Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / El dudoso encanto de las cifras redondas Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

El dudoso encanto de las cifras redondas

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-19 16:29:01
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2256

El dudoso encanto de las cifras redondas

Rabino Ierajmiel Barylka (Jerusalén)

 
Los seres humanos amamos las cifras redondas del sistema numérico que usamos: el sistema decimal.

10 es una buena calificación, también 100, depende de lo que se estile.

El impacto sicológico no es el mismo cuando cumplimosr 40 años que en los aniversarios 39 o 41…, por lo menos eso es lo que culturalmente nos hicieron creer. Nadie se atrevería a escribir un libro sobre el síndrome de los 38 o 49o los 24 años, simplemente por que no tendría lectores.

Los números se usan para la mayor parte de los juegos de azar y las loterías tiene por lo general niños cantores que ‘descubren el premio’ que es un número redondo. No conozco lotería en el mundo que dé un premio de 4 millones cuatro cientos veintidós.

En el comercio, los sicólogos de las ventas saben que los clientes pagarán felices 99 y no 100 por un producto cuyo valor es no mayor que 42,56.

Lo mismo sucede con los años en los calendarios.

Cada civilización diseñó formas distintas de guardar el tiempo. Ese fue un desafío nada fácil ya que no siempre se contó con el conocimiento suficiente acerca de los movimientos de la tierra alrededor del sol ni el de la luna alrededor del globo terráqueo.

El pueblo judío siguió a la luna para definir los meses y al sol para diferenciar los años. Combinación simple y bastante perfecta.

Quien tiene internalizado el calendario judío puede con solo mirar la luna (en las ciudades donde aún se ve…) para saber si es neomenia (Rosh Jodesh) cuando la luna es nueva, o si la luna llena indica ya que es la mitad del mes.

Es suficiente mirar el cielo de nisán para saber si falta mucho para limpiar totalmente la casa del jametz. La combinación lunar-solar evita que el mismo mes acaezca a veces en verano y otras en invierno, como sucede con el sagrado mes del Ramadán de los musulmanes que les obliga un ayuno tan largo de día completo que puede ser de muchas o de pocas horas, la estación en la que acaece.

La mayoría de la civilización occidental usa el calendario diseñado por el papa Gregorio que reemplazó el del papa Julio autor del que llevaba su nombre: el calendario juliano.

Según esa cuenta, el 1 de enero del año 2000, completaría 2000 años del brit milá, la circuncisión de Jesús. No hay año 0, ni puede haberlo, por lo que 2000 es el último año de un milenio y no el primero de uno nuevo al igual que 10 finaliza la decena y no inicia una. Es el 11 es que da comienzo a la cuenta de la segunda decena.

Sin embargo, la gente común cree que es el primero de enero del año 2000 el que inicia la cuenta de otra decena, centena y milenio. Pocos días después los cristianos ortodoxos comenzarán su propia cuenta y ese día no les dirá nada y obviamente tampoco mas de un billón de creyentes islámicos descorchará ninguna botella de champaña ni comerá doce uvas cuando suenen las campanadas y el “mundo” reciba otro año. A lo mas que estarán dispuestas las autoridades de la Autonomía palestina será a recibir a más turistas en los sitios históricos del cristianismo y poder, a través de transmisiones en las redes de la televisión mundial, a mostrar las innegables bellezas de sus ciudades.

Dada la forma de contar las fechas del calendario gregoriano tiene una base religiosa, es importante para quienes tienen esa fe, pero carece totalmente de significado para quienes no participan de esa creencia.

Rosh Hashaná, es absolutamente intranscendente para el mundo cristiano, pese a que muchos judíos tienen la certeza que en ese día se juzga a toda la humanidad y que en él sucedieron hechos fundamentales para todos los seres humanos.

Excepto la remota posibilidad que ciertas computadoras tengan dificultades no atendidas todavía, cuando sus cerebros lean los dos ceros del año comercial, el así llamado bug 2000,  y que algunas personas con trastornos cerebrales realicen acciones impensadas, pocas son las probabilidades que la fecha tenga ninguna consecuencia sobre la naturaleza, tan sabia en la lectura de todas las señales, o sobre la gente.

Las personas son temerosas por naturaleza y buscan leer símbolos para obtener seguridad sicológica. Las notas amarillas de los períodos y los declarados intereses económicos que dirigen los programas televisivos han creado una histeria en personas carentes de seguridad  que puede ser peligrosa.

El año 2000 no es distinto ni será distinto para bien y para mal que 1999 o que 1931 o que 456 o el 2369, para los ciudadanos de todas las religiones.

La división de la historia en milenios o en siglos es una manera cómoda para referencias históricas, práctica, pero simultáneamente simplista. Para la mayoría de los mortales no significa absolutamente nada.

Los judíos, que viven en sociedades con valores culturales occidentales, están sometidos a los mensajes publicitarios junto a las mayorías, pero deben aprender a comprender el significado exacto de los mismos. Para nosotros no comienza un año nuevo en esa fecha ni la misma tiene ningún significado.

El judaísmo tiene cuatro principios de año según el Talmud y en pocas semanas mas festejaremos el año nuevo de los árboles, Tu Bishvat. No hemos solemnizado años nuevos, ni ponemos el acento en cifras redondas, aunque nuestra vida se rige por el Tiempo, por Shabat que reina en los tiempos y por los jaguim y los zemanim.

Dejemos festejar sus fiestas a las naciones sin renunciar a nuestra unicidad. No permitamos nos arrastren a tradiciones ajenas y a la supuesta magia y encanto de números que no tienen significados trascendentes para nuestra existencia ni para nuestra conciencia.

“Lo que ha sido es lo que será, y lo que ha sido hecho es lo que se hará. Y no hay nada nuevo bajo el sol”, dijo Kohelet y continuó: …“para cada cosa hay una sazón oportuna y un tiempo apropiado para cada propósito bajo el cielo”, siguiéndolo podríamos expresar: - para cada nación hay un tiempo apropiado para sus propósitos y su cultura, para nacer, curar, edificar, reír, regocijarse, buscar, guardar, amar y de paz. Cuidemos el nuestro, porque en él encontraremos nuestra propia identidad y dejemos que el otro se preocupe por la de él.   

Bibliografía

Tomado de Masuah




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí