Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Distintos, pero unidos Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Distintos, pero unidos

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-21 12:27:33
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2761

Distintos, pero unidos

Esta historia sucedió en el hotel "Edelweiss" del Sr. L Bermann en St. Moritz, Suiza en el verano 1990. Era jueves a la noche y los hombres se estaban reuniendo para rezar Arvit, cuando observaron a un grupo de unos 20 jóvenes con su líder Temuri Jacobashvili de Tbilsi, Georgia (de la ex - U.R.S.S.) quienes estaban intentando entender al Rebbe de Kaliv de Bnei Brak, que les estaba dirigiendo la palabra. El Rebbe, con su barba blanca, sombrero negro y su Kaftan amarillo intentaba estimular a los muchachos, quienes lucían vestimenta moderna, algunos de ellos con la imagen de Mikhail Gorbachov llamando a la perestroika, para que cumplieran todas las Mitzvot que les fuera posible aunque fuese únicamente recitar el Shmá diario, una vez que retornaran a sus hogares de Georgia. Mientras tanto, en el lobby del hotel, un grupo de niñas del mismo origen, estudiaba el semblante de los presentes, asombrándose por la apariencia de estas personas tan distintas a lo que estaban acostumbradas.

¿De dónde venían estos jóvenes? Una organización judía los había traído de Georgia para que se encontraran con sus pares de Europa occidental y pasaran un mes de convivencia fraternal. Sin embargo, los jóvenes suizos, franceses, italianos y holandeses con quienes debían compartir la experiencia, venían de casas distantes del cumplimiento de Mitzvot, y por lo tanto, estos chicos de Rusia, se sintieron aislados y comenzaron a extrañar sus hogares. A la semana de su estadía, Temuri entendió que no los podía convencer a quedarse más tiempo y tomaron el tren a Zurich para volver a casa. En el camino, el tren se detuvo en St. Moritz y a Temuri se le ocurrió que al haber un hotel judío en el lugar, podría conseguir comida casher para los muchachos.

Cuando el Sr. Bermann escuchó la historia de Temuri, le dijo que no permitiría que estos chicos volvieran a Rusia con tan mala experiencia y, por lo tanto, los invitaba a pasar Shabat a todos en su hotel - gratis. Al comienzo, los jóvenes se sentían como una rareza en ese ambiente extraño, pero en el transcurso del día viernes, los huéspedes del hotel se fueron acercando individualmente y se enteraron de su situación. Durante la Tefilá de Shabbat a la mañana, un rabino de Miami hizo una colecta de promesas para proveerles Tefilin, Tzitziot, Sidurim, Jumashim y otros elementos religiosos. Al promediar Seudá Shlishit, ya los jóvenes de Georgia se sentían familiarizados con el entorno y cantaban las canciones israelíes que habían aprendido en Tbilsi acompañados por el resto de los huéspedes del hotel. Aquella noche, después de Shabbat estaban todos reunidos en el lobby, y Temuri habló al público. Lo que dijo en aquel momento, quedará grabado en la memoria de los presentes para siempre.  

Comenzó relatando al historia de Joni Ha’Meaguel (Talmud Ta’anit 23a) que durmió durante 70 años. Al despertar, fue a la casa de estudios, pero sus compañeros ya no estaban. Joni se sintió frustrado y entristecido. En su desilusión, exclamó: "o javruta, o mituta" (= O los compañeros, o la muerte). Y agregó: "Durante setenta años, hemos estado ‘durmiendo’, aislados del mundo por el régimen soviético. Conocemos tan poco, y queremos saber tanto más. Por favor sean Uds. nuestros compañeros. Ayúdenos a estudiar, inspírenos con su amistad para que cumplamos mejor con la Torá, pues de otro modo estamos condenados a volver a Rusia y morir como judíos ignorantes..."  

Cuando Temuri acabó con sus palabras, hubo un aplauso estremecedor. Uno de los presentes, comenzó a cantar una canción de Ajdut (unidad fraternal), y todos comenzaron a bailar entusiasmados, los hombres en el lobby y las mujeres en una habitación de al lado. Gente de Israel, EE.UU., Europa y Rusia bailaron juntos por más de una hora, transmitiéndose unos a otros sentimientos de hermandad y solidaridad. El Midrash Tanjuma de Nitzavim nos dice que "Israel no será redimido hasta que sean una entidad unida" (adaptado del libro "In the footsteps of the Maggid de R. Paysach Krohn)

En Parshat Vaiejí, Ia’acov se despide de sus doce hijos antes de fallecer. Ia’acov tiene la dicha de saber que el pueblo de Israel se va a conformar con la totalidad de sus hijos, siendo cada uno de ellos progenitor de una tribu, cosa que no ocurrió con Avraham o Ytzjak, quienes no tuvieron aquella satisfacción. En ese momento, Ia’acov bendijo a cada uno de ellos acorde a sus características particulares - como persona y como tribu. No habían dos hijos iguales entre los hijos de Ia’acov - ni en otra familia. Tampoco el futuro de las tribus sería similar, como lo vemos en la historia. Por ejemplo: Leví sería progenitor de los sacerdotes y Iehudá de los reyes. Zevulún mantendría a Isajar materialmente para que se dedicara al estudio y Gad iba a defender las fronteras. Así, cada uno de ellos tendría su rol, sin el cual el pueblo no estaría completo. Cada tribu le daría al pueblo de Israel su líder en el futuro, en el momento indicado.  

Como introducción a la bendición, Ia’acov exigió a sus hijos "ser unidos y solidarios". Aun si cada uno de ellos fuera distinto a los demás, no debería sentirse autárquico e independiente del resto. En muchas oportunidades, los versículos y las palabras de los Sabios nos hacen saber la importancia de la unidad del pueblo. ¿Qué nos impide ser unidos? Obviamente, que el sentimiento de solidaridad, como a su vez la omisión de animosidad por los logros ajenos, son requisitos imprescindibles. Sin embargo, debemos cuidarnos en primer lugar, del sentimiento de auto-suficiencia de un grupo de judíos. Esa sensación es equivocada. Todos dependemos de todos, del mismo modo en que cada miembro de un cuerpo sufre del dolor y la carencia del otro. En segundo lugar, daña el intento de alguna agrupación de influir para que todos los judíos tengan la misma característica.  

Esta segunda modalidad, la encontramos en ciertos grupos que creen que su tradición y costumbre es superior a otras y procuran enseñar sus prácticas particulares a todos los judíos, en desmedro de las usanzas originales del lugar de origen de cada congregación. Los Minhaguim (modo de cumplimiento de las Mitzvot) de cada comunidad son sagrados y están avalados, en su gran mayoría, por eruditos de generaciones, quienes fijaron la costumbre para esa específica comunidad. (En particular, nosotros, los descendientes de judíos de Alemania, tenemos nuestro Minhag, el "Nusaj Ashkenaz" fijado por los Rishonim - los Sabios de la época medieval - y muchos de ellos intactos desde la época del Bet HaMikdash). Cada tribu tenía su Minhag, y, del mismo modo, cada comunidad tiene su Nusaj, sus melodías y su estilo de estudio. En ciertas Ieshivot, se estudia de manera más intensiva cubriendo menos hojas de Talmud por Z’man (semestre), en otras se estudia más velozmente, cubriendo más hojas. En cada Ieshivá, el Rosh Ieshivá elige los tratados (Masejtot) que se estudiarán. En algunos lugares, se estudia el Talmud "aliba dehiljetá" (para llegar a la conclusión legal), mientras que en otros lugares, no es así. En nuestra Ieshivá )"Jazón Iejezkel"), el estudio está centrado en la Guemará (Talmud) en distintos niveles de profundización, el estudio de Torá (Jumash) con comentarios, la Halajá y el Musar (auto-conocimiento y corrección de los defectos personales). Dentro de la observancia estricta del Shuljan Aruj y la adhesión a los trece principios de nuestra Emuná, son numerosos los caminos hacia el Irat Shamaim y no se excluyen recíprocamente.  

En la época de los jueces, hubo una cruenta guerra civil entre la tribu de Biniamín y todas las demás tribus. Cuando Biniamín fue derrotado y corría peligro de desaparecer, los ancianos del pueblo advirtieron que eso sería erróneo (Shoftim 21:17). Fue entonces, que todos ayudaron para reestablecer a aquella tribu, que luego le dio el primer rey (Shaul) a Israel. El "Ajdut" (= unidad) fue siempre considerado un elemento esencial para la supervivencia de los judíos. Depende del respeto por la particularidad de los otros, que esta unidad sea posible.

Bibliografía

Tomado de Masuah

Daniel Oppenheimer




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí