Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Vctimas y familiares de desaparecidos judos atestiguan por primera vez en Israel Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Vctimas y familiares de desaparecidos judos atestiguan por primera vez en Israel

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-04-28 20:27:44
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2058

Víctimas y familiares de desaparecidos judíos atestiguan por primera vez en Israel

A 25 años del golpe militar en la Argentina
Por Shlomo Slutzky

Con bastante retraso, aunque nunca es tarde y siempre es loable, las esferas oficiales de Israel han decidido tomar en sus manos un expediente del que se tiene aquí poca idea: el de los desaparecidos judíos en la Argentina en los años de la última dictadura militar. La idea es recabar información para demandar al estado argentino la localización de los cuerpos de las víctimas para darles sepultura judía y cerrar en parte las heridas de los familiares. Pero la función de la comisión interministerial formada a esos efectos podría ir mucho más allá.


A pocos días del vigécimoquinto aniversario del golpe militar una de cuyas consecuencias fue el asesinato o desaparición de 2.000 judíos –alrededor de 20 veces más que su número proporcional en la población argentina- se presentaron el pasado jueves 22 de marzo los primeros cinco testimonios orales de víctimas o familiares de víctimas judías en Jerusalem ante la comisión investigadora interministerial israelí que fuera formada en julio pasado.

La formación de esta comisión fue el resultado de las presiones de organizaciones de familiares y de derechos humanos en Israel, Argentina y el mundo, que cuestionaban la conducta de Israel durante la dictadura militar. Estos grupos elevaron sospechas que intereses macro-políticos y económicos limitaron la acción de salvataje de judíos por parte de Israel , aun cuando el porcentaje de muertos y desaparecidos era alrededor de veinte veces mayor entre los judíos que su proporción en la población general en la Argentina.

En la comisión participan representantes del ministerio del Exterior, el ministerio de Justicia y reprentantes del público, entre ellos el profesor Edy Kaufman, que publicó investigaciones sobre el tema, y el doctor Efraim Zadoff, de la Universidad de Haifa, que oficia también como Cordinador de Documentación de la Comisión.



Irit Kahan, directora del departamento internacional del ministerio de Justicia y la única de los miembros de la comisión sin una relación personal con la Argentina, tuvo a su cargo el interrogatorio de los testigos, en consideración con su larga experiencia legal. Sin embargo, Kahan no pudo ocultar, durante las largas horas de escalofriantes relatos, sus emociones personales de identificación con las víctimas y repudio a los victimarios.

De los cinco primeros testimonios públicos –de una lista que continúa llegando a las oficinas de la comisión en Jerusalem a través de las embajadas israelíes en el mundo o en forma directa por Internet, fax o correo- tres eran padres de jóvenes que fueron secuestrados y desaparecidos entre 1976 y 1979, los casos Kreplak, Jaimovich y Malozowsky. El cuarto testigo fue torturado y preso durante dos años logrando asilo en Israel –Ruben Gorbatt-, mientras que la quinta testigo vió secuestrar a su marido, que fue sacado de la cama matrimonial. A la mujer –Mónica Donenberg- que atestiguara en esa primera sesión pública en Jerusalem, no la secuestraron por su avanzado embarazo, aunque vinieron a buscarla semanas después, cuando ya había logrado huir a Israel.

Los testigos fueron interrogados acerca de conexiones antisemitas en la muerte de sus familiares o en las torturas que sufrieron, dado que el enzañamiento especial de los militares con los judíos –que fuera documentado por el informe NUNCA MAS de la CONADEP (Comisión Nacional de Desaparicion de Personas, que actuó al reinaugurarse la democracia en la Argentina)- es también el justificativo para el interés y la acción de Israel en el magro destino de ciudadanos argentinos de orígen judío.

La Comisión Israelí fue formada por decisión de la Comisión de Inmigración, Absorción y Diáspora de la Kneset israelí. En sus ocho meses de existencia recibió denuncias y peticiones de ayuda de Israel, Argentina y otros países de América Latina. La intención de los miembros de la comisión, es concentrar los testimonios en un informe que se presentará al gobierno argentino con una demanda oficial por parte del Estado de Israel de que suministre la información necesaria para hallar los cuerpos de los desaparecidos para identificarlos y darles sepultura judía. Asimismo la Comisión demandará información que permita hallar a 20 judíos nacidos en cautiverio y entregados a adopción ilegal.

Efraim Zadoff, el coordinador de documentación de la comisión, comentó a este cronista que la misma ofrecerá también la posibilidad a los familiares que así lo deseen de entregar muestras genéticas al banco de ADN que se formó en el Instituto de Antropología Forense de la Argentina para facilitar la identificación de restos humanos. Estos análisis se realizarán sin cargo por los laboratorios de identificación penal de la Policía israelí.

Con esta acción el Estado de Israel se incorpora a algunos países europeos como ser España, Italia, Francia y Alemania, que están conduciendo procedimientos judiciales y diplomáticos, cada uno de acuerdo a sus criterios y sistema legal, contra las acciones criminales realizadas en Argentina en aquellos años.

Pinjas Avivi, el vice-director de la Cancillería israelí para América Latina, participó personalmente en acciones de salvataje de judíos en la Argentina cuando oficiaba allí como cónsul a fines de los años setenta. En entrevistas periodísticas aclaró que, si bien el mandato de la comisión no abarca la exigencia de castigo a los culpables, "está claro que puede llegar a surgir de los testimonios información que ayude a la presentación de demandas judiciales, y como directivo de la Cancillería, apoyaré que éstas sean presentadas".

Cuando las buenas intenciones no alcanzan

Sin embargo, ya en la primera presentación pública de testimonios quedaron expuestas las limitaciones del mandato de la comisión, que no abarca la revisión del papel de Israel y las instituciones judías con base en Israel –especialmente la Agencia Judía- en el salvataje de judíos durante este período negro de la historia argentina.

Dado el fuerte carácter sionista de la comunidad judía argentina de los años setenta, Israel estaba presente en la vida cotidiana de sus miembros, ya sea a través de relaciones familiares, visitas, estudio del hebreo o ayuda económica al joven país. Esto llevó en forma natural a los familiares de desaparecidos en aquellos años a golpear las puertas de la calle Arroyo 910, la sede de la embajada israelí que fuera volada años después en un acto terrorista.

Los judíos que tantas veces escucharon en la Argentina la consigna antisemita "¡Judíos a Israel!" por su manifiesta solidaridad con el estado judío, veían en la embajada israelí, en el embajador y en el gobierno de Jerusalem, a quienes podrían interceder por sus familiares ante la dictadura. Más aún, las esperanzas estaban puestas en el Estado de Israel y sus representantes, ya que se consideraba que éstos actuaban en forma más libre que los dirigentes comunitarios locales, que sufrían del temor de venganzas personales contra su persona y la de su familia, como ocurriera con el Presidente de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), Nehemías Reznitzky. En este caso, el hijo de Reznitzky fue raptado y posteriormente liberado –con la intervención de la embajada israelí en Buenos Aires- aparentemente con la intención de la dictadura de comprar su silencio.

Un vaso que se verá rebasado

Tanto el inesperado eco que tuviera la primera presentación de testimonios orales de los familiares de víctimas –y víctimas- de la dictadura militar argentina ante la comisión interministerial, así como imposibilidad de censurar la historia y la memoria acerca de las puertas que se fueron a tocar en búsqueda –tanto las de la comunidad judía como las de organizaciones de derechos humanos, "palancas" reales o imaginarias, y la embaja israelí y la Agencia Judía- todo esto predetermina que el mandato de la comisión de desaparecidos judíos será rebalsado.

Al mantener el tema detrás de la cortina de humo del secreto de archivos por 30 o 40 años, la Israel oficial se hace víctima de rumores acerca de ventas de armas y otros negociados que –supuestamente- habrían sido la razón para que no se efectúe toda la presión que era posible ejercer sobre los militares en el poder. De esta manera, ni el gobierno israelí, ni instituciones judías con sede en Israel, pueden demostrar a los familiares de las víctimas lo que sí se hizo, los esfuerzos que sí se invirtieron, y que -aunque no siempre dieron resultados- fueron más que lo que hicieron otros países, cuya situación geopolítica y económica era mucho mejor que la israelí. A 25 años de esta matanza sobre la que se mantuvo durante años un pacto de silencio, es tiempo de recordar que la luz del sol es el remedio y que -como el oriental José Artigas- "Con la verdad no temo ni ofendo".

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí