Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / El rey Shlomo Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

El rey Shlomo

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-19 11:52:22
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 3537

El rey Shlomo

"Tres obligaciones tuvo Israel al ingresar a la tierra (de Israel): Coronar un rey, destruir la estirpe de Amalek y construir el Bet HaMikdash" (Talmud Sanhedrín 20:)

Después de la muerte de Moshé, su alumno Iehoshúa conquistó la tierra de Israel al frente del pueblo y la repartió entre todas las tribus. Iehoshúa falleció, y el pueblo estuvo gobernado por varios jueces durante más que tres siglos. Durante la mayor parte de aquella era, el Mishkán (santuario) desmontable que había construido Moshé en el desierto, seguía en su posada provisoria en Shiló (un lugar ubicado al norte de Ierushalaim, que aún no estaba habitado por judíos). Recién en la época del profeta Shmuel, se ungió al primer rey: Shaul, de la tribu de Biniamín. Shaul no destruyó totalmente a Amalek, a pesar que recibió la expresa orden Divina de hacerlo. En vida, ya la suerte de su reinado estaba sellada y fue elegido su sucesor: David. Una vez que David había vencido a los enemigos vecinos de Israel y trajo paz a su pueblo, pidió permiso al profeta para encarar la construcción del Bet HaMikdash: "Mira, que yo estoy sentado en un palacio de cedro mientras que el Arca de D"s está entre la cortina (Shmuel II 7:2)" (una alusión al Mishkán que aún no había sido instalado definitivamente en un sitio decoroso). Pero, no había de ser así. El profeta Natán le hizo saber a David que él no iba a construir el Bet HaMikdash, sino que su hijo Shlomó lo haría: "Yo (D"s) seré para él como un padre y él será para mi como un hijo... y el trono quedará firme en sus manos para siempre... (Shmuel II 7:13-16). Para utilizar las palabras del Talmud: "vendrá un preciado (en hebreo: "Iedid") Shlomó, descendiente de un preciado (Avraham) y construirá un lugar preciado (el Bet HaMikdash), en el sector de la tribu de un preciado (Biniamín) (Menajot 53:). Aun así, David organizó lo que estuvo a su alcance para participar de esta obra y preparar el terreno para Shlomó.

Shlomó tenía doce años cuando asumió el trono. "¡¿Haz visto un hombre dedicado a su tarea...?!" (Mishléi 22:29). Este versículo se refiere al rey Shlomó, quien se apresuró al momento de la construcción del Bet HaMikdash, que le demoró únicamente siete años, mientras que la edificación de su propio palacio se dilató por el período de trece años (Pesikta 6:19). Inmediatamente se lanzó a la obra de la construcción.

Ahora bien. Si bien el montaje de un Bet HaMikdash es monumental desde su aspecto arquitectónico, este no es el desafío primordial de la construcción. Cuando nosotros rezamos diariamente por la reconstrucción del Bet HaMikdash, esto no se debe a que necesitamos otra sinagoga más grande o más hermosa a las que ya tenemos en Israel o en la diáspora.

El Bet HaMikdash cuya edificación emprendió Shlomó, se convertiría en el epicentro de la espiritualidad del mundo. Por medio de aquel lugar y para siempre, se elevarían las plegarias de todos los seres humanos recitadas en cualquier lugar del planeta. En la Torá nunca se había mencionado cual sería el lugar definitivo de la Morada de D"s en esta tierra. Respecto a las Mitzvot relacionadas con la ciudad de Ierushalaim, la Torá alude al "lugar que elegirá D"s para poner Su Morada". Aún quedaba pendiente la elección y consagración del lugar apropiado. La plataforma para D"s en el mundo terrenal, la construirían los seres humanos.

"¿Acaso es posible que D"s se asiente en la tierra? Ni los cielos Te pueden contener, menos aun la Casa que heconstruido!" (de las palabras de Shlomó al cabo de la construcción - Melajim I 8:27). Correcto. Desde el ángulo de los seres humanos difícilmente podamos imaginarnos a personas construyéndole un lugar de residencia a D"s. Pero D"s así lo decidió, y esta compleja misión, la de ser el arquitecto del punto de unión entre los Cielos y la Tierra, le tocó a Shlomó. "El Fuego Celestial de la época de Shlomó, no se extinguió hasta que llegó el rey Menashé (un rey idólatra) y lo acabó" (Talmud Zevajim 61:)

No por nada, demoró tantos años entre la salida de Egipto y la construcción del Bet HaMikdash. Los antecesores de Shlomó, no reunieron todas las cualidades para llevar a cabo la tarea. "Y se estableció Shlomó sobre el trono de D"s..." (Divrei HaIamim I 29:23) Este término (sentarse "sobre el trono de D"s") no se usó con otro rey de carne y hueso. ¿Qué significa? Shlomó fue la culminación de 15 generaciones de crecimiento espiritual que comenzaron con Avraham, el patriarca. En cierto modo, se asemeja a la luna llena en todo su esplendor a mitad del mes. A partir de Shlomó, el brillo de sus descendientes fue mermando hasta la destrucción del Bet HaMikdash (ver Rash"í).

La labor a realizar era macabra. ¿Cómo haría Shlomó para no errar en el propósito? Necesitaba la asistencia Di-vina.

"En Guivón se le apareció D"s en un sueño: Pide, ¿que te daré?" Y respondió Shlomó pidiendo: "...y le darás a tu sirviente un corazón que comprenda, para juzgar a tu pueblo y para discernir entre el bien y el mal..." (Melajim I 3:5-9)

"Y D"s otorgó sabiduría a Shlomó..." (Melajim I 5:26). Shlomó obtuvo todo el conocimiento que está disponible a los seres humanos. Shir HaShirim (Cantar de los Cantares), Mishléi (Proverbios) y Kohelet (Eclesiastés), son algunas de sus obras.

"Durante aquellos siete años que Shlomó levantó el Bet HaMikdash, no bebió vino..." (Midrash Vaikrá Rabá 12:5). La concentración debía ser total.

Sin embargo, no nos equivoquemos. Para llegar a ser Shlomó, hubo un padre llamado David. "Al momento de inaugurar el Bet HaMikdash, quiso introducir el Arca en el lugar más sagrado, pero las puertas no se le habrían... Shlomó rezó infructuosamente, hasta que dijo las siguientes palabras: ‘D"s... recuerda la bondad de tu servidor David’ (Divréi HaIamim II 6:42), e inmediatamente fue contestado" (Talmud Shabbat 30.) "Cuando Shlomó construyó el Bet HaMikdash, esperó que baje un fuego celestial (como señal de aprobación de la presencia espiritual de D"s). Rezó ocho plegarias, pero el fuego no se hizo presente. Cuando dijo las palabras ‘Recuerda la bondad de tu sirviente David’, inmediatamente recibió respuesta" (Midrash Shojer Tov 7:6) (Esta lección se pierde a muchos, que olvidan en su orgullo, todo lo que otros, en particular los padres, hicieron para apoyar su crecimiento).

Otro aspecto a considerar es que en medio de la tarea, D"s le volvió a hablar a Shlomó: "Esta casa que construyes, si en mis estatutos caminarás y mis preceptos cuidarás, y cuidarás todos los preceptos que te indico para encaminarte en ellos, pues entonces mantendré Mi palabra contigo que hablé con tu padre David" (Melajim I 6:12)

La moraleja debe ser clara: Por más grandiosa que fuera la obra, sólo se mantendrá si las personas que la pueblan mantienen una conducta adecuada. En el momento que los concurrentes de la sinagoga se sienten "como en su casa", permitiéndose conversaciones de cualquier tema, el Mikdash Me’at (el pequeño Bet HaMikdash = la sinagoga) entra en decadencia igual a la luna que va mermando hacia fin de mes.

Al leer la Parshá Trumá que habla de la construcción del Santuario a manos de Moshé, con su Haftará que nos relata acerca de la construcción del Bet HaMikdash, no debemos perder de vista esta importante lección.

Bibliografía

Tomado de Masuah

Daniel Oppenheimer




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí