Artículo
Jinuj.net / Artculos de Consulta / Estas accesando Jinuj.net como usuario invitado
No has hecho login a Jinuj.net. Utiliza esta forma para entrar al sistema.
Login:     Password:    
¿Olvidaste tu password?     Obtén una cuenta Gratis

   Información general    Categorías    Resúmen   
Aportado por: Aizik
Fecha de creación: 2001-08-17 10:15:23
Administrar:
Calificacin: ****-
Ver 2 comentarios y 2 calificaciones
Comentar este artículo
Visitas: 6870

Israel: ¿Componente Clave de la Estrategia Geopolítica Occidental?

Los procesos de secularización y modernización posteriores a la Ilustración no lograron frenar el desarrollo del antisemitismo heredado de generación en generación. Sin embargo lo transformaron de tal forma que éste ya no partía de una concepción religiosa sino de novedosas filosofías como el racismo y el nacionalismo, mismas que servirían de inspiración y de trasfondo al Holocausto. A raíz de la creación del Estado de Israel, la hostilidad antijudía adquiere otro cariz, el antisionismo que pone en tela de juicio el derecho judío a la autodeterminación nacional. Sin embargo, las teorías conspiratorias plasmadas en los clásicos antisemitas como “Los Protocolos de los Sabios de Sión” siguen siendo evocadas en un intento de explicar el supuesto rol que juega Israel dentro de la política occidental y de la relación sui generis que sostiene especialmente con Estados Unidos.

En este sentido son de gran validez los conceptos vertidos por Daniel Pipes, director del Instituto de Investigación de Política Exterior en Filadelfia, en su artículo "Israel, Norteamérica y el Engaño Arabe", publicado en la revista “Tikkun” en abril de 1991. Después de un análisis concienzudo sobre el tema, Pipes llega a la conclusión de que el binomio Israel-Estados Unidos ha sido magnificado en forma desmesurada por el mundo árabe lo que ha impedido que se entablen negociaciones entre iguales con objeto de alcanzar la paz.

Pipes nos recuerda cómo, cuando se inició la ofensiva contra Irak por parte de las fuerzas aliadas a principios de 1991, Saddam Hussein y sus partidarios sostenían dos interpretaciones contradictorias sobre el rol que jugaba Israel en esta guerra. En ocasiones -principalmente cuando se trataba de justificar sus ataques con misiles a Israel- los iraquíes presentaban el conflicto como una gran conspiración maquinada por los sionistas y ejecutada por los americanos.

"Esta guerra librada contra nosotros es una guerra sionista", declaró Saddam Hussein en una entrevista televisada a finales de enero. "Es aquí donde el sionismo nos combate a través de la sangre americana".

Sin embargo cuando Bagdad quiso retratar al presidente Bush como el "Satán de la Casa Blanca" Israel fue descrito como instrumento de Estados Unidos. Obviamente sólo una o ninguna de estas caracterizaciones puede ser verdadera.

Contradicciones similares -afirma Pipes- surgieron aún antes del inicio de la crisis en el Golfo Pérsico. Así, el 24 de junio de 1990, casi un mes antes de la invasión iraquí a Kuwait, un periódico de Bagdad denunció que el gobierno norteamericano fungía como canal de reproducción de las decisiones adoptadas por el Estado judío y que carecía de una política independiente en relación al conflicto árabe-israelí. Cuatro días después otro diario de Bagdad propuso exactamente la tesis opuesta al declarar que por décadas Estados Unidos había utilizado a la "entidad sionista" como una herramienta para salvaguardar sus intereses en la región.

Los iraquíes no son los únicos que han adoptado estas posiciones contradictorias. Gamal A. Nasser -el carismático líder egipcio- declaró que si no hubiese sido por la ayuda británica la idea de un estado sionista hubiera permanecido como la "fantasía de un loco". Al mismo tiempo apoyaba la noción extremista de la "conspiración judía": "Trescientos sionistas, todos ellos conocidos entre si, gobiernan el destino del continente europeo". Así mismo, Anwar Sadat, su sucesor, describía a Israel como el gendarme de Washington en el Medio Oriente mientras que en otras ocasiones sostenía que la política norteamericana "daba preeminencia a los intereses de Israel por encima de los de E.U.".

El gobierno sirio de Hafez al Assad también se contradice en sus opiniones respecto a las relaciones E.U.-lsrael. Cuando mantenía lazos estrechos con Moscú, Damasco subrayaba los peligros de un complot imperialista y denunciaba a Israel como una "base norteamericana". En contraste, ahora que Siria ha tratado de mejorar sus relaciones con Washington, culpa a los judíos por socavar la política americana.

Sucede lo mismo con la OLP, aduce Pipes. "La entidad sionista" -declaró Yaser Arafat en abril de 1990- "representa la punta de lanza de las fuerzas hostiles mundiales contra la nación árabe. Su papel consiste en proteger los intereses de esas fuerzas." Por su parte Hani-al-Hasan, un asistente de alto rango de Arafat, insiste en que E.U. está gobernado por un lobby sionista.

¿Cómo ven en realidad los árabes a Israel? La noción de que el sionismo sirve como instrumento del poderío occidental es muy antigua explica Pipes- y se remonta cuando menos a Abdulhamit II, el sultán otomano que gobernó entre 1876 y 1909. Este partía de una premisa lógica. Después de todo si San Petersburgo cuidaba de los intereses de los armenios y Londres era aliado de los drusos ¿por qué no se podía asumir que los judíos o los sionistas también tenían un promotor? El problema era que su hipótesis era falsa. ¿Por qué quieren los imperialistas que Israel exista? Pipes argumenta que los árabes tienen una gran variedad de respuestas a esta pregunta. Ash-Sha'b un periódico egipcio de izquierda, describe a Israel como una rama de la CIA. Ahmed Jibril, líder del FPLP-Comando General de la OLP llama a Israel el corredor aéreo de Estados Unidos en Medio Oriente. Khalid-al- Hassan, líder de la OLP, ve a Israel como una corporación transnacional tipo General Motors.

Y de acuerdo a la cosmovisión árabe ¿qué funciones cumple? se pregunta Pipes. Muchas y muy distintas. Por ejemplo para Nasser, Israel ponía en peligro el nacionalismo pan árabe por ser un instrumento del imperialismo. En el “Pacto Nacional Palestino”, la Carta Magna de la OLP, se acusa a Israel de ser la "base geográfica del imperialismo mundial, colocada estratégicamente para combatir las esperanzas de liberación, concordia y progreso de la nación árabe". En 1964 Mohamed Heikal, confidente de Nasser, afirmaba que el principal papel de Israel era controlar el comercio de petróleo y que "el flujo de crudo árabe fue uno de los más importantes factores para el establecimiento de Israel en tierra árabe".

Para los fundamentalistas musulmanes Israel es el medio para suprimir al verdadero Islam. El Ayatola Khomeini sostenía que "Israel había penetrado en todos los asuntos militares, políticos y económicos iraníes con la intención de aniquilar al Islam" Hamas, el grupo palestino fundamentalista, acusa a los judíos de tratar de liquidar al Islam. Otros apuntan a la supuesta participación israelí para fomentar actividades contra- revolucionarias.

Curiosamente también existe una visión subyacente en la que Israel es considerado no como un instrumento del imperialismo sino como su víctima. Muhammad Manhdi at Tajir, embajador árabe en Gran Bretaña, explicaba que "no son los judíos los que crearon el Estado de Israel. Esta idea es una invención de sus enemigos, especialmente los británicos, quienes trataban así de evitar que los judíos los gobernaran". Khadafi amplió esta idea advirtiéndoles a los judíos que los europeos: " ...quieren librarse de ustedes desechándolos en Palestina para que los árabes los eliminen algún día". La noción de los judíos como víctimas no ha tenido gran aceptación entre los musulmanes, posiblemente porque no coincide con el objetivo de presentar a Israel como el Gran Satán.

Pipes acota que han existido otras concepciones sobre el Estado judío. Algunos musulmanes veían al comunismo como un complot judío. El rey Faisal de Arabia Saudita (1905-75) creía en la conspiración sionista-bolchevique contra los árabes. Otros líderes en la región describen a Israel no como una amenaza únicamente para ellos mismos sino para toda la humanidad. Tal es el caso de importantes figuras de la OLP quienes efectivamente creen que en su lucha antisionista están beneficiando a la humanidad. La Carta de Principios de Hamas refleja este mensaje al citar a “Los Protocolos de los Sabios de Sión”, el fraudulento texto antisemita clásico: "Los enemigos han logrado amasar enormes fortunas materiales que han explotado para realizar sus sueños. Han usado su riqueza para ganar control de los medios de comunicación.. Estuvieron detrás de la Revolución Francesa y de la Comunista. Instigaron la primera guerra mundial y ocasionaron la segunda guerra mundial... Fueronellos los que dieron las instrucciones para crear las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad para reemplazar a la Liga de Naciones y gobernar a través de ellas."

Para Pipes es un hecho que las grandes potencias, dentro de su estrategia geopolítica, si han considerado a Israel como un factor clave al igual que a otros actores de la zona. La Declaración Balfour de 1917 apoyaba un hogar nacional en Palestina para el pueblo judío y el gobierno norteamericano efectivamente formó una alianza estratégica con Israel en la década de los 80's. Pero todo esto debe ser puesto en contexto. Londres pronto se arrepintió de su apoyo y la ayuda estadounidense a Israel proviene más de aquellos que sienten un lazo moral y espiritual con el Estado judío que de los grandes imperialistas. La idea de Israel como instrumento del imperialismo no surge en Medio Oriente -explica Pipes- sino que se remonta a Lenin y a los inicios del estado bolchevique. La noción de que Israel es parte de un complot judío mundial, a su vez, deriva de la ideología nazi.

Desde la década de los 20's Adolfo Hitler expresó sus sospechas de las metas sionistas: "No piensan establecer un Estado judío para vivir en él sino para crear una estructura central".

Así, la naturaleza del Estado de Israel como la de los judíos en distintas épocas de su historia, ha sido distorsionada. Esta circunstancia impide que se puedan establecer relaciones maduras entre Israel y sus vecinos árabes. Mientras persistan estas fantasías e Israel no sea aceptado como lo que es -la concreción de las aspiraciones nacionales judías- el diálogo y el uso de canales diplomáticos convencionales se perfilan aún como posibilidades remotas.

Bibliografía

Tomado de Tribuna Israelita




Algunas evaluaciones hechas por los miembros de Jinuj.net:

Autor Fecha del mensaje

****- firefox3 28/3/2011 7:39 PM
Guste o no guste el pueblo judio es el pueblo de Dios y como Venezolano siento verguenza de los ataques hechos por este desgobierno que tenemos en el pais contra la comunidad judia en Venezuela sabemos que chavez tiene sus dias contados como presidente y esperamos restablecer pronto buenas relaciones con la gran nacion de Israel.

****- yokhanan 2/6/2010 1:55 AM
Es muy dificil penetrar en los conflictos raciales. Pero, los gobernantes de los paises vecinos a Israel, temen que sus ciudadanos se enteren de que existe la libertad; e Israel al lado de ellos con su libertad para vivir una vida llena de gozo y paz, que slo puede dar el ser un pueblo libre en su tierra; en la tierra de Tzin y Yerushalaim, pues: Es una mala influencia para los ciudadanos de esos gobiernos imperialistas aejos. Esa es la verdadera razn: (Desde mi prespectiva) del desprecio que sienten por Israel. Es lo mismo que sinti aquel rey que hizo dos templos; uno en Dan, y otro en Samaria. Para que no fueran libres en ADONAY. -No podrn prevalecer, Israel es el primogenito de HSM. Shalom

Ver todos los comentarios hechos por otros usuarios. (2 comentarios)
Terrible ****-
(4.0000)
Excelente

En Jinuj.net nos interesa saber tu opinión sobre el material publicado. Para hacer comentarios y calificar este artículo es necesario que ingreses al sistema.

Si no tienes una cuenta en Jinuj.net, puedes obtenerla fácilmente llenando esta forma.
Si quieres saber más sobre Jinuj.net haz clic aquí