Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: aizik
Fecha de creación: 2002-03-17 10:45:38
Administrar:
Calificacin: ****+
Ver 4 comentarios y 3 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 3104

¿Así que creías que sabias hablar hebreo?

La dulce vida en el ejército israelí
Por Nik John

La agradable vida del olé jadash (nuevo inmigrante) suele verse eclipsada o enriquecida, según cada quién, por el ingreso al servicio militar. Esto ocurre en los primeros años de su estancia en el país, y constituye un punto de viraje en el proceso de aclimatación. El encuentro con la cultura cruda del país se produce allí, empezando por su idioma. Si vas a hacer aliá o lo has hecho hace poco, estúdiate de memoria la siguiente nota.

Estás en el país hace ya unos dos años, y sientes como si hubieras sobrevivido una de las pruebas más duras de aguante burocrático que la humanidad hubiera podido inventar. El Misrad Hapním (Ministerio del Interior) ya no es ese lugar temible, alienante, frío y despiadado que solía ser. Te cuidas bien de no hacer la cola equivocada por horas interminables (sin número), y te ríes entre dientes cuando ves a la última víctima, recién bajado del avión, en busca de la fila correcta para recibir su cédula de identidad. Bah, te dices, la mía es tan vieja que las esquinas del plástico ya se están pelando.

En el supermercado tampoco te acechan más sorpresas. Sabes cómo preguntar, para variar en hebreo, el modo de liberar la cadenita de un changuito de compras. Ya has juntado tantos puntos en tu carnet de compras que ya podrías (casi) obtener un acondicionador de aire gratis. Ya eres capaz de examinar un panfleto lleno de ofertas especiales y de entender la letra chiquita. Ya no te prendes ciegamente a las etiquetas conocidas (Kelloggs, Heinz, Nestle, Coca Cola), no, las eliges concientemente porque a esta altura has probado las versiones nativas y te has dado cuenta que incluso tu sionismo tiene sus límites.

Hay todo un mundo de cosas más que puedes hacer también: puedes pagar tu cuenta del teléfono por el sistema computarizado; puedes discutir con cualquier dador de servicios (en hebreo, por supuesto) sobre precios y sobre la calidad de su trabajo; puedes mirar las noticias; entiendes la letra de la canción israelí en el festival Eurovisión (y entonces desearías no entender); puedes salir con una barra de amigos israelíes y seguir bastante bien la conversación, incluso logrando intervenir con algunas frases ingeniosas…

En otras palabras, lo has logrado, te has integrado, hablas la jerga, e incluso sientes que formas parte de esa demente montaña rusa que ellos llaman la sociedad israelí.

Es entonces cuando te llaman al ejército.

Mas perdido que Ole Jadash en Tzahal

Alguien una vez me advirtió que convertirse en padre abre todo un mundo nuevo de miedos y ansiedades. Creo que lo mismo cabe para lo de ir al ejército, cuanto menos porque tienen su versión propia y particular del hebreo…

Entré al Cuerpo de Ingeniería de Guerra para mis 100 días obligatorios en junio de 1999, dos años y medio después de llegar a Israel. Antes de empezar, estaba extremadamente nervioso y aprensivo. Sin embargo, sentía que estaba por aprender un enorme bagaje de cosas sobre Israel que antes me había estado vedado, por no haber vestido aún el color caqui de Tzahal. Y así, con la mente abierta y las rodillas temblando, me lancé al Bákum, la base de enrolamiento.

Y aquí todo comienza, supongo, esas palabras raras que uno sólo escucha en el ejército. Bakum: apenas un ejemplo de la forma en la que en hebreo, a diferencia del inglés, se leen las letas del acrónimo como si fueran palabras, en este caso, Basís Klitá Umiún. Como sabrá cualquiera que haya estado en el ejército, la experiencia está compuesta, en cierta medida, por opuestos: aburrimiento y excitación, muerte intelectual y desafíos nuevos e interesantes, y así sucesivamente. Una de las (muchas) cosas, no obstante, que te mantienen alerta es el idioma. Se sabe que los soldados tienen un amplísimo argot –mucho del cual llevan luego de la vida militar a la civil-, por no mencionar el millón de palabras nuevas que simplemente debes aprender sobre la marcha. No hace falta aclarar que nunca, pero nunca, tienes la exacta idea de lo que significan en tu propio idioma.

De modo que vamos a dar un paseo lingüístico por el ejército y familiaricémonos con aquellas palabras o frases con las que puedes esperar encontrarte allí…

Si has decidido hacer el cuento de la tzavá como se debe, vas a tener que dejar de llamar a la gente por su primer nombre. Los apellidos se aceptan, pero todavía mejor son los apelativos tales como áji Hermano, guéver Hombre (con énfasis en la masculinidad del hombre, como en "Guéver, pásame esa cosa pesada que está ahí) o benadám Hombre (ver glosario). Pero no los pruebes con tus oficiales y comandantes: todos ellos son conocidos como hamefaked Comandante. Por supuesto, a veces la gente te hace enojar, pero este no es el lugar para mencionar ninguna de las casi infinitas maneras que tienen los soldados israelíes para insultarse. Baste decir que varias de ellas involucran comparaciones con mujeres. Por otro lado, hay muchísimas formas para decir que algo está bien, muchas de las cuales son moneda corriente en el argot diario israelí: sabába, ájla, javál al hazmán, o su abreviatura: javláz. Todas significan bárbaro, chévere. ¿Pero sabían que dos palabras de argot –pagáz y ptzatzá- significan en realidad "obús" y "bomba"?

Generalmente duermes en un óhel Carpa en el mahal Area del campamento dentro de un sakash Abreviatura de Sak Sheiná (Bolsa de dormir). Cuando te despiertas a la mañana tienes siete minutos para vestirte para el misdar Inspección, donde los comandantes se aseguran que tu néshek Arma está limpio, y que tus dos meimiot Cantimploras y majsaniot Plural de majsanit (Cargador) están llenos (de agua y de kadurim Plural de "kadur" (bala) respectivamente). Por supuesto debes presentarte en madim Uniforme, que incluye tus gumio Las banditas de goma que mantienen el dobladillo de tu pantalón ordenadito por sobre las botas. A veces, debes usar tu efod Chaleco multi-bolsillos y tu kasdá Casco, otras veces puedes poner a ambos en el suelo frente a tí. De algún modo siempre me sorprendo a mí mismo enganchado en alguna tarea diaria particularmente molesta: aceitar las alunkot Plural de alunká (Camilla) y ponerlas en el medio de la jet La forma en que se paran los soldados para las inspecciones, como la letra hebrea., junto con el késher Aparato de radiocomunicación y otros pakálim Las cosas que debes llevar contigo en las marchas forzadas (camilla, radio, etc.). Luego en general hay un recreo para comer en el ójel Comida, obviamente, pero así llaman al comedor., donde, de tanto en tanto, tendrás que aportar tu porción de toranut Turno en la cocina., que por supuesto no debe ser confundida con tironut Instrucción militar básica..

Corriendo de Acá para Allá

Un día regular es un día bastante cargado. Puedes llegar a tener algunos imunim Ejercicios, maniobras en el mitvaj Campo de tiro, donde aprendes a disparar. Si tienes suerte te puede llegar a tocar probar tirar con la mag Ametralladora pesada y puede que tires un rimón Granada o dos. En algún punto del día habrá probablemente un madás Clase de Educación Física, aunque si juegas tus cartas correctamente, puedes llegar a convencer a tus comandantes que jugar al fútbol es un buen reemplazante del mero correr y hacer ocasionales flexiones (sí, nos las arreglamos para convencerlos…) Entre una cosa y la otra, tendrás la oportunidad de asomarse al shékem Tienda, negocio para abastecerte con comida y bebida, pero por ser tzair Joven, término peyorativo para alguien que es nuevo en el ejército, no esperes ser atendido primero: soldados con más pazam Tiempo transcurrido de tu servicio militar que tú se van a sentir con el perfecto derecho de abrirse paso (pero otra vez, ¿qué hay de nuevo en eso?). Cada semana, más o menos, tendrás una masá Marcha forzada, con vistas a la famosa masá alunkot Marcha forzada en donde se lleva la camilla continuamente abierta, siempre con alguien acostado en la misma., luego de la cual la ktzinat tash Oficial mujer a cargo de las condiciones de tu servicio. O, en otras palabras, tu mamá, habrá preparado, probablemente, algunos chupárim Plural de "chupar" (Regalo pequeño, en general algo para tomar y comer) para ti y los muchachos...

En algún momento, saldrás al shétaj Terreno, campo por algunas noches. Esto, creo, es lo más cerca que puedes llegar a conocer la experiencia del ejército: no te duchas, haces miles de shmirot Plural de shmirá (Guardia), comes manot krav "Porciones de batalla", una caja con varios tipos de comida(?) adentro y luf Carne enlatada. Parece y sabe como comida de perro. Pero incluso en el shétaj te tienen que dar tu shaat tash Una hora libre por día y esas preciosas seis horas de sueño...

Como todos sabemos, el ejército es bastante fuerte en mishmáat Disciplina., y cualquier error es castigado de modo sumario. Si hiciste una travesura pequeña (como llegar tarde, digamos, y sí, 45 segundos tarde se cuenta como tarde; es una muy buena idea leapés Sincronizar (tu reloj), puedes llegar a salir del paso con algunos tirturim Que te hagan correr 30 segundos de un lugar al otro cuando obviamente no puedes lograrlo. . Una falta algo mayor te puede valer una shaá baietziá Una hora a la salida (como siendo retenido...) o dos, un castigo ultra molesto cuando todo lo que quieres es llegar a casa, a la ducha y a dormiiiiiiiiiiiir. Si tiras demasiado de la cuerda, podrías verte enredado en un mishpat Juicio cuyo resultado puede ser el maatza La cárcel de la base haciendo avodot rasar Trabajos domésticos, como jardinería o tirar la basura. Uno de los muchachos con los que estuve recibió dos semanas de maatzar por pegarle a un katzín Oficial de rango bastante alto, y no estoy bromeando.

A medida que se acerca el fin de semana, puedes empezar a añorar el regreso a casa, por no hablar de tu shijrur Liberación, dada de baja.. Te darán tu shovar nesiá Cupón de viaje antes de irte, el cual seguramente lo atesorarás con cuidado... A veces, cuando el ejército se siente particularmente generoso, te pueden llegar a dar un jamshúsh Jueves, viernes y sábado: un fin de semana largo... y no sabes lo buenos que éstos son hasta que no recibes uno.

Mientras estés en el ejército, estarás hablando toneladas de hebreo, adquiriendo nuevos términos todos los días y, si mantienes tus ojos abiertos, aprendiendo mucho sobre el etos que guía a tantos de nuestros amigos, vecinos, colegas y políticos cuando, como tú, tratan de enfrentar el salvaje mundo de Israel… Y si no tuviste suficiente tiempo para dominar todo el nuevo vocabulario, no te inquietes: ellos ya te llamarán para los miluím Servicio de la reserva antes que te des cuenta.

Glosario

Aji: Hermano
Alunká: Camilla
Avodot rasar: Trabajos domésticos, como jardinería o tirar la basura
Ben-Adam: Hombre
Casdá: Casco
Jamshush :Jueves, viernes y sábado: un fin de semana largo
Jet: La forma en que se paran los soldados para las inspecciones, como la letra hebrea.
Efod: Chaleco multi-bolsillos
Guéver: Hombre (con énfasis en la masculinidad del hombre, como en "Guéver, pásame esa cosa pesada que está ahí)
Gumiot: Las banditas de goma que mantienen el dobladillo de tu pantalón ordenadito por sobre las botas.
Imunim: Ejercicios, maniobras
Kadurim: Balas
Katzín: Oficial
Kzinat Tash: Oficial mujer a cargo de las condiciones de tu servicio. O, en otras palabras, tu mamá.
Leapés: Sincronizar (tu reloj)
Luf: Carne enlatada. Parece y sabe como comida de perro.
Maatzar: La cárcel de la base.
Majsanit :Cargador
Madás: Clase de Educación Física
Madim: Uniforme
Mag :Ametralladora pesada
Mahal: Area del campamento
Manot krav: "Porciones de batalla", una caja con varios tipos de comida(?) adentro.
Masá: Marcha forzada.
Mefaked: Comandante.
Meimiot: Cantimploras.
Miluim: Servicio de la reserva.
Misdar: Inspección.
Mishmáat: Disciplina.
Mishpat: Juicio.
Mitvaj: Campo de tiro
Néshek: Arma.
Ójel: Comida, obviamente, pero así llaman al comedor.
Pakálim: Las cosas que debes llevar contigo en las marchas forzadas (camilla, radio, etc.)
Pazam: Tiempo transcurrido de tu servicio militar.
Rimón: Granada.
Sakash: Bolsa de dormir.
Shaá Baietziá: Una hora a la salida (como siendo retenido...)
Shaat tash :Una hora libre por día.
Shékem: Tienda, negocio.
Shétaj: Terreno, campo
Shijrur: Liberación, dada de baja.
Shmirá: Guardia.
Shovar nesiá: Cupón de viaje.
Tironut:Instrucción militar básica.
Tirturím: Que te hagan correr 30 segundos de un lugar al otro cuando obviamente no puedes lograrlo.
Toranut: Turno en la cocina.
Chupar: Regalo pequeño, en general algo para tomar y comer.
Tzair: Joven, término peyorativo para alguien que es nuevo en el ejército.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine  



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

  shaul 22/10/2002 6:29 PM
Ke vueno ke pazo un buen mazaldbeladam. Ma dificile y me pienso ke la proksima ire de turista. Pero vueno es el vocavulario ke kenzabe kuando lo podamos mecezitar i lo memorizar. Dvuen Mazal el kontenido.

***** kirsch 20/3/2002 3:33 PM
Entretenido y educativo.
Material simpatico para incluir en un "Yom Tzava" o "Yom Gadna" (dia de ejercito) en un movimiento.

***** martin_010203 2/7/2004 6:37 AM
Muy buenas traducciones

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (4 comentarios)
Terrible ****+
(4.6667)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí