Artículo
Jinuj.net / Artículos de Consulta / Conferencia de Durban: Tenían que encontrar un culpable Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Conferencia de Durban: Tenían que encontrar un culpable

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: Aizik
Fecha de creación: 2002-03-03 10:29:03
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2652

Tenían que Encontrar un Culpable

La discriminación era el enemigo conocido...
Por Ezequiel Finkelberg

Por un momento pareció que aquellos años '70 volvían, y el sionismo volvía a ser equiparado con racismo. Fue allí en la conferencia contra el racismo en Durban, Sudáfrica. Pero el mundo ha entrado en una fase más compleja, y el flujo de información a nivel global impide que el engaño sea tan fácil. Israel salió casi ileso de la desastrosa conferencia. Casi, porque el sólo hecho de que el tema de Israel pudiera ser elevado, es una mancha a la honestidad intelectual del orbe. Las verdaderas víctimas del racismo en el mundo, sin embargo, tendrán que esperar a la próxima oportunidad.

La pesadilla de Israel hecha realidad. Como en el año 1975, Israel debía defenderse de la embestida "sionismo es racismo". Así fuimos testigos una vez más de la repetición de mitos que nos cuentan de una supuesta alianza entre la Sudáfrica racista e Israel, sumado esto a toda clase de adjetivos calificativos repetidos por los medios de comunicación.

Pero el mundo del siglo XXI es diferente. Ya no existe el bloque soviético y el poderío de los países no alineados se ha esfumado. Por eso, los países reunidos en la Conferencia contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y la Intolerancia desarrollada en la ciudad de Durban, debieron contentarse con resaltar las acusaciones y no abrían mucho juicio sobre la veracidad de las mismas.

En el terreno, mientras los manifestantes pro palestinos gritaban "Hitler debía haber terminado con el trabajo" y era repartido el panfleto judeófobo "Los Protocolos de los Sabios de Sión", distintas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) peleaban para que la palabra antisemitismo fuera vaciada de contenido. Querían que la palabra antisemitismo pudiera referirse también a un supuesto odio a todos los "semitas" (odio que jamás existió a grupo un tanto "heterogéneo").

Todo esto fue silenciado, junto a las 1.500 personas que gritaban "maten a los judíos" y la mayúscula de Holocausto que intentaron podar para dar cabida a toda clase de genocidios a los que se llamarían holocaustos (y a otros males menores a los que se les podría aplicar el mote de holocaustitos).

Al parecer, como las acusaciones contra Israel esgrimidas el último año no prosperaron, los palestinos comenzaron a usar las históricas fábulas del arcón de la memoria. Verdad histórica y mito preconcebido competían en un vergonzante "pie de igualdad". Kofi Anan, Secretario General de la O.N.U. se preocupaba por el "desafortunado" retiro de Estados Unidos e Israel y opinaba suplicante que "cada país debe estar en la mesa para discutir", aun para sufrir acusaciones antijudías.

Poco importaba que las quejas de Anan intentaran ocultar la complicidad que la ONU en la retención de evidencia en el caso del secuestro de soldados israelíes hace un año. Mientras tanto, la agencia de noticias oficialpalestina (WAFA) mantenía que "cámaras de gas existen diariamente sobre las ocupadas tierras palestinas". Anan no se quejó por esto.

Las acusaciones repetidas una y otra vez por la prensa internacional eran transcripciones casi literales del líder palestino Yasser Arafat. Este calificó las actividades de Israel de "nuevo tipo de apartheid" y que la falta de "disuasión" contra el Estado judío "alienta" a que continúe con su uso. Bajo la excusa de difundir lo que sucedió la prensa internacional latina se convertía, al otorgar tanto espacio a la verborragia de Arafat, en un vocero no cuestionador.

Luther king: "antisionismo es antisemitismo"

Uno de los puntos más delicados fue la condena a Israel por parte de 3.000 ONG que desarrollaban su asamblea en paralelo a la oficial. Dichas delegaciones llamaban a los países a condenar los "actos de genocidio y de depuración étnica" y exigía a los estados "sanciones punitivas" hasta lograr que se retire "incondicionalmente" de los territorios ocupados.

Cuando esta discusión llegó a la conferencia oficial sucedió la mencionada salida de Israel y los EE.UU. En vez de centrarse en las causas que habían provocado la politización de la reunión y de cómo el tema de Medio Oriente había ocupado un lugar "desproporcionado" en las discusiones la prensa repetía una y otorga vez las acusaciones.

Salvo honrosas excepciones que se pudieron observar, proliferaron entrevistas a Fidel Castro quien explicaba la "responsabilidad histórica" y la necesidad de una "indemnización justa" para los palestinos por el "horrible genocidio" que sufre.

Lo más patético de estas manifestaciones lo representaba el site oficial de la conferencia que mostraba a Arafat y a Castro como los dos dirigentes más fotografiados. Aun más que la ministra sudafricana de Relaciones Exteriores, Nkosasana Dlamini Zuma y aun más que Kofi Anan.

Quien estuvo casi ausente de las crónicas fue el viceministro de relaciones exteriores israelí Mijael Malkior. Daba vergüenza ajena observar como un simple vistazo a la historia defenestraba todos lo argumentos antijudíos. Con una facilidad envidiable Malkior hizo un recorrido por las ideas judías que ven a la humanidad nacida de un sólo hombre (Adán) para que nadie pueda vanagloriarse de tener mejor linaje que su prójimo. El representante israelí habló también del rechazo a la esclavitud de un pueblo que tiene la más antigua fiesta de la libertad, leyes que ordenan proteger al extranjero, el débil, la viuda, el huérfano. Cómo los judíos fueron líderes en todo lugar donde vivieron de manera natural y de qué manera natural crearon así su propia fuerza libertaria que conocemos con el nombre de sionismo.

Melkior citó a Teodoro Hertzl cuando decía que "una vez que haya presenciado la redención de Israel, deseo asistir a la redención de la comunidad negra". Nada estuvo más cerca de esto que las aliot etíopes de los ‘80 y ‘90 cuando por primera vez en la historia negros eran sacados de su continente no hacia la esclavitud sino a la libertad.

El discurso de Malkior concluía con las palabras de Martin Luther King Jr.: "Usted declara, mi amigo, que no odia a los judíos, de que usted es simplemente es ‘antisionista’... Cuando la gente critica al sionismo, se refieren a los judíos... el sionismo no es otra cosa que el sueño y el ideal del pueblo judío de regresar a vivir a su propia tierra... ¿Y qué es el antisionismo? Es la negación al pueblo judío del básico derecho que nosotros reclamamos para África... es discriminación contra los judíos, por ser judíos. En resumen: es antisemitismo".

A pesar de la ignorancia mediática, la verdad fue entendida por los países del este europeo, la amplia mayoría de los latinoamericanos, muchos de los asiáticos, los EE.UU. y los países del Pacífico cuando rechazaron la inclusión en el documento final de una mención en contra de Israel. Esta, de hecho, fue sólo aprobada como bloque por los países árabes y musulmanes.

El test básico lo dio Sudáfrica quien por su historia debería ser la primera nación interesada en condenar a Israel si los cargos en su contra hubiesen sido ciertos. Sin embargo ella rechazó de plano la singularización y presentó una declaración que exigió sea aprobada sin modificaciones al mismo tiempo que llamaba a una "comprensiva paz en la región" que permita una completa "seguridad".

Durban, un exito Israelí

Ahora, cuando intentaban singularizar a Israel (y sólo a Israel) dentro del concierto de las naciones, la prensa se manifestó en una casi perfecta falsa objetividad. No le importaba más la condena de la víctima que las justificaciones del verdugo para castigar al inocente. La calificación más audaz a la que se animaron fue la de "polémico".

Si acaso el problema verdadero era salvar a los palestinos en vez de condenar a Israel a cualquier precio, podría habérsele dado una gran importancia a cómo los palestinos echaron por la borda el primer Estado de su corta historia y desataron una guerra que incluye profanación de lugares sagrados judíos, o quizás haber investigado las acusaciones de profanación de cementerios cristianos y el supuesto éxodo de la población de ese origen por la constante presión musulmana. Se podría haber hablado de las minorías en los Estados árabes o musulmanes. Pero el objetivo no era "salvemos al mundo del problema de la discriminación" sino "hagamos cargo a Israel de cualquier tema que al mundo le preocupe".

Sin embargo, si no lo dijimos hasta ahora es necesario aclararlo, Durban fue un éxito israelí. El evitar hablar en profundidad del tema no era sino el reflejo del fracaso palestino por darle a la historia otra condena antiisraelí.

El fracaso por incluir estos textos fue percibido por las ONG palestinas cuando manifestaban su protesta contra el texto final que resulta "tan aguado que no tiene sentido". La victoria se entiende mejor si sabemos que la declaración final reconocía que "el Holocausto nunca debe ser olvidado" y que hacía un "llamado para una paz duradera en la región". El neto objetivo antijudío fue abortado si leemos el rechazo mesoorietal incluso cuando la declaración adhería a una "condena al racismo y la discriminación contra... musulmanes y árabes".

El fracaso palestino se hacía más evidente cuando más se manifestaban los representantes internacionales. El Ministro Alemán de Asuntos Exteriores y máximo representante del G8 en la conferencia de Durban, Joschka Fischer, dijo que el encuentro había corrido el riesgo de fracasar por la "singularización de Israel" y "las condenas unilaterales". Mary Robinson, Alto Comisionado de las Naciones Unidas por los DD.HH. y Secretaria General de la conferencia reaccionó ante esto con un "soy judía" frente a Los Protocolos de los Sabios de Sión mencionado más arriba, y al texto que se intentó aprobar en contra de Israel como "inaceptable e injurioso".

El golpe de gracia lo dieron miles de pequeñas organizaciones de derechos humanos que condenaron a Israel, pero fracasaron en el intento de sumar a las dos de mayor alcance e importancia: Amnesty Internacional y Human Rights Watch.

La diferencia entre 1975 y 2001 es simple. En aquel entonces Israel fue condenada por algo que no había hecho. Ahora, la acusación fue hecha y nadie pudo comprobar las historietas palestinas como ciertas.

El enemigo era conocido y les faltaba encontrar un culpable.

Aún lo siguen buscando.

Bibliografía

Tomado de Hagshama E-zine  



Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí