Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Radio Bla Bla en el aire- vida y obra de Hajaverim shel Natasha Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Radio Bla Bla en el aire- vida y obra de Hajaverim shel Natasha

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: Aizik
Fecha de creación: 2002-04-21 19:38:16
Administrar:
Calificacin: ****-
Ver 1 comentario y 1 calificación
Comentar este artículo
Visitas: 2214

Radio Bla Bla en el aire- vida y obra de Hajaverim shel Natasha

Rock israelí
Por Ariel Bercovich

Los textos del extinto conjunto de rock israelí Hajaverim Shel Natasha (Los amigos de Natasha) nos llevan de viaje por una sociedad israelí atravesada por todos los signos de la época, tanto universales como particulares israelíes, sufridos por sus individuos. Posmodernismo, alienación, inmigración, discriminación, opresión y depresión. También nos muestran, con su historia personal, posibilidades de hallar grietas en el muro, y pasar por ellas.


Varias razones me convencieron a que cambiara el tema de este artículo a último momento. La primera es el nuevo disco de Arkadi Dujin. La segunda, el nuevo disco de Mija Shitrit. La tercera, la canción "Ani lo roked" ("Yo no bailo") que estuvo en el lugar adecuado (la radio en la cocina de mi casa), en el momento justo (Una mañana un poco melancólica). La cuarta razón, la más definitiva, es esta: Hajaverim shel Natasha.

Así empezó todo

Primero un poco de historia. Mija Shitrit nació en Iokneam, una de las ciudades que se contruyeron con el propósito de absorber la aliá (inmigración a Israel) de los países del norte de Africa. Su familia, de origen marroquí, llegó a Israel en una situación económica muy difícil, que empeoró debido a largos períodos de desocupación de su padre. Esta realidad no era exclusiva de la familía Shitrit, sino una constante entre las familias de inmigrantes, lo que convirtió a Iokneam (junto a otras ciudades de similar conformación) en lugares donde la humillación y la desesperanza eran parte del estado de ánimo general. Shitrit recuerda cómo de chico sufría al ver a su pade, que siempre había sido un hombre elegante y respetado, entrar a su casa a escondidas para que no lo vieran sucio y cansado después de doce horas de trabajo en la fábrica. Y también recuerda como a los 15 años comprendió que al ver a su padre estaba viendo su propio destino por adelantado. A ese Iokneam llegó a los 15 años Arkadi Dujin, que junto con su familía inmigró desde la antigua URSS a Israel. La adaptación de la familia Dujin fue aún más dura que la de los Shitrit, y no faltaron momentos en los que hubo que dividir la comida en raciones mínimas para que bastase para todos. Dujin, famoso por su timidez, cuenta que lo humillaba tanto no poder expresarse correctamente en hebreo, que decidió que sería mejor no hablar. Así y todo fue enrolado a la división de tanques del ejército y participó de la guerra del Líbano. Hoy recuerda entre sincero e irónico que al terminar la guerra todavía no sabía muy bien de qué lado estaba ni quién era el enemigo.

Así siguió todo

Liberados ya ambos del ejército, y aun sin conocerse, volvieron a Iokneam a buscar trabajo. No paso mucho tiempo hasta que amigos comunes los presentaron, y pronto comenzaron a reunirse durante las tardes desocupadas para improvisar melodías. Ya entonces se estableció una división de responsabilidades clara: Mija estaba a cargo de los textos y la voz, Arkadi de la música. Estas tardes músicales duraron un poco más de un año, y podían haber continuado muchos años mas, pero algo sucedió. Arkadi fue el primero en reconocer que Iokneam era totalmente incompatible con cualquiera de sus sueños. Con 70 shékels en el bolsillo, hizo el bolso, y tomó el colectivo más esperanzado e incierto de su vida rumbo a la gran ciudad: Tel Aviv. Caundo llegó consiguió una pieza en una casa antigua, y se puso a buscar trabajo. En los ratos libres paseaba por las calles de la ciudad, y cuando volvía a su pieza inventaba melodías y las guardaba para más adelante. Pasaron dos meses hasta que Mija tocó la puerta de la pieza de Arkadi. Traía consigo dos mudas de ropa y 120 shékels más. Esos dos golpecitos suaves a la hora de la siesta dieron vida a uno de los dúos más creativos de la música israelí.

Mija recuerda que le pidió a Arkadi que tocase algo nuevo. Su intención era ponerse al día con las canciones, pero Arkadi sin saberlo le tenía preparada una sorpresa. Su voz se había convertido de un hilo finito que apenas bastaba para tararear la melodía, en una capaz de hacer temblar a cualquiera. Algo habían hecho ese mes y medio de libertad y soledad a la voz de Arkadi, y el mismo Mija estableció que desde ese día ambos debían cantar. Pero hasta que esa voz pudiese llegar a oídos del público, de algo había que vivir. Mija trabajaba de albañil durante el día, y Arkadi lavaba platos de noche en un bar. Esta incompatibilidad horaria que les impedía sentarse juntos a componer se resolvió de la siguiente manera: Arkadi iba varias veces por día al lugar donde Mija trabajaba, discutían alguna melodía nueva, y volvía a su pieza con frases frescas y listas para músicalizar. Cuando la situación económica se estableció mínimamente, comenzó la búsqueda de nuevos integrantes para una banda y también nació el nombre: Hajaverim shel Natasha, "Los amigos de Natasha".

Así terminó todo

Hajaverim shel Natasha fue también el primer disco de la banda, que llegó a las disquerías a fines del '89. Este primer disco no les trajo prácticamente ningún beneficio económico, pero sí un principio de reconocimiento artístico. En 1991 apareció "Shinuim be herguelei hatzrija" ("Cambios en los hábitos de consumo"), y en 1994 "Ajlazaurim". El cuarto disco, "Radio bla bla", fue el más importante en todo sentido. Fue el primer disco que les permitió prescindir de trabajos extras, fue el más elaborado a nivel músical, y también el más extenso (2 CD's). Sin embargo todos estos cambios comenzaron a generar tensiones entre los integrantes del grupo. Por eso el quinto disco, un concierto grabado en vivo, fue sin que nadie se lo propusiese explicítamente un disco despedida en el que se incluyó lo mejor de las canciones del grupo. Luego de la separación ambos músicos continuaron con carreras solistas que los mantienen hasta hoy entre los cantautores más exitosos de Israel.

Pasen y vean: Natasha y sus Canciones


"Melanjoli" – "Melancólico"

"Melanjoli" – " Melancólico"

Música: Arkadi Dujin 
Letra: Mija Shitrit

Melancólico sobre el techo 
Baila frente a media luna loca 
Cara o seca apuesta 
Saltar o quedarse

Pensamientos caen de los árboles 
Y vuelan en otoño 
Mujeres bandas sobre camas oxidadas 
Se abren ahora


Y ustedes entornan los ojos 
Esperan que se caiga 
Los perros clavarán sus dientes 
En su piel, en su carne, en sus huesos.


Monótono sobre el techo 
Antenas frente a una luna loca 
Saltar es seca 
Cara no toca 
No tengo ganas de quedarme en otoño

Entonces ustedes que entornan los ojos 
Y esperan que caiga 
También a ustedes morderán 
En su piel, en su carne, en su sangre, sus huesos.


El Yarkón fluye y se vuelca en el mar 
La putas también.


"Ani lo roked kshe atzuv li" 
 "No bailo cuando estoy triste"

Música: Arkadi Dujin 
Letra: Mija Shitrit

¡Movete! 
Ahora me pasa, quiero bailar, pero no me puedo mover. 
¿Son los bajos? 
¡No, bajísimos!, 40 hertz. ¡Los siento en la panza y está muy bien! 
¿Y el volumen? 
¡Genial!, casi se me vuelan las orejas. 
Se los escucha hasta el final de la calle.


Yo no bailo cuando estoy triste. 
Yo no bailo cuando estoy triste.


¿El groove? 
Exelente. Pensé que eran negros 
Negros es bueno, ¿no? 
Sí, sí, sí.

Estoy sufriendo... 
¿Por el DJ? 
No, del Mediterranea Blues.


Yo no bailo cuando estoy triste. 
Yo no bailo cuando estoy triste.


Yo soy su amigo, yo lo conozco 
Me llamo Lupi Lupi Lupi Lu 
Yo lo cuido, y el es medio raro, digo para que sepan... 
Cuidar un tipo con camiseta y barba, dos días de edad 
Qué se le va a hacer... 
Que no se me caiga encima, que no se caiga encima de sí mismo 
¡Que no se me termine!!!


"Kok batzohoraim" – "Coca por la tarde"

Música: Arkadi Dujin 
Letra: Mija Shitrit

El 2 de octubre mil novecientos noventa y pico 
Happy Vaxman presenta, la estación es Radio Bla Bla 
Pavadas en mono en hebreo fácil hasta la tarde 
Todo quien mande una postal ganará una moto y un gorro de lana.


Coca a la tarde, una mierda de costumbre 
Pero sólo así, la lengua se destraba.


¡Facistas!, zig zag, pelados, cuero con tachas. 
Políticos locos del volante, y sadomasoquistas 
No lograron detener la revolución transmitida 
Radio Bla Bla esta en el aire, y yo soy héroe clandestino


Coca a la tarde, una mierda de costumbre 
Pero sólo así, la lengua se destraba.


Soy yo Happy Vaxman, mamá, ¡¿me escuchás?! 
¡Lo logré!, toda la ciudad me conoce...
  Robé el dercho a hablar y ahora soy pirata 
Amplificador potente, micrófono, y cobertura objetiva detallada.


Coca a la tarde, una mierda de costumbre 
Pero sólo así, la lengua se destraba.


 

Hasta aquí la historia de Hajaverim shel Natasha. Ahora quiero presentarles su obra. Después que "Ani lo roked" me puso de buen humor hace algunas mañanas, me quedó una sensación agridulce. Por un lado la alegría de corroborar cómo una buena canción puede provocar cambios, aunque más no sea en el alma de la gente. La otra sensación fue de frustración ante la certeza de que esa alegría mía podía ser comprendida y disfrutada por muy poca gente. Por eso decidí a último momento abandonar todos mis planes, y dedicar este artículo al intento de acercar a aquellos quienes quieran conocerlas, algunas canciones del grupo. No les tengo que explicar que si por mí fuese incluiría en este artículo toda la discografía de "Natasha". Pero ya que esto es un tanto complicado, me abstuve a elegir tres canciones a las que considero dignas representantes del resto. Cada una trata un tema diferente, y de cada una se puede aprender un poco sobre algún aspecto de la vida en Israel.

Los Javerim shel Natasha ya están instalados en la gran ciudad, y comienzan a mirar a su alrededor. La vida en Tel Aviv a principios de los '90 está empapada de color, histeria, consumismo y arte. Son años de revolución económica, cultural, y tecnológica. El posmodernismo entra en su etapa de desarollo gracias a la expansión cultural-económica-tecnológica de Estados Unidos. Todas las capitales del mundo se llenan de suscursales de McDonald's, televisores 21 pulgadas, y MTV. El SIDA e Internet están en camino. También comienzan las cuentas regresivas hasta el fin de siglo, y con ellas una ola de espiritualismo, profesías, y apocalipsis. Sobre esa realidad urbana escribe Shitrit la canción "Melancólico". La canción describe una situación estática: la de un hombre demasiado sensible que en un monento de locura o cordura juega con la idea de suicidarse. Pero la canción recorre todos los tópicos de la cultura posmodernista. El principal de ellos es la sensación apocalíptica que permite apostar la vida a cara o seca. La vida está tan vacía de sentido, que la opinión de una moneda basta para determinar si vale la pena seguir viviendo o no. Luego está la locura del consumismo y los medios de comunicación, que con sus antenas le impiden al personaje de la canción ver la luna, y los televidentes que parpadean esperando verlo reventar contra el asfalto. Y entonces, un segundo antes de saltar, el hombre desesperado nos grita desde el techo: ¡Cuidado!, yo no soy diferente de ustedes, y por eso lo que me pasa a mi les va a pasar a ustedes también. ("También a ustedes morderán, en su piel, en su carne, en su sangre, sus huesos."). Y todo ante la indiferencia del mundo que sigue girando, y el Yarkón con sus prostitutas que sigue fluyendo como si nada. Hoy, casi 10 años después, la canción sigue siendo tan actual que da miedo.

"Ani lo roked kshe atzuv li" – "No bailo cuando estoy triste"

En esta canción (Ani lo roked kshe atzuv li) los "Javerim de Natasha" se permiten lujos de artistas consagrados. Por primera vez no hay preocupaciones económicas, lo que les permite preocuparse de problemas más importantes, y menos urgentes. Uno de ellos es la delicada relación entre el arte y la infraestructura comercial que lo sostiene. En ese sentido, esta es una canción de protesta: protesta contra el aparato publicitario que termina avasallando el acto artístico. La primera parte de la canción sintetiza esta idea mediante la frase genial "No bailo cuando estoy triste", es decir: "No puedo componer canciones por encargo", o "Por más que me den dinero, que me compren whisky, que me lleven a fiestas, que todo "esté bien", yo compongo música cuando tengo necesidad, y no cuando la discografía precisa. La segunda parte de la canción presenta el punto de vista del productor Lupi Lu (nombre ficticio, por supuesto), que encontró un talento y lo cuida para que éste le entregue cada tanto canciones. El productor, que considera al artista como a una máquina de generar hits, está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario con tal de que "no se le termine". (El tipo con dos días de edad barba y camiseta de la canción puede ser Shitrit, o Dujin ya que ambos usaban en esa epoca barba y chalecos). Por supesto que la canción hace referencia a un fenómeno que va más alla de su propia biografia, y que tiene que ver con la delicada relación entre los medios de comunicación y la cultura. Pero sobre esto ya se ha escrito demasiado.


"Kok batzohoraim" – "Coca por la tarde"


Uno de los modelos antropológicos que parecen ser comunes a todas las civilizaciones conocidas a lo largo de la historía es el de la relación entre el centro y la perifieria. Con el nacimiento de los primeros centros poblados, y la necesidad de producir alimentos para sus habitantes, se gestó de un modo natural la división entre zonas de alta densidad de población contra zonas prácticamente despobladas. Esta división trajo consigo consecuencias económicas, políticas, y por último culturales. Es por eso que el diálogo cultural entre el centro y la periferia es una consecuencia directa de las relaciones políticas, y económicas entre ambas partes.

Hay ciertas artes en las que el artista y su obra son la misma cosa (danza, música, teatro, etc.). En estos casos, cuando el artista que vive en al periferia quiere acceder al público de los centros poblabos, el único remedio es colocarse en el asiento de algún colectivo y así trasportar su arte y a sí mismo al lugar deseado. Este viaje, desde la ciudad natal a la gran ciudad, forma ya parte integral de la "tradición artística".

En la canción "Kok batzohiraim" Shitrit y Duchin cuentan su propia historia. Su viaje a Tel Aviv, el trabajo duro, y al fin el éxito. Pero la canción es más que autobiográfica, ya que describe un proceso que cada artista y al fin cada persona vive al transitar desde la periferia al centro cultural, profesional, o social. Y si bien la canción describe una historia con final feliz, Shitrit tiene cuidado de no poner el peso en el éxito en sí, sino en el camino hacia él. Es más, el éxito no está dado por alguna recompensa material, sino por el regocijo de comprobar que era posible: "Soy yo Happy Vaxman, mamá, ¡¿me escuchás?!". Y algo más: Happy Vaxman llegó a la gran ciudad sin renunciar a su identidad, ni siquiera a sus debilidades ("Coca a la tarde, una mierda de costumbre, pero sólo así, la lengua se destraba."). Atraviesa un mundo de políticos, punks y masoquistas, sin dejarse seducir por ninguno de ellos.

Happy Vaxman, los "Javerim shel Natasha", y algunos artistas más lograron nadar contra la corriente cultural que simpre fluye del centro a la periferia. Se cargaron la periferia al hombro y la depositaron en el centro de la gran ciudad. Es dificil definir cual de estos polos es más adecuado para el desarollo del arte. Por un lado es cierto que los centros poblados son a nivel cultural lugares más activos, y más dispuestos a aceptar nuevas ideas.Pero este dinamismo se transforma a veces en amorfia, y en esos casos es la periferia la que brinda al país una base cultural firme (a la que algunos llaman tradición). Si hay una cosa sobre la que no hay dudas, es que el artista que salga a recorrer los caminos entre centro y la periferia, descubrirá tarde o temprano que la cultura israelí no es exclusiva de ninguna de sus estaciones, sino que se esconde en el viaje mismo.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

****- sak 27/6/2005 2:27 PM
ME GUSTO LA INFORMACION PERO ME GUSTARIA QUE AGREGARAN MUSICA

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (1 comentarios)
Terrible ****-
(4.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí