Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Judos de Sudfrica Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

Judos de Sudfrica

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: Aizik
Fecha de creación: 2001-08-23 16:14:27
Administrar:
Calificacin: El artículo no ha sido calificado
Visitas: 4074

Los Judíos de Sudáfrica

La última década del siglo XX se ha caracterizado por una serie de transformaciones vertiginosas en las estructuras globales, así como en las regionales y las nacionales. Sudáfrica no ha quedado al margen de estos procesos, mismos que han exacerbado conflictos raciales seculares. A partir de febrero de 1990 este país ha tenido que enfrentar desafíos impostergables cuyo parteaguas lo constituyó la victoria del presidente De Klerk en marzo 1992.

Con una población de más 40 millones de habitantes, en su gran mayoría negra, y un gobierno dirigido por blancos, en Sudáfrica ha existido una tensión permanente basada en diferencias raciales que no ha permitido al país integrarse a un contexto mundial que legitima cada vez más la tolerancia al otro así como el pluralismo.

Los judíos de Sudáfrica, como minoría étnica, se han visto obligados a enfrentar diariamente un dilema en un doble sentido al pertenecer al grupo blanco frente a una población mayoritariamente negra y al formar parte de una colectividad comprometida con los valores de la libertad, la justicia y la igualdad Actualmente habitan en Sudáfrica alrededor de 110,000 judíos quienes en su mayoría se encuentran ubicados en Johannesburgo y en Cape Town.

Historia

Los inicios de la presencia judía en Sudáfrica se sitúan en el siglo XV cuando científicos y cartógrafos judíos de Portugal colaboraron con Vasco de Gama en el descubrimiento del Cabo de Nueva Esperanza en 1497. Años después, en 1652, comerciantes judeoholandeses llegaron al país asociados con la Compañía Holandesa de la India Oriental que fundó el primer poblado blanco en 1652. Se cree que estos hombres eran judaizantes, esto es, que a pesar de haberse convertido al cristianismo seguían practicando su judaísmo en secreto, ya que bajo el régimen de dicha Compañía no se permitía a judíos establecerse en ese territorio. Esta práctica fue abolida gracias a la tolerancia religiosa practicada por la República Bataviana, establecida en 1803. Tres años después los británicos heredaron la administración de la zona y permitieron la inmigración judía. Fue así como se estableció la primera congregación judía en Cape Town en 1841 y para finales de los 60's esta ya contribuía significativamente a la vida económica, social y cívica del país.

La apertura de las minas de diamante en 1869 transformó la historia política y económica de Sudáfrica. De ser predominantemente pastoral se convirtió con rapidez en una moderna sociedad industrial. Las nuevas oportunidades atrajeron a inmigrantes judíos de Europa, principalmente de Gran Bretaña, de Lituania -huyendo de la opresión zarista- de América y Australia. Los inmigrantes se establecieron a lo largo del territorio fundando pequeñas comunidades, pero se concentraron principalmente en Johannesburgo.

La inmigración judía generó una corriente antisemita. Durante la primera guerra mundial los judíos fueron acusados de evadir su responsabilidad militar y en los años de la posguerra se les asoció con la subversión bolchevique. La supuesta "calidad racial" de los judíos y su capacidad para asimilarse fueron puestos en tela de juicio. Para 1930 la inmigración disminuyó a raíz de la "Acta de Cuota", con la cual se limitaba la inmigración judía, específicamente la proveniente de países del sur y del este de Europa.

Pocos años después, ante el influjo de refugiados judíos provenientes de la Alemania nazi, se decretó en 1937 el "Acta de Extranjeros" por medio de la cual el Consejo de Inmigración tenía la libertad de aprobar o rechazar cualquier solicitud de ingreso al país. El número de refugiados judíos disminuyó en forma considerable hasta desaparecer virtualmente.

Sudáfrica se convirtió, además, en el escenario de una abierta agitación antisemita por parte de ciertos sectores de la población desde el ascenso de los nazis al poder hasta fines de la segunda guerra mundial. Los judíos fueron vetados de algunas organizaciones políticas como fue el caso del Partido Nacional. Esta agitación fue disminuyendo conforme se acercaba el fin del conflicto armado. En 1945 el primer ministro Jan Smuts se opuso a la inmigración masiva de judíos y en los años de la posguerra se permitió la entrada sólo a los hijos y los padres de quienes ya vivían en Sudáfrica.

La postura crítica del Estado de Israel ante las políticas racistas del apartheid dio como resultado un aumento en la presión oficial sobre las comunidades judías. Más adelante, a principios de la década de los 80’s, cuando el apartheid comenzó a mostrar signos de tensión estructural, Israel y Sudáfrica comenzaron a tener vínculos cercanos.

El antisemitismo entonces cobró fuerza entre los habitantes de color quienes se sintieron traicionados por la colaboración entre ambos países y como resultado cerca de 20,000 judíos se vieron forzados a abandonar Sudáfrica. Los resultados de una encuesta realizada en 1990 indican que 17% de la población negra afirmaba que los judíos les "irritaban", 16.5% aprobaba las acciones antisemitas de la extrema derecha y 30% consideraba que los judíos eran una "desventaja" para el país. La población blanca respondió a las mismas interrogantes con 5.7%, 0.7% y 3.2% respectivamente.

Los temores de la comunidad judía de que el Partido Conservador de derecha -que mantiene vínculos con el Movimiento de Resistencia Afrikaner (AWB) de orientación neonazi- llegara al poder se disiparon con la victoria del presidente F. W. de Klerk en marzo de 1992 y su política de democracia no racial. El mandatario propuso abolir el apartheid.

La frustración de los grupos de extrema derecha ante las iniciativas de reforma de De Klerk dieron pie a una serie de violentos incidentes en contra de la población en general y de los judíos en particular, y a lo largo de todo el país hubo actos de vandalismo en sinagogas y cementerios. En mayo de 1992 se dio un hito en el proceso de reforma y se incrementó la ola de violencia política y social.

Actualmente circulan en el país una variedad de publicaciones de extrema derecha como es el caso de Die Afrikaner y El Observador de Sudáfrica que difaman a los judíos y al Estado de Israel. Estos movimientos mantienen vínculos cercanos con revisionistas del Holocausto, como es el caso de David Irving de origen inglés quien disertó en la Universidad de Pretoria.

A la cabeza de las prioridades de los judíos de Sudáfrica se encuentra el asegurar la estabilidad del país y salvaguardar las libertades individuales y los derechos de las minorías. Es un hecho que el reciente Acuerdo de Principios entre Israel y los palestinos, cuya causa ha sido apoyada por el Congreso Nacional Africano y su líder Nelson Mandela, presenta perspectivas optimistas para la comunidad judía en caso de que, en Sudáfrica, llegue a formarse un gobierno encabezado por la mayoría negra.

Los Judios y el Apartheid

A pesar de que la reacción de las comunidades judías del país ante la política sudafricana del apartheid a veces ha sido ambivalente debido a su propio status de minoría, ha existido predominantemente una actitud condenatoria. En 1948 el Consejo de Diputados judíos declaraba que "los judíos debían ser profundamente sensibles a la injusticia derivada de la discriminación basada en razas o castas".

A partir de la década de los 60's el Consejo ha emitido una serie de resoluciones condenando la discriminación racial. Cyril Harris, rabino principal de Sudáfrica, ha declarado públicamente que el apartheid es inmoral y que debe eliminarse. A la vez, solicita a sus correligionarios que evoquen la ética judía en relación a la población de color.

Mervyn Smith, presidente de la Consejo de Diputados judíos de Sudáfrica -institución representativa de la colectividad hebrea- indicó en fechas recientes que su comunidad, al igual que el resto de los ciudadanos, anhela que se termine la violencia, se frene la recesión económica y se logre la paz interna para construir una nueva nación en la que participen y estén representados todos los sectores en forma equitativa.

Bibliografía

Tomado de Tribuna Israelita

Antisemitism World Report

Institute of Jewish Affairs, United Kingdom, 1993

Bethlehem, Louise

Atrapados en la Historia

Nueva Sión, 1986

Encyclopaedia Judaica

Keter Publishing House, Ltd., Israel, 1981

Whittaker, Barbara

South Africa: A Waiting Game

The Jerusalem Report

Publications Limited, Israel, 1992




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Nadie ha evaluado este artículo.


En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí