Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Pareja y hogar judos Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Pareja y hogar judos

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-07-19 11:43:43
Administrar:
Calificacin: ***--
Ver 1 comentario y 1 calificación
Comentar este artículo
Visitas: 3001

Pareja y hogar judíos

"Y harán para Mi un Santuario, y habitare dentro de ellos"
(escrito hace unos veinte años)

Pregunto una noble señora a Rabi Iose Ben Halafta: ¿En cuántos días creó El Santo Bendito el Su universo?
Respondió: en seis días. Volvió a inquirir: ¿Y que hace desde entonces? Contesto: une parejas y proclama "la hija de fulano se casara con fulano"... Indignose la dama: ¿Hace falta ser el Señor del Universo para disponer uniones matrimoniales? También yo misma puedo hacerlo. A lo que dijo el Sabio: "Si la tarea de unir almas afines en matrimonio te parece fácil, a los ojos del Santo bendito el, es mas difícil que abrir el Mar Rojo (1)". dicho lo cual, el erudito se retiro del recinto.
¿Que hizo esta mujer? Dispuso mil esclavos, mil siervas en dos filas y dijo: Fulano se casara con Fulana; Mengano con Mengana, Zultano con Zultana y así sucesivamente. El sistema no dio resultado. Luego del primer día de matrimonio todos expresaban su disconformidad con la pareja que le toco en suerte. Uno tenia su cabeza herida, otro su ojo hinchado, otro su pierna fracturada. Envió la noble dama a llamar a Rabi Iose Ben Halafta y reconociendo su error, le dijo: "Vuestra Torah es Verdad y todo cuanto has dicho bien dicho esta"
Adaptado del Midrash Raba 68-4. – Vaietse

Este conocido pasaje del Midrash es mucho mas que un curioso y simpático debate entre una sofisticada dama, ansiosa de saber "en que ocupa D"s su tiempo" y un sabio de la talla de Rabi Iose ben Halafta. La anécdota, con pinceladas maestras, nos permite visualizar el abismo insalvable que separa nuestro concepto del matrimonio del que sustenta el mundo gentil.
Comprendemos perfectamente la indignación de esta culta señora quizás desviada por frías filosofías, al escuchar las palabras de Rabi Iose. Es cierto que los filósofos griegos habían llegado a concebir la existencia de D"s, pero solo como un primer motor alejado del mundo y sus problemas, como una idea remota que vagaba por regiones silogísticas y matemáticas, sin importarle si el hombre era dichoso o infeliz, justo o pecador y mucho menos si soltero o casado.
Frente a estas concepciones que abandonaban al hombre en la soledad mas angustiosa, la Torah consoló los corazones. Enseño que D"s, si bien es infinito, incognoscible, omnisciente y omnipotente no obstante con su Providencia (Hashgaja) esta atento a todo lo que nos sucede. "Bendito eres Tú, Eterno, Rey del Universo que guías los pasos del hombre" (Bendiciones matutinas). Desde los pasos mas trascendentales hasta los que pueden parecer fortuitos. ¿Y que paso es mas trascendente que el que nos introduce a la Jupa?
Pero la discusión entre ambos cala mas hondo, y no se limita a la cuestión de la Providencia. La practica forma de concertar alianzas matrimoniales que se le ocurrió a esta noble patricia es inaudita, hiere nuestra sensibilidad, despertando sorpresa y estupor. Aunque una mirada a vuelo de pájaro sobre la trayectoria del hombre en la historia nos bastaría para cerciorarnos de que, después de todo, esta dama no hizo mas que ser coherente con un sistema de valores inhumanos, que lamentablemente aún perdura. ¿Que fue el matrimonio sin Torah?
Para los teólogos -aún dándole valor sacramental- se trata de una concesión a los bajos instintos de aquellos que no podían abrazar el celibato, para las casas reales era una astuta maniobra que lograba jugosas alianzas políticas, para los oportunistas consiste en una cómoda forma de elevar el status económico o social. La gran mayoría, en honor a la verdad, carece de las luces necesarias para cuestionarse a si mismos la razón por la cual decidieron cambiar de estado civil.
El matrimonio aparece así, como un vacío convencionalismo social. Cuanta gente se ha casado porque... todo el mundo se casa... y el mundo se casa... ¡Bueno! "por algo será". (Agregado, escrito veinte años después; cuando me toco casar a mis hijos en el Registro Civil: Ante mi sorpresa por la rapidez con que conseguimos turno, me aclaro el empleado "Es que cada vez se casan menos". Total... ¿para que?) En el mejor de los casos un sentimiento romanticoide, mas o menos intenso, alimentado por novelas rosas y afines, empuja a la pareja al matrimonio; pero suele suceder que dicha pasión, desbordante al principio, al no estar encauzada hacia metas sagradas que la conserven e inflamen, termina por anquilosarse y lentamente se apaga, como triste vela, en forma inexorable, a veces irreversible. Luego viene la costumbre, ...y el hastío.
Lo que ayer era un ardiente matrimonio, hoy es un triste ente vegetativo que se aburre de si mismo. - ¿Y por que quieren divorciarse? ¿Que paso? - pregunta el Rabino.- Nada... no paso nada. Lo que ocurre es que no nos queremos mas... eso paso: la nada. ¿Entiende? - Si. Lamentablemente entiendo demasiado bien."¡No nos queremos mas!" Los idolatras griegos creían en el dios Cupido, dios del amor. Lo representaban como un arquero travieso. Cuando quería enamorar a dos, flechaba con sus saetas a los amantes que se enamoraban sin saber por que... Quien se enamora sin saber por que, puede desamorarse sin saber por que. Por aquello de que el amor tiene razones que la razón no entiende. Y por eso "no nos queremos mas" Este es el opaco retrato del matrimonio de hoy, con la autosuficiente cultura occidental, ya moribunda, como fondo.
Quizás sus formas sean mas refinadas que el tosco procedimiento de aquella patricia de poner a los hombres en una fila y a las mujeres en otra, pero esencialmente son una misma cosa. Y también los resultados son idénticos. La institución del matrimonio, tiene hoy su "cabeza herida", "sus piernas fracturadas" y "sus ojos hinchados" como en la anécdota del Midrash. Sus síntomas son la proporción geométrica en que se multiplican separaciones, divorcios e infidelidades con sus secuelas trágicas. Si igual concubinato y matrimonio da lo mismo. Sus verdugos fueron aquellos que, como la señora del relato, se embanderaron en un matrimonio al margen de D"s y de sus leyes. ?Hace falta ser el Señor del Universo para disponer uniones matrimoniales? !Yo misma puedo hacerlo! Y así fue.
El hombre hizo sus matrimonios y termino por deshacerlos. Y sus sepultureros son aquellos que, en vez de atribuir la decadencia de la familia a su idiosincrasia impía, optaron por culpar al mismo matrimonio en si, aduciendo que se trata de un ente caduco ya, pleno de tabúes, complejos y represiones. ¡Si al menos tuviésemos la valentía de reconocer que "Nuestra Torah es Verdad y todo cuanto ha dicho, bien dicho esta". Frente a la seducción que ejerce, al elegir la pareja la mera belleza física, El Rey Shelomo advierte "Engañosa es la gracia y vana la hermosura; mujer temerosa de D"s !Alabada sea!" (Mishle 30). Frente a mezquinas alianzas matrimoniales por conveniencia, los Sabios previenen: "Todo el que desposa mujer por su dinero hará sufrir a sus hijos las consecuencias". (Masejet Kidushim 70).
Frente al hastío resultante del exceso de contacto marital, Rabi Meir enseña que las leyes de Taharat Hamishpaja son el mejor antídoto. "¿Por que prohíbe la Torah las relaciones sexuales con su esposa menstruosa durante 7 días? Porque de estar siempre permitida a su marido, desaparecería el deseo y sobrevendría el hastío. Por lo que ordena la Torah que sea vedada a su marido siete días, pasados los cuales, volverá a ser tan deseable para el, como el día en el cual entro bajo el palio nupcial" (Masejet Nida 31). El matrimonio en el cual cree Rabi lose Ben Halafta no es un vacío convencionalismo social. Se trata nada mas y nada menos que del primer enunciado de la Sabiduría divina a la humanidad. Lógicamente el amor a primera vista, la atracción espontánea es don de D"s. Pero aún no hay pareja. Pareja es compartir, comprometerse y dar. No porque amamos, damos, sino porque damos, amamos. Y cada vez mas. Por eso decía el Jazon Ish "...lo que para ellos es amor, para nosotros es Araiot (uniones prohibidas)". Uniones prohibidas, para satisfacer nuestro goce egoísta. No querer al compañero, sino quererse únicamente a si mismo y dosificar a la pareja como fuente de placer. No puedo vivir sin ella... ¿es amor a ella..?

Bibliografía

Tomado de Masuah

Escrito por el Rabino Efraim Dines




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

***-- heksi 17/5/2004 3:10 PM
esta muy bueno el material...muy buenas las relaciones encontradas...me parece un muy buen material

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (1 comentarios)
Terrible ***--
(3.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí