Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Crimen y castigo en Palestina Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Crimen y castigo en Palestina

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-04-28 20:04:24
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 1783

Crímen y castigo en Palestina

Derechos humanos en el estado en camino
Por el Lic. Julian Schvindlerman

Es sabido que la principal razón de muertes de palestinos durante la primera Intifada, aquella iniciada en 1987, fue el asesinato de sus pares por sospechas de colaborar con Israel. Una vez instaurada la Autoridad Palestina, al inaugurarse el proceso de Oslo, las ejecuciones sumarias o casi sumarias, o las liquidaciones vía del linchamiento por milicias más o menos regulares, comenzó a ser una política explícita del estado palestino en camino. Los luchadores palestinos por los derechos humanos ya tienen un caso contra su propio futuro estado. 

El Fenómeno

Una de las varias facetas de la sociedad palestina que la actual Intifada de Al-Aqsa elevó e insertó en la agenda pública, es la del asesinato de los así llamados "colaboradores" palestinos en manos de sus co-nacionales. Al menos siete de ellos ya han encontrado la muerte, sea de espaldas a un paredón enfrentados al fuego de los rifles de la Autoridad Palestina, o bajo la furia iracunda de bandas de irregulares armados con pistolas, hachas y puñales. Freih Abu Meiden, el Ministro de Justicia palestino, expresó con crudeza esta realidad al afirmar que "cualquiera sobre el que pongamos nuestras manos no ameritará la piedad del pueblo palestino o la piedad de la ley palestina" (Voz de Palestina, 13/1/01, 7:30AM). El mismo día, a la noche, la televisión israelí citó a organizaciones no gubernamentales palestinas que indicaron que el régimen de Arafat había recopilado una lista de más de 20.000 palestinos que serían ejecutados por haber colaborado con Israel.

Nada nuevo bajo el sol

El asesinato de "colaboradores" no es un algo nuevo en la sociedad palestina. Durante la década de 1930, el entonces Mufti de Jerusalem, Hadj Amín al-Husseini, el máximo líder del nacionalismo palestino bajo el Mandato Británico, impuso un reinado de terror de tal envergadura en Palestina que para finales de la década la opinión árabe moderada había sido completamente anulada. Miles de árabes fueron exiliados o asesinados de manera brutal. Según el historiador David Pryce-Jones:

"Esta pobre gente no era siempre asesinada inmediatamente; a veces eran secuestrados y llevados a las áreas montañosas bajo control rebelde. Allí eran arrojados en pozos infestados de víboras y escorpiones. Luego de pasar algunos días allí, las víctimas, si aún estaban vivas, eran llevadas ante una de las cortes rebeldes o comandantes, enjuiciados, y usualmente sentenciados a muerte, o como exención especial, [sometidos] a azotamiento severo. El terror era tan fuerte que nadie, incluyendo la ulema [hombres cultos] y clérigos, se atrevían a preparar servicios de entierro adecuados. En algunos casos, la policía británica debía llevar a cabo esta tarea; en otros casos, los cuerpos eran dejados en las calles por varios días luego de que un zapato había sido puesto en la boca de la víctima como un símbolo de desgracia y una lección a otros".

Durante la Intifada pasada (1987-1993), activistas enmascarados de todas las facciones de la OLP y grupos islámicos asesinaron a compatriotas muchas veces basándose sólo en rumores. Este tipo de asesinatos "permeó todos los aspectos de la sociedad, sin eximir ningún grupo o identidad en particular: hombres y mujeres de todas las edades, cristianos y musulmanes, prisioneros y ex-prisioneros, personas solteras y casadas sufrieron la inevitable ira que la sospecha de colaboración traía consigo" explicaron Yosif Mahmoud Haj-Yahia, Edy Kaufman y Sufian Abu Nidjaila, en un reporte del Instituto Truman para la Promoción de la Paz, de la Universidad Hebrea de Jerusalem. Casi mil palestinos perdieron la vida entre 1987 y 1993 bajo cargos de colaboración con Israel. Según los autores, el "veredicto" fue aplicado de diversas formas: "tiros... normalmente en la cabeza", "golpizas", "apuñalamientos" y el uso de "hachas... u otros elementos filosos". En varias oportunidades, "cientos de personas participaron en el linchamiento de colaboradores conocidos". En una ocasión al menos, cientos de palestinos rodearon la casa de uno de ellos y "tiraron piedras y eventualmente incendiaron la casa, con él adentro". Tan celosa fue la devoción a la causa que integrantes de Fataj continuaron matando a sospechosos de colaboración incluso luego de que la OLP ordenó que sólo acontecieran los asesinatos coordinados con el liderazgo en Túnez.

El fenómeno no desapareció con la creación de la Autoridad Palestina, luego de que tropas israelíes se retiraran de Gaza y Jericó en mayo de 1994. Tan sólo durante el primer año de vida de la AP, 31 palestinos fueron asesinados por otros palestinos bajo cargos de colaboración. Luego de que Abu Medien y Arafat amenazaran públicamente con la pena de muerte a palestinos que vendieran tierras a judíos, a mediados de 1997, el periódico Al-Arab al-Yawm informó que la Autoridad Palestina había formado una fuerza denominada "El brazo largo" cuya misión era localizar y ejecutar, en cualquier parte del mundo, a palestinos que hubieran vendido tierras a judíos. Al poco tiempo de las advertencias arriba mencionadas, cuatro palestinos fueron encontrados muertos, en tanto que uno fue rescatado por fuerzas de seguridad israelíes mientras era secuestrado hacia Ramallah por agentes palestinos. En junio del mismo año, el ministro de justicia palestino dijo que diez colaboradores había sido ejecutados.

En 1995 la AP estableció las así llamadas Cortes Estatales de Seguridad, las que tienen jurisdicción sobre ofensas vinculadas a la seguridad y funcionan fuera del sistema de cortes civiles en los territorios autónomos palestinos. Estas cortes no proveen el derecho a la apelación y "en consecuencia operan en contravención de los estandards internacionales de juicios justos", en palabras de la Sociedad Palestina para la Protección de los Derechos Humanos. La organización Human Rights Watch, con base en Nueva York, en una carta enviada el entonces presidente Bill Clinton en marzo de 1999 solicitándole que aboliera dichas cortes, señaló: "los juicios en estas cortes son típicamente cerrados al público, duran unas pocas horas, y limitan severamente las oportunidades de los defensores de preparar una defensa. Las sentencias a veces son pronunciadas tan sólo horas después del arresto del acusado". Dichas sentencias, incluyendo la pena de muerte y la cadena perpetua, deben ser ratificadas por Yasser Arafat. Desde su establecimiento en 1995 hasta la fecha, 33 condenas a muerte fueron sancionadas, de las cuales 5 fueron ejecutadas.

De Nurenberg a Gaza

De entre las varias categorías de colaboracionismo, el grupo más despreciado está conformado por aquellos palestinos que venden tierras a judíos. La ley bajo la cual estos "colaboradores" son juzgados —dejando de lado, por supuesto, a aquellos que son eliminados extrajudicialmente— recibe el nombre de Ley de Propiedad para Extranjeros. La misma fue promulgada en 1997, convirtiendo efectivamente a la Autoridad Palestina en una de las pocas entidades del mundo que, desde la caída del imperio nazi, sanciona con la muerte la venta de tierras a judíos. Basada en una ley similar jordana que fue modificada luego de la firma del Tratado de Paz con Israel, la ley palestina contiene los siguientes elementos (sintetizados por Alexander Safian de la organización CAMERA):

* Comprende al "gobierno de la ocupación, sus instituciones civiles y militares y sus ciudadanos individuales";
* Declara que la venta de tierra en "Palestina" a tales ocupadores es "traición nacional";
* Determina que cualquier palestino que "venda tierra en violación a esta ley... recibirá el máximo castigo";
* Agrega que violadores extranjeros de la ley "serán sometidos a juicio bajo cargos de dañar el interés nacional y recibirán una condena perpetua".


Legisladores palestinos han destacado que el uso del término "Palestina" en la ley hace premeditada referencia a todo el territorio de la Palestina mandataria, el que comprende al actual Estado de Israel. Vale decir que cualquier árabe-israelí que venda las tierras de la que es propietario a judíos estará expuesto a la pena de muerte; una sentencia que agentes y militantes palestinos ya han demostrado poder implementar fuera de las cortes. Quizás ejemplo de la efectiva vigencia de esta ley pueda encontrarse en el caso de unas pocas familias árabes que hasta el día de la fecha se han rehusado a vender la porción de tierra sobre las que descansan sus humildes hogares en el Monte Scopus a la Universidad Hebrea de Jerusalem. La universidad necesita dichas tierras para expandir la provisión de dormitorios para los estudiantes y ha ofrecido generosamente pagar u$s 5 millones a los propietarios árabes. Públicamente, éstos aducen simplemente no estar interesados, pero cualquiera que observe el estado paupérrimo de esas viviendas fácilmente puede comprender que una razón de "fuerza mayor" los compele a no venderlas.

El liderazgo palestino procura dar publicidad a los castigos impuestos a los "colaboradores" dentro de las áreas bajo su control con el objeto de disuadir (¿aterrorizar sería una palabra más acorde, tal vez?) a la población palestina y árabe-israelí de colaborar, de cualquiera manera, con Israel. El periodista palestino Daoud Kuttab ridiculizó esta urgencia palestina en un artículo publicado el 20 de enero pasado en The Jordan Times bajo el título "Execution blues". Luego de ver las imágenes de uno de los tantos juicios "justos" en Palestina, comentó Kuttab, citando a un colega suyo:

"¿Vio Ud. el juicio por televisión? Fue una burla. El juez ni siquiera escuchó las quejas sobre torturas, incluyendo la admisión del médico. ¿Y por qué lo pusieron en televisión, no es acaso suficiente lo que nuestros niños ven cada noche? ¿Vio cómo la cámara hizo un zoom cuando anunciaron la pena capital? ¿Cómo podremos tener una sociedad normal cuando las madres repudian a sus hijos en la televisión? Y luego repiten el juicio y las ejecuciones como si fuera una [ceremonia de premios] Oscar...".

En "Filistín" podrá estar bién visto, pero la AP es consciente de las repercusiones negativas que estas imágenes generan en occidente. Debido a esto, agentes de seguridad del servicio preventivo palestino arrestaron en enero a Madjid Arbid, un cameraman de la televisión palestina que filmó el fusilamiento de un "colaborador" palestino y luego vendió el film a la televisión israelí.

De barbarie a civilización: ¿para cuándo?

Señalar a esta altura de los acontecimientos que la conducta palestina es una violación a sus obligaciones contenidas en los Acuerdos de Oslo puede sonar un tanto trivial, pero no por eso debe dejar de ser mencionado, especialmente a la luz de que esta política de asesinatos palestina ha sido adoptada e implementada por la AP desde el mismo nacimiento de Oslo prácticamente. Lo mismo vale respecto a los requerimientos de la ley internacional —tan usualmente invocada por la OLP contra Israel— la que impone sobre la AP normas elementales de conducta civilizada. Que en lugar de arrojar a los "colaboradores" a pozos repletos de serpientes, ahora la dirigencia palestina los condene a muerte en juicios "más breves que una corte de tránsito", tal como acotó Helen Schary Motro en The Jerusalem Post, es indudablemente todo un progreso cívico para la caótica sociedad palestina. Pero, juzgado bajo standars menos relativos, esto debe verse como un muy elocuente comentario respecto a la naturaleza del estado en gestación y futuro vecino de Israel.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí