Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / El esclavo moderno Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

El esclavo moderno

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-29 14:11:52
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 3806

El esclavo moderno

Rabino Isaac A. Sacca
Publicado por Shabuatob 



"El esclavo moderno". Yo recuerdo que hace muchos años, cuando era muy chico, muchos de Uds. también, habrán visto una película "Raíces".

Fue la primera vez que tuve contacto con lo que significa la esclavitud. Nunca conocí antes un concepto de esclavitud sino cuando me hablaban de los negros esclavizados en E.E.U.U. que habían sido traídos desde el Africa. Me quedó muy grabada esa situación social de aquellos negros esclavizados, maltratados, hostigados. Y luego, cuando me adentré en los conceptos del judaísmo e investigué nuestra propia historia, me di cuenta que nosotros los judíos, el pueblo de Israel, habíamos nacido también gestados en la esclavitud.

Asocié mucho aquella película aunque les parezca extraño, con la historia de nuestro pueblo.

Brevemente les voy a resumir como fue la gestación del pueblo, la epopeya de Pesaj que estamos conmemorando: la fiesta de la libertad del pueblo judío, para poder después juntos, hacer un análisis reflexivo sobre ello.

Nuestro pueblo nace, como muchos saben, hace más de 3500 años con la persona de Abraham. Abraham fue un hombre que a través de su análisis filosófico, no se dejaba llevar por lo que daba por concebido, por asentado en la sociedad, sino que indagaba y analizaba todo lo que vivía, y trataba de verificar si era real, verdadero o no.

Fue así que Abraham descubre a D´s y no, D´s descubre a Abraham (como algunos erróneamente piensan).

Cuando Abraham descubre a D´s, El se le revela y así se forma una familia entre todo el pueblo, entre todas las naciones del mundo. Sólo una familia reconocía a D´s. Esta familia con el tiempo, Itzjak el hijo, Iaacov el nieto, se transformó en un grande que dejó de ser familia, para convertirse en un pueblo.

Este pueblo, cuando apenas contaba con 70 personas, por una situación de hambre en la tierra de Canaán, donde vivían (hoy la tierra de Israel), viaja a Egipto, donde ahí va a encontrar sustentos para supervivir.

Ahí se establecen y se va formando realmente la nación judía.

¿En qué tierra? En la tierra de Egipto, gobernada por el faraón. Egipto en hebreo se dice "Mitzraim" y faraón "Paroh". Recuerden estas dos palabras que tienen una importancia significativo kabalística.

En Egipto (Mitzraim), bajo el liderazgo de Paroh, el pueblo judío vive 210 años y se forma la Nación.

Durante esos 210 años, son subyugados como esclavos, maltratados, oprimidos, discriminados, rechazados de la sociedad libre de Egipto.

Y al cabo de esos 210 años, el pueblo no puede soportar más, claman a D´s bajo la desesperación que estaban pasando y aparece un líder: "Moshé"; que inspirado en D´s, libera al pueblo del yugo y los convierte de esclavos en seres libres.

En este próximo Pesaj, que cae el 31 de marzo por la noche, nosotros recordaremos este acontecimiento: "la liberación de nuestro pueblo, la creación del pueblo de Israel.

Esa noche leeremos un texto: la Hagadá de Pesaj.

Hay una frase que resuena fuertemente en la Hagadá y que tiene que ver con nosotros, ahora y en 1999: "ve kol dor va dor, jaiav adam lirot et atzmó kehilu iatzá mi Mitzraim". Eso significa: "en cada generación y generación, el hombre está obligado a sentirse, a verse a él, como si fuera que salió de Mitzraim".

Es una obligación que tenemos nosotros hoy; de sentirnos como si fuera que estuviéramos saliendo de Egipto, y ésta es una gran incógnita que se presenta en el texto de la Hagadá, que se recita en la noche de Pesaj en el hogar judío.

Podemos entender que en cada generación, cada judío debe recordar la salida de Egipto. Pero, ¿qué significa cuando estamos diciendo que "cada generación y generación, cada persona, cada ser humano?

Es interesante porque no dice "iehudí" ("Cada judío") sino "jaiav adam": cada hombre, cada ser humano, TODOS, deben sentirse y verse a sí mismos como si fuera que saliesen de Egipto.

¿Cómo podemos nosotros experimentar la sensación de nuestros ancestros, cuando fueron liberados de la esclavitud a la libertad?

¿Qué significa? ¿Qué opinan Uds.? ¿Qué significa que debemos sentirnos libres como se sintieron libres aquellos? ¿Acaso es posible eso?

Les voy a hacer otra pregunta para que podamos comprender esto. Hablamos de esclavitud: ¿quiénes de Uds. se animan a definir el concepto de esclavitud? ¿qué significa ser esclavo?

A.: "Estar privado de la libertad"

Rab.: "¿Qué significa estar privado de la libertad?"

A.:"No poder hacer algo".

C.: "Depender de la voluntad de otro". "Cuando uno no puede dominar su instinto".

Rab.: "¿Están de acuerdo?...No?...Por qué?

C.: "Cuando uno está dominado por el instinto, aunque sea el propio, ya está dominado por algo; no deja revelarse a sí mismo; es esclavo de sí mismo".

Rab.: "Sí. Hay un concepto de "ser esclavo de sí mismo"...pero ¿qué más podemos decir de la esclavitud?

G.: "No poder desarrollar la vida de acuerdo a intereses propios".

P.: "Uno puede tener intereses propios y sin embargo ser esclavo de esos intereses. El concepto de esclavitud para mí, es no poder vivir tu vida plena porque siempre tenés algo que te frena. Podés ser esclavo de una persona, podés ser esclavo de tu forma de ser, podés ser esclavo de mil cosas; pero primero pasa por cómo uno es para poder después ser esclavo de otro.

Si los judíos en Mitzraim eran esclavos era porque realmente ellos se la creían que eran esclavos. Una vez que dijeron "basta", no queremos ser esclavos más, es porque realmente se reencontraron con ellos mismos".

A.: "No poder dejar de hacer, no poder controlarse; estar sometido a la voluntad de un persona".

Rab.: "Lo que han dicho realmente responde a la definición que han dado los pensadores, los filósofos, los sabios judíos incluso, sobre lo que es ser un esclavo"!.

En realidad, la esclavitud tiene dos elementos que marcan tácitamente lo que significa ser un esclavo: el esclavo ¿qué hace? ¿cuál es la acción?

C.: "Trabaja".

Rab.: Un esclavo trabaja, trabajos pesados, forzados. Primero trabaja. Sin embargo, pocos de nosotros hoy en día trabajamos, tenemos trabajo.

¿Qué diferencia hay entre el esclavo que trabaja y el hombre libre que trabaja? Los dos trabajan ¿por qué a uno lo llamamos esclavo y al otro no? "Porque uno trabaja para él mismo, y el otro trabaja para un extraño, para un ajeno". Esa es la primera definición que los sabios judíos dan de la esclavitud.

Aquél que trabaja, pero no trabaja para su beneficio, sino que trabaja para el beneficio de otra persona. Aquél que va a trabajar a una empresa y cobra un sueldo mensual, está trabajando para él, porque trabaja por su sueldo, no es un esclavo. Claro, también trabaja para la empresa. Todos en definitiva, damos un servicio, pero a cambio recibimos una remuneración personal.

A eso no se le llama esclavo, se le llama "hombre libre", porque tiene beneficio por su sacrificio. Esclavo es aquél que trabaja y no tiene ningún beneficio. Como el trabajo que hacían nuestros antepasados en Egipto.

M.: "El que trabaja para comer también recibe un beneficio".

Rab.: "Hay gente que tiene un sueldo que le alcanza para comer; hay otra gente que tiene un sueldo que le alcanza para pasear también; pero si recibe un beneficio, ya no se llama esclavo. Puede ser un empleado en malas condiciones de trabajo, pero no va a ser un esclavo".

Los judíos en Egipto trabajaban y no recibían ningún pago por su entrega al gobierno del faraón. Incluso su propio alimento, tenían que conseguírselo ellos mismos.

Entonces, la primera definición que tenemos de la esclavitud es TRABAJAR, pero no para beneficio propio, sino para "BENEFICIO DE OTRO".

C.: "Trabajaban para poder vivir porque sino los mataban".

Rab.: "Justamente eso es esclavitud"!


La libertad va a surgir cuando nos demos cuenta de qué es la esclavitud. Lo contrario es la libertad. O se puede hacer al revés: el derecho a vivir es un derecho que yo tengo personalmente, nato por existir. Nadie es dueño de mi vida como para decirme "trabajá o te mato". No es un pago lo que me está dando. Me está esclavizando; eso no es un beneficio. Un beneficio por mi trabajo es cuando trabajo y recibo algo "extra" a lo que me corresponde por mi condición humana. Existir, vivir, yo tengo el derecho por haber nacido, no se lo debo al faraón o a otro. Si alguien se toma el atropello de decir que si no trabajás para mí te mato, no me está dando ningún beneficio. Eso es justamente la esclavitud.

No hay esclavitud, cuando yo recibo un beneficio extra a lo que me corresponde por mi condición humana.

Existir, vivir, yo tengo el derecho por haber nacido, no se lo debo al faraón o a otro. Si alguien se toma el atropello de decir que si no trabajás para mí te mato, no me está dando ningún beneficio. Eso es justamente la esclavitud. No hay esclavitud, cuando yo recibo un beneficio extra a lo que me corresponde por mi condición humana.

Otra definición que dan nuestros sabios y algunos filósofos también sobre la esclavitud es paralela a ésta: cuando una persona está limitada, coartada, no puede realizar determinadas acciones. No solamente aquél que trabaja para otros; hace falta otra condición para considerarse esclavo. El esclavo no puede tampoco hacer lo que él desea, no puede salir, no puede viajar, no puede comprar, no puede utilizar los micros que utilizan los blancos (como era en aquella época con los negros en E.E.U.U.), tiene limitaciones; no puede hablar muy bien, no puede expresar su opinión. No solamente acá, con estas dos definiciones, nuestros sabios redondean básicamente (sin entrar en detalles categóricos), la idea de esclavitud. Aquél cuyo trabajo, cuya existencia se la entrega a una tercera persona y aparte de ello, también está limitado en todas sus actitudes; en lo que habla, en lo que dice, en lo que hace; no puede hacer todo lo que él quisiera, lo que él desearía. Estas son las dos definiciones que abarcan la palabra "ebed". En hebreo, esclavo se dice "ebed", que viene del verbo "laabod": trabajar.

Como les dije, hay dos palabras, después de esta investigación, que muchos filósofos incluso no judíos han expresado. Cuando nos interiorizamos en la Kabalah, en los libros más profundos de la Kabalah, que hacen el análisis de las palabras que se utilizan en cada festividad, ¿cuáles son los dos elementos característicos y que se relacionan con la esclavitud en Pesaj? Los nombramos anteriormente: "Mitzraim y Paroh". Egipto y Faraón. A ellos estuvimos esclavizados.

La palabra Mitzraim en hebreo (los que saben hebreo van a comprenderlo mejor), esta ascepción de la Kabalah, proviene de la raíz "Metzer" o "Tzaar", que significa: persona que está acorralada, limitada, y no puede dirigirse hacia otro lugar; y la palabra Paroh, que significa Faraón, en hebreo también tiene su raíz de "piraón" que significa: pago o tributo que daban los pueblos subyugados a los grandes imperios.

El tributo es dedicar de lo mío al otro sin recibir ningún beneficio, como Uds. Habían dicho, el sólo hecho de que me dejen vivir. Miren como están en las dos palabras "Paroh y Mitzraim": los dos conceptos de la esclavitud, que son los límites que nos impone la esclavitud y el trabajo hacia otra persona. La esclavitud, en realidad, debemos dividirla en dos tipos de esclavitud; aquél que piensa que nosotros en Egipto fuimos esclavizados únicamente físicamente para realizar trabajos forzosos está equivocado. La esclavitud que conmemoramos en Pesaj no es solamente la esclavitud física, sino que también es una esclavitud mental o espiritual, o la esclavitud de nuestros pensamientos.

Y así es que dividen nuestros jajamim, nuestros sabios, la esclavitud en dos partes: la esclavitud física y la esclavitud espiritual.

Hay personas que pueden ser esclavos en su espíritu, aunque son libres físicamente. Çcuando en la Hagadá de Pesaj nosotros esta próxima semana vamos a decir: ve kol dor va dor jaiav adam lirot et atzmó kehilu iatzá mi Mitzraim", que "en cada generación y generación, cada ser humano debe sentirse y verse a sí mismo como si fuera que salió de Egipto". ¿A qué tipo de esclavitud se refiere? ¿cuál es la verdadera esclavitud que realmente la Torá puntualiza? Es la esclavitud espiritual, a la cual la gran mayoría de los seres humanos hoy estmaos entregados. Pero lo más grave de esta esclavitud, ¿qué es?. Es que no nos damos cuenta de que estamos esclavos.


Ser esclavo físico uno lo nota, el mundo entero gritó siempre por los derechos de los esclavos y logró reivindicar los mismos; pero la esclavitud espiritual no se ve, no se nota; es más; a veces nosotros mismos buscamos, anotamos en la lista de esos esclavos que entran a ese mundo de la esclavitud espiritual.

Y ahora entramos en otra compleja definición: ¿qué es la esclavitud espiritual? ¿a qué nos referimos con eso? O ¿qué piensan Uds. a qué me estoy refiriendo con eso? La esclavitud mental, la esclavitud del pensamiento.

Ese es el verdadero mensaje de Pesaj. Si no comprendemos esto, toda la fiesta, el matzá, el maror, el seder de Pesaj, los siete días de Pesaj, carecen de sentido.

Si solamente Pesaj se convierte en una fecha, en una efemérides, en una fecha de recuerdo, que hace 3300 años nuestro pueblo salió de la esclavitud desde la libertad física, entonces es una lástima conmemorar Pesaj. Pesaj se debe recordar cuando en cada generación nosotros hacemos algo por liberarnos de la esclavitud que ahora se está apoderando de nosotros. No pensemos que le está hablando el Rab, el que está al lado mío, no, hablo para mí también, para todos los seres humanos.

Los sabios hablan y dicen esto para todos nosostros. Cada uno, en cierta medida, como Paula decía antes, está esclavizado, uno más, uno menos. Incluso físicamente también, hay ciertos empleos que entran dentro del ámbito de la esclavitud; también hay ciertas vidas espirituales que entran dentro del ámbito de la esclavitud, algunas más y algunas menos.

Aquí y ahora sí, les pido de vuelta la colaboración de Uds. , aquí nosotros estamos esclavizados espiritualmente, físicamente no. Hoy por lo menos en esta sociedad que vivimos no hay esclavos. ¿Qué les parece a Uds., que en esta sociedad nosotros vivimos entregados a ellos, apasionadamente y sin darnos cuenta que nosotros no estamos existiendo.

Se tienen que dar las dos condiciones que hemos expresado al principio: que estamos haciendo algo por los demás y no por nosotros mismos, y que estamos limitados.

Esas definiciones trasladémoslas ahora al ámbito espiritual y vamos a poder analizar un poco nuestra situación.

G. dice que estamos esclavizados a los medios de comunicación (una de las tantas cosas), y es una utopía pensar en que un día nos podremos liberar de ello.

..............(no se escucha)

Rab.:"Ese es un tipo de esclavitud espiritual, pero no física, es una especia de vicio".

E.: "La esclavitud a los medios de comunicación y la esclavitud a la imagen".

Eab.: Ana dice que en cierta medida a veces sí estamos esclavizados a ellos. Es la esclavitud a la cultura en la que vivimos, es otro elemento más que se suma. Lo que Uds. están diciendo, lo tengo anotado acá: la esclavitud a la cultura, o a las costumbres o a la tradición en la que vivimos; es una esclavitud, y la vamos a analizar ahora.

Vos decís Carlos, que el mundo está masificado. Eso que decís es una de las ramas de la esclavitud a la cultura, el aculturamiento que nos imponen: si todos tenemos que usar esta ropa, queremos entrar en esa masa, en ese grupo, depende de la cultura, es una ramificación de ello.

G. habla sobre los bienes materiales. Tenemos una esclavitud de conseguir y poseer elementos. El materialismo, la esclavitud al materialismo. Ambición.

Por ahora todas estas definiciones yo las comparto; no empecemos a numerar inclinaciones o tendencias que tenemos los seres humanos, que eso no entra dentro del ámbito de la esclavitud.

Por ejemplo, hay personas que ven una torta de chocolate y no se pueden controlar y la comen. No se puede decir que sea esclavo de la torta de chocolate, sí, que tiene una inclinación, una debilidad, que son las tortas de chocolate; hay otros que tienen debilidad por el cigarrillo. No sé si entra dentro del ámbito de la esclavitud, pero sí dentro del vicio o de la tentación. La esclavitud es cuando uno no tiene una salida fácil para liberarse de ello.

E.: "Hay veces que uno no quiere hacerlo y está tan acostumbrado que no puede dejar de hacerlo".

Rab.: "Sí, eso es la esclavitud a las pasiones que sirven para muchas cosas, tenemos instintos. Cuando esos instintos se apoderan de nosotros y manejan nuestra vida, entonces nosotros no somos ya los que decidimos, sino ellos deciden por nosotros.

Paula, vos hablás de una persona que es pobre de espíritu, y que no sabe valorar esos elementos que no son materiales, que no son poder o fama, y viven acongojados por esa situación. Esa es una persona pobre de espíritu, que también puede ser efecto de ciertas esclavitudes nombradas; pero yo cuando me refería a la esclavitud espiritual, no me refiero solamente, no me hago una relación exclusivamente al alma, a la neshamá, sino me refiero a la parte intelectual del hombre o a la parte humana del ser humano, y no a la parte física.

Dice Gustavo que hay mucha gente, incluso en el mundo judío, que vive en un ambiente muy ortodoxo, o muy conservante, como la gente de Meah Shearim, que no han elegido ellos esa vida, sino que se la han impuesto sus padres, o sus abuelos; y cuando, si por iniciativa propia, querrían retirarse de esa vida, no lo pueden hacer porque están como esclavizados o presionados para ello. Y de eso vamos a hablar ahora.

No se piensen también, que el mensaje de Pesaj, o que Teshuvá o acercarse al judaísmo lo tienen que hacer sólo los que no están en Meah Shearim , los de Meah Shearim también tienen que entender el mensaje de Pesaj.

La Torá fue entregada para todos los judíos, y cada uno en su ambiente, en su vida, en su marco debe encontrar el mensaje para poder aplicarlo.

Uds. lo han dicho, lo voy a resumir: la esclavitud espiritual, en primer lugar, es una entrega que responde a las dos definiciones que comprende la esclavitud, que es trabajar para otro y yo no tengo ningún beneficio y estar limitado

Primero yo lo puse en un orden y Uds. lo pusieron en otro orden. Es la esclavitud a las pasiones, las pasiones que habían nombrado aquí, que son las experiencias palpables, las que nosotros percibimos a través de nuestros sentidos: el gusto, el olfato, el oído, el tacto; esas pasiones que D´s ha creado, la naturaleza ha creado en nosotros, para perpetuar al ser humano en la Tierra, en el universo, para que podamos mantenerno vivos, para eso existen todos los sentidos. Es por eso que D´s creó, por ejemplo, lo que dice el Talmud: nosotros para vivir necesitamos comer, pero no hay ninguna necesidad que D´s cree una comida que sea sabrosa, apetitosa y que nos tiente comerla. Si nosotros necesitamos comer, podríamos hacerlo con un remedio que tendríamos que tomarlo todos los días cada 8 horas, sería mucho más fácil; un ser humano para vivir necesita cada 8 hs. tomar un remedio.

¿Alguna vez les tocó a Uds. tomar un remedio cada 8 hs.? Sí, díganme alguno, alguna vez no se olvidó de tomar una pastilla cada 8 horas? Antes eran cada 5 hs., cada 3 hs. hoy hay una por día durante 3 días, antibióticos de última generación; pero incluso muchas veces nos olvidamos o no tomamos la dosis que corresponde, porque no nos proporciona ningún placer.

Si el concebir hijos y procrear hubiera sido algo tan frío y rígido como tomar un antibiótico, pienso que nosotros no estaríamos aquí; pero como genera un placer también, hay una tentación, hay una inclinación, por eso no se mantiene en procreación.

Y así, todos nuestros sentidos, todas nuestras pasiones tienen un objetivo de preservación de la entidad humana. Por eso D´s creó el chocolate, y creó las tortas, y creó los asados, para que el hombre, si se olvida, que la panza le recuerde que tiene que comer; es para mantenernos vivos.

El problema es cuando se torna incontrolable la pasión, y cuando uno come una vez, come otra vez, ya se llenó y quiere seguir comiendo; no solamente con la comida, sino con todas las pasiones y los instintos que tiene el ser humano. El hombre que entra en ese estado crónico de incontrolabilidad de sus propias pasiones, entonces ¿qué hace? Está comiendo, pero no come para él, come para su instinto. El no necesita más. Es como si fuera que está tomando un remedio, no lo necesita, pero lo toma porque el médico está haciendo un negocio con él, le recetó el remedio para que lo tome igual, entonces lo toma y no lo necesita; el negocio es para otro. Y eso es lo que significa la esclavitud de las pasiones, está limitado, las pasiones no lo dejan ver a él mismo quien es él, dónde entra la línea de división entre él y su propio instinto. El instinto es algo separado del hombre, es como la ropa que llevamos. No podemos confundir nuestra ropa con lo que somos nosotros.

Hay gente que cuando camina, y lo leí de varios pensadores, que cuando camina a la moda, está pensando en él mismo, en la marca del traje que tiene puesto y hace su identidad, la mezcla con la identidad; esa es la primera esclavitud que Uds. han expresado.


La segunda esclavitud es a la influencia de la sociedad, el aculturamiento; esto es lo que dijo Ana, y lo que dijo Gustavo; el aculturamiento.

Vivimos en una sociedad que impone constantemente modelos, normas, con tanta fuerza que es mucho más poderoso que si alguien le coloca una pistola en la sien y me dice: trabajá o te mato; porque el que no está en el juego, en la masa, en el grupo, en el shopping, no existe.

Si uno tiene un gusto determinado, o un deseo determinado, y eso no es muy aceptable en la sociedad en la que le toca vivir (puede ser ésta o cualquier otra) está condenado o a dedicarse a lo suyo y recibir toda esa presión profunda y poderosa de la sociedad que lo margina y lo discrimina como un excéntrico, o la otra alternativa es entregarse al grupo y a la masa , y hacer lo que todos hacen.

Ese es un gran problema, incluso en el mundo judío, también estamos las personas religiosas (esto es interesante que también lo analicemos). Lo que dijo Gustavo, saben ¿quién lo dijo antes que él? 1500 años antes que él lo dijo otra persona: el profeta Jeremías, le decía al pueblo ¿hasta cuando Uds. seguirán cumpliendo con los preceptos divinos, como aquél hombre que está acostumbrado a hacer algo y no lo puede dejar?

Aquél que nace en una familia judía ortodoxa, Meah Shearim o donde sea, con tradiciones, o nosotros que tenemos cada uno sus tradiciones (mucha gente de nosotros que estamos aquí presentes cumple Iom Kipur, yo cuido Shabat, otro no come pan en Pesaj, otro va al Beit a Kneset en Rosh Hashaná), cada uno tiene sus tradiciones, uno va al Beit a Kneset todos los días. Pero si hacemos eso, ¿por qué lo hacés?

Y porque es mi costumbre, y así es mi familia, estás esclavizado al aculturamiento. Eso no es lo que D´s pretende de nosotros. Es bueno que los padres sí, acostumbren a sus hijos, pero cuando los hijos crecen y ya tienen conciencia de sí mismos, y así como empiezan a analizar todo lo que el mundo lo rodea, también tienen que empezar a analizar ¿por qué mi papá me dijo que me coloque los Tefilim a la mañana? Y si no lo analiza, estoy siendo un esclavo también.

El verdadero siervo de D´s, ever hashem, es el que sirve a D´s, pero él no está sirviendo a D´s en ese momento, el hombre que se pone el Tefilim porque su papá le enseñó y nada más, está sirviendo a su padre, o a la tradición o a la cultura, a la presión; y eso no es lo que D´s pretende.

Lo que debería hacer esa persona es lo mismo que hizo aquél que no se pone el Tefilim, ir y preguntar, y analizar, ¿por qué debemos colocarnos el Tefilim?

La gente que vive así esclavizada no es él mismo, él es un trozo de una sociedad, pero no es él mismo. Hay que saber desprenderse de la sociedad en que vivamos, incluso la religiosa y la ortodoxa, o la tradicional judía, para poder nosotros ser mismos por elección, esa es la segunda esclavitud.

Dentro de la imagen, otra gran esclavitud, nuestos juzgamientos, nuestros juicios sobre las personas son de acuerdo a cómo se ven.

Si alguien quiere presentar un currículum para un trabajo, no alcanza; después hay que hacer una entrevista, verle su aspecto, su forma, su rostro.

Cuánto influye lamentablemente, en poder conseguir determinados trabajos, la imagen física. Estamos entregados a ese tipo de imagen.

Vemos a alguien que tiene cara de inteligente: "Ah...este hombre debe ser inteligente..."; otro que tiene rostro que aparenta ser no tan culto, lo tildamos de que no es tan culto. O las formas de hablar; todo es exterior, y eso domina nuestro cerebro, nuestras decisiones.

Y les cuento una anécdota del mundo religioso: Yo estaba caminando por la calle con alguien. Uds. saben que hay un precepto judío, que las mujeres cuando se casan se deben cubrir la cabeza, entre otras tantas obligaciones que tanto el hombre como la mujer tienen cuando se casan; y deben cuando salen a la calle, cubrirse la cabeza con algún sombrero, gorrito, boina. Entonces, había una persona que estaba caminando conmigo, y ve caminar por la calle a una chica que se casó y que no usaba antes el gorrito o el Kisui rosh, y estaba ahora con gorrito.

Entonces esta persona dice:"Mirá que bien, esta mujer ya se acercó al judaísmo"!

Yo lo miré y le dije:"¿Por qué lo decís? ¿por qué el hombre antes no usaba la kipá y ahora tiene la kipá? Ah!


Ya se hizo religioso, se acercó al judaísmo". Estás equivocado le dije ¿por qué decís que se acercó al judaísmo; por la kipá? Eso es un simple símbolo exterior ¿vos estás seguro si ese símbolo exterior responde y surge del interior de él mismo? ¿O es simplemente la imposición que alguien le hizo?

Es más, algunos predicadores del judaísmo están tan esclavizados a esta sociedad "marketinizada" (de la imagen), que solamente pregonan el cumplimiento de aquellos preceptos judíos que se ponen de manifiesto a través de un símbolo exterior únicamente, y se olvidan del resto de los preceptos del judaísmo.

Van y dicen: "Hay que ponerse los Tefilim", "Hay que ponerse la Kipá", "Hay que usar el tzitzit". ¿Muy bien, excelente! Estoy de acuerdo, pero ¿qué hay con el resto de los preceptos del judaísmo?: "No hables mal de tu compañero", "Sé ético en tus negocios", "Sé respetuoso con los demás", "No te burles de la gente", "No hagas pasar vergüenza". ¿Eso es judaísmo puro! Y es el judaísmo esencial.

Pero hay muchos predicadores que se olvidan. ¿Por qué se lo olvidan si lo estudian? Es también la sociedad que ejerce presión, no solamente en la gente alejada de la religión judía, sino de aquellos que están muy apegados a la religión judía; es muy difícil desconectarse de la sociedad: "La esclavitud de la imagen", que está constantemente avasallando a toda la sociedad, religiosos o no, en esto estamos todos expuestos, por eso todos festejamos Pesaj.

.......(no se escucha)

Rab.: Maestros o líderes religiosos, a eso me refiero. Yo personalmente lo viví cuando estudiaba, de chico, de joven, y veía que había en determinados maestros una preocupación especial por los símbolos externos; en cambio, otros no; de los que yo tomé esa concepción de vida. Otros no; otros me hablaban como que todo es igual; es más, a veces me aclaraban: los símbolos que utilizamos, que no los podemos dejar de utilizar, son para recordar los preceptos internos del ser humano. Si nosotros nos colocamos el Tefilim todas las mañanas, no es porque el Tefilim en sí tiene un beneficio, porque eso "trae" un beneficio al ser humano.

¿Por qué nos colocamos el Tefilim?

El Tefilim es una cajita de cuero con unos pergaminos sagrados, escritos. En un pergamino vacuno, con una tinta sagrada especial, y en esos cuatro pergaminos se escriben cuatro textos de la Torá. Se coloca eso, y se ata en la mano izquierda, y se coloca sobre la cabeza. Una cajita en la mano, y una cajita en la cabeza.

En ese Tefilim, están escritos esos cuatro capítulos que hablan de la unidad de D´s (el monoteísmo), de la justicia, la educación, y del concepto del castigo y la recompensa.

¿A Uds. les parece que la persona que va, se pone estos Tefilim, y ni sabe lo que está escrito adentro, ¿Tiene un sentido como para aquél que se coloca los Tefilim sabiendo lo que está escrito y lo que hace; y por qué lo hace y qué efecto produce en su neshamá (alma)?

El objetivo del Tefilim es que todos los días recordemos que existe la justicia, que existe un castigo y una recompensa, que debemos educar a las próximas generaciones y que existe un solo D´s. Los cuatro fundamentos del judaísmo para una sociedad.

De eso muchas veces nos olvidamos porque no se ve, está tapado, nos acordamos de la "imagen exterior". Estamos todos expuestos a ello.

La Torá lo dice tácitamente; cuando habla de los tzitzit (las telas de cuatro puntas que usamos con los flecos). Hay un pasuk que dice: "Le maan tizkerú et kol mitzvot Hashem": "Usarán los flecos, las tzitziot, para recordar los preceptos divinos".

O sea que el tzizit, es un medio para recordar; la teoría misma lo dice. Eso es Pesaj. Para que nosotros recordemos que si cumplimos con preceptos simbólicos; Pesaj es para liberarnos de hacerlo por costumbre, o por tradición. Hagámoslo por convencimiento propio, estudiando el por qué.

Y el último que habían dicho es "aculturamiento"- Hablamos de las pasiones, de la imagen y del aculturamiento.

El aculturamiento es cuando uno fue (...en el caso de los Tefilim se dan las dos esclavitudes...) pero cuando uno es formado de una determinada manera, uno se crió con ciertos gustos, ciertas costumbre. Todas las mañanas come tal cosa, hace tal ejercicio, le gusta leer a tal y tal escritor; entonces tiene una forma de vida. Entonces cuando alguien le dice: "vos, ¿por qué no intentás hacer tal y tal otra cosa?" Dice: "Yo no, no puedo" Yo no soy así, yo soy distinto", "¡Yo no soy así!" ¡Es un error!

Cuando a alguien yo lo invito a practicar un día el Shabat, por ejemplo, me dice: "No, yo no practico el Shabat". "No fue criado así, no soy así". Está esclavo. ¿Por qué está esclavizado? Porque ya él se define a sí mismo como lo formaron, y no tiene la iniciativa de encontrar otra alternativa a su esencia. Uno debe ser lo que quiere ser, pero no lo que me han impuesto. Pero a veces, lo que otros han querido que seamos, lo asumimos como si fuera que nosotros queremos serlo. Cuánta gente, les cuento por experiencia personal, viene con algún problema personal a verme a mí, problema familiar, o de actitudes de él, o un problema matrimonial.

Si viene a pedirme un consejo yo le doy una sugerencia: le digo: ¿por qué no tratás de hacer tal y tal cosa? "No, yo no puedo. ¡Cómo voy a hacer eso! No puedo, va contra mis normas". ¿qué normas? ¿vos elegiste tus normas o alguien te las impuso? Tu ambiente, tus amigos, tu escuela, tu sociedad...¡Tratá de hacerlo!

Trató de hacerlo, lo hizo, volvió, y después, en muchos casos, mucha gente me dice: "Eso es justamente lo que a mí me cae bien y lo que a mí me gusta. Lástima que no lo probé antes!"

No tengamos miedo a descubrir qué es lo que realmente va a coincidir con nuestra personalidad. El que no hace eso, está limitado, no ve más allá.

Mitzraim está limitado, cercado, no ve más allá de él mismo. Está esclavizado a esa sociedad o a la imagen o a sus pasiones. No nos dejan ver el mundo, tanto religiosos o no. Uds. hablan mucho de la religión porque acá hay un rabino, por eso me están hablando de la religión; pero todos, los economistas, los filósofos, cada uno observa el mundo de acuerdo a su visión. El economista piensa que todo es economía, todo es dinero. El político ve que todo el mundo es política. El filósofo piensa que todo es filosofía, y el religiosos piensa que todo es religión.

Hay que aprender en la vida: la Torá no es una religión; la Torá es una norma de vida que trata de abarcar todo; para que realmente el hombre descubra su verdadera identidad, y sea él mismo, que eso significa realmente "ser libre" "ser uno mismo".

¿Cómo se logra liberarnos? ¿Cómo podemos hacer para liberarnos de esta esclavitud que nos está golpeando constantemente? ¿Qué haríamos?

"La noche del Seder"

Según la Kabalah (parte profunda de la Torá), en esa noche del Seder, hay una influencia, una energía que se renueva todos los años. No siempre uno puede hacer lo que desea.

El pensamiento profundo judío enseña que cuando uno se propone algo en la vida (es importante que lo sepamos para muchas cosas, para trabajar, para casarse); pero cuando uno quiere proponerse un proyecto, y quiere empezar a realizarlo, quiere concretarlo, hay dos tipos de esfuerzos distintos que hay que empezar a hacer, depende cuando uno lo realiza. Me refiero a lo siguiiente: El esfuerzo para realizar algo es del 1 al 10. Durante todo el año, el esfuerzo para concretar un objetivo, es de "10", el máximo de esfuerzo; pero hay determinadas épocas que por un factor místico, se disminuye la complejidad de poder concretar un proyecto. En vez de "10", con "5" de esfuerzo, o "6" de esfuerzo podemos lograrlo.

Por ejemplo: cuando uno se quiere arrepentir de sus errores, nosotros tenemos una fecha especial. Durante todo el año para arrepentirse, uno tiende a tomar una actitud de soberbia: "a mí no me van a decir lo que yo tengo que hacer, ni el libro, ni el rabino, ni mi maestro, ni mi papá". Uno es rebelde por naturaleza; cada uno en su nivel, y tiende a no aceptar y no reconocer un error. Sin embargo, se requiere un "10" de esfuerzo para poder reconocer los errores y hacer teshuvá; arrepentirnos de nuestras malas acciones. Sin embargo, hay una època entre Rosh Hashaná y Iom Kipur (esos días santos en nuestro calendario sagrado), que del cielo emana una energía y un halo espiritual especial que todos estamos como más dóciles para este mecanismo de la teshuvá.

Hay épocas que son más propensas para que uno entre en una buena relación con su esposa, y así hay épocas en el año para concretar determinados proyectos, para liberarnos de estas presiones que Uds. mismos han dicho. La época es Pesaj: "ve kol dor va dor, jaiav lirot adam et atzmó kehilu iatzá mi Mitzraim"

"En cada generación y generación debemos sentirnos como si nos liberáramos de Egipto"

En esta época se renuevan las expectativas que tuvieron nuestros ancestros, se renueva la saturación por la esclavitud de nuestros ancestros en nosotros. Y podemos reaccionar.

Hay dos formas de liberarse o de llegar a la conclusión: "Yo me voy a liberar". Una es por saturación: muchos de nosotros ya estamos cansados; a veces uno dice: ¡No puedo más! ¡Voy a hacer algo! Ese es un punto de saturación. Ese fue el punto de saturación de nuestros antepasados.

Por eso, clamaron a D´s y pidieron la libertad, porque no podían soportarlo más.

Hay otra forma de lograr la libertad, que es más elegante, más digna; que es cuando la persona llega a la conclusión a través de su análisis, de que debe liberarse; no porque está saturado, sino porque se dio cuenta que no está siendo él mismo en su vida y que está respondiendo siempre a otras cosas.

Hay dos formas: o a través de la saturación o a través de la profundización y del análisis.

Por eso en Pesaj, ahora que vamos a hacer todo ese tipo de preceptos extraños, de comer la matzá, comer el maror, sentarnos alrededor del Seder; es el momento de si hemos reflexionado, como veo en Uds. que sí han reflexionado con respecto de esa esclavitud que estamos padeciendo; es el momento de tomar una decisión para liberarnos y empezar a indagar sobre muchas cosas, sobre muchos aspectos que nos están siendo impuestos a nosotros. Ya sea que nos imponen en la Universidad, ya sea que nos imponen en la sociedad, o aqué, en donde sea. Debemos liberarnos, debemos llamar Pesaj a la fiesta de la revolución espiritual, la revolución interior.

Seamos nosotros mismos. "Ben horim enlejá ben horim ela mi she osek ba torá" "No existe una persona libre sino que aquél que profundiza en la Torá", que es la enseñanza del alma, del espíritu de uno mismo. Encontrar lo que es bueno para nosotros mismos. Esto podemos aprovechar para realizarlo en Pesaj; se renuevan las fuerzas para lograrlo.

G.: "Hablás mucho de los medios (tv, radio, cine, diario), las masas, hay un montón de cosas que yo veo, podemos llamar medios: tv, cine, radio, diarios. El Talmud, de hecho, también es un medio. Entonces...por qué la Kipá? Si de hecho lo que simboliza la kipá, podríamos usar una boina".

Rab: Sí, claro! Personalmente no me gusta usar boina, prefiero usar kipá. Pero hay que cubrirse la cabeza. Por ley los judíos debemos cubrírnosla. Pero solamente los rabinos tenemos obligación de usar una gorra. No todos los judíos tienen obligación de usar la gorrita. Solamente aquellos que ejercen la profesión de Rabino (aquellos que el Shulján Aruj, el Rambam y la Guemará y el Talmud (ya se expuso sobre esto una respuesta del Rab Ovadía Iosef y el Rab Moshé Fainstein y otros cuantos rabanim) que solamente aquellas personas que ejerzan un cargo religioso tienen obligación de cubrirse la cabeza en todo momento.

....(no se escucha)

Rab-_ "Rabino, maestro". O todo judío tiene obligación de cubrirse la cabeza cuando está estudiando torá o cuando pronuncia una bendición. Y así era, en realidad, la costumbre en todos los países árabes y de oriente medio; pero los ashkenasim de Europa tenían la costumbre de que todos usaban la kipá.

Fíjense que en Israel, en Meah Shearim, todos se cubren la cabeza, aunque no son rabinos. Son costumbres ya sociales, como usar las peot largas.

Hay una obligación determinada que es no cortarse la patilla más allá del hueso superior maxilar que está por la altura de la oreja, nada más. Pero hay costumbre, que instituyeron las comunidades en su ámbito, de dejarse unas peot largas, por las dudas que no se corten. Hay que ser estudioso para saber estos temas.

D.: "Por qué se toman algunas cosas como medios y otras cosas como no medios cuando vos te referís a una reliqión? ¿Cómo medio porque uno no puede acptar que la tradición también es un medio?"

Rab: También es un medio. En realidad, la tradición también es una forma de esclavitud.

Yo dije claramente, que tanto una revista, la Tv, como aquella persona que está acostumbrada porque su papá le dijo que la Torá dice que hay que hacer tal y tal cosa; también está esclavizada; si no lo decide por sí mismo.

Y todos nuestros sabios y profetas nos exhortan a no practicar la ley por costumbramiento, sino por propia convicción, por propia elección. Este es el llamado de Pesaj. "Tratemos de ser nosotros mismos". La propuesta que les doy es humildemente la siguiente: yo me considero una persona que trato de poder comprender a todos en su ambiente, o en su lugar, o de acuerdo a su visión, porque me he tomado ese trabajo, de conocer e investigar siempre otras culturas, otras ciencias, otras religiones, para poder realmente cumplir con este precepto de nuestros libros de "elegir lo que nos han enseñado".

Yo lo elegí este camino (nunca quise ser rabino, quería tener otras profesiones), pero surgió ser rabino porque me interesó lo que me habían enseñado en mi casa; después lo empecé a profundizar, a investigar, con un ojo muy objetivo, muy crítico, muy analítico, muy incisivo, y me dí cuenta que por lo menos, para nosotros los judíos, nuestra tradición, nuestra Torá, tiene mucho bueno, que coincide con nuestra esencia.

Yo a lo que convoco es en Pesaj, a tomar una decisión de liberarnos.

¿Cómo hacerlo? Empezar a indagar. ¿Por qué no empezamos a indagar? Tenemos todo el año; en nuestra propia tradición vamos a descubrir sugerencias, consejos, experiencias, que nos van a ayudar realmente a sentirnos mucho mejor y mucho más libres. Y no se los digo por tradición, sino que se los digo por una experiencia personal.

En la medida que profundicemos la Torá, que profundicemos nuestras creencias, nuestras ideas, yo pienso que nos vamos a sentir mejor.

Por lo menos, sería bueno intentarlo a partir de este Pesaj.

Bibliografía

Tomado de Masuah




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí