Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Barak y Sharon, dos gladiadores de segunda Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Barak y Sharon, dos gladiadores de segunda

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-05-26 10:11:18
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 1815

Barak y Sharon, dos gladiadores de segunda

Elecciones 2001, perfiles de los candidatos
Por Marcelo Kisilevski

Uno de los aspectos más evidentes de estas elecciones es que se trata del producto de una serie de equivocaciones. Entre ellas, la más destacada es la de los candidatos. En lugar de Ehud Barak y Ariel Sharón, los suplentes, debieron haber estado Shimón Peres y Biniamín Netaniahu respectivamente. Es decir, los titulares, los verdaderos grandes líderes, una vez desaparecidos otros más grandes que éstos. Pero es lo que hay, así que es mejor conocerlos.

Uno: Sharon, el magno

Quién hubiera dicho, después de tantas luchas, de tantos sapos tragados, de tantas veces que tuvo que tejer estratagemas y alianzas para otros, de ser la sombra de otros, de hacer el trabajo sucio de otros, que finalmente, algún día, muy al final del camino, se le cumpliría el sueño dorado. Quién hubiera dicho que sería primer ministro después de que una comisión investigadora, la Comisión Kahane, concluyera en 1982 que Sharón no es apto para ejercer como ministro de Defensa. Quién se lo hubiera imaginado, después de tantos finales de carrera que muchos le preanunciaron y le desearon, después de haberlo tenido que salvar de no quedar afuera, que no lo abofetearan como a un viejo pibe de los mandados.

Si algo no se puede decir de Ariel Sharón es que no sea perseverante. O que no sea un político profesional y leal, o que no crea de verdad en todo lo que cree. Una y otra vez esperó su turno, cada vez trabajando con fervor por el líder del momento, abriéndole camino, cimentando su poder, postergando el propio, sonriendo.

Ariel Sharón es probablemente el símbolo por excelencia de la concepción defensiva israelí, aquella heredada del primer pensador revisionista del que proviene el Likud, la que dice que tenemos que tener un estado fuerte que no sólo lo sea, sino que también lo parezca: que del otro lado sepan y teman lo fuertes que somos. A Sharón le gusta decir que "del otro lado de la frontera me conocen y me aprecian". O sea, del otro lado del límite –que es físico pero también humano y mental- saben apreciar su fuerza, y saben que la fuerza es la que habla.

En realidad, la idea fue abrazada por el establishment laborista, y ejecutada proverbialmente por David Ben Gurión. Sobre la figura de Sharón, como sobre la de Rabin, se construyó el mito del soldado hebreo, el "sabra" que cultiva la tierra, que lo llaman a dejar la asada para empuñar el rifle, que lo hieren varias veces para volver a pelear, que es creativo y ágil para vencer al enemigo atontado.

Nacido en Kfar Malal, Israel, en 1928, se incorporó a la Haganá, la principal fuerza clandestina judía contra el Mandato Británico y en defensa de los poblados judíos contra los ataques árabes, en 1945. De allí, como miembro fiel del consenso israelí hizo carrera militar en Tzahal, peleando en la guerra del '48, y fue llamado en 1953 a crear la famosa Unidad 101, con el fin de realizar operaciones de represalia contra las actividades terroristas de los "infiltrados", o, como se los conocía entonces, los "fedayines". Paralelamente, cursó su primer título en Historia y Mesorientalismo en la Universidad Hebrea de Jerusalem.

Como comandante de la 101, en 1954 efectuó la "Operación Kibia", en la que fueron voladas viviendas árabes con sus habitantes dentro, lo que desencadenó una reacción pública de la sociedad judía contra él, sin precedentes. Claro que no sería la última vez. En la Campaña del Sinaí, en 1956, Sharón comandó la Batalla del Mitle. Allí hubo muchas bajas, y muchos le criticaron a Sharón lo que vieron como una batalla inútil desde el principio. No importa que a

Sharón lo envió el legendario Moshé Dayán, ni que el jefe de éste era David Ben Gurión, ambos laboristas. Al tiempo que el Mitle le daba forma al soldado israelí que sabe ser un sionista libertador romántico y a la vez un soldado despiadado e ilimitadamente audaz, el consenso israelí se preparaba para arrojar de sí a este yuyo que había crecido mal. Debido a esta batalla, Tzahal envió a Sharón a estudiar a Inglaterra y su ascenso fue congelado hasta nuevo aviso.

Más tarde, fue Itzjak Rabin como Comandante en Jefe de Tzahal quien nombró a Sharón Jefe del Comando Norte y, dos años después, director del departamento de Capacitación en el Comando Central. Allí recibió el grado de general, para luchar en la Guerra de los Seis Días como comandante de un batallón de Blindados.

Sharón supo seguir haciendo "travesuras". En 1970 y '71, luego de reñir con el comandante en jefe Jaim Bar Lev y con todos sus colegas, se "alejó" para dedicarse como comandante del Comando Sur a liquidar células terroristas de la Franja de Gaza, o a evacuar y reubicar campamentos de nómadas beduinos, lo que le volvió a valer la crítica pública.

Un poco de política

En 1973 se retiró de Tzahal, comenzó a crear el partido Likud junto a Menajem Beguin, pero con el estallido de la Guerra del Día del Perdón, volvió por sus fueros, comandó un batallón con el que cruzó el Canal de Suez, haciendo virar el curso de la guerra, ganándose esta vez el aplauso del público.

En 1977, Sharón fue electo diputado de la Kneset al frente del partido Shlomtzion que creó, pero se fusionó con el Jerut de Beguin y fue nombrado por éste Ministro de Agricultura. Como tal, llamó a erigir muchos asentamientos en los territorios ocupados.

En 1981 Beguin lo nombró ministro de Defensa, y como tal planificó el "Operativo Oranim", que salió a la acción bajo otro nombre: "Paz para la Galilea", oficialmente destinado a erradicar el terrorismo palestino que bombardeaba el norte israelí desde el otro lado de la frontera con el Líbano. El ataque comenzó el 6 de junio de 1982, lo que luego se convirtió en la Guerra del Líbano. Sharón estuvo involucrado en todos los detalles y muchos, entre ellos Beny Beguin, hijo del entonces premier, sostienen que muchos de esos detalles le fueron ocultados a Beguin padre, y fueron ejecutados sin su conocimiento ni consentimiento.

En septiembre de 1982, debido al atentado terrorista que acabó con el presidente del Líbano, Bashir Gemayel, Sharón autorizó la entrada de las falanges cristianas a los campos de refugiados palestinos Sabra y Shatila. Esto llevó a la masacre de unos 2.000 palestinos a manos de las falanges. Israel nombró a la Comisión Kahane para investigar los hechos, y por su informe, Sharón debió renunciar a su cargo como Ministro de Defensa. Pero quedó como ministro sin cartera, y en el gobierno de Unidad Nacional de 1984, fue nombrado ministro de Industria y Comercio, a pesar de la protesta de los laboristas.

En el gobierno de Itzjak Shamir de 1990, fue ministro de Construcción y Vivienda. Como tal continuó con su batalla por la construcción inconmensurable en los territorios, su gran obsesión. Para las elecciones de 1992 se postuló para dirigir el Likud contra Shamir y David Levy, y llegó tercero. Shamir renunció luego de la derrota frente a Itzjak Rabin, pero Sharón se abstuvo de postularse frente a un paracaidista recién llegado/regresado al partido: Biniamín Netaniahu.

Luego de tejerle alianzas, de evitar que Rafael Eitán, otro derechista, se postulara también, robándole votos, Bibi se negó a incluir a Sharón en la lista de ministros, pero David Levy le puso un ultimátum, y Netaniahu tuvo que inventar para él el ministerio de Infraestructuras Nacionales. Al final del período fue incluso canciller.

Luego de la derrota y retirada de la política del fantasmagórico Netaniahu, Sharón fue electo líder del Likud, y luego de un amague de Bibi de postularse, quedó Sharón como candidato indiscutido y, parece ser, será el próximo primer ministro israelí.

Como toda figura trágica, Sharón conoció también sus propias tragedias personales. Su primera esposa, Margalit, murió en un accidente de tránsito a la edad de 30 años. En 1968 su hijo Gur, de 11 años, jugaba con una pistola cuando una bala perdida lo mató. En el 2000 murió su segunda esposa Lili, la que lo acompañó por muchos años, esta vez de muerte natural.

Dos: Barak, el robot

Se cuenta del primer ministro Ehud Barak una historia. En realidad se cuentan muchas, y todas tienden a demostrar lo mismo. Era comandante de división, cuando uno de sus comandantes de regimiento vino a verlo. Era su último día de servicio. "Sabes, Ehud", le dijo el oficial, "he servido un año y medio bajo tus órdenes, y jamás me dijiste qué hago bien y qué hago mal, cómo cumplo mi función". El militar Ehud, del que ya se decía que sería Comandante en Jefe de Tzahal, le respondió: "Eso no es lo importante. Lo importante es por qué todavía no eres comandante de brigada".

Desde entonces, Barak no parece haber cambiado mucho. En una entrevista periodística se refirió a su capacidad para conectarse con la gente, cuando dijo que se preguntaba si era cosa seria ocuparse de ser simpático con las personas.

Tiene razón cuando dice que no es político. Pero se equivoca al hacer gala de ello. Ser político no es siempre engañar a los demás. También es poder trabajar con ellos. Barak se lanza a cada cargo que asume como si fuera una misión militar a cumplir. Su retórica política-no-política está llena de terminología militar, y sus metáforas llevan a su auditorio una y otra vez a un campo de batalla que Israel pensaba que había abandonado. Tomar una colina y luego la otra, no dejar heridos en el campo de batalla, son todas figuras "literarias" que le encantan a Barak. Cada uno habla como sabe. En otros lugares las metáforas políticas remiten al fútbol.

Lo cierto es que cuando Barak asume un cargo, su agenda es la única posible, y no entiende cómo para los demás no es igual de obvio. Barak va perdiendo en las encuestas porque llevó a Israel por un camino total, lleno de peligros, como si fuera otra misión encomendada a su división. Sin importar qué piensan en la retaguardia, sin temer las bajas en el camino, ni siquiera la propia. Si gana estas elecciones, habrá demostrado una vez más que tuvo razón y siempre la tendrá. Si las pierde, todo el resto del mundo habrá cometido un lamentable error. Cuando pierda, sinceramente no sabrá explicar por qué.

Nacido en el kibutz Mishmar Hasharón en 1942, el pequeño Ehud se destacó tocando en el piano. También le gustaba armar y desarmar cosas. Era brillante, pero lo echaron de la secundaria en quinto año, así que terminó esos estudios ya en el ejército. Hizo carrera en Tzahal por 36 años.

En 1959 se postuló como piloto y fue rechazado. Entonces lo llamaron a una pequeña unidad secreta que acababa de ser creada, una unidad super especializada contra el terrorismo: la luego legendaria Saieret Matkal. En 1971 lo nombraron al frente de ese comando especial, siendo el mejor de todos sus comandantes. Bajo su mando la Saieret recibió el monopolio de todas las misiones antiterroristas especiales. Durante esta época recibió cuatro de sus cinco medallas al valor y al mérito. También se ganó por esta época el mote de "Napoleón".

En 1976 encabezó el equipo que planificó el famosísimo rescate de Entebbe, pero a último momento, para la ejecución del operativo, fue enviado a Kenya para coordinar a los aviones de rescate, y fue reemplazado en la conducción del grupo por Ioni Netaniahu, hermano mayor del ex premier, que murió durante el rescate.

Si bien se atribuye la Guerra del Líbano a Sharón, se suele omitir que Barak estuvo también entre quienes concibieron el "Operativo Oranim", nombre original de "Paz para la Galilea". Ocupó varios cargos en un ascenso meteórico, hasta que un ministro de Defensa del Likud, Moshé Arens, lo nombró Comandante en Jefe de Tzahal (Ramatkal) en 1991.

Como ramatkal ejerció también sus dotes napoleónicas: declaró de entrada que cerraría la popular estación de radio militar, Galei Tzahal. "Todo lo que no dispara, será cerrado", supo decir. Por suerte, Galei Tzahal sigue transmitiendo. Pero sí pudo en cambio, nombrar a todos sus amigos en el Comando Central del ejército, como Uzi Dayán (hijo de), Dany Iatom, Amiram Levin entre otros, escupiendo afuera a los restos del Comando anterior.

Un seminario de no liderazgo

El evento más recordado de Barak como Comandante de Tzahal es el conocido como "Tzehelim B". El 5 de noviembre de 1992 murieron cinco soldados y otros seis resultaron heridos en el entrenamiento con vistas, según fuentes no israelíes, a liquidar al presidente de Irak Sadam Hussein. En una investigación publicada en el vespertino Iediot Ajaronot algunos años después, algunos soldados atestiguaron que Barak abandonó el lugar antes de la evacuación de todos los heridos. Alguno llegó a contar que le pidió ayuda a Barak, arrastrándose a sus pies, mientras éste se quedaba parado mirando hacia el horizonte. El entonces ministro de Justicia del gobierno de Netaniahu, Tzaji Hanegbi, esgrimió el periódico y lo calificó desde el podio de la Kneset "Ehud Baraj", "Ehud huyó". Pero el informe del Contralor del Estado lo blanqueó en 1999: "El Comandante en Jefe permaneció en el lugar por lo menos 45 minutos luego del accidente".

En ese mismo cargo le tocaron a Barak algunas misiones de distinto tono, como la del redespliegue de Tzahal en Gaza y Jericó como resultado del acuerdo de Oslo. También fue enviado varias veces a encontrarse con su par sirio Jijmat Shihabi, para ir abriendo el camino de un posible acuerdo con ese país por el Golán y el sur del Líbano. En 1993, planificó y ejecutó junto con el premier de entonces, Itzjak Rabin, el operativo "Ajuste de cuentas", la operación más abarcativa desde la Guerra del Líbano.

En 1995 se retiró de Tzahal, abrió una empresa de inversiones en Washington, pero volvió cuando Rabin le ofreció nombrarlo ministro del Interior. Luego del magnicidio, Shimón Peres lo nombró canciller. En ese cargo, fue de los impulsores de la operación "Viñas de Ira", debido a la escalada de Hizballah en el sur libanés. Este operativo terminó de modo cruento, cuando Hizballah lanzó katiushas desde viviendas junto al campo de refugiados de Kafr Kana. Tzahal respondió al fuego, dando de lleno en el campo y matando a unos 100 refugiados palestinos.

En 1996 fue electo diputado por el Laborismo, y en 1997 le ganó las internas a Shimón Peres, quedando como líder de la oposición. La seguidilla de sus primeros actos son un verdadero seminario de lo que no se debe hacer como líder. Lo primero que quiso hacer Napoleón Barak fue liquidar las deudas de la agrupación, racionalizando y despidiendo a decenas de empleados. No le salió, porque éstos se atrincheraron en la Casa del Partido Laborista en Tel Aviv, y Barak tuvo que desistir.

Luego, sin consultar con su equipo, contrató a tres asesores de imagen norteamericanos para que construyeran la campaña electoral que lo llevaría al triunfo de 1999. Tampoco consultó con nadie cuando en 1997 se dirigió a las masas de judíos sefardíes de Israel y les pidió un "perdón histórico" por todos los males que les causó el establishment laborista ashkenazí desde su inmigración a Israel en los años '50. Buscaba así su perdón, pero especialmente su voto, lo que no logró del todo. Inauguró así una tradición en Israel: pedir perdones históricos por pecados, supuestos o reales, cometidos por otros que no son el que lo pide. La ley de reclutamiento de los ultraortodoxos, que propuso en la Kneset anterior pero que no se aprobó, le valió el odio eterno de los partidos religiosos. A ellos todavía no les pidió perdón, aunque probablemente sería inútil. Ellos, entre otros, lo voltearon del actual gobierno y le traerán la derrota frente a Sharón.

Que hay que aparecer bien en cámara, lo aprendió a los golpes. En una entrevista televisiva dijo: "Supongo que si fuera palestino con una edad adecuada, ingresaría en algún momento a alguna de las organizaciones terroristas". Esta frase, por la que también se disculpó, fue usada en su contra por la campaña del Likud en 1999.

Con vistas a las últimas elecciones, creó la alianza Israel Ajat (Un Israel) junto con Guesher (el partido de David Levy, de centro-derecha y sefardí), y Meimad (religioso sionista, a favor de entregar territorios a cambio de paz). Barak le ganó a Netaniahu por 56% contra 44% en mayo del '99 y fue desde entonces, y por un año y medio, Primer Ministro y ministro de Defensa.

Su biografía se completa con la retirada unilateral del sur del Líbano, en mayo del 2000, prácticamente la única promesa electoral que atinó a cumplir. Otras, como la "revolución civil", por la que habría casamientos por civil o transporte público en Shabat, quedan en el debe.

Su gobierno termina de caer debido principalmente a las concesiones que estuvo dispuesto a hacer a los palestinos, en especial en Jerusalem. Partidos como el Mafdal (religioso de derecha), Israel Baaliá (de inmigrantes, centro-derecha), y Shas (religioso sefardí, vuelto definitivamente de derecha), lo abandonaron aún antes de partir para Camp David.

A su regreso, y con la Intifada de Al Aqsa pesando sobre su cabeza, sin mayoría parlamentaria y sin amigos, se vio obligado a apoyar la ley propuesta por la oposición, de disolver la Kneset. Esto hubiera dado la posibilidad a Bibi Netaniahu de postularse, venciéndolo con facilidad, según pregonaban las encuestas. Entonces renunció, llamando a elecciones anticipadas sólo para Primer Ministro, lo cual lo hace enfrentarse sólo con Sharón. Se buscó corregir la ley electoral para que Bibi pudiera postularse de todos modos, aun sin ser diputado, pero éste rehusó a ser premier de una Kneset con tan pocos diputados del Likud.

De todos modos, Sharón lo barre en las encuestas, por un 50% contra un 30% aproximadamente. Sólo el 6 de febrero sabremos en qué medida se mantiene la brecha.

La vida personal de Barak es más sencilla y lineal: esposa (Nava, su nombre) y tres niñas.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí