Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Internet no mata Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Internet no mata

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-05-26 09:27:40
Administrar:
Calificacin: ***--
Ver 2 comentarios y 2 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 2007

Internet no mata

Intifada y alta tecnología
Por el Rabino Ierajmiel Barylka

El asesinato este mes del joven israelí Ofir Najum, de 16 años, a manos de una "novia virtual" palestina que lo emboscó en Jerusalem, abre una nueva dimensión acerca de las intrincadas relaciones entre lo virtual, lo real y lo espiritual en el mundo de hoy. Como parece ser, nada queda fuera de esa realidad virtual. Y viceversa: el mundo virtual, con violencia, se declara parte, y a veces patrón, de la realidad.
 

Ofir Rajum, de Ashkelón, joven de 16 años, era casi como lo describe su apellido: querido, amado, favorito, y también misericordioso, compasivo y caritativo.
Era buen alumno. Le gustaba navegar por Internet. Amaba las computadoras. Entraba al chat con amigos de todo el mundo, para conversar en tiempo real a través del teclado. Encontraba temas de conversación en "habitaciones" y "canales". Descubrió muchos amigos en el mundo virtual. Hombres con nombre de mujer. Mujeres con nombres de varón. Adolescentes disfrazados de viejos. Ancianos que se hicieron pasar por mozuelos. Algunos reales. Los más, inventos, eufemismos, disfraces, contraseñas, divertimentos, ensayos, insinuaciones. Llenó su ficha de información personal con los datos públicos, y encontró un personaje. Alternó su identidad alguna vez. Entró para ello en ver/opciones en la barra de menús, y realizó los cambios necesarios en las fichas correspondientes. Permutaciones de edad, de nacionalidad, de sexo, de profesión, de carácter, de espíritu, de etnia. Conexiones y desconexiones, sincronizaciones y configuraciones. Alegrías y tristezas. Organizó favoritos y los ordenó.

Juegos inofensivos los de comunicarse. El mundo tan cerrado, se abre. En la soledad, se hacen amigos. Los tímidos se vuelven arrojados y comunicativos. Se puede conversar acerca de todo, sin límites. Sin testigos (aunque todo se grabe y se registre). Se puede hablar. Hasta se pueden ver imágenes. Fotografías prestadas. Deformadas. Reales. Con mayor o menor calidad.

Cuando enseñé Pirke Avot en forma sistemática en mis primeros años de docencia, aprendí de mis alumnos tanto de ese texto que cuando lo leo ahora lo redescubro recordando sus rostros. La segunda parte de la primera mishná del capítulo II, me resultaba difícil explicar: "Observa tres cosas y no cometerás falta: Sabe quién está por encima de ti, que hay un ojo que ve y un oído que oye y que todos tus actos quedan registrados en un libro". Los jóvenes de aquella época, preguntaban cómo era posible que, excepto en las aventuras de Superman, hubiera un ojo con esa capacidad, o un oído que oyera a esas distancias, y cómo sería posible que un escriba anotara apuntes simultáneos de las acciones humanas. Y me desafiaban y les contestaba. Y aportaban sus ideas. Y nunca quedé convencido que mis respuestas los satisficieran.
En nuestros días, cuando vemos las fotografías de los satélites con tanta nitidez, mostrando hasta las macetas en el patio de casa, establecemos conexiones con la Internet y registramos las memorias que no pedimos guardar, me sería más fácil volver a reunirme con aquellos alumnos y releer el texto.

El maravilloso mundo del "Hermano Grande"

Hoy es para todos claro que se puede oír, ver, y registrar, sin problemas, si se tienen los medios adecuados. La técnica no es el Eterno, ni mucho menos, pero permite entender en algunas cosas un poco mejor su Creación. No resuelve los misterios pero ilustra mejor las palabras de los sabios que intuyeron magistralmente, quizá, lo que nosotros vivimos.

Los conceptos de esa mishná nos ayudan a recordar nuevamente que también terrenalmente somos observados. Que no estamos solos. Que por más que nos ocultemos, nuestra conducta será vista.
El fragmento del texto arriba citado, aclara la primera parte: "Rabí (Yehudá Hanasí) dice: ¿cuál es el camino recto que debe elegir la persona? La que honre a quien se conduce en él y que sea bello para las personas." Hay otras lecturas del mismo texto, pero no cambian su sentido. Si uno no tiene fuerza de voluntad suficiente para elegir el camino del bien, que sepa que hay un ojo que avizora, que hay un registro, que las palabras quedan grabadas, y que uno deberá dar cuentas en algún instante ante la Autoridad.

Ofir Rajum z"l, jugaba con la computadora, como muchos de nosotros. Por la pantalla podía dejar entrar a su casa y a su mente, a su sentimiento y a su compañía, a los delincuentes y a las perversiones; a la ciencia y al arte. Recibía palabras de sabiduría y estupidez. Igual que nosotros todos.

Fue el escritor británico, George Orwell, nacido en India, quien en su novela 1984, escrita en 1949, ofrece una descripción aterradora de la vida bajo la vigilancia constante del "Hermano Grande". Pero, por favor, no interpretemos que Internet no es un medio que no puede ser usado positivamente. En nuestros días accedemos gracias a ella, a comentarios sobre las Escrituras en todos los idiomas y absolutamente gratuitos; organizamos javrutot de estudio sin fronteras; leemos sobre todos los descubrimientos de la medicina y por su intermedio, hospitales e investigadores están al tanto de todos los adelantos que han salvado ya tantas vidas. Sabemos las noticias de todos los países y por sus conexiones ya no es tan fácil mentir ni ocultar la verdad.

Ofir encontró amigos y amigas. Ofir halló a una supuesta turista. Mayor que él. Fue seducido. Novió virtualmente. Pudo compartir con sus amigos el relato de su conquista. Seguramente ellos lo habían intentado, pero sólo Ofir, el más brillante, lo logró, a sus 16 años. Tenía amiga virtual, pero que también existía. Hablaba. Era de carne y hueso.

Pero, del otro lado de la red y del servidor, no estaba la inocente turista que llegó a Jerusalén. Allí estaba el Tanzim, la macabra milicia que declaró la guerra a Israel y que encontró en Ofir, el inocente joven de 16 años, víctima propiciatoria. La joven lo invitó a encontrarse en la estación central de autobuses de Jerusalem, lo invitó a "su casa", en su auto. La aventura estaba completa. Pero en el camino, la señorita bajó y Ofir, esperado en la emboscada, fue acribillado a balazos. Tres o cuatro "valientes" milicianos lo liquidaron a mansalva.

Tenía 16 años.

Gustaba de la computadora. Navegaba por Internet. Buscaba amigos para practicar su inglés. Esperaba afecto. Sinceridad. Divertirse. Encontrar nuevos firmamentos, nuevas estrellas y planetas, lunas desconocidas. Nubes y vientos, aves en formación de aviones, aviones formados como pájaros, migrando por el mundo. Arboles y mares. Conocer y ser conocido.
Se dejó llevar por el ojo casi infinito de la técnica, por el oído, por el registro. Encontró la muerte. La crueldad. A los asesinos. A los terroristas.

La Internet, fue usada esta vez, no para traer información, ciencia y arte, sino para asesinar.

Y sus sueños de los 16 años, se truncaron.

Al escribir estas líneas la radio informa que la policía israelí detuvo a la mujer. Habitante del este de Jerusalem, tenía documentos israelíes. Vivía cerca de Ramallah.
Su nombre y sus datos quedaron registrados en el "libro". Sus diálogos quedaron guardados. Esos datos llevaron a descubrirla. No sé más, por el momento.

Tanzim ha ganado otra víctima, en esta guerra.

Ofir fue sepultado rodeado por el afecto de sus amigos. Llorado por su pueblo, anonadado, que aprendió otra lección de la macabra existencia de aquello que se parece un ser humano.

No fue muerto por la Internet. Lo mataron asesinos viles. Pero, las huellas quedaron marcadas y condujeron a la identidad del señuelo.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

***** artx_kerbel 28/2/2005 10:05 PM
Realmente impresionante. Estoy de acuerdo: prximamente esa barrera que divide a lo virtual de lo real desaparecer si no mantenemos al tanto a nuetsros valores y dejamos que la tecnologa nos trague. Es de preocuparse :/

*---- arlg.9.9. 24/7/2007 2:21 PM
pienso que lo que implica un engao es malisimo. no ser sincero y tapar, ocultar, engaaral projimo es algo que no se perdona pues se hace con toda la intencion del mundo.

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (2 comentarios)
Terrible ***--
(3.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí