Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Antisemitismo: afrenta a la democracia Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Antisemitismo: afrenta a la democracia

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: Aizik
Fecha de creación: 2001-11-25 13:53:07
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 2283

Antisemitismo: Afrenta a la Democracia

Aunque el término "antisemitismo" fue acuñado por Wilhelm Marr recién en 1879 este fenómeno ha formado parte del bagaje de sociedades paganas, teocráticas y seculares por su permanencia y por su universalidad. A través de los años ha sido estudiado desde diversas ópticas por judíos y no judíos con el objeto de identificar sus móviles así como los procesos que le dan vida y aliento. A lo largo de su historia y en diversidad de circunstancias, los judíos han sido objeto de sentimientos de hostilidad. Los fascistas los han acusado de ser comunistas y éstos últimos los han etiquetado de capitalistas burgueses. Han sido juzgados por mantener una supuesta "doble lealtad" al vivir en medios en los que hasta hace poco se les permitió participar, mientras que los que viven en el Estado de Israel son condenados por "racistas" al buscar la autodeterminación nacional judía. Los judíos humildes son objeto de burla y los ricos provocan resentimiento. También han sido estigmatizados por ser considerados cosmopolitas o chauvinistas.

La universalidad del antisemitismo se manifiesta entre otras cosas en el hecho de que los judíos han sido expulsados de casi todos los países donde han residido: Inglaterra en 1290, Francia en 1306 y 1394. Lituania en 1445 y 1495. España en 1492 y Alemania en el siglo XX. La profundidad de este sentimiento va más allá de la discriminación hasta llegar a la violencia física. La cuestión judía ha recibido atención obsesiva a lo largo de los siglos. Casi todas las ponencias han considerado a sus poblaciones judías como enemigas. El imperio romano del siglo I e.c., los nazis. Los Estados árabes y la URSS los han visto como una amenaza. Mas aún, los judíos han sido percibidos como un ente peligroso a un grado tal que a pesar de su expulsión o destrucción el resentimiento y el temor a éstos ha prevalecido.

El esquema cronológico por el que han atravesado las comunidades judías en la diáspora durante los últimos dos mil años parte de la conversión, pasa a la expulsión y desemboca en el genocidio.

La hostilidad al judío parte de los siguientes móviles:

1. El judaísmo se compone de tres elementos: Dios, la Torá (Biblia) e Israel (concepción de su nacionalismo). La lealtad a cualquiera de estos elementos ha sido fuente de resentimiento porque hacen del judío un elemento "extranjero" "no asimilable", lo que constituye un desafío a la legitimidad de lo no judío.

Dios. Desde sus inicios el monoteísmo ético del judaísmo propicio hostilidades. Las naciones del mundo antiguo adoraban a sus divinidades y no reconocían la legitimidad de otros dioses. Los judíos rechazaban estas creencias: "Nuestro Dios está en los cielos... los ídolos de ellos son de plata y oro, obra de manos de hombres; tienen boca mas no hablan, tienen ojos mas no ven..." (Salmo 115:3-7). Esta creencia en un Dios único y en sus mandatos amenazaba a las culturas vecinas.

Desde los tiempos más antiguos los judíos han sufrido por su lealtad y obediencia a la palabra divina. La oposición a los dioses romanos, por ejemplo, provocó que Julian, emperador romano del siglo IV, los atacara y que Calígula los acusara de ser "enemigos de los dioses, los únicos que se negaban a reconocer su divinidad".

Cuando en el siglo IV el cristianismo se convierte en la religión oficial del imperio romano la negativa judía de aceptar el carácter divino de Jesús los convierte nuevamente en objeto de resentimiento Siglos después el rechazo judío a validar el mensaje de Mahoma y convertirse al Islam propició el odio árabe.

Con la declinación de la religión en occidente a principios del siglo XVIII y el surgimiento del nacionalismo, los judíos continuaron siendo objeto de hostilidades. De hecho la más virulenta forma de antisemitismo adquirió un carácter secular. Los nazis, por ejemplo, trataron de destruir la moralidad monoteísta que amenazaba su nacionalismo "No podemos tolerar que otra organización tenga un espíritu diferente al nuestro... debemos aplastarlos El Nacional Socialismo dice 'Yo soy tu Dios y no deberás tener otros dioses' ".

Los comunistas también percibieron la "amenaza mortal" del monoteísmo judío. Se era fiel al partido o a Dios, por lo que se consideraba que aquellos que creían en un ser trascendental estaban desafiando al gobierno.

-La Torá o ley judía. Durante siglos las leyes rituales obligaban al judío a actuar, vestir y comer en forma distinta a sus vecinos. El kashrut (ley dietética que regula la alimentación), la observancia del shabat (el sábado como día de descanso obligatorio) entre otros -aislaban a los judíos del resto de sus congéneres provocando resentimiento.

En la época moderna gran parte de las comunidades judías en sociedades democráticas y pluralistas dejaron de observar fielmente las leyes que los diferenciaban de sus vecinos y trataron de integrarse a la sociedad. No obstante y hasta la fecha son percibidos como distintos. Mientras más liberal y abierta es una sociedad existe una mayor posibilidad de integrar a minorías en su seno sin menoscabo a su identidad nacional.

-El Estado de Israel. Con la Revolución Francesa y la consecuente concesión de derechos civiles a los judíos adquirió vigencia la premisa de que, para ser iguales, todos los judíos deberían abandonar su identidad nacional. De hecho durante el siglo XIX y parte del XX diversos sectores reformistas del judaísmo germano y estadounidense -en su intento por integrarse a las sociedades en las que vivían- abogaron infructuosamente por eliminar el componente nacionalista del judaísmo. Hoy en día, tal como en 1789, persiste la creencia de que los judíos tienen derechos como grupo religioso mas no como nación, como lo ha puesto de manifiesto el antisionismo que culminó en la aberrante resolución que equipara al movimiento de liberación nacional judía con el racismo.

2. Desde sus inicios la raison d'etre del judaísmo ha sido la de crear un mundo mejor en donde reine la justicia y la paz. El mensaje de los profetas y la esperanza en la redención durante los tiempos mesiánicos permea la liturgia y la cultura judía. Este ánimo revolucionario ha representado un reto a los valores religiosos y seculares de las sociedades donde habitan. Mas aún, la idea de que los judíos se consideraban elegidos por Dios para cumplir su palabra y ser una "luz entre las naciones" ha sido fuente inagotable de encono. Esta autopercepción grupal judía que los ha impelido a tratar de vivir de acuerdo a las más elevadas normas éticas ha sido distorsionada alevosamente para hacer creer que los judíos se consideran a sí mismos superiores al resto de los hombres.

3. Independientemente de su condición económica en la mayoría de las sociedades en las que han vivido los judíos han procurado una alta calidad de vida que se manifiesta en los siguientes ámbitos:

-Educación. El judaísmo considera el estudio como una obligación. El precepto bíblico de "Enseñarás a tus hijos" (Deuteronomio 6:7) ha alcanzado una dimensión universal. En épocas en que casi todas las sociedades eran analfabetas los judíos mantenían un alto nivel de conocimientos.

-Caridad. La tradición judía considera la caridad como un deber que sobrepasa el valor de cualquier otro mandamiento. Por ello, desde el siglo II e.c.. es costumbre en toda comunidad judía el ayudar a los necesitados.

-La familia. Gran parte de la legislación judía ha estado encaminada a fortificar los lazos familiares.

Teorias que explican el Antisemitismo

Durante siglos el antisemitismo fue entendido como una reacción al judaísmo pero en fechas recientes numerosos cientistas sociales han estudiado este fenómeno y han propuesto distintas teorías para explicar este sentimiento.

1. La teoría del chivo expiatorio. Coloca a los judíos como un objeto conveniente para distraer la atención de sociedades en crisis. Tal fue el caso de las cruzadas, los pogroms en la Rusia de fines del siglo XIX. las políticas nazis o la guerra sucia de la Argentina de los años 70's.

2. La teoría de los factores económicos. El antisemitismo es visto como una reacción a las condiciones económicas del judío, imaginarias o reales. Es un hecho que factores económicos -que afectan todos los aspectos de la vida social- con frecuencia dan pie e incluso exacerban el antisemitismo. Sin embargo, aunque éstos ofrecen oportunidades para la expresión de lemas antisemitas no existe una correlación entre el nivel verdadero de la riqueza de los judíos y el antisemitismo. De hecho las épocas de mayor pobreza, como fue el caso de las comunidades judías de Polonia y Rusia a fines del siglo XIX, dieron pie a un antisemitismo muy virulento. No obstante, persiste la idea generalizada de que los judíos amasan grandes capitales y que tienen el dominio de las finanzas internacionales, ideas difundidas por el clásico libelo antisemita Los Protocolos de los Sabios de Sión.

Más aún en múltiples ocasiones el antisemitismo ha propiciado que los judíos jueguen roles económicos específicos que han intensificado las hostilidades. Tal fue el caso de la Europa medieval cuando a los judíos Se les negó la posibilidad de dedicarse a toda la gama productiva con excepción de la usura. Así mismo, al participar activamente en la conformación de las sociedades capitalistas o al ocupar algunos judíos el rol de promotores o líderes dentro de sistemas marxistas-comunistas se propició que muchos les imputaran la culpa colectiva por los vicios de ambos sistemas.

3. La teoría psicológica. Describe el odio al judío como una especie de anormalidad psicológica y se identifica al antisemita como una persona enferma pero con posibilidades de cura. De este modo los nazis y los fascistas fueron catalogados de enfermos mentales. Es un hecho que Adolfo Hitler y asociados fueron hombres perturbados pero es una falacia afirmar que para ser antisemita se requiere de una patología psicológica.

Soluciones al Antisemitismo

Durante siglos el antisemitismo ha sido una condición sine qua non de la existencia judía. Se han propuesto las siguientes posibilidades para erradicar, disminuir o contener el antisemitismo.

1. Asimilación a la sociedad circundante. Esta es una solución individual y no grupal y que en más de una ocasión ha dado resultados adversos. Aquellos judíos que intentaron despojarse de su identidad con el objeto de salvar su vidas -como en el caso de la Alemania nazi- no tuvieron éxito, ya que la condición judía no desaparecía a pesar de la conversión.

Por otra parte la solución al antisemitismo, por definición debería llevar implícita la permanencia judía y de todas aquellas minorías que desean practicar su identidad grupal en un medio mayoritario.

2. Sionismo o el regreso de los judíos a su propio Estado lo que implica la oportunidad de practicar libremente su judaísmo sin ser perseguidos. Esta es una solución simplista ya que los judíos forman parte de la ciudadanía de los países en los que viven. Además, los países que se oponen a la presencia judía en su seno también tenderán a rechazar al Estado de Israel por lo que no hay razón para creer que a través de la concentración de judíos en un territorio desaparecería el antisemitismo.

A partir del Holocausto se ha implementado una campaña para prevenir los ataques antisemitas. Pero todos estos esfuerzos están enfocados a combatir los efectos mas no las causas del odio al judío, porque el judaísmo no es simplemente un prejuicio étnico o ra-cial, sino una respuesta al judaísmo y a su estilo de vida.

El antisemitismo no puede ser visto exclusivamente como un problema que atañe a los judíos. De hecho, el resentimiento y la hostilidad contra los judíos ha servido como barómetro moral de la humanidad. Las conductas discriminatorias contra un grupo determinado, como es el caso del antisemitismo, constituyen una afrenta para el pluralismo y la democracia, a la vez que anulan el sentido de la justicia y el ejercicio de la libertad, ideales que tienen la mayor importancia en los umbrales del siglo XXI.

Bibliografía

Tomado de Tribuna Israelita

Prager, Dennis & Telushkin. Joseph

Why the Jews?

Simon & Schuster. USA. 1983




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí