el hecho que sea tratada con indiferencia pormujeres que son estrictamente observantes en otros órdenes del cumplimientode la Torá, en absoluto resta al valor y a la  significación de esteprecepto en el cual nuestras abuelas se destacaron por su escrupulosidad yacatamiento. Existen distintas opiniones respecto a si se debe vestir un gorro o pañuelo,o si está permitido el uso de peluca.  Aun entre aquellas autoridades quepermiten el uso de la peluca, no todas aprueban la utilización de pelonatural y, si bien gran parte de los Rabanim dan su anuencia al uso de estasúltimas, esto no significa que el objetivo sea "que no se note" ni imitarcuanto más las prácticas atractivas o sugerentes de la sociedad.  Estodespojaría a la ley del espíritu que la motiva.  A su vez, si bien lasmujeres solteras no tienen obligación de cubrirse el cabello, el corte depelo debe cumplir también con las leyes de tzniut (recato), que abarcan elresto del aspecto y de las actitudes de los humanos.  

Otra de las leyes lamentablemente poco conocidas de la Torá, esta vez másrelacionada con los hombres, es la que  ordena a los varones respecto a "lotakifu", es decir, no "redondear", o sea, desbarbar las patillas delante dela oreja, ni "lo tashjit", o sea eliminar o rapar la barba (Va'ikrá 19:27).De allí proviene la costumbre en ciertos círculos, de dejar crecer largaslas "Peiot", si bien la obligación es dejar "en pie" el pelo por arriba y alfrente de las orejas hasta una medida mínima que se pueda sujetar con losdedos. En el caso de la barba, la prohibición consiste en afeitarla al ras.  Eneste punto, la inhibición se reduce a eliminar la barba con "ta'ar" (navajao cuchillo).  Sin embargo, está autorizado el uso de polvos depilantesaunque no dejen vestigios de la barba.  (Las leyes del corte de cabello parahombres están en Shulján Aruj, Ioré Deá, 181).  Si bien hay opiniones querequieren el uso de barba y otras que prohiben el uso de máquinas deafeitar, existen muchas otras de autoridades renombradas como la de R. MoshéFeinstein sz"l, que permiten el uso de afeitadoras eléctricas.  Aun así, esimportante saber que no todas las marcas ni todos los modelos estánautorizados.  El R. Avraham Blumenkrantz shlit"a, alumno de R. MoshéFeinstein, indica (en su manual anual de Pesaj 5760-2000) que ciertas marcasestán permitidas (Windmere, Panasonic Rotary Triple Head, Norelco DoubleHead Rotary, Conair).  

Uno de los modelos que está prohibido es aquel que usa la modalidad de "liftand cut", o sea que la propia máquina levanta cada pelo para cortarlo deraíz. (Se debe tomar precaución dado que esta información puede modificarse con lainnovación de nuevos modelos).  

El R.Sh.R. Hirsch sz"l nos da una explicación simbólica que nos ayudará acomprender estas prohibiciones.  El cabello de la patilla, oculta en ciertamanera la parte trasera de la cabeza, en la cual se encuentra el cerebelo yel bulbo raquídeo.  Esta parte del cerebro maneja la coordinación corporal,que tenemos de modo análogo y sin distinción con los animales, mientras quela parte frontal del cerebro es la sede del pensamiento conciente, laaudición y en particular, el habla. "Redondear" o emparejar el cabello de la cabeza quitando las patillas, esequiparar el frente de la cabeza con su parte trasera.  La Torá quiere queal verse el rostro de la persona, quede clara la diferencia entre elfuncionamiento que los seres humanos compartimos con el mundo animalrepresentado por la segmento posterior de la cabeza - por un lado -priorizando a la vista aquello que es singular y exclusivo en el ser humano,por el otro.  El objetivo, entonces, es no "animalizarse", sino que el serhumano sea, precisamente, humano.  A su vez, el pelo de la barba cubre lamandíbula inferior que es la que está activa en la acción de comer, como asítambién los miembros que permiten paladear y relamerse de la comida, adiferencia del resto de la cabeza frontal superior, que queda pasiva en laactividad física de masticar.  Nuevamente, la Torá prioriza darnos a conocerpor lo humano que nos caracteriza, para someter nuestra traza animal.Evidentemente, esta ley se refiere al cabello de los varones únicamente,pues las mujeres no tienen barba.  El R.Sh.R. Hirsch sz"l agrega que estadiferencia entre hombres y mujeres respecto a esta ley (la de la barba y lade las patillas), se debe a que la inclinación del hombre es más propensa acaer en manos de sus instintos que la mujer, que es más espiritual pornaturaleza.  

Iyov (o Job, un personaje del Tana"j) había perdido toda su fortuna y pasóa ser un hombre sumamente enfermo y sufrido.  Iyov no podía atribuir suspadecimientos a actos malvados, pues siempre había sido una persona justa.Por lo tanto se quejó a D"s:  ¿Sería posible que  hubo un error y quedestino era el de "Oiyev" (enemigo) en lugar de "Iyov" (un pequeño truequede letras en hebreo)?  D"s le respondió:  "Muchos pelos le coloqué a cadapersona y a cada pelo le hice su propio folículo con adecuada irrigación yalimentación... ¿¡Yo le proporcioné nutrición a  cada pelo, y voy aconfundir entre "Oiyev" e "Iyov"?! La próxima vez que nos miramos en el espejo para presentarnos de modoagradable ante la sociedad, ¡pensemos cuánto más tenemos para aprender denuestro cabello!   

Bibliografía

Tomado de Masuah

Daniel Oppenheimer




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí