Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Iom HaShoa, Iom HaZikaron Y Iom HaAtzmaut: festividades del moderno Estado de Israel Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Iom HaShoa, Iom HaZikaron Y Iom HaAtzmaut: festividades del moderno Estado de Israel

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-04-28 19:16:30
Administrar:
Calificacin: ****-
Ver 4 comentarios y 4 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 4738

Iom HaShoa, Iom HaZikaron Y Iom HaAtzmaut: festividades del moderno Estado de Israel

Nuestras festividades
Por Arthur J. Fischer

Además de Pesaj, Israel conmemora este mes sus festividades "laicas", las que tienen que ver con los eventos del pueblo judío en este siglo. En muchos aspectos se buscó una continuidad con la tradición judía a la hora de diseñar el modo de conmemorar, provocando muchas veces controversias ideológicas e incluso teológicas. Sobre todo, la manera en que un pueblo festeja y recuerda, habla de la manera en que ese pueblo construye su identidad. Como lo hace Israel, entre el encendido de velas por los que no están, y el asado en los parques.


Era la noche previa a mi décimo cumpleaños, y no me podía dormir. Se había hablado de un regalo especial, y a duras penas podía esperar al día siguiente para recibirlo. Acostado en mi cama, los sonidos desde la habitación de al lado, de mis padres hablando con algunos de sus amigos parecían tan excitados como mis propios incontrolables pensamientos. Sabía que estaban hablando de mi regalo. ¿Pero qué podría ser? Finalmente, incapaz de contenerme, abrí la puerta de mi cuarto y salí a probar suerte.

"¡Miren quién está aquí!", dijo mi madre con naturalidad. "Bueno, supongo que no pudiste esperar. Ven a ver tu regalo de cumpleaños. De veras querías una mascota, ¿no?" Era verdad. Había esperado por mucho tiempo una mascota que pudiera cuidar y con la cual jugar. Nuestro apartamento no podía albergar un perro, y yo no estaba interesado en un gato, pero siempre quise un pájaro, como el que mis abuelos habían tenido.

Allí en la esquina de la habitación estaba la jaula cubierta. Mis padres dijeron que recibiría el periquito por la mañana, y que realmente debería dejarlo dormir, pero pude echarle un rápido vistazo. Desde ya era hermoso, con colores azules y grises. Volando por la jaula, parecía ser el espejo de mi propia excitación. Me puse a saltar eufórico y abracé y besé a mis padres, agradeciéndoles por este maravilloso regalo, que mostraba cuán adulto me había vuelto. Volví a mi cama, sólo que ahora estaba ansioso por dormirme, para hacer que la mañana llegara más rápido.

Aunque me desperté temprano, me quedé en la cama por otro rato, preparándome emocionalmente para el importante momento, cuando me presentaría a mi periquito. Pensé en las muchas y felices horas que pasé jugando con el perico germano-parlante de mis abuelos, Hansie, y con su canario Peepsie. Hansie podía volar por la habitación y aterrizar en los lentes de mi abuelo, para tomar con su pico una semilla de alpiste de entre sus labios. Hansie podía hablar, y Peepsie podía hacer sonoros "piiiips". Yo también le enseñaría a mi mascota, y le cambiaría el agua, el alpiste y el papel en la jaula. Pero primero, tenía que decidir un nombre. Luego de un rato me decidí por Kenny. Ahora podía conocer formalmente a Kenny.

La jaula estaba silenciosa, así que retiré la cobertura con cuidado. Kenny yacía en el piso de la jaula. No entendiendo del todo, pero sabiendo que algo no andaba bien, fui al dormitorio de mis padres para despertarlos. Mi padre revisó la jaula y me explicó que, probablemente, Kenny había muerto por la excesiva excitación. En un instante, mi celebración fue reemplazada por una paralizante aflicción.

Un Pueblo de duelo

Después de la festividad de Pesaj, la sociedad israelí pasa por una transformación, un drástico cambio de estado de ánimo. Ella se prepara para los dos días más tristes del calendario moderno. Iom Hashoá y Iom Hazikarón. Y entonces, en un cambio rotundo, viene la euforia de la mayor celebración del Israel moderno, Iom Haatzmaut.

Iom Hashoá, el Día del Holocausto y el Heroísmo es el 27 de Nisán. Iom Hazikarón, el Día de los Caídos en las Guerras de Israel, es una semana después, el 4 de Iar. Iom Haatzmaut, el Día de la Independencia de Israel es el 5 de Iar. Si alguna de estas fechas cae en viernes o en Shabat, se hacen cambios como para evitar la profanación del día nacional de descanso. Estos días son establecidos por la Kneset como observancias públicas del Estado de Israel. Además, muchas comunidades judías de la Diáspora observan estos días como un modo de identificarse con el estado judío.

Las razones por las cuales se eligieron estas fechas comienzan con Iom Haatzmaut. Esta es la fecha hebrea (la fecha en el calendario secular fue el 14 de mayo) cuando, en 1948, fue pronunciada la Declaración de la Independencia del Estado de Israel.

Iom Hazikarón por los caídos de Tzahal fue fijada para el 4 de Iar, un día antes de Iom Haatzmaut, para demostrar que la creación y la protección del Estado siempre dependió de aquellos que arriesgaron y perdieron sus vidas por él.

El 27 de Nisan, Iom Hashoá, es una semana antes del 4 de Iar. La intención del estado fue la de establecer un día distintivo para conmemorar el Holocausto. La yuxtaposición de este día con Iom Hazikarón y con Iom Haatzmaut crea un contraste entre la era del Holocausto y la era del estado.

La cercanía de fechas entre estas observancias sugiere una conexión de causa-efecto entre el Holocausto y el establecimiento del estado. Esto abre el debate, para el análisis de esta conexión. Pueden ser sugeridas varias posibilidades:

* el Holocausto es un eclipse de Dios, una suspensión de Su involucramiento, mientras que el Estado es el comienzo de una nueva era de la reintroducción de Dios en el mundo;
* el Holocausto es el resultado del exilio, mientras que el estado es el rechazo del exilio;
* el establecimiento del estado era inevitable, pero el Holocausto aceleró el proceso.

Un Shofar moderno

Originalmente, el Holocausto era conmemorado el 10 de Tevet. Durante los años entre la Segunda Guerra y la creación del estado, el Gran Rabinato (que ya existía desde los tiempos del Mandato Británico) eligió el 10 de Tevet –un día de ayuno, que marca el comienzo del mortífero sitio de Jerusalem por los babilónicos en el 589 aec- como el día de duelo por la destrucción de las comunidades judías de Europa.

En 1951, no obstante, un día diferente, el 27 de Nisán, fue designado por la Kneset como el Día del Holocausto y el Heroísmo, Iom Hashoá Ve Haguevurá.

El Gran Rabinato había reglamentado, sin embargo, que el 10 de Tevet fuera el día de recitación del Kadish de Duelo para aquellos parientes, víctimas del Holocausto, cuya fecha de muerte es desconocida, y para conmemorar el día con plegarias y estudio. En Israel es conocido como el Día del Kadish General.

Durante Iom Hashoá tienen lugar varias ceremonias de recordación a lo largo y ancho de Israel. La conciencia acerca de los eventos ligados al Holocausto es muy alta, y los estudiantes son invitados a discutir acerca de sus historias familiares, sus opiniones sobre el Holocausto y cómo asegurar que no se repita jamás. Los lugares de esparcimiento están cerrados. Los teatros, así como la radio y la televisión, se llenan con programación acerca del Holocausto. A una hora establecida durante la mañana, suena una sirena en todo el país por espacio de un minuto, y todos se detienen donde quiera que estén, dejan de hacer lo que hacían, para rendir su tributo en silencio a las víctimas del Holocausto.

En la semana que sigue al Día del Holocausto, el foco de atención vira del pasado al presente, de la Diáspora a la Tierra de Israel. El ánimo sigue siendo sombrío, pero la programación en los medios se concentra en la creación y el mantenimiento del moderno Estado de Israel, y en aquellos que murieron por él.

Entonces comienza Iom Hazikarón, el Día de los Caídos en las Guerras de Israel. Cuando oscurece, suena una nueva sirena por un minuto de silencio, y la ceremonia oficial comienza. Al día siguiente, luego de otra sirena que convoca a un minuto de silencio, la ceremonia nacional tiene lugar en el cementerio militar del Monte Herzl. Varios programas son dedicados a la apreciación de la pérdida personal, la aflicción nacional y la responsabilidad mutua.

De la aflicción a la alegría

La vivencia de pararse en silencio durante la sirena es muy movilizante. Toda actividad se detiene: la gente se para en las calles, los autos frenan. El aire se llena con una misteriosa mezcla del penetrante chillido de la sirena con un silencio que se puede palpar. Los pensamientos se enfocan en aquellos que ya no están, y en qué deben significar sus muertes para nosotros, aquellos que sobrevivimos. Advertimos otra vez que esta clase de observancia simultánea, nacional y unificadora, es posible sólo en el estado judío.

Existe una continua controversia en la sociedad israelí acerca de la institución del minuto de silencio como un modo de conmemorar el duelo. Una considerable parte de la comunidad ultraortodoxa argumenta que esta práctica es una manera no judía de recordar a los muertos, y por eso no tiene lugar en una ceremonia judía. Ellos prefieren utilizar ese tiempo para rezar. Sin embargo, un miembro de esa comunidad que está en un lugar público en el momento de la sirena se incorpora a los que se paran en silencio, por respeto a la sensibilidad de la comunidad. Los críticos de esta postura sostienen que el minuto de silencio, lejos de ser extraño al judaísmo, es una forma en la que todos los segmentos de la sociedad israelí se ven unidos. Ellos afirman que es una lástima que algunos ultraortodoxos opten por separarse de la mayoría. Cada año se renueva el desacuerdo.

En la tarde de Iom Hazikarón el país comienza la transición hacia la celebración nacional de Iom Haatzmaut. Esta transición no es tan difícil como pudiera parecer en teoría: el espíritu humano, y la sociedad, son capaces de hacer este cambio de modo pensado, significativo y con sensibilidad.

Existen precedentes en el judaísmo para tan radical cambio de ánimo, de la tristeza un día, al regocijo el siguiente. Taanit (el ayuno de) Esther precede la festividad de Purim, que revive la amenaza de aniquilación por las manos de los seguidores de Hamán, que precede el alivio y la euforia cuando la tragedia es conjurada. De modo similar, en el Israel moderno, la celebración de la independencia recuerda a uno la inestabilidad y el sacrificio que hubo antes, y los continuados sacrificios que preservan esa independencia.

Así, la tarde de Iom Hazikarón se convierte en un momento de calma, mientras palestras, auditorios y teatros se preparan para los festejos del día siguiente.

La noche de Iom Haatzmaut trae consigo mucha alegría y celebración. En la ceremonia inaugural nacional, 12 antorchas, representando a las 12 tribus de Israel, son encendidas por representantes elegidos de la sociedad. Las sinagogas son iluminadas como en las festividades religiosas, la gente se viste de fiesta, y las plegarias están llenas de música y de agradecimiento por el don de la independencia luego de casi 2000 años de exilio demoledor. Los lugares públicos se llenan con festejantes que disfrutan de conciertos, fuegos artificiales y todo tipo de entretenimientos.

Al día siguiente, los observantes otra vez festejan, agregando la recitación del Halel. Se trata de una serie de Salmos, desde el 113 al 118, que son leídos en las festividades que conmemoran milagros por los cuales el pueblo judío fue librado del peligro.

La entrega de los Premios Israel en varias áreas tiene lugar en este día, al igual que el Concurso Internacional de Biblia para la Juventud Judía. Hay una amplia gama de eventos deportivos, culturales y de entretenimientos. Los israelíes son invitados a visitar exhibiciones militares, parques públicos y reservas naturales. Asados –llamados mángalim- una forma israelí de festejar muy popular, se realizan en todos los parques y jardines del país.

La observancia de Iom Haatzmaut como una festividad religiosa tampoco deja de tener sus controversias. Algunos argumentan que, aunque la independencia política es en beneficio del pueblo, estamos muy lejos del logro de los ideales mesiánicos de la paz y la hermandad universales, y del reconocimiento de Dios por la humanidad. Por eso, dicen, celebrar la independencia de Israel es prematuro.

Otros se hacen eco de las palabras del rabino Meshulam Roth:

La fecha de este aniversario es realmente apropiada, puesto que marca el día en el cual la esencia del milagro tuvo lugar… cuando pasamos desde la esclavitud a la libertad a través de la proclamación de la independencia. Este milagro trajo en su tren un segundo: el de librarnos de la muerte mediante nuestra lucha contra las naciones árabes y el rescate de las comunidades judías de la diáspora de manos de sus opresores, produciendo el tercer milagro, el de la reunión de los exilios.


Así, este período de observancia y celebración nacional debe lidiar con asuntos ideológicos y emocionales fundamentales. Hace surgir cuestionamientos acerca de la identidad común, la historia común y el destino común.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

****- bashef 27/3/2003 9:35 AM
Me pereci muy claro sensible y muy detallado.Felicidades y Gracias.

****- asher 15/4/2005 4:17 PM
B`H
MUY BUENO Y CENTRADO
muestra las distintas posiciones dentro de ISRAEL acerca de estos nuevas celebraciones y fechas conmemorativas.

***** alicebini 10/10/2003 2:25 PM
ta muy bueno el articulo

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (4 comentarios)
Terrible ****-
(4.2500)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí