Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / El bien; el mal y la justicia Divina Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

El bien; el mal y la justicia Divina

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-26 11:05:28
Administrar:
Calificacin: *----
Ver 2 comentarios y 2 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 3786

El bien; el mal y la justicia Divina

Consultas recibidas

"...Dios es malo? porque lei parte del tanaj en español, y si D´´s sabia lo que iba pasar porque no previnio a los hombres de ello, o simplemente, porque muere gente inocente etc.? a D´´s no le importa el ser individual?..."
Uruguay

"...acerca de Dios? gracias a las religiones aprendi que Dios es nuestro Padre,Creador,ect... ¿pero Dios es justo o no? tanto sufrimiento ¿cual es el concepto del sufrimiento segun el judaismo?..."
México


Respuesta

Dos jóvenes que se interesan en estos temas tan profundos, son indudablemente dos personas inteligentes, perceptivas y sensibles.

¿Qué contestar a sus complejas interrogantes?
Desde hace milenios se intentaron diversas respuestas, pero, en cada generación retornan las dudas, las críticas contra Dios, el dedo que Lo acusa...y está muy bien cuestionar de esta manera al Eterno, pues es parte de la misión que las personas tenemos en Este Mundo, en tanto reconozcamos la Verdad, y no que usemos la crítica contra Dios como excusa para nosotros hacer lo que no es correcto.

Les daré cuatro o cinco breves reflexiones, y espero que Uds. puedan seguir aprendiendo por su cuenta.

El Bien en Sí Mismo
Ante todo, de la esencia Dios no podemos definir nada, tan sólo podemos hablar de Sus manifestaciones, de lo que Él hace.
De Sus acciones podemos afirmar que Dios es el Bien Supremo, y nada se puede comparar a Su Bondad.
¿Cómo sabemos esto?
Dios es Todopoderoso, es decir, puede todo, y, por lo tanto, no precisa de nada.
¿En que se beneficia con el Universo por Él creado?
Absolutamente en nada.
Entonces,
si Él creó el Universo,
sin tener ninguna necesidad de hacerlo,
y lo mantiene en existencia,
y no espera recibir nada a cambio:
es el Máximo Bien posible.
¿Por qué?
Porque es la generosidad de dar absolutamente todo lo que el otro precisa, sin esperar, ni recibir, nada en compensación.
Dios es un Bien tan inmenso que ni siquiera tenemos palabras, fantasías, pensamientos que puedan abarcar su grandiosidad.

¿Entonces?
Ahora bien,
si Dios es tan bueno...¿qué necesidad hay del mal?
¿Acaso es una demostración de que existe un poder similar al de Dios, pero de sentido opuesto?
¿Acaso en una prueba de que Dios no es todopoderoso, pues, no puede vencer al mal?

Resaltar nuestro escaso bien frente a la inmensidad del Bien
Supongamos que tenemos un pequeño fósforo encendido a plena luz del sol del mediodía, ¿cuánto alumbra la llamita del fósforo?
Nos parece que muy poco, pues su escasa luz es opacada por el poder luminoso del sol.
Sin embargo, si el sol es cubierto por espesas nubes, o si cae la noche, o si estamos en un lugar techado, la minúscula llama del fósforo cobra (de pronto) más valor, pues, ilumina de una manera tal que no parecía ser así en presencia del sol.
De modo similar, ante la bondad de Dios (que en verdad es miles de veces más poderosa que la luz del sol), nosotros con nuestras modestas acciones de bien estaríamos siempre opacados, parecería que todo lo bueno sólo proviene de parte de Dios (que en última instancia, es así), y no de nuestras acciones bondadosas. Entonces, Dios en su ilimitada generosidad permite que haya sombras, ocultamientos de Su Luz, es decir, el mal, para que de esa forma la persona de bien sea valorada en su justa medida, y que sus acciones sirvan para iluminar la vida propia y de quienes lo rodean.
Por lo tanto, lo que aparece como malo, en realidad es el complemento necesario que Dios creó a nuestra posibilidad de hacer el bien; necesario para que resalte nuestro bien, sin ser oscurecido por el Bien de Dios.

Distinguir entre lo bueno y lo que no lo es
También es un complemento antitético, es decir, como existe la apreciación de lo que es malo, podemos reconocer lo que es bueno.
Si el Universo fuera un lugar de pleno Bien, éste no resaltaría, no sería considerado, pasaría desapercibido. Por lo cual, el mal, además de permitir que las personas hagan lo que es bueno, y sean justamente consideradas, da lugar a que lo bueno sea verdaderamente tal.

Resistencia desarrolladora
Aparte, la existencia del mal es necesaria, porque son las dificultades, los obstáculos, las resistencias, las que generan el esfuerzo por la superación, por alcanzar lo mejor.
Supongamos que nunca jamás ejercitamos nuestros músculos, ¿en qué estado estarán?
¿Seremos personas fornidas y fuertes, o menoscabados alfeñiques?
Es indudable que el ejercicio metódico y de resistencia, además de las correctas dietas y actitudes, basado en una estructura que lo posibilita, es lo que habilita el desarrollo (en este caso) de la masa muscular, y su adecuación.
Espiritualmente ocurre de modo similar, necesitamos exactamente lo mismo (adaptado, claro está) para desarrollar el "músculo espiritual".
El mal es la resistencia más poderosa, para ejercitarnos y conseguir ser poderosos en el terreno de hacer el bien.
Por lo que, el mal, muy lejos de ser malo, es un aliado en el empeño de alcanzar el Bien, en tanto lo usemos para este loable fin.
Por eso nuestros sabios enseñan: "¿Quién es poderoso? - El que vence sus impulsos a lo malo", conquistar nuestras más íntimas debilidades, eso es realmente poder.

Verdadera Libertad
Si Dios no hubiera creado la posibilidad de hacer lo malo, de reconocer este hecho, y de gozar-sufrir en el sufrimiento,
los humanos no seríamos realmente libres.
¿Qué libertad es aquella a la cual llegamos si no optamos frente a la no-libertad?
No es libertad.
Como Dios en su inigualable Bondad y Sabiduría nos dotó de libre albedrío, tuvo que crear necesariamente la posibilidad y la realidad del mal, para que elijamos verdaderamente ser buenos; y de esta forma seamos libres.
El que actúa haciendo lo bueno, pero porque no conoce el mal, o no tiene tendencias a él, seguramente que sus acciones son buenas,
pero,
no es libre,
y,
no es bueno.
Enseñan nuestros sabios que las personas más justas y bondadosas, son en verdad las personas que más tendencias a hacer lo malo poseen por naturaleza, pero, con esfuerzo optan por superar su naturaleza, y entonces, se convierten en seres que trascienden sus limitaciones.

La única Realidad es el Bien
Que nosotros sufrimos es un hecho.
Que las injusticias colman la Tierra, es una verdad irrefutable.
Que hay mal, ¿quién lo puede dudar?
Pero, 
en el Mundo de la Verdad,
en el Más Allá,
comprobaremos lo que para Dios es siempre evidente:
que la razón última y primera del mal es el Bien.
El mal no tiene existencia, es como una sombra, una apariencia,
por lo tanto,
si queremos ser reales,
vivir en el pleno sentido del término,
debemos apartar de nuestras acciones y pensamientos todo lo que nos aparte del Bien, que es lo que realmente existe,
porque, si nos aferramos al mal, 
quedamos prisioneros de sombras, de falsedades,
y perdemos la oportunidad de vivir.

Otras apariencias
En Este Mundo de apariencias, a veces, lo que aparenta ser malo e injusto,
finalmente es para bien.
El mejor ejemplo es el pequeño niño que sufre y patalea cuando lo inyectan contra una peste.
El no entiende la razón por la cual sus padres lo obligan a someterse a esa persona con bata, que con la enorme jeringa lo hace sufrir sin motivo.
¿Es que sus padres lo odian?
¿Esa persona de bata lo quiere dañar?
Sabemos, al crecer, cual es la respuesta...

Más apariencias
Las personas vivimos un instante en Este Mundo y una eternidad en el Mundo Venidero.
Un pequeño momento (comparado con la eternidad) de sufrimiento terrible, sin dudas es doloroso y violento, algo que seguramente no queremos soportar ni que nadie de nuestros queridos sufra; pero, el premio y el castigo eterno son inmensamente más valiosos que lo que nos ocurre en Este Mundo.
Este, sin dudas es la más endeble de las argumentaciones, la menos "probable", pero, de ser cierta, quizás es poderosísima...

Ganar en lugar de recibir pasivamente
Recibir es bueno, pero, la persona que constantemente recibe pasivamente, sin aportar nada a cambio, o al menos esforzarse por procurarse lo que recibe, finalmente odia el hecho de recibir, se avergüenza de su estado "parasitario", de su nulidad, de su perpetua receptividad vacía y vaciante.
Para que las personas reciban, pero a la vez trabajen por recibir, Dios permite que en el Universo exista el mal, los contratiempos, la injusticia, lo que dificulta la plena receptividad.
El Paraíso descrito en los primeros capítulos de la Torá, no es un lugar de éxtasis estático, de pasividad y de banalidad, sino un lugar para "trabajarlo y cuidarlo"...es decir, incluso el Edén es un lugar de esfuerzo, de afán, de crecimiento por los propios méritos y no de espera fatua de la generosidad de Dios.
La Bondad de Dios, se traduce en que el Hombre, el Mundo en realidad, deben luchar por conseguir lo que es bueno y necesario, porque la pasividad termina por avergonzar, por nulificar, por exterminar...por ser mala.

Respeto de la leyes
Dios impuso leyes físicas para el funcionamiento de la Naturaleza, y por ser Dios Justo, Él no quebranta Sus leyes (a no ser en los casos que en la Creación Él definió en Su Entendimiento como excepciones, por ejemplo, el cruce del Mar Rojo).
En la mayor parte de las ocasiones, las personas sufrimos por acciones provocadas por otras personas (o por nosotros mismos), y no por fenómenos de la Naturaleza.
Si el mundo está poblado por personas con libertad de elección, que pueden optar entre hacer lo bueno y lo malo, y si alguna persona elige hacer lo malo, Dios no hará (a proiri) nada que impida su libre (e incorrecto) accionar.
Somos libres para lo bueno y para lo malo.
Y Dios es tan Bueno que permite que el malo lo sea...incluso si sufren injustamente los inocentes...y, Dios "sufre" junto con el justo sufriente...y con el perverso pecador...

Epilogando
Hemos dado sólo unos pequeños esbozos de un tema profundo, 
les aconsejo seguir estudiando y meditando sobre estos temas,
para intentar ser mejores.

 

Si les quedan interrogantes, comentarios o sugerencias, háganlas llegar que son siempre muy bienvenidas.

Bibliografía

Tomado de Masuah

Texto publicado por el Licenciado Yeuda Ribko en la página de internet Darjei Noam.




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

*---- nazareno 26/10/2002 3:57 PM
solo filosofia humana y muy enredosa
al shadai mando a sus profetas para que hablaran al mundo y el mundo
no entendio seguian haciendo lo que les gustaba en exceso
y se apartaron de su D'

*---- bird 10/10/2004 10:04 PM
No creo que el mal sea ausencia del bien. El mal existe por si mismo, provoca efectos, puede anular el bien. Si se entiende al mal como algo en si, se lo puede combatir mas efectivamente. Si solo es ausencia de bien, el mal seria pasivo y considerarlo asi es un error.
No termino de entender el por que del mal.

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (2 comentarios)
Terrible *----
(1.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí